SVG

 

Unas horas antes de que los Magic de Orlando eliminaran ayer a los todavía campeones de la Liga NBA, los Celtics de Boston, hablaba con una persona muy cercana a la organización del club de Orlando. Habían aparecido en la prensa no pocos rumores sobre el posible cese del entrenador del equipo, el singular Stan Van Gundy, y al tiempo que le deseé a mi colega toda la suerte del mundo para el partido 7 y definitivo de las semifinales de la Conferencia Este, le pregunté cómo era posible que SVG estuviera en la cuerda floja habiendo hecho dos temporadas consecutivas ciertamente fantásticas con el equipo –más de 50 victorias y como mínimo semifinales de conferencia en cada una de ellas- y sobre todo habiendo resucitado a un equipo cuyo encefalograma estaba plano cuando él llegó.

La respuesta que recibí tiene mucho que ver con la tendencia –con lo que se lleva ahora- en esta NBA posmoderna: el problema de SVG, me vino a decir mi colega, es que habla demasiado fuera de la cancha y grita demasiado dentro de ella. Además, me dijo, no es bueno tener a tu mejor jugador [el pivote Dwight Howard] abiertamente en tu contra.

Lo cierto es que, aunque ahora se desmienta por el club, Stan Van Gundy estaba virtualmente cesado de sus funciones como entrenador de los Magic de Orlando si su equipo no hubiera ganado en Boston, relativamente contra pronóstico, anoche. No es que uno se fíe mucho de determinados medios de comunicación estadounidenses, la verdad sea dicha. Pero la casi siempre seria y prudente cadena ESPN hizo incluso broma, para mi gusto un tanto macabra y falta de gusto, dado cómo están los tiempos, al respecto de la fragilidad del puesto de Mr. Van Gundy. En la gráfica -eso que los que damos charlas y seminarios de vez en cuando denominamos “quesito”- aparecía el porcentaje esperado de desempleo en el país para el próximo mes de junio. Como puede ver el lector, entre esos futuros parados se incluía a Stan Van Gundy: junto al presunto tramposo entrenador de la Universidad de Southern California, Tim Floyd, por cierto. Pues los de la ESPN han fallado. Una vez más.

 

 \"\" 

Stan Van Gundy no es un tipo fácil. Desde luego que no. Hecho como entrenador –al igual que su hermano Jeff- a la sombra de su mentor, Pat Riley, el hombre carece de ese glamour que parece ahora tan necesario para que alguien te empiece a considerar entrenador de la NBA. En ese sentido, SVG es un tipo tosco, y a veces hosco, que no se ajusta, ni de lejos, al prototipo de figurín de las bandas; ni tiene tampoco cinco o seis anillos de campeón, en el salón de su casa, para imponer el respeto necesario en un vestuario NBA.

Es cierto que el número de jugadores de alto nivel que ha tenido a SVG sus órdenes en la NBA es importante. Pero es mucho más importante la cantidad de ellos que han manifestado, más o menos abiertamente, su animadversión hacia él. Y sin utilizar muchos eufemismos que digamos. Desde el ínclito Shaquille O’Neal, que a falta de mejor expresión, digamos que se lo cargó en Miami para ayudar al retorno de Pat Riley al banquillo de los Heat, hasta el último de sus figuras, Dwight Howard, alias Superman, que no oculta “on the record” su animadversión hacia su técnico. Ni siquiera alcanzo a imaginar cómo será su relación “off the record”, fuera de las luces de los medios de comunicación.

Ciertamente, en la NBA, nunca es bueno para un entrenador que la máxima estrella del equipo se ponga manifiestamente en su contra. Generalmente, eso significa el despido más o menos fulminante del técnico. Los Magic de Orlando tienen cierta experiencia en esto. Hace no muchos años, concretamente en 1997, una de las estrellas de aquel equipo de entonces, Penny Hardaway, no se anduvo con muchos rodeos cuando le dijo a sus directivos –y a los medios de comunicación- aquello de “o el entrenador [era Brian Hill en aquel tiempo] o yo”. Ni que decir tiene que la franquicia se decidió por mantener al jugador y tirar al entrenador. Los resultados posteriores fueron devastadores para la franquicia de Florida.

Pero todas estas historias hablan mucho más de la patología que presenta esta NBA moderna, que del propio fracaso de los entrenadores en cuestión. Veamos: es casi un hecho universalmente aceptado que a menos de que un entrenador sea Phil Jackson, Greg Popovich, Jerry Sloan o quizás, y en un segundo nivel, Doc Rivers, o George Karl, la seguridad en el empleo de entrenador de un equipo de la NBA depende en gran medida de lo bien que dicho entrenador se lleve con la superestrella del equipo. En ese sentido, son los propios entrenadores los que se acomodan a los gustos –estéticos, tácticos y a veces hasta de comportamiento- de su estrella, y del resto del elenco protagónico, a cambio de una cierta lenidad de la gran figura hacia su persona y hacia su puesto de trabajo.

Los jugadores importantes –o supuestamente importantes- de la NBA respetan bien los anillos de campeón que posee un entrenador (caso de Jackson y de Popovich), o bien respetan la experiencia de muchos años en un mismo banquillo: a sabiendas de que esa franquicia nunca hará lo que hizo el Orlando con el Coach Brian Hill. Es el caso del Utah y de su eterno entrenador, Jerry Sloan, por poner un ejemplo palmario.

El resto de los entrenadores de la NBA son susceptibles de ser cesados: bien por los malos resultados, o bien, como en el caso de Mr. Van Gundy, porque, por muy buenos que sean esos resultados, si la figura del equipo –en este caso Dwight Howard- se disgusta, la franquicia entra en estado de pavor general: el resultado es que todo se desangra.

Por eso ayer me alegré cuando, viendo el partido 7, escuché a SVG declarar –justo en la cadena del quesito dichoso- que los chicos de la ESPN, que se encargan del basket, eran “maestros del drama deportivo”: el Coach lo dijo en un tono evidentemente sarcástico y guiñando un ojo a su interlocutor, pero con un evidente sentido de vendetta. Bravo por Stan Van Gundy: “amb un parell”, como dicen los catalanes.

 

Después del partido llamé a mi colega. Estaba eufórico. Aunque criado en Boston y fanático de los Celtics en su infancia, sus tratos habituales con la franquicia de Orlando, y le hecho de que vive cerca de la ciudad, le hacen ser ahora un noble hincha de los Magic. Me aseguró que, gracias a esta victoria, SVG debería estar tranquilo: hasta la mitad de la temporada que viene por lo menos, me dijio. Asombrado, le pregunté por qué justo hasta mediada la próxima campaña. “Si gana el título este año, estará totalmente a salvo el año que viene. Si las cosas van bien durante la campaña próxima, no pasará nada. Pero si las cosas, por lo que sea, van bien, me dijo, habrá una reunión de jugadores y Dwight Howard forzará la salida del entrenador, sin duda alguna”. Tal cual. Así que, parece ser que cuando una estrella te sitúa en el punto de mira, a la larga eres hombre [entrenador] muerto.

Mientras tanto, el propio Howard tal vez debería plantarse por qué los Cavaliers tienen un líder en LeBron; los Lakers en otro Kobe y los Nuggets otro más en Billups. Y preguntarse por qué a él no le consideran un líder ni sus seguidores más irreductibles. O Rashard, que tiene un precioso contrato de más de 90 millones de dólares en la caja fuerte de su casa, pero que está tan lejos de ser un líder como Stan Van Gundy lo está de tener algún día el look de Pat Riley.

Esa es la tragedia del Orlando. Y hasta cierto punto, esa es la gran tragedia de la NBA: demasiados líderes nominales y pocos líderes reales. Demasiadas estrellas que no brillan y pocas figuras de verdad. Por eso admiro el coraje de Van Gundy: el hombre caerá más tarde o más temprano. Eso parece un hecho cierto e irreversible. Pero el hombre lo hará sin cambiar sus principios. Y eso, en estos tiempos que corren, ya es mucho. Sobre todo en el cada vez más complicado y peligroso oficio de entrenador de la NBA.

Comentarios

Antiguamente los líderes eran los primeros en llegar al entrenamiento y los últimos en irse. Los que tiraban del equipo en los momentos difíciles. Los que más ansias de ganar tenían. Hoy los líderes son los que más cobran, los que más contratos publicitarios tienen, los que más camisetas venden... Osea todo lo que toca tangencialmente el baloncesto pero que no es baloncesto. Creo que se han confundido las consecuencias del éxito con el éxito en sí.

Otro excelente artículo como siempre Miguel Ángel. Coincido totalmente cn shifty y otros a Howard le falta para ser un lider. En la NBA los entrenadores cada vez pintan menos. Un saludo a todos.

Y acto seguido hablas de los porcentajes de libres y del miedo suyo y de sus compañeros. Quizás no sea un problema de mi lectura sino de tu nivel de redacción. ¿Esta noche verás el partido o sólo si Howard no es un factor?

''Y luego me sale la analogía a O´Neal, el cuál tardó 6 años en la liga en no desaparecer en los momentos decisivos. En no esconderse para no tener que ir a la linea de libres. En no recibir balones en los últimos cuartos.'' A ver si aprendes a leer, lo de estúpido te lo guardas.

Simplemente no voy a comentar algo que no he visto. Seguramente tu si lo has visto todo, todos los de regular y tienes tanta suerte y conocimientos que los Magic se alegran de tener un espectador como tu. Porque repitas las cosas (sea lo de quedarme dormido o los 2x1 a Howard) cuatro veces por comentario no te hace tener razón, que es lo único que buscas. Lo tiros libres intentados no son importantes, son importantes los tiros libres convertidos y con un 60% de acierto no creo que a ninguno de los Magic le haga gracia que se tire 19 tiros, como el otro dia. Ha tenido problemas con Perkins...ese gran jugador allstar..ah no! Pero como ya se enfrenta contra un jugador de su altura, movilidad y más peso... En fin, un jugador franquicia tiene unas condiciones innatas, tanto físicas como psicológicas para liderar. A Dwight le falta mucha inteligencia en pista, le falta toma de decisiones, le falta no irse del partido, etc etc. Con dos cojones ignoras tu los datos que te he puesto, asi que con dos cojones te ignoro yo a ti, porque a diferencia de tus comentarios yo expongo no trato de convencer. Sigue viendote partidos de los Raptors (pedazo de equipo con un juego interior increible) del año pasado en playoffs, donde Dwight se luce y te pajeas con cada mate y tapón suyo. Yo me voy a ver a los Magic de ahora

O sea que anteayer no hacía falta. ¡Ah! que como suponía te quedaste dormido y entonces no lo viste y no ha existido. Si además tampoco es relevante. No sé, quizás los Magic comienzan cargando el juego con Howard al comienzo de los partidos para forzar a que los rivales se cierren (sea con 2x1 claros o para cerrar espacios) y que los exteriores puedan aprovecharse de los espacios creados. Que oye, igual no y si los Magic anotan tanto desde fuera se debe de nuevo a algún tipo de sortilegio que no tiene nada que ver con Howard. ¿Contra los Celtics? Tuvo muchos problemas con un inmenso Perkins. ¿Contra los Sixers? Supongo que no contará o que te quedaste dormido en los partidos buenos. ¿Contra los Raptors el año pasado (sencillamente una serie espectacular)? Pues supongo que te pasaría lo mismo. ¿Contra los Pistons y Rasheed el año pasado? Pues tuvo problemas y seguro que esa serie la viste entera y cada uno de los partidos por triplicado. Y eso por no tirar de partidos y partidos de la regular donde por supuesto que le han buscado en los últimos cuartos y por supuesto que ha sido decisivo. Por cierto, que lo de esconderse para no ir a la línea de libres me resulta un poco cómico mirando la estadística de tiros libres intentados y tal. Pero bueno, supongo que cuando vayas a mirarla te quedarás dormido o simplemente la ignorarás.

Si cuando los hechos no nos dan la razón lo mejor es ignorarlos. Con dos cojones.

El dato de tiros libres intentados por supuesto que procede cuando tú te marcas un estúpido y falso "se esconde para no ir a la línea de tiros libres". Y bien, veamos a estos Magic afortunados de 60 victorias y finalistas de conferencia. Bueno, salvo cuando lo que sucede no te permita encontrar algún argumento peregrino más para negarle su estatus a Dwight. Y es que en ocasiones la mayoría no está equivocada.

Y luego me sale la analogía a O´Neal, el cuál tardó 6 años en la liga en no desaparecer en los momentos decisivos. En no esconderse para no tener que ir a la linea de libres. En no recibir balones en los últimos cuartos. En este último partido anotó más de un 75% de acierto desde la linea, perfecto. Si sigue así le perderá el miedo a jugarsela y sus compañeros se la darán más. Porque que se la den en el primer cuarto (Donde Howard anota, al loro la estadística de ESPN, un 42.5% de los puntos) es lo habitual. 1º partido: la última canasta de Howard (2 en el último cuarto a 8 minutos del final del partido) después acumula un rebote, dos faltas y una perdida. 2º partido: Howard no anota en el último cuarto y produce un rebote. Volvamos atrás, ya que este partido último no vi la segunda parte. 7º partido contra Boston: igualdad al final del tercer cuarto. Que hace Howard en el último cuarto? 2 puntos, 2 faltas (su quinta) y 2 rebotes, en los primeros 3 minutos de cuarto, SVG saca a Gortat. 35-21 para Magic en el parcial del cuarto. Y fijate que me encanta discutir de baloncesto, argumentar cosas, aprender y ver diferentes puntos de vista...pero ya me he cansado de este tema, un placer la discusión Bowen

Que todo eso me parece muy bien. Dime en el último cuarto de qué partidos ha aparecido y en cuantos ha desaparecido por completo. En la serie contra Boston, repasa: sólo un gran último cuarto. En la serie contra Cavs, este último cuarto que no tuve la suerte de ver. Decisivo? Si. Cuando realmente hace falta? No

Me parece normal que no cambies de opinión por una segunda parte. Todos sabemos que es mejor basarnos en las faltas personales (algunas de ellas un tanto peculiares y muy discutibles) durante una primera parte como dato revelador de lo que no es un jugador franquicia. No creo que se necesite argumentar mucho: toma papel y lápiz y apunta en cada uno de los ataques de los Magic el jugador clave gracias al que se consigue la ventaja (cuando Howard recibe en el poste bajo y hay un 2x1 que termina con un tiro cómodo en el lado contrario, supongo que no necesito explicarte el nombre de quién deberías apuntar. Lo de todos los 2x2 que se hacen con Howard yo se los daría a él por lo que te expliqué el otro día, pero es un tema más discutible). En fin, que las cosas no pasan porque sí, y los Magic son un equipo de 60 victorias y finalistas de conferencia, y en este equipo su mejor jugador está a años luz del segundo mejor jugador. ¿Franquicia? No, que sólo vende camisetas y aparece en vídeos. Lo de las victorias de su equipo es puro azar.

Si jugador franquicia es un jugador desde el cual crear un proyecto y venda un montón de camisetas, haga anuncios y salga en todos los medios, Howard lo es. Si un jugador franquicia es un jugador que hace que un equipo gane, siendo tan decisivo que su sola presencia o ausencia es significativa (Billups en DENVER-DETROIT) haciendo en cada momento lo que hay que hacer para ganar y ayudar al equipo, Howard, en mi humilde opinión, no lo es. Son demasiadas veces las que Howard se va del partido, o por faltas o porque no le dan balones (y si eres EL jugador tus compañeros te la pasaran, eso seguro) Yo no tengo ningún problema en que pienses contrario a mi villimero, son sólo opiniones. Eso si, que vivan las series de ORL-CLE y LAL-DEN. Baloncesto NBA del bueno

No, no ví la segunda mitad. Un poco del tercer cuarto. Según lo que comentas y las crónicas Dwight lo hizo muy bien, dominando la segunda mitad, pese incluso a su cuarta falta. Yo no voy a rectificar mi opinión personal de que no lo considero un jugador franquicia por una buena segunda parte, ni por un par de partidos. Mi idea cambiará cuando me argumenten en condiciones y vea hechos que lo ratifiquen. Me alegro por Orlando y por Howard, porque en todas las entrevistas que leo sobre él siempre quiere mejorar y ayudar al equipo. Si sigue en los siguientes partidos a este nivel y hace que su equipo gane, estará más cerca de ser una superestrella al uso, y no sólo publicitaria. El primer aviso lo está marcando en los tiros libres. No fallar cuando se necesita es de jugador franquicia.

Es que los equipos son equipos, y a pesar de la idiosincracia del universo NBA, las individualidades no ganan campeonatos, para bien del baloncesto. Jugadores franquicias: Kobe, Billups, Lebron, Nowitzky, Duncan, Wade, Paul y Garnett. El MVP es de la regular season, no sé a que viene lo de los playoffs, aunque si Magic este año ha hecho una temporada espectacular y Howard ha quedado 4º a lo mejor no somos solo Paniagua y yo los que vemos que es un tipo muy bueno, pero no el clutch player por condiciones que debería ser

Hoy, problemas de faltas. Orlando +11 con él en pista, se borra de la primera parte y desaparece la ventaja. Un verdadero jugador franquicia no deja que pase eso. Veremos cuando vuelva en el tercer cuarto

Bueno, hablamos de un legítimo candidato a MVP, uno que hubiera sonado más si los playoffs de las últimas dos temporadas no hubiesen sido tan normalitas (si el año que viene repite temporada, Howard no quedará tan lejos como este año en las votaciones). Pero bueno, será que tú y Paniagua tenéis razón y el resto del mundo se equivoca de medio a medio. Eso sí, no está mal lo que consiguen los Magic sin un jugador franquicia. Más que incluso los equipos de esos otros 6-7 jugadores franquicia que tú ves.

Esos momentos que dices cuentan para ser un jugador franquicia? Porque si ves el partido de los otros jugadores franquicias en las semifinales ves la diferencia. Howard 10 puntos, 2 tapones, 18 rebotes. Grandes números. No para un jugador franquicia. Lebron 35 puntos. Kobe 32 puntos. Billups 27. Y no dominan sólo en anotación. No se van por faltas. Les dan balones. Lideran. Ganan partidos. Comentas el dominio absoluto de las pinturas de Howard? Dominio de que? + 38 puntos anoto CLE en la pintura frente al primer partido, todo en la primera parte. Estando Howard sin problemas de faltas, que esa es otra... El verdadero crecimiento claro que viene de Howard, un número 1 del draft del 2004, que 5 años después cuando debería dominar como Shaq, no lo hace. Y yo le considero un grandisimo jugador, pero no uno franquicia. De esos hay seis-siete en la liga ahora mismo. Y Howard no domina un partido importante como ninguno de ellos. En la serie contra Boston, contra Perkins y Davis hizo un asombroso 16 puntos por partido. Eso no es un jugador franquicia. Y veremos el resto de esta serie

¿Gana qué? Deberías saber que jugar un 2x2 con Howard no es lo mismo que jugarlo con cualquier otro jugador, y de eso se aprovechan absolutamente todos los jugadores de los Magic: los flashes no pueden ser muy largos y el switch se deshecha por ejemplo.

Y los dos tapones que pone en ese final o ese momento en la segunda parte en la que ha dejado abierto a muchos de sus compañeros supongo que no cuentan. Y durante el dominio absoluto de ambas pinturas durante el primer partido estarías fijándote en Turkoglu.

Un jugador franquicia es aquel que hace que las cosa sucedan en un equipo: ese es Howard, por mucho que os pese a los que jamás creísteis en él. No hay más. Fíjate que hay gente que sigue sin creer en Bron...

Comparar el primer año de Shaq con el primero de Howard ees algo absurdo teniendo en cuenta que el segundo llega directamente desde el high school. Pero bueno, todo vale. El fantástico crecimiento de los Magic viene de la mano de Howard, quien ha conseguido que deje de hablarse del contrato de Lewis. Fíjate si será grande.

Gana el partido. Lebron triple frontal. Eso es un jugador franquicia. El cuál acumula 3/4 de posesiones decididas por él. Si crees que sigo diciendo que Turkoglu es un jugador franquicia porque se juegue balonces no sé para que escribo una mierda. Pues si que es franquicia entonces, se aprovechan tanto de los espacios que dejan que aún cuando puede recibir Howard solo a 3 metros del aro tras una buena circulación de balón, no le dan el balón. Balones interiores jugados por Orlando en el último cuarto con Howard = cero, esperado como agua de Mayo porque el animalito ha hecho cuatro faltas ya en el tercero no le dan ni una bola. Pero si que condiciona, eso le hace grande, no grandisimo ¬¬

Doy por supuesto que para ti Shaquille O'Neal nunca ha sido un jugador franquicia. Y Duncan... en ocasiones. En otras Ginobili o incluso Parker debían ser los jugadores franquicia. Para mí el jugarte los balones calientes no implican que un jugador sea franquicia o no. Yo tengo claro que escogería antes a Howard que a Turkoglu, que oye, si tú te quedas con Hedo pues olé por tus huevos. La mera presencia de Shaquille convertía a sus equipos en aspirantes-candidatos. Creo que Howard ya ha llegado a ese punto.

Bowen, ahí está tu jugador franquicia. El tuyo hace un bloqueo para que Turkoglu reciba con 17 segundos. El mio gana el partido

Hay que ver como les gustan los charts a los americanos. Después de leer su artículo, me ha surgido una duda, si en la NBA tratan así a los técnicos que mejor lo hacen, ¿cómo van a triunfar allí técnicos como Aíto o Messina si la estrella manda más que ellos (vende mas camisetas y firma contratos como Yao y el Toyota center)? Seguro que cualquiera de los mencionados tiene una riqueza táctica mayor que cualquier coach NBA, pero, cualquiera le hace entenderlo a una estrella, o pedirle que se sacrifique por el equipo (bases de la filosofía Aito, y ya veis que no le tembló la mano para despedir a Seykaly)...imposible que un entrenador europeo triunfe allí

Sabía que dirías lo de Shaquille, pero intenté no adelantarme. Los balonces que se jugaba O´neal en los momentos calientes los hemos visto todos y cada uno de los que hayamos seguido sus andanzas. Yo no me quedo con Hedo, yo me quedo con un jugador franquicia. Como los que he citado antes. Durante la serie contra Cavs se verá lo que hace tu analogía de Shaq contra un verdadero jugador franquicia. Y compararle con Shaq, con todo el impacto que tuvo en su primer año, y el resto de la decada me parece peliagudo. Otro apunte, jugarte los balonces decisivos no te convierte en un jugador franquicia, en eso estamos de acuerdo. Anotarlos y que tu equipo gane si lo hace. Esa es la diferencia. Howard no lo ha hecho aún.

Agüita el chaparrón que le estaban metiendo ayer a SVG al descanso del primer partido de final de conferencia. Con respecto al contrato de Lewis... ayer creo que los amortizó jeje.

Que mal gusto derrocha el diagrama de porcentajes... El buen humor es algo fundamental, pero telita con las lindezas de algunos medios. La vanalidad es un arma de doble filo, sin duda. Howard es un ''lider'' de cartón piedra, no asume los galones que le adjudican fuera de Orlanda, no decide en momentos clave y no le dejan que lo haga en el propio equipo, quizá por eso es el enfrentamiento con SVG. Los balones clave a Turkoglu y Lewis en menor medida, siendo Howard el ''jugador franquicia'' debe de escocer ligeramente. Y obviamente un jugador como Howard no tiene la culpa, la tiene el ''coach''. Pese a que a 5 metros no haga nada, si un defensor grande o fuerte le cierra bien el rebote ofensivo y que se empeña en hacer 'flops' y meter codos en ataque...todo esto no tiene nada que ver, es SVG (ojo que Howard es muy bueno, pero le falta un hervor para las situaciones comprometidas..a mi humilde opinión claro) Un gran artículo, otro lunes más.

Que un jugador como R. Lewis gane más de 90 millones de dólares refuerza el dato de por qué grandes entrenadores nunca aceptarían hacerse cargo de un equipo NBA. Lo dijo Bobby Knight en las entrevistas que dió a su paso por Bilbao. Que jugador que gana 10 veces más que tú te va a respetar como técnico.

Un honor tenerle a usted, Sr. Paniagua, entre nosotros todas las semanas. Howard es un gran jugador, de impresionantes condiciones físicas, pero no es un hombre franquicia. Sería la pieza maestra para un equipo que tuviera una estrella anotadora como Lebron o Kobe. En un equipo así, sería desequilibrante completamente y se aprovhecaría, muy mucho, del juego absorbido por la megaestrella. Por lo demás, no es el tipo de hombre al que harías un aclarado para jugarse la pelota de partido. No es un clutch player, un hombre de grandísimos números, pero no el hombre que pueda echarse al equipo a sus espaldas en los momentos difíciles. Saludos a todos.

Vamos a ver qué ocurre con Orlando (y con SVG) lo que queda de temporada y la siguiente. En esta, si puede plantar cara a los Cavs; para la siguiente si el equipo puede reforzarse y no perder piezas importantes. Inevitablemente, el equipo en las próximas temporadas tiene que gravitar en torno a Howard y Lewis. El primero porque (pese a lo comentado) se tiene como jugador-franquicia, y el segundo porque con su contrato no creo que quiera ser fichado por nadie (los números no son malos pero los de su nómina asustan). Y Turkoglu creo que tiene opción propia para otro año, Gortat ¿acaba?...

Howard no es un líder ni un jugador franquicia. El hecho de que los Magic se hayan convertido en un equipo de 60 victorias y que esté en las finales de conferencia se debe a la ciencia infusa. La tozudez al poder: no creímos en Dwight cuando llegó ni creeremos nunca. Es posible que incluso encadene cinco anillos consecutivos y todo sea gracias a Turkoglu, Lewis, Alston, Gortat, Battie o del que pase por ahí. A pesar de que cualquiera se da cuenta de que los Orlando Magic son "el equipo de Howard". A pesar de que no sea un "jugador franquicia" (hay que joderse).

Bowen, dime que balón de último partido se ha jugado Howard en detrimento de Turkoglu. Y no hay escusas de posición, partido o situación. Kobe, Billups, Lebron, Nowitzky, Duncan. Todos ellos o matan o mueren. Howard agarra, y no siempre, el rebote ofensivo de Lewis o Hedo. Esa es la diferencia a un jugador franquicia nominal a uno real

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar