Anthony Davis, MVP entre ceja y ceja

  • La espectacular temporada de Anthony Davis, puesta patas arriba.

Damian Lillard fue quien se hizo con el premio en conmemoración al Rookie Of the Year de su promoción. Sin discusión alguna y total merecimiento. A su misma vez ocultaba la presencia de un jugador que este año está pidiendo a gritos su debido reconocimiento, y este no es otro que Anthony Davis. El pívot que recuerda al mismísimo Shaquille O'neal en su etapa pre-Lakers, no tuvo un tan buen primer año en la NBA, como si lo fue el último año que disputó en la liga universitaria. En consecuencia, esto provocó diversas cosas, y entre ellas, que se le llegara a olvidar, o sin ser tan drásticos, menospreciar, ignorar... Seré sincero, no encuentro la palabra exacta para definir el significado que quiero expresar sin ser tan apocalíptico. En definitiva, lo que venía a decir: no podemos decir que lo habíamos olvidado, pero lo dejamos de lado. Ahora que está siendo uno de los jugadores más influyentes de la Liga, no nos sorprende que lo sea. Esto sucede porque previamente, en su juego, relampagueaban destellos de su genialidad.

Si antes te hablaba de posibles consecuencias en cuanto a que Lillard brilló más que Davis en sendos primeros años, en breves lo desarrollo, pero anterior a esto quiero definir lo que, creo, es "uno de los jugadores más influyentes de la Liga". Entendiendo influyente como imprescindible. Aparte de Davis, para comprenderlo mejor, algunos de los imprescindibles en sus respectivos equipos, ahora mismo, son DeMarcus Cousins, John Wall y Stephen Curry (con todos mis respetos a Klay Thompson); el equipo, sin ellos no sería el mismo. Y se me podría contradecir diciendo que esto puede suceder en muchas otras ocasiones. Si prescindes de tu mejor jugador, el equipo irá peor. Eso es obvio y daría la razón a quien opinara así.

Asimismo, tendría contra argumentos. Como decía Groucho Marx, “si no te gustan mis razones, te doy otras”. ¿Cuáles son los equipos que más dependen de la aportación de un jugador? En este ranking, seguramente, aparecerían encabezando la lista gente del calibre de Kobe Bryant y LeBron James. Como ha sucedido con Kevin Durant, si se aparta a cualquiera de esos jugadores citados de la dinámica de su equipo, seguramente serían los que experimentarían una peor decaída. Se depende de ellos, pero en especial, hay un equipo que depende más que nadie de un jugador y este es New Orleans Pelicans.

¿Por qué no podría ser Anthony Davis el MVP de esta temporada? No está muy claro si el pívot de NOLA conseguirá clasificar a su equipo para Playoffs, y eso es algo que el unicejo tiene en contra en cuanto a la consecución de este galardón. Davis es, sin duda, ese pívot que faltaba a la Liga. Ese center que rompe con el dicho, que casi se usa como tópico: la figura del puro pívot está desapareciendo.

Las nuevas generaciones están demostrando que eso es mentira, ya que cada vez más los equipos acuden a jugadores con centímetros para fijar los cimientos de lo que puede ser un proyecto de futuro, o presente. El ejemplo está en Andre Drummond y Greg Monroe; Dwight Howard y Terrence Jones; Roy Hibbert, David West y Luís Scola; Pau Gasol, Taj Gibson y Joakim Noah; Marc Gasol y Zach Randolph; Brook Lopez, Mason Plumlee y Kevin Garnett; Andrew Bogut y David Lee; Tyson Chandler y Dirk Nowitzki etc. Más que nunca, Davis y Omer Asik. Y aunque a pesar de que alguno de los mencionados no tiene la calidad como interior, en comparación a algún antiguo pívot, de los de la época dorada de estos, me atrevo a decir: ¡el pívot ha vuelto! Y si alguien se queja, otra vez me avanzo, y a continuación, mi réplica.

No es necesario que un pívot se vaya a jugar en la línea de tres (con la excepción de uno o dos, pero en especial, con la excepción del gran Nowitzki). Mas teniendo en cuenta que, según Kareem Abdul-Jabbar, si los pívots se abren para ir a tirar desde el perímetro, están cometiendo memeces. Asimismo, se ha constatado que el pívot actual es más versátil que el antiguo. Sin embargo, esto provoca que quizás en facetas concretas no resulte tan efectivo como alguno de los pívots clásicos. Esto supongo que será cuestión de gustos, pero, funcionalmente, prefiero tener un Smartphone, antes que ese antiguo teléfono que sólo llamaba. Quizás mejor que los actuales. Pero no me cambies el de ahora por el de antes. Las cosas cambian, casi siempre para mejor. Pero no nos alejemos más del tema.

Si quieres meter un triple, y eres pívot, o lo metes de gancho, o no hace falta ni que lo intentes. Pero volviendo a la versatilidad, me pregunto por qué la polivalencia es algo de lo más criticado. El juego, como todo, evoluciona. Y los jugadores actuales, si no evolucionan a pasos agigantados, se estancan. Si no, respóndeme tú mismo porqué te estás leyendo este texto desde tu tablet, tu Mac, o cualquiera que sea la maquinita con la que consumes estas líneas. La respuesta es porque este artículo no se ha ni impreso, y el motivo de ello es porque todo avanza, todo evoluciona. Y como todo evoluciona, el juego y sus jugadores también. Entonces, ahora tampoco hay un base puro. Porque, los de ahora, la machacan, y porque anotan más que crean juego. A favor o en contra de esto, ya es la propia decisión de cada uno, pero esto es lo que ocurre.

En suma, y volviendo a la temática principal, Anthony Davis es uno de los jugadores más versátiles de esta Liga. No es que sólo sea capaz de aportar en muchas facetas de juego tangibles, como son puntos, rebotes, asistencias, robos, tapones, etc. si no que además está entre los cinco máximos anotadores, reboteadores, recuperadores y taponadores (encabezando las clasificaciones de rebotes y tapones). Por lo contrario está en un equipo que este año, a priori, no tiene posibilidad de anillo. Como muy bien decía  mi buen amigo Roc Solà, “no existe lo intangible. En todo caso, sólo existe sino se encuentra la estadística que refleje mejor el valor que se quiera registrar”. En palabras más sencillas, todo es tangible, pero hay valores más difíciles de calcular o registrar, para imprimir con exactitud un valor que se quiera apreciar. Es decir, por ahora, es tangible todo aquello que podemos medir. Y todo aquello que no podemos, es intangible. Según Solà, es tangible todo aquello que podemos medir, y para todo aquello que no se puede (o no se hace), hay que encontrar la fórmula adecuada.

Uno de estos valores es el PER, que mide la efectividad de cada jugador, y obviamente es un concepto moderno. Sin embargo, se ha calculado el valor PER de la carrera de jugadores históricos del nivel de Wilt Chamberlain, y se ha hecho una clasificación con los jugadores que tienen un PER más elevado de la historia. Entre otros, los que lideran esta clasificación son el mismo Chamberlain y Michael Jordan. En su caso, el PER es de toda su carrera, y si los comparamos con el de este año de Davis, el jugador de los Pelicans, destaca sobresalientemente. Por lo contrario, me parece absurdo que comparemos un jugador en activo con uno retirado.

anthony davis

Anthony Davis está llevando a cabo una temporada fenomenal. En el momento de escribir estas líneas, todavía no ha ganado ningún premio como Player Of the Week, sin embargo, se habla aquí de él como hipotético MVP. El altibajo de los jugadores a lo largo de las semanas es innegable. Por eso, por ejemplo, en una semana LeBron James es capaz de promediar 18 puntos y 7 asistencias, y en otra 25,7 Pts y 8,7 Asts. Dudo que sea por el hecho de lanzar polvos talcos al aire, pero él sabrá. Hincando en lo del mejor jugador de la semana, es necesario comentar ciertos matices. Si leemos el documento oficial que publica NBA.com cada semana argumentando el porqué, de los jugadores premiados, el primer dato que se nos presenta es el balance del equipo en el que juega el hombre premiado. Normalmente acostumbra a ser un 3-0 o 4-0, si apuramos, 2-1 o 3-1.

Creo que sabiendo esto ya no haría falta acabarlo de explicar, pero ya que lo he empezado lo acabo. Si en la brevedad de una semana (3 o 4 partidos) se valora el balance del equipo en primera instancia, y posteriormente las hazañas logradas del protagonista, a lo largo de una temporada (82 partidos)… ¿De veras es tan importante el maldito balance para determinar a un MVP? Sí, lo es. Lo comprendo. Si un jugador, por bueno que sea, no es capaz de hacer que su equipo venza, eso significa que no es tan bueno como este mismo manifiesta siempre que juega. ¡Mentira!

Imagínate un Genio Maligno del baloncesto (por ponerle un nombre a un hipotético ente más bueno incluso que Michael Jordan), que juega en un equipo del nivel de los Charlotte Bobcats el año de las 7 victorias. Sígueme el juego, ¿de acuerdo? Este Genio Maligno lo han fichado, por suerte, para resolver el desastre de la temporada pasada. Con este conjunto consigue llegar a las finales de la NBA. Durante los Playoffs, le dieron el MVP de la temporada porque el balance que han hecho ha sido bueno. Sin embargo, está rodeado de jugadores tan malos como si a mí mismo me hicieran jugar. El equipo del Genio Maligno se enfrenta a San Antonio Spurs en las finales de la NBA y las pierde. Sin duda, el Genio Maligno ha sido el mejor jugador con diferencia, pero no ha ganado las finales, por lo tanto se le da el premio a MVP de las Finales a un jugador de los Spurs.

Aún así, al Genio Maligno se le valora la temporada. Es un jugador como el que jamás se ha visto. Los Spurs (después de 20 años seguidos ganando el campeonato desde el 2014) casi pierden contra el equipo del Genio Maligno a pesar de que esté repleto de paquetes. Él solito ha conseguido llegar a las Finales de la NBA (algo parecido a lo que hizo Tony Parker en el último europeo con Francia, a pesar de que esos ganaran el campeonato y Parker el MVP). Él solito, casi hace perder a los Spurs, pero al no vencer el campeonato no se merece ser el MVP de las Finales aunque tenga mejores estadísticas que ningún contrincante.  Punto y final de la historia.

Habiendo exagerado mucho para hacerlo más evidente, ¿en serio debemos llegar a estos extremos para reconocer que Anthony Davis está entre los mejores del campeonato? El Genio Maligno sigue siendo mejor que Davis, y aunque el caso de este ser imaginativo es mucho más fantasioso, para ver claro como interpreto la posición de Davis, considero que no le darán a él, el título de mejor jugador del año. Para llegar a ser el MVP en la NBA, hay una serie de barreras invisibles que se deben superar, y una de ellas es, por ejemplo, estar en el Top 5 de venta de camisetas o en un equipo que por lo menos llega a finales de conferencia. Mientras tanto, yo le aconsejaría a Anthony Davis que no tenga entre ceja y ceja ganar este año el MVP, a pesar de que abriría una botella de champán si se lo dieran.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 4 meses
#contenidos: 
108
#Comentarios: 
374
Total lecturas: 
362,846

Comentarios

No pasa nada ;). De todos modos, no entiendo muy bien el binomio de interiores que citas por equipo. Veo la idea que son las parejas de baile de los respectivos equipos, pero no necesariamente son sus piedras angulares. Por ejemplo, el mismo Terrence Jones: esta temporada ha explotado con respecto la anterior, pero jugadores como Monroe o Scola no tienen tanta incidencia este año (cada uno por sus motivos, sea dicho). Y en el caso de Davis (de acuerdo contigo que no aspira al MVP si ni siquiera los Pelicans se clasifican para PO), tiene a Omer Asik (que le hace el trabajo sucio en ataque para que brille) y a Ryan Anderson (que genera espacios para que, de nuevo, Davis tenga más pista). De todos modos, lamentablemente, la única manera de ver el impacto del jugador en el equipo es una lesión de dos semanas y observar el balance del conjunto sin él. De momento, a los Kings sin Cousins tan mal no les ha ido...

Espero que estuvieses borracho cuando escribiste esto. No se me ocurre otra explicacion para semejante mierda.

Con todos mis respetos el articulo es malisimo, repasalo porque tienes unos fallos terrorificos.