EL ÚLTIMO DEFENSOR DE EL ÁLAMO

 

Para muchos se trata del jugador más sucio y leñero de la NBA moderna. Para otros, principalmente para los aficionados de los Spurs de San Antonio, se trata del mejor jugador que ha habido en su oficio; una faena dura y nada glamorosa dentro del engranaje de un equipo muy ganador: defender al mejor jugador del equipo rival.

A los 38 años de edad, Bruce Bowen (Merced, California, 1971), durante mucho tiempo alero defensivo del San Antonio, ha decidido colgar las botas. Lo ha hecho tras doce notables temporadas en la Liga NBA: tras ganarse, eso sí, una reputación de “último bastión defensivo” para los aficionados de los Spurs y de “jugador-amenaza para el ecosistema de la NBA” para los aficionados de los equipos rivales de los Spurs.

Lo cierto es que Bowen siempre fue un jugador muy controvertido: un jugador que iba más allá de la falta para muchos; que se situaba frecuentemente cerca del delito para algunos otros; y que llegó a ser el orgullo de El Álamo para algunos pocos más. Pero Bowen fue un jugador que hizo siempre, sin rechistar, el trabajo sucio que otros compañeros no podían hacer.

Es sabido que durante casi todos los años impares de esta década, 2003, 2005 y 2007, Bruce Bowen acompañó hasta la cima de la NBA a esa trinidad gloriosa que, en el imaginario de los aficionados de los Spurs, forman Timmy Duncan, Tony Parker y Emmanuel Ginobili. Los fans del San Antonio recitan sus nombres como una suerte de oración. Pero mientras que para los 3 grandes siempre hubo gloria, honra y honor, para Bowen, siempre hubo trabajo sucio, dolor y poco reconocimiento.

Y es que su “métier” era muy duro. Se trataba de parar al mejor hombre del conjunto contrario. Un rol que Bowen asumió siempre con gusto y con orgullo de manera inequívoca. Y que realizó con la precisión sistemática de un mastín a la busca de su pieza. El hombre hizo su trabajo tan bien que le valió ser elegido, hasta en ocho ocasiones, para el All-Defensive Team, el Mejor Equipo Defensivo de la Liga NBA. Y también para quedar en segundo lugar en la clasificación de Mejor Jugador Defensivo del Año tres veces.

Bruce Bowen fue titular incontestado con los Spurs durante 500 partidos seguidos. Justo hasta que, un buen día, durante la temporada 2007-2008, le propinó un notorio puntapié a Chris Paul, el sensacional base de los Hornets de Nueva Orleans. Este acto le costó al alero del San Antonio un partido de suspensión por parte de la NBA.

Aquella no fue la primera patada que Bowen soltó a un rival. Y es que, para él, la frase metafórica “defender con el cuchillo entre los dientes” nunca fue realmente alegórica sino más bien una suerte de máxima vital. Varios jugadores de la NBA –entre ellos el alemán Dirk Nowitzki (Dallas) y Amare Stoudemire (Phoenix)- se quejaron en varias ocasiones de los excesos defensivos del tremendo defensor de los Spurs.

Pero Bruce Bowen sólo reconoció haber actuado una vez con un punto de mala intención ante un compañero de oficio: fue ante Ray Allen –entonces jugador de los Supersonics de Seattle- al que propinó una clamorosa patada: que le costó al killer de los Spurs recibir una multa de la Liga de 10.000 dólares, por cierto.

La cuestión es: ¿cómo llega un jugador de baloncesto como Bruce Bowen, que reconoce haber propinado incluso patadas a sus rivales, en un juego que se practica con las manos, a ser una figura defensiva en la NBA?. Pues adaptándose a ese rol de “jugador defensivo/leñero/intimidador” con un fervor casi fundamentalista.

Porque Bruce Bowen no iba ciertamente para figura en sus años universitarios. Ni mucho menos. Él lo sabía bien. Ni siquiera fue elegido en el draft de novatos de 1993, cuando, procedente de la Universidad Estatal de California en Fullerton, se declaró elegible para el draft. Luego, el hombre se pasó varias temporadas cambiando de un club a otro, primero en Francia, luego en la CBA, luego en Francia otra vez: llegando a considerar, incluso, la retirada del baloncesto activo en alguna ocasión. Más tarde un corto periplo en Miami, luego una paradita en Boston, y otra en Filadelfia poco después.

Hasta que llegó a San Antonio en 2001. Aquella arribada fue una suerte de epifanía para él. Allí, aquel limitado jugador de la Cal. State-Fullerton University encontró su lugar en el mundo. Se especializó en defensa, y se ganó una merecida reputación de jugador duro, tenaz y feroz. Y, sobre todo, se ganó un puesto de titular indiscutible en una de las escuadras más importantes en la historia reciente de la Liga NBA.

Precisamente en la ciudad en la que se ubican las últimas ruinas de El Álamo - ejemplo de sacrifico defensivo frente al enemigo para toda una nación- Bruce Bowen se convirtió en uno de los mejores defensores del baloncesto profesional en la era moderna. A mi juicio –y esta es una opinión totalmente personal, por supuesto- quizás tan sólo unas pocas milésimas por detrás de Dennis Rodman: el mejor defensor de la era actual. A pesar de sus excentricidades. Pero Bowen se sitúa, siempre a mi juicio, bastante por encima de gente muy dotada como Ron Artest y, desde luego, muy por encima del resto de los ahora denominados “buenos jugadores defensivos” de la NBA.

Par mí, la personalidad deportiva de Bowen -el jugador cuyo espectro de valoración va desde “grandioso defensor” a “defensor sucio y detestable”, según los colores que uno sienta- tiene mucho de lo primero y, sin duda, algo también de lo segundo. Bruce Bowen fue un jugador persistente y constante; una especie de gota china sobre la frente de sus rivales. Eso es incuestionable. Pero la línea que separa a un gran defensor de otro, digamos, sucio defensor, es una línea muy delgada. Y es justo reconocer que Bowen traspasó esa línea algunas veces. Eso sí, el hombre siempre aportó la fuerza, el coraje y el corazón que hizo que los aficionados de su equipo lo elevaran a la categoría de un cuasi-semidios. Pero también dio muchas veces la sensación de jugar al límite; dispuesto, incluso, a acabar con la carrera de algún rival.

Quizás el aspecto más destacado del estilo defensivo de Bowen fue que más que parar a sus rivales los frustraba. Muchas veces el tipo lograba que los jugadores contrarios se adaptaran a su estilo de defensa; no al revés. Generalmente, los jugadores rivales estaban más preocupados en quitarse a Bowen de encima –literalmente- que en ejecutar sus planes de acción durante el partido. El hombre corría por la pista persiguiendo a jugadores del calibre de Chris Paul, D-Wade, Allen, Nash, LeBron o Kobe. Y nunca parecía cansarse de hacerlo. Lo cual también frustraba mucho a sus rivales, claro: veían en él a una suerte de conejito de Duracell que no dejaba de perseguirlos, y de golpearlos, durante los 48 minutos del partido. Y, cuando había prórroga en el partido, sus enemigos sabían que lo iba a seguir haciendo durante 5 minutos más.

Curiosamente, la inmensa mayoría de los rivales que acusaron a Bruce Bowen de haber sido un jugador sucio no integran esa lista de hombres ilustres de la NBA citada en el párrafo anterior. Los Kobes, los Nashs, los Lebrones de este mundo no suelen acusar a sus defensores –aunque estos sean tan duros y tan fieros como Bowen- de sus desventuras en el campo. Estos seres tan selectos no esconden jamás sus debilidades acusando a los rivales de mala praxis.

Y ese es, tal vez, el mejor tributo que se le puede hacer a Bruce Bowen en la hora de su retirada. Que los grandes rivales a los que defendió jamás gritaron “pupa” cuando se enfrentaron a sus hachazos. Otros sí lo hicieron y no dudaron en acusarle de ser un jugador que buscaba sólo el daño físico de sus contrarios: estoy pensando en el singular Steve Francis, por ejemplo.

Ignoro si los jugadores como Bruce Bowen dejan algún tipo de legado en la mente y en los corazones de los aficionados. Sinceramente, espero que así sea. Antes que él, muchos jugadores de la NBA practicaron su estilo de defensa dura y contundente. Y, seguramente, en el futuro, seguirá habiendo otros que sigan interpretando ese papel tan sacrificado que consiste en defender a tu rival con todos los medios necesarios a tu alcance y hasta las últimas consecuencias.

Creo que a Bowen le vamos a echar de menos. Y creo, también, que muchos aficionados, sobre todo los que entienden de verdad este juego, le van a añorar también. Porque, por encima de cualquier otra consideración, Bruce Bowen siempre fue un tipo de jugador que antepuso la sustancia a la imagen. Y eso, particularmente en estos tiempos que corren, ya es mucho.

Comentarios

Trash talking, una manita a destiempo o todo lo que quieras, pero meter el pie debajo de un tio que salta para que se lesione es cruzar una línea muy clara. Allá de quien la quiera cruzar pero Bruce lo hizo muchas veces y por todo eso se merece todo el desprecio como deportista. Ganar sí, pero no a costa de cualquiera cosa.

Pues yo estoy totalmente de acuerdo con el maestro Paniagua, me explico; el tema no es alabar el juego de Bowen, todos sabemos que era un cerdo y a todos nos han dado ganas de partirle la boca viendo partidos de San Antoni, por guarreras y por mal tío. Pero en este momento llegamos a los comentarios del tipo "eso no es Baloncesto" y blablabla... y pienso ¿Y el juego "me-my-and-myself-ista" que vamos a ver este año poe ejemplo en Memphis es Balonceto? ¿El juego de playground al estilo Bobbito de muchas pseudoestrellitas de equipos sin aspiraciones a playoffs es Baloncesto? Personalmente, si no tengo más remedio que elegir entre estos dos "infrabaloncestos", me quedo con el Bowenismo sin ningún género de duda.

Yo tambien prefiero a Bowen lejos. Me gustan los jugadores intensos y duros, y no aguanto a la gente que cree que en el baloncesto no se puede tocar al otro jugador. El baloncesto es un deporte de contacto, de dar y recibir. Si por ejemplo, te hacen un bloqueo duro y te llevas un golpe, te jodes y sigues persiguiendo a tu hombre. Luego si tienes ocasión pues se la devuelves al del bloqueo y en paz. Una cosa es ser un jugador duro y otra cosa es ser un cerdo. Los jugadores como Bowen que dan patadas, que hacen faltas continuamente (todos hacemos faltas jugando pero dar leña sistematicamente..., eso no es defender), que juegan con el miedo a lesionarse del rival... esos no los quiero ni en este deporte ni en ningún otro y para mi Bowen fue uno de ellos.

Estoy con villimero y todos los foreros que comparten su opinión. Jugadores de este corte no benefician en nada a nuestro deporte; quien solamente una vez vaya a intentar lesionar a un contrario, no cuenta con mi reconocimiento. ¿Acaso se le ha visto alguna vez a Carlos Jiménez o Sergi Vidal ir a lesionar deliberadamente a un contrario? A estos sí los quiero en "mi equipo", a Bowen lo prefiero fuera de una cancha. Saludos.JOSEMI

Ni recopilación de youtube ni gaitas. ¿Que antes que Bowen habia defensores tan marrulleros como él? Me da igual, estamos hablando de Bowen no nos dispersemos. Lo de Youtube es solo una pequeña recopilación. Personalmente yo cada vez que veia un partido de SA veia a Bowen hacer de las suyas. Hombre no siempre va a romper tobillos, dar patadas etc.. por que seria un escandalo, pero es que las tretas de puñetazo al pasar el bloqueo y demas que no estan en youtube estaban a la orden del dia. Lo que hacia el lo podia hacer cualquier tio que tuviera fisico y se pusiera a repartir, vaya merito de mis narices. Odiado en todas patrtes menos en SA

¿Nunca lo hicieron o nunca estuvo youtube para recordarnoslo? A ver si es que en la NBA preBowen no se ha repartido estopa a diestro y siniestro, y ha habido intentos de lesiones... lo jodido de esto es tachar a Bowen de ser un jugador que poco menos que trataba de lesionar a su par en cada jugada del partido. Bowen disputó largas temporadas realizando un trabajo tan oscuro y tan valioso que ha sido PIEZA CLAVE EN UNA DISNASTÍA. Por eso creo que merece un respeto, y no se tachado por una recopilación de youtube

Antes que Bowen estuvieron Maurice Lucas o Ricky Mahorn en el capítulo de defensores/marrulleros. Pero a ninguno de estos se le acusó de intentar lesionar intencionadamente a un compañero. Bowen se ha ido con varios anillos de campeón en sus manos pero solamente su afición y sus compañeros le echaran de menos.

Desequilibrar a un contrario en el aire sin posibilidad de jugar el balón es un guarrada. Hacerlo con las piernas es de Bowen. Haztelo mirar joaki88, porque un toque para desequilibrar con la pata derecha...no sé...no entiendo nada

Para expresar mi opinión parafrasearé el último párrafo de Gonzalo Vázquez en su entrada sobre Bowen: "En el futuro, templada la hostilidad y trascendida la parodia del YouTube, no se podrá observar a Bowen más que como uno de los mejores defensores que haya dado nunca la historia de la NBA. Palabras mayores para una alimaña. Sin ella tal vez la historia reciente fuera bien distinta." Creo que muestra claramente de qué va todo esto. No se puede juzgar todos los enormes partidos defensivos durante tantas temporadas de un jugador en base a cuatro recortes mal pegados de youtube

Lo siento, pero debo mostrar mi mas sincera oposicion a reconocer a este tipo de jugadores. Hay un monton de grandes defensores que si merecen este reconocimiento pero no el tiparraco éste. Lesionar, empujar, pegar... es este el prototipo de jugador que queremos fomentar y hacer creer que asi se defiende?? Un muchacho que ha trabajado duro y ve frustrada su carrera por culpa de una lesion como la que el individuo éste provoco el Steve Francis. Se puede ser peor jugador? Nunca jamas querria a un jugador como éste en mi ekipo por que desprecio a los jugadores así. Me encanta la gnt que defiende bien, pero los tios que utilizan las artimañas de Bowen, sin preocuparles lesionar al rival me dan asco. No hacen mas que dejar mala imagen de este precioso deporte. Gran noticia su retirada

para mi , es solo un toque para desequilibrarle, para mi vamos. Y si siempre he jugado de interior, y podria hablarte de codazos en los riñones, arañazos, codazos en el cuello, bocatas intencionados, codazos n la boca del estomago etc. por eso a mi no me parece nada del otro mundo, quitando esa accion con nash ala que me refiero

Se va uno de las piezas clave de San Antonio, de los que demuestran que las defensas ganan campeonatos, aunque su juego (y en esto entran tanto el jugador como la franquicia) sea de todo menos vistoso. Con esto no quiero decir que el resto de los Spurs sean guarros ni quiero justificar la alguna marrulleria que otra del jugador (la de steve francis no extiende practicamente la pierna, aunque las de Amare si que hay que reconocer que son guarras shifty), sólo quiero alabar el trabajo defensivo tanto del jugador como del equipo. Un gran articulo del maestro Paniagua. Por cierto ¿podrías escribir sobre Rodman o sobre el gran Sancho Panza que fue Scottie Pippen? Muchas gracias.

Bowen desde luego no era una hermanita de la caridad. Un jugador de esos que los futboleros llaman "leñero". Y este daba leña a diestro y siniestro pa aburrir. Pero fue muy importante en los éxitos de los Spurs. Un jugador al que siempre querria tener en mi equipo. Saludos.

No soy ''exagerao''. Imagino, o espero que hayas jugado a este deporte, para poder opinar así. Mirate de nuevo el video que he puesto, porque lo comentas no tiene nada que ver. Todo el mundo que ha jugado alguna vez por dentro ha hecho marrullerias...agarrar la camiseta..no me hagas reir. Mira la imagen de nuevo por favor. Jugador en acción de salto intenta ser pateado-zancadilleado por la espalda. Igualito que agarrar la camiseta o apoyarte en otro...igualito ¬¬

shifty, tampoco hay que ser exagerao, vamos que esa jugada es lo mas normal del mundo igual que cuando ves que no llegas a puntear apoyas tu mano en el cuerpo del jugador, o cuando es abajo, en la zona, agarras la camiseta, son cosas completamente normales. La unica sucia sucia es una a nash k sin venir a cuento para librarse de su defensa le suelta un rodillazo en la entrepierna. Don Miguel Angel que eres ilocalizable en twitter....

Viendo los resúmenes de las "maldades" de Bowen a lo largo de su dilatada carrera la conclusión que saco desde un punto de vista europeo es que son bastante "infantiles". Se me ocurren a "bote pronto" unas cuantas jugadas del baloncesto FIBA mucho más graves que las de Bowen: el codazo de Varejao a Zisis, el codazo en la nuca de Kambala a Felipe Reyes, la falta flagrante de Alfonso Reyes a Andrea Meneghin en la final de un europeo... Ver la consideración de "malo oficial" de Bowen en la NBA habla bastante bien de la permisividad de los estadounidenses con este tipo de juego y en la comparación salimos bastante mal parados, la verdad.
P.D. No hace falta que os rasguéis las vestiduras haciendo que parezca que justifico a Bowen en su juego sucio porque no es así. ;). Simplemente lo he comparado con acciones que hemos visto por estos lares donde sí de verdad se ha ido a hacer daño intencionadamente.

Señor Paniagua, me entristece el tono elogioso del artículo. Creo que todos sabemos que no hace falta ser violento para ser un gran defensor. Será que yo no entiendo este juego, pero no voy a echar nada de menos a Bowen, un tipo de jugador que ensucia este deporte que tanto nos gusta.

Y me indigna el comentario sobre Steve Francis. Qué se supone que debería haber hecho Francis tras ser lesionado por Bowen? Aplaudirle su buen trabajo?

Observen esa jugada y díganme si este jugador se merece algún tipo de reconocimiento:

http://www.youtube.com/watch?v=tdxXvkMB6gA

Totalmente de acuerdo con TormoAlto.

A mí Bowen no me ha dejado ningún legado, ni en mi mente ni, mucho menos, en mi corazón.

A mí me gustaba ver defender a Stockton y a Jordan.

Y en España disfruto muchísimo con mi admirado Carlos Jiménez.

Jimenez...eso sí que es defender.

Se retira uno de mis jugadores favoritos y pieza clave en los Spurs de Popovich , el que hacia el trabajo oscuro mientras otros se llevaban la gloria , como Parker , Duncan o Ginobili.Para variar muy buen articulo del Maestro Paniagua

Yo estoy con TormoAlto. Me gusta el baloncesto, me encanta la defensa pero me asquean aquellos que utilizan la dureza descontrolada para hacer daño al rival. Nunca ensalzaré a esa clase de violentos que no reparan en nada para detener al contrario. Para eso hay otro tipo de deportes, pero no mi SAGRADO JUEGO. Saludos.JOSEMI

Bowen (marrullerías y dureza incluidas) ha sido uno de los grandes defensores de los últimos años y casi limitado a esta faceta. Y de los "perros de presa" clásicos. Me llama la atención cómo mucha gente (comentaristas y analistas, entre ellos) relegaba a tipos de estas catacterísticas en las clasificaciones de mejores jugadores defensivos valorando más la tabla de robos de balón (que, curiosamente, podían liderar jugadores de "corte más amable" y que destacaban en muchas más facetas). Iverson robaba balones con asiduidad pero, ¿era buen (o gran) defensor? Jordan también estuvo muy arriba en clasificaciones. Aparte del mérito defensivo del robo, considero más "justo" destacar a un jugador por diferentes aspectos de esa defensa (Bowen, Mourning, Mutombo, Rodman...? ¿Qué opináis?

Particularmente creo en la defensa y en su importancia en el baloncesto actual. Pero creo que se puede ser un gran defensor sin necesidad de patadas, zancadillas, golpes en el momento del tiro. Eso no es deportividad. Y a mi me gusta el deporte.

La verdad es que Bowen es un jugador que, sin hacer un solo tiro en un partido, puede llegar a ser fundamental. Le acusaron de meter su pie bajo los tiradores, para que estos se dejaran los tobillos al caer en la suspensión, o repartía patadas de kung-fu (http://www.youtube.com/watch?v=edb6bz_C9ms), pero es el típico jugador que si está en tu equipo lo amas, y si se está en el contrario lo odias.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar