La aventura rusa de Abel Amón (I): ¿Papá, qué es eso de la CCCP? CCCP no, hijo, SSSR

  • Ex jugador de baloncesto profesional, Abel Amón rememora su experiencia vital en Rusia en tiempos de crisis y su relación con los jugadores míticos de la era soviética

Papá ¿que es eso de CCCP? - CCCP no hijo: SSSR

Estas iniciales y la típica foto de la Plaza Roja de Moscú son el primer recuerdo que tengo de un país apasionante como Rusia.

A mi padre, el crítico de arte y humanista Santiago Amón (ver su página homenaje: Santiagoamon.net) le fascinaba tanto el deporte como el mundo cultural (que no político) del otro lado del Telón de Acero. De hecho, en un viaje que hizo a Berlín venía fascinado de la parte Este de la ciudad, mas que la occidental. Fue de los primeros críticos de arte españoles en hablar del Constructivismo Ruso y del principal escritor surgido tras la Revolución del 17, Vladimir Mayakovski.

Muchas competiciones olímpicas contemplamos juntos siendo yo muy niño, escuchando frecuentemente el himno Soviético, ceremonial, sobrio y brillante a la vez. Curiosamente el himno actual de Rusia tiene la misma música que aquel, pero no la misma letra, aunque el autor de la nueva letra Sergei Mikhalkov (padre del gran director de cine Nikita) fue también quien escribió la del soviético.

A mi padre le fascinaba el deporte soviético, sus equipajes, su liturgia. Yo no acababa de entender que la C era una S y que la P era una R (...y la H es N y la X es J). Años después al estudiar el idioma ya dominé los caracteres cirílicos .

¿Por qué el ruso? ¿Por qué Rusia?

Pues empecé a estudiar ruso por la misma razón que en la actualidad estudio chino, porque lo veía un idioma con futuro y porque veía a Rusia cuando estudiaba económicas como un país de muchas posibilidades profesionales. Si a esto le unimos que en el primer viaje que realicé a Rusia me quedé enamorado a primera vista del país (y de las rusas), tenemos los ingredientes para una aventura de la que he salido triunfante, se puede decir. Me fascinó de inmediato una ciudad como Moscú, sus calles, sus monumentos, su vida cultural, deportiva y nocturna. Desde luego carece de muchas comodidades, tiene un clima hostil (aunque están muy preparados para el frío y para el largo invierno), pero su carácter se parece al español. Ambos trabajamos para vivir y no al revés, somos hospitalarios, nos gusta (quizás en exceso) la fiesta. Dan una imagen de gente fría que no se corresponde con la realidad, sobre todo una vez que se conoce el idioma y se llega a entender lo que significa el “alma rusa”. Hay , por supuesto, muchas dificultades, alcoholismo, muchos (muchísimos) accidentes de tráfico, burocracia y corrupción, pero para mí, sin duda lo positivo supera a lo negativo.

Jugando contra la URSS y contra Tkachenko.

La verdad que en mi época de jugador de basket apenas tuve contacto con el baloncesto ruso. Ni coincidí con jugadores en mi equipo, ni jugué contra ellos, a excepción de un partido que jugamos con el BBV Collado Villalba en Ciudad Real contra la recientemente proclamada campeona olímpica, que por desgracia (o por suerte, no lo se) no contó con su figura Arvydas Sabonis, pero si con todo el resto del elenco: Homicius, Tikhonenko, Volkov Tarakanov… El partido lo ganaron con cierta (no excesiva) facilidad y aún recuerdo a nuestro americano, el corpulento Winfred King luchando por ganarle la posición a Alex Belostenny y meterle a éste 27 puntos…Quizás lo mas destacado de este encuentro fue la cena posterior al mismo. Los soviéticos estaban en la mesa de al lado con Gomelsky en la presidencia. En el lado contrario estaba el inolvidable y tristemente desaparecido Viktor Pankrashkin, que se escondía debajo de la mesa para darle buenos lingotazos al Rioja, mientras, de vez en cuando, alzaba su vaso para que vieran sus compañeros, nosotros -sus rivales- y su entrenador que el solo bebía leche. A eso de los postres, Gomelsky se retiró a sus aposentos y los jugadores empezaron a sacar paquetes de tabaco y botellas de whisky y se pusieron a beber como lo que eran, como cosacos.

Después en 1ª B con el Askatuak de San Sebastián tuve la ocasión de enfrentarme a un autentico mito como Vladimir Tkachenko. ¡Tkachenko! Así me llamaban de pequeño en el colegio (y maldita gracia me hacía) cuantas veces lo ví por la tele y nada, a defenderlo durante 40 minutos. El jugaba en el Guadalajara y consiguió, hasta que se lesionó, hacer lider invicto a su equipo. Mi madre, al verme en la pista a su lado, pensaba "Este me desgracia a mi hijo…". Hice un trabajo bastante digno perdimos por poco, él metió 18 (se tiraba,con bastante acierto, algún triple en los partidos) y yo le metí 10 puntos y salí además físicamente indemne. Algo mejor que los ladrones que cuando se encontraban robando su piso en Guadalajara y, al verle entrar, se tiraron por la ventana.

De las selección de la URSS disfrute sobre todo como espectador tanto en TV como en el campo. Recuerdo un amistoso en Santiago en el 83, donde España era una de las primeras veces en las que lograba ganar y por supuesto en aquel mítico mundial del 86, con la semifinal ante Yugoslavia y con aquel triple al tablero de Sabonis y los infaustos pasos del junior Divac (aún jugaba Radovanovic en aquel equipo).

Mis contactos con el basket ruso siguieron de forma esporádica cuando el primer año de estudiante de su idioma pude charlar y asi practicar con Mikhailov y Kurtinaitis, que por cierto me corregía el mínimo fallo en la difícil declinación.

Continuará...
 

Sobre el autor

Antiguedad: 
5 años 6 meses
#contenidos: 
4
#Comentarios: 
34
Total lecturas: 
38,118

Comentarios

Pterman, la URSS se convirtió durante unos años en habitual en torneos en españa..así acabaron comprando casi todos casas en la Costa Del Sol, jaja y Gomelski convertido en practicamente paisano. Lo recuerdo en el torneo de 1983, de pié´a mi lado, apoyado en la barandilla de una escalera de salida,c erca d ela pista del pabellón del madrid..viendo otro de los partidos (cuba y seleción de new york, creo)

Curioso artículo sobre el baloncesto de la época soviética. Por cierto, gran director Nikita Mikhalkov, de lo mejorcito de Europa del Este en el mundo del cine.

Tengo una anécdota de cuando vivía en Canarias hace 20 años y coincidí en un hotel con el equipo del Guadalajara a la hora del desayuno. Vi a Tachenko sentado desayunando y se me ocurrió acercarme a pedirle un autógrafo. Cuando lo tuve enfrente (más alto que yo estando sentado) y le empiezo a hablar lo que me contestó fué un gruñido irreproducible mientras rodeaba su desayuno con los brazos (al mejor estilo patibulario de las pelis) con lo cual me volví a mi mesa medio alucinado medio descojonándome por la escena vivida. Un monstruo, este Tachi, y no solo como jugador...

tengo recuerdos de cuando fue el amistoso en santiago en el 83 , creo que inauguraban el pabellón sta. isabel. me acuerdo de ir con mi madre por la zona vieja y ver a los jugadores de la selección paseando. creo que estaban Epi, Corbalan tomandose algo en el derby.

Yo creo sinceramente que si la U.R.S.S. hubiese ido a jugar la olimpiada de Los Angeles tendría otra medalla de oro en su haber. Tenían mucho mejor equipo que la selección americana, donde los 4 últimos jugadores (Koncak, Kleine, etc ), no daban el nivel suficiente para el equipo USA.

Un torneo de Navidad de los que organizaba el Real Madrid, pero no recuerod el año, vino a jugar la antigua Unión Soviética. Mi primo, que jugaba en las categorías inferiores del Madrid, se agenció un carnet con el que nos colabamos por donde queriamos del Palacio de los Deportes, entrando al pasillo de los vestuarios antes del partido, recuerdo quede deslumbrado al ver en persona a mis ídoles de entonces. Lo primero que penso era en lo grandes que eran estos tíos.... comparados con los nuestros de entonces, donde solo el gran Romay podía darse de leches contra ellos (en lo físico, en la técnica era otro cantar, aunque Fernando era mucho Fernando). Esa selección era un Rodillo, de vez en cuando los Interiores y los exteriores cambiaban sus posiciones, Homicius jugaba de espaldas al aro con gran técnica y Sabonis, Belostenny, Volkov eran capaces de jugar por fuera sobradamente.....

Recuerdo que jugaba el Obradoiro junior (con Abel Amón, sí mi hermano, como estrella en el poste bajo) la fase para el campeonato de España Junior, jugaban en Alcalá de Henares y después del partido Junior jugaría el Cajamadrid contra la selección rusa en esto que me baje a presenciar el calentamiento de la SSSR y allí estban todos esos gigantes, me acerqué a Tachenko a saludarle y me hizo un gesto con la mano como de "chico déjame" en el compás de su mano pasó por mi cara una ráfaga de viento. Luego firmaría autografos como hijo del gigante ruso, diciendo los jugadores juniors del Obra que tenía 7 años, en realidad tenía 12, fue divertido. También presencié todos esos mágnificos torneos de navidad e incluso en el que Sabonis rompió el tablero en un mate. Eran otros tiempos y como decía Manrique Como a nuestro parecer cualquiera tiempo pasado fue mejor) Un abrazo