El base norteamericano, ¿un tabú en el basket español?

  • Mientras que en otras ligas europeas como Italia, Turquía o Alemania su presencia está muy extendida, los clubes españoles parecen seguir siendo reticentes a tener bases estadounidenses "jugones"

El partidazo de Aaron Jackson no fue suficiente para Gescrap Bizkaia (Foto: Luis Fernando Boo)
El partidazo de Aaron Jackson no fue suficiente para Gescrap Bizkaia (Foto: Luis Fernando Boo)
En las últimas dos temporadas, Aaron Jackson ha sido uno de los máximos atractivos de la Liga Endesa. El actual jugador del CSKA de Moscú fue para Gescrap Bizkaia el mejor activo de cara al exterior y factor de gran atracción al baloncesto de los más jóvenes. Y es que el espectacular juego del base norteamericano y su simpatía han dejado huella en Bilbao. Sin embargo, esta circunstancia es la excepción en nuestro basket, en la que la presencia de bases norteamericanos que dejen poso es casi testimonial.

Andre Turner y Tanoka 'Pirata' Beard posando con la Copa del Rey del 97 en León (Foto: Gigantes)
Andre Turner y Tanoka 'Pirata' Beard posando con la Copa del Rey del 97 en León (Foto: Gigantes)
Si echamos un vistazo a ligas como la francesa, la italiana, la alemana o la turca, observamos como el base norteamericano está omnipresente en las plantillas de los clubes que compiten en dichas competiciones. Un perfil de jugador que aporta vistosidad al juego, mayor rapidez y, en el caso de bases con mentalidad anotadora, un punto de anarquía y locura. Tal y como afirmaba nuestro compañero JR Sanchís al analizar los bases de la SerieA italiana, el perfil dominante en el pallacanestro se corresponde al de "un jugador de origen estadounidense -o con otras nacionalidades adquiridas de forma sobrevenida-, mayoritariamente de raza negra y con un patrón de juego vertical. Unas características aplicables a los "unos" titulares de buena parte de los equipos que compiten en las principales ligas europeas. La más notoria excepción a este corriente mayoritaria es el basket español, donde la presencia de bases de este perfil es puntual. Solamente cuatro clubes de la Liga Endesa cuentan con directores de juego norteamericanos (o nacionalizados) de raza negra: Dontaye Draper (Real Madrid), Marcus Williams/Earl Calloway (Unicaja), Corey Fisher (FIATC Joventut) y Joe Ragland (UCAM Murcia). Además, Caja Laboral cuenta con Taylor Rochestie, base norteamericano nacionalizado montenegrino, de raza blanca y de perfil tirador, y en Gran Canaria cuenta con el ex Duke Jon Scheyer, un escolta al que también se puede situar en la demarcación de base. La pregunta que nos hacemos es, ¿a qué se debe esta circunstancia?

Si echamos la vista atrás, son pocos los bases norteamericanos que han cuajado en el basket español. En la historia de la ACB encontramos una "santísima trinidad" compuesta por los recordados Mike Anderson, Andre Turner y Elmer Bennett, jugadores que echaron raíces en nuestro basket y que rindieron a un nivel óptimo. Pero poca cosa más, con pasos puntuales de jugadores como el "astronauta" Darrell Armstrong. Ha habido más y gran parte jan pasado de puntillas por la memoria del aficionado, pero con testimonios como los de Pepe Carrión, segundo de entrenadores como Petrovic, Imbroda, Alberto Pesquera en Sevilla, se pone de relieve la repercusión de este tipo de bases en el juego de los equipos: "ni Anderson, ni Turner ni nadie, el base más espectacular, fue el pequeño Randy Woods (1997-98), el tío acabó salvando al equipo del descenso. Creo que jugo unos 10 partidos. Era muy díscolo y era capaz de lanzarse entre 10 y 12 triples por partido. pero metía la mitad. Lo podía hacer absolutamente todo, menos adaptarse a sus compañeros. Un día se quedó en el vestuario porque no quería salir a jugar. Lo convencimos para salir a la pista de titular, no había ni calentado y enchufó 30 puntos, dio 10 asistencias y ganamos el partido. Los partidos eran suyos, hacía lo que quería".

Es evidente que hay entrenadores reticentes a tomar esta opción, por el sello tan especial con el marcan el juego del equipo este tipo de bases. También se puede hablar de cierto conservadurismo en los sistemas de juego, menos dados a los ataques rápidos, al run & gun. Se opta por la fiabilidad, por la seguridad, por un juego más encosertado, tal vez.

Elmer Bennett pasa la pelota (foto: FM)
Elmer Bennett pasa la pelota (foto: FM)
Nos pusimos en contacto con Mauricio Parra, técnico español que desde hace varias temporadas trabaja como entrenador asistente en el Alba de Berlin, para que nos diera su visión sobre esta cuestión. Como conocedor del basket español, pero también del germano, donde la presencia de los bases norteamericanos es dominante, es una persona idónea para poder arrojar luz en esta cuestión.

Según Parra: "Hoy en dia España tiene un "problema de bases" en la misimima seleccion, pero no un problema de bases porque hagan falta, sino porque tiene que dejar fuera de la seleccion a bases que en casi qualquier otra seleccion serian titulares. Con esto quiero decir que, En este sentido, España es un ejemplo por tener un trabajo de cantera tan excelente y único en Europa con los bases. En Alemania no hay cantera de bases, en los últimos años no han salido bases nacionales de nivel. No los hay ahora mismo, ni pueda que los haya en años próximos (no veo a bases alemanes destacar en U18 o U20. No se sabe "hacer" buenos bases y por eso se tira de bases norteamericanos". 

Este argumento podría ser muy válido, pero tampoco encontramos tantos bases nacionales jugando minutos en Liga Endesa... En este sentido Mauricio Parra añade: "la Liga Endesa se diferencia muchísimo de una liga como la alemana o la francesa porque se juego un baloncesto mas tactico (para mi más bonito) que el run & gun tipico de una liga como la alemana por tener tantos americanos, empezando por un base americano. En el extranjero una de las razones por la que se admira tanto el basket ACB es precisamente por esa disciplina tactica". Con estos planteamientos más elaborados hay que tener en cuenta que "el base dirige al equipo y si tiene en su sangre ese run & gun  te puede destruir tu estructura táctica por completo". Por ese motivo, según el técnico vizcaíno, el base norteamericano "jugón" no encaja tan bien en nuestro baloncesto.

Mauricio Parra, un entrenador con larga trayectoria, a pesar de su juventud
Mauricio Parra, un entrenador con larga trayectoria, a pesar de su juventud
Razones sólidas las ofrecidas por Mauricio Parra. ¿Pero que opinan los bases norteamericanos sobre el juyego en la Liga Endesa? Opina el último base estadounidense en seducir al aficionado español, Aaron Jackson:  "Personalmente creo que la presencia de pocos bases norteamericanos se debe a que, por sus características, los bases de mi país deben de realizar muchos ajustes en su juego para adaptarse al baloncesto de la Liga Endesa. Es un juego diferente para nosotros, por nuestro perfil, y por ello este puede ser un elemento disuasorio para los entrenadores de la liga española, como para algunos jugadores norteamericanos. Pero es que además los bases españoles tienen un gran nivel, no es necesario buscar fuera lo que ya se tiene en casa. Son inteligentes, una buena capacidad atlética... es más, pueden ofrecer lecciones de conocimiento del juego a muchos bases norteamericanos, sobre todo en tema de lectura de pick and roll. Mi lectura de esta jugada creo que ha mejorado tras mi estancia en Bilbao, gracias a los entrenadores que tuve en el equipo, además de los consejos de compañeros como Raül López, Javi Rodríguez o Paco Vázquez". Gran sinceridad la de este auténtico jugón.

La pregunta está planteada, hemos encontrado algunas claves como respuesta. La cuestión está encima de la mesa. ¿Cúal es la opinión del lector? ¿Mejoraría el espectáculo con más bases que pudiera orientar el juego hacia el ataque y la rapidez en transición? ¿La riqueza técnica se vería afectada? Debate entre el purismo de los que nos gusta mucho el baloncesto y la necesidad de vender un producto al consumidor mayortiaria de deporte, atraer a un número mayor de aficionados...

Sobre el autor

Antiguedad: 
11 años 2 semanas
#contenidos: 
2,760
#Comentarios: 
30,399
Total lecturas: 
16,086,446

Comentarios

Yo creo que tambien influye el que (salvo excepciones por las que doy gracias) a la mayoría de los entrenadores que ahora mismo tienen puesto en ACB les gusta el juego ultra-controlado prácticamente jugada a jugada (algunos como Ivanovic se meten en el campo casi cada ataque para marcar la jugada a su base), y eso, salvo raras excepciones, con un base americano es bastante complicado.

Si Ricky Rubio ha tenido tanto impacto en la NBA es precisamente por esto, porque no están acostumbrados a ver bases que piensen mas en pasar que en tirar a canasta. Kevin Love dijo en una entrevista que estaba encantado de jugar con un "pass-first point guard" (es decir, un base que piense primero en pasarla) ya que nunca había jugado en un equipo con ese tipo de base

No nos olvidemos de Marcus Norris en sus años en el Gran Canaria. Buen director de juego, sabía jugar pausado cuando el partido lo requería y también revolucionarlo cuando había que revolucionarlo. Como buen base americano también tenía sus idas de olla de vez en cuando, pero lo compensaba con su tranquilidad y seguridad en sí mismo para jugarse canastas decisivas.

El base americano que más marco el baloncesto en España no jugó más que un año o dos en ACB...estuvo toda su vida el ligas leb y se llama Tony Smith...el jugador más egoísta que he visto...bastante odiado por sus compañeros ...pero un show para el público

la gente sabe poco de basket... John Morton aterrizó en Zaragoza (y no por Obradovic) haciendo pareja en el CAI con Jeff Martin (ala-pivot bajito, no confundir con Bobby Martin) y era un escolta clarísimo. Si acaso, era más base (también del CAI) Mark Davis.
Grande Tony White, dejo recuerdos imborrables aquí, en Pisuerga.
Os olvidáis de un jugón, que es actual General Manager de un equipo NBA (Memphis¿?): se llamaba Kevin Pritchard, base blanco de excelsa calidad, y jugaba en Cáceres.

Yo aún me acuerdo del "conguito" Jennings, hizo una primera mitad de campeonato impresionante (trilple ganador en el Palau incluido), pero luego empezó a tener problemas con Pepu por esa forma algo anárquica de jugar y acabo dejando un sabor agridulce.Otro que me viene a la memoria es Frankie King en Granada que también lo hizo bien. Coincido con el artículo en que la mayoría de bases americanos no se adaptan al tacticismo reinante en la ACB y fracasan. También pienso que estos playmakers yankees tienen un corte individualista y esto también trae problemas al vestuario.

No són tan pocos, olvidais a John Morton, Alphonso Ford etc. Lo que pasa es que pienso que en europa hay buenos bases y es más complicado encontrar buenos interiores. Los equipos generalmente prefieren americanos interiores. Tiene su lógica...

Yo me acuerdo de Tony White que jugó en el Fórum Filatélico, y había jugado en Alemania. Era un gran base. Y un base que tuvo el Peñas Huesca en el primer año ACB, creo que se llamaba John Freeman y acabó jugando muchos años en Israel.

Bennet, Turner y Anderson son iconos. Morton, flitch escoltas. Ford si que jugaba mas bien de base, pero donde triunfo de verdad fue en italia. Para el juego de la ACB son mas bien escoltas pequeños. Mala lectura de juego y en una liga con tan buenos pasadores, eso creo muchos problemas a los equipos. Unicaja no aprende, aunque calloway me parece un gran jugador, pero lleva tiempo apostando por bases fisicos, anotadores y con mala lectura y asi le ha ido. La penya tambien suele apostar por este modelo, veremos este año.

Y Leon Wood, en el año de la liga de Petrovic también dio un extraordinario rendimiento, aunque pienso que era más bien un escolta.

A parte de que en la liga ACB el juego es más táctico, hay que tener en cuenta que el base americano acapara mucho balón y se tira hasta las zapatillas. De hecho, es un perfil de jugador más habitual en equipos pequeños, donde el base debe aNOTAR 10-15 puntos por partido. Bases de raza negra que hayan destacado en grandes de Europa recuerdo a Elmer Benett, Edney, que maravilló en Zalguiris y Benetton, Holden, con un perfil más de base europeo y Maccaleb, que para mi es el único eléctrico que ha triumfado en un grande

Justamente es lo que dice Jackson. Además de que la exigencia de la ACB es mayor que otras ligas, en España hay una filosofía de juego en equipo que en otros lugares no tienen. Nunca he visto jugar bien a un equipo en España gracias a las individualidades, jamás. Ni al Fuenlabrada de Oleson, ni al Manresa de este año pasado, ni ninguno, mientras que en Europa hay equipos que sí lo hacen, como Prokom, y la gran mayoría de conjuntos de Francia (que es lo que más he visto de ligas poco potentes). Los que empiezan así acaban jugando mal (como por ejemplo el Fuenla de Fitch, Tomas y Batista). De Turquía vienen buenos jugadores, pero eran las estrellas en sus equipos, y como he dicho, aquí nadie puede ir de estrella a no ser que seas el Rudy Fernández del Joventut...

A mi el único que destaco de los mencionados es Elmer Bennett, respeto a los demás pero en general, prefiero la dinámica que seguimos llevando, no al base americano, que lo que falta son kilazos largos.
A nivel Europeo un tal David Rivers hizo sus cositas y tengo especial cariño por la figura de Delaney Rudd...

Precisamente en Valladolid están buscando un base americano, si como bien recuerda monra41
llega un Tony White bienvenido sea, excelente articulo y curiosas manias que tiene nuestra liga.

El gran Larry Wright que el solito le ganó la Copa Europa del 84 al Barça jugando con Banco di Roma. Darwin Cook del Scavolini Pesaro.