Sin miedo a tirar. La tendencia del baloncesto actual

 

El baloncesto está cambiando. Siempre lo ha hecho, pero si valoramos lo que ocurre en las últimas 4 o 5 temporadas con respecto a las anteriores, vemos cambios en las tendencias de juego. Evidentemente desde la táctica, se está haciendo un trabajo distinto a todo lo anterior, pero valorando las estadísticas de un partido, lo que apreciamos es que existe un mayor número de tiros exteriores. Eso facilita un juego más vistoso y a la vez abierto. 

Muchas veces se ha comentado que en el baloncesto FIBA, el campo se queda pequeño y la "forma sencilla" de darle solución es abriendo el campo con el tiro de 3 puntos, entre muchos otros aspectos. Para ello, evidentemente se necesita un trabajo importante atrás y también disponer de jugadores que tengan ese tacto, para poder anotar. Algo que es difícil de conseguir, ya que las defensas son muy agresivas y dependiendo de la categoría, es más posible llegar a una larga distancia. Para ello, tendremos que hablar sobre la fluidez del juego y como elementos facilitadores tenemos el pase en detrimento del bote. 

En baloncesto de formación se trabaja mucho el bote de balón. Por una parte es normal, ya que un buen driblador puede generar juego a partir del 1x1, pero teniendo en cuenta el juego fluido, el exceso de bote, como bien sabéis, trastoca las posibles situaciones de ventaja. Es por ello que cada vez más, entra la importancia del pase y como consecuencia de ello el tiro. 

De repente en la NBA, tenemos a un prototipo de jugador que se salta toda lógica. Capaz de tirar 17 triples en un partido y convertir 13 en un encuentro. Stephen Curry puede ser un reflejo del baloncesto moderno y tampoco no serlo. Stephen sólo puede ser Stephen y aunque él rompa todas las normas de selección de tiro, a las que estamos acostumbrados, él tiene las suyas propias, por el tipo de jugador que es. De él si que tenemos que aprender una cosa y es: sin miedo a tirar. Todo dentro de un marco de juego, pero hay que aprovechar las opciones de tiro que tengamos. 

En un clínic de baloncesto, Salva Maldonado recalca que el jugador tiene que tener iniciativa en el juego. En cuando se reciba el balón, debe de decidir cuanto antes, para facilitar esa fluidez. Para él, es imprescindible que si el jugador está sólo, debe de tirar. En los distintos ataques que un equipo tiene, no siempre encontramos a un jugador sólo, "no dejes pasar la oportunidad". Insiste que hay que jugar con la canasta y que cuanto menos tiempo tardes en meterla, mejor. Cuanto más tiempo pase, es más fácil cometer errores, por el trabajo defensivo del rival. Incluye el factor "quitarse el miedo a fallar". Tanto Maldonado, como su ayudante Samaniego, comparten esta teoría y realizan un extraordinario trabajo en la gestión del error. 

Esto ya lo aplican muchos de los equipos profesionales, en todo el mundo. Si tomamos como punto de partida la NBA, si comparamos la media de los tiros lanzados desde la línea de 3 puntos, hay una notable diferencia entre la pasada y temporada actual, con respecto a la temporada 2000/01. En esta última, ninguno de los equipos de la mejor liga del mundo, promediaba 20 triples lanzados por encuentro. En la anterior campaña, la 2015/16, dos equipos tiraban más de 30 triples y otros once, 25 como mínimo. En España también está ocurriendo, por ejemplo en la LEB Oro, Palma Air Europa está promediando 29.7 lanzamientos de media. Prácticamente rozando la treintena, mientras el que menos tira son 20.7 que es Tau Castelló. Incluso si nos vamos a categorías más bajas, tenemos al filial del Movistar Estudiantes, que juega en Liga EBA y cuyo promedio de lanzamiento es de 34.85. En baloncesto de formación, los de Magariños en Cadete fueron Campeones de España, lanzando por partido entre 30-45 triples por encuentro. 

Algunos defienden ahora, que las zonas intermedias, o que el tacto debajo de canasta se está perdiendo. Algo que sí es cierto que ocurre. Los jugadores en formación finalizan cada vez peor. Pero siguiendo la lógica de que una canasta de 3 vale un punto más que la de 2... ¿Y tú de quién eres?

Comentarios

El futuro no sé, pero que hoy en día se impone el tiro exterior y que todos los jugadores tienen ya muy claro que es la faceta en la que pueden mejorar y la trabajan a destajo y la explotan lo que pueden, es indudable. La verdad es que sí se siente nostalgia de ese base pausado, controlando el time y del pase al pivot, que anda por ahí metido, luchando a brazo partido por conseguir ganar la posición y que, si recibía el balón en el momento adecuado y tenía buenos movimientos, era capaz de conseguir canasta y a veces personal, levantando al público de sus asientos. Hoy lo que nos catapultan son los triples de ocho metros, inverosímiles, que se los tiran sin que haya nadie al rebote y cuando no se han consumido más de 8 segundos de posesión. Si lo falla, se cubre de mierda, si lo mete, se colma de gloria, se impone el todo o nada y triunfa el talento, el arrojo y la inspiración. Son otros tiempos, sin lugar a dudas.

Cierto. Esas mandarinas de Victoriano, sin pensárselo, desde 8 m ( o más) para tremendo enfado de sus coaches... jajaj Es curioso, pero sí que podría considerarse casi pionero en estas cosas, que hoy son más habituales... y bendecidas

Yo, sintiéndolo mucho, soy un nostálgico del baloncesto clásico y me gustan las penetraciones a canasta, el juego de los pivots en el poste bajo y la buena circulación de balón que puede acabar con un triple (por qué no).
Pero vamos sé que el presente y el futuro es éste (y más si no amplian el tamaño de la pista). No obstante, también hay que alabar la mejora técnica en el tiro y su “democratización”. No hace mucho tiraban de tres 3 ó 4 jugadores del equipo, ahora, por ejemplo, en mi equipo, el Bilbao Basket, lanzan triples habitualmente 11 jugadores (salvo Eric)

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar