Ir a la NBA=Cambio vida, cultura y basket

 

Las oportunidades a veces tardan un tiempo en llegar, pero para mí, contra más veces estés expuesto...llegarán en un momento u otro. El verano del 2009 fue la tercera vez consecutiva que dedicaba mi post temporada y vacaciones de verano a ir a trabajar en las Vegas, como entrenador de técnica y táctica individual de jugadores profesionales de baloncesto para la empresa Impact Basketball. En ese preciso momento me llegó la oportunidad de volver a coger las maletas, dejarlo todo y empezar de nuevo. Esta vez era Cleveland, una de las ciudades más importantes del estado de Ohio, en la que por entonces el baloncesto estaba en boca de todos ya que su máxima figura era Lebron James, y justo durante aquel verano habían fichado a Shaquille O’Neal, 4 veces campeón de la NBA.

Mi tarea en aquella primera temporada en los Cleveland Cavaliers fue la de asistir a los entrenadores, entrenar individualmente a muchos de los jugadores de aquella plantilla. Mucho trabajo de vídeo y preparación de partidos. Fue una temporada de aprendizaje al 100%, un cambio de horarios, estilo de vida y de baloncesto.

La NBA es un negocio a parte, 82 partidos condensados en 5 meses y medio da para tener que ajustarse mucho. Desde el número de personas que trabajamos (7 entrenadores, un coordinador de vídeo, 2 asistentes, 2 readaptadores, 1 fisio, 2 PFs, un encargado de material y viajes, un jefe de seguridad, un cocinero.. entre otros), a la preparación de los partidos (3.5 por semana), a los entrenamientos (muy distintos a los que realizamos en Europa debido a la carga de partidos), a la manera de viajar (en avión privado ya que solemos viajar después de los partidos y llegar a la siguiente ciudad o volver a casa de madrugada), etc.

El juego es obviamente muy distinto, el “playbook” de cada equipo se ajusta a las cualidades de los jugadores que forman la plantilla; aún y así, la NBA está claramente diferenciada por 3 factores: el número de posesiones (mucho más elevado que en el baloncesto FIBA), los espacios (la línea de 3 puntos y la regla de los 3 segundos defensivos hace que el campo sea mucho más mayor) y por último, el número de tiempos muertos y la posibilidad de pedirlos con el balón en juego.

El resultado de estos 3 factores es un juego, más rápido, en el que hay 3 grupos principales de jugadas: Pick and Roll (ubicación del mismo, central o lateral; ocupación de los espacios de los demás jugadores ya que afecta a la rotación defensiva; jugadores que lo ejecutan, grande pequeño, entre pequeños, entre grandes…; entre otros aspectos), los aclarados (en el poste, en el “elbow”, “1-4 flat”, después de crear un cambio defensivo, etc…) y por último las jugadas de continuidad las cuales se basan en el movimiento del balón y lectura de diferentes opciones (flex, UCLA, corner splits, early offense… entre muchas otras). En un apartado distinto, pero no menos importantes también podemos incluir las jugadas de “catch and shoot” , diseñadas para tiradores; y después las ATO (after time out), que son las jugadas que se dibujan en los tiempos muertos en las que se intenta sorprender al rival (misdirections (mostrar una opción y ejecutar una segunda), situaciones concretas de final de partido, etc).

Actualmente estoy disfrutando mi cuarta temporada en Cleveland, ocupo la posición de Player Development Coach, he pasado de no viajar a viajar, de ver los partidos desde la sala de vídeo a verlos des del banquillo, para mi todo son pequeños pasos adelante pero firmes.

Mis experiencias ligadas al baloncesto han formado parte de mi vida y de quien soy; desde Badalona a otras distintas ciudades y países. Solobasket.com me ha brindado la oportunidad de poder compartirlas y desdel otro lado del Atlántico y me gustaría agradeceros este privilegio.

 

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar