Los Celtics ganan a los Wizards y vuelven a la Final del Este

  • La madrugada del miércoles a las 2:30h española será el primer partido de la Final del Este

LA CRÓNICA

BOSTON CELTICS 115 - 105 WASHINGTON WIZARDS: 

Boston Celtics se enfrentará a Cleveland Cavaliers en la final de la Conferencia Este tras ganar a Washington Wizards en el TD Garden. Los de Stevens, con una gran segunda parte, certificaron su pase a la final del Este, un sitio que no pisaban desde 2012, cuando los Miami Heat de LeBron les apearon del camino al anillo. Precisamente, contra LeBron James, pero con el factor cancha a favor, los orgullosos verdes lucharán por acabar con el reinado de los Cavaliers y llegar a la Final de la NBA. 

El partido empezó con un buen parcial de Boston, al que rápido respondió Washington Wizards. Ambos equipos sabían lo que había en juego, y aunque cuajaron ambos un buen cuarto en cuanto a anotación, el miedo y el respeto se intuía en el partido. Aún así, los Celtics, alentados por su público, se llevó el primer parcial. Mucho highlight, ritmo alto e intercambio de golpes era el menú del partido. Sin embargo, eran los locales los que más metidos en el partido parecían.  Algo que cambiaría en el segundo cuarto. Los visitantes encontraron su ritmo, su juego rápido y vertiginoso. De la mano de John Wall (18 puntos y 11 asistencias) y Bradley Beal (38 puntos) los Wizards corrían al ataque tras defender más duro que en el primer cuarto y cortas las líneas de pase de unos Celtics que a pesar de olvidarse de rebotear en ataque para parar las transiciones ofensivas de los visitantes, permitieron diez puntos al contrataque de los Wizards. Podía haber sido de otra forma, pues los Celtics tuvieron momentos para estirar la diferencia en el marcador, pero nunca fue así, y los de la capital se marchaban mandando al descanso tras anotar 32 puntos en el segundo cuarto. La falta de acierto desde el triple, y la falta de respuestas convincentes al juego de Wall-Beal-Porter-Morris (50 puntos al descanso), evidencia algún problema que otro en los locales. (55-53). 

Y la segunda parte comenzó de la misma manera. Los Wizards se sentían muy cómodos y los Celtics empazaban a tener desajustes en defensa. Algo que corrigió Stevens con la entrada del rookie Jaylen Brown. Precisamente fue él quien volvió a meter en el partido a los Celtics cuando los Wizards amagaban con la escapada. Desde la intensidad defensiva y con un par de acciones positivas en ataque, los de Boston empataron el partido. Aún dio tiempo para un intercambio de canastas entre Bradley Beal e Isaiah Thomas (29 puntos y 12 asistencias). El arreón final de los Celtics (13-3), mejorando en el rebote ofensivo y con acierto desde el exterior, les daba la victoria parcial al arranque del cuarto decisivo. 79-85. Un arreón que espoleó al TD Garden y que provocó el magnífico inicio de los Celtics en el último cuarto. Los triples entraban y el banquillo de los Wizards no encontraban la forma de encontrar el aro rival (tan sólo anotaron cinco puntos en todo el encuentro). La diferencia se iba a más de diez puntos por primera vez en todo el partido (94-81). Volvieron los titulares a cancha en los capitalinos, y de con John Wall a la dirección, contestaron con un 0-7 de parcial. Los ataques costaban más, las defensas apretaban y mientras Beal sostenía a los Wizards, apareció Kelly Olynyk (26) para los Celtics. Desde el parcial de Washington fue el encargado de anotar diez puntos, de los dieciséis de su equipo (100-110). Quedaban dos minutos, y la sensación era de absoluto cansancio en los Wizards. La falta de puntos del banquillo obligó a Scott Brooks a forzar en exceso a sus titulares, que llegaron ahogados a los minutos decisivos. Todo lo contrario que Boston, que certificó su pase a la Final de Conferencia con un robo de balón entre Crowder y Bradley que terminó en canasta. Al final, 115-105.

EL MVP: Kelly Olynyk (Boston)

Protagonista de la serie por su bronca con Oubre Jr, se erigió en la sorpresa del partido por su sensacional último cuarto (14 puntos). Cuando más quemaba la pelota, y la defensa de Wizards más se centró en Isaiah Thomas, que hizo un auténtico partidazo, el alero canadiense sacó su mejor repertorío y guió a los Celtics a la victoria. Fue el factor clave para que los de Stevens se llevaran el partido sin sufrir. 

LOS DATOS DE LA NOCHE: 

- Los 38 de Bradley Beal son su mejor marca de carrera en Playoffs. Se queda a un punto de igualar la mejor marca de la franquicia en un Game 7.

- Los Celtics están 22-8 en séptimos partidos a lo largo de la historia, el mayor número de victorias en la historia de la NBA.

- La última vez que Boston llegó a la Final del Este fue en 2012 y les eliminó LeBron James. 

- Los titulares de los Wizards anotaron 100 de los 105 puntos de su equipo. 

- Las 12 asistencias de Thomas son su mejor marca en POs.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 4 meses
#Contenidos: 
64
#Comentarios: 
211
Total lecturas: 
128,920

Comentarios

"La última vez que Boston llegó a la Final del Este fue en 2012 y les eliminó LeBron James".

No exactamente, fueron los Miami Heat, afortunadamente el baloncesto sigue siendo un deporte de equipo.

En una eliminatoria tan igualada como ésta las diferencias siempre las marca el equipo que es capaz de implicar un mayor número de "actores secundarios", anoche Olynyk entró en trance (cosa que absolutamente nadie era capaz de imaginarse), y reventó el partido el solo. Un séptimo decidido por Olynyk, anoche me froté muchas veces los ojos... pero era real, Kelly rompió la igualdad y dio el pase a los verdes.

No he visto mucho a Boston este año, y me ha sorprendido mucho su dominio del tempo, con un Thomas repartiendo protagonismo a todos sus compis, pero asumiendo canastas en finales apurados de posesión. No le tenía entre mis favoritos al pequeño base, pero me encantó de principio a fin su lección de paciencia y seguridad abrumadoras en ataque.
Hasta Wall se quedó absorto y bloqueado, cosa que no esperaba, aunque Bradley en defensa estuvo sublime sobre él.
Horford muy bien en el 3er cuarto buscandose con Thomas. Olynyk con una concetración y confianza envidiables. Smart en la intendencia impecable... el despegue definitivo fue con tres pequeños en pista Thomas, Bradley y Smart.
Go Celtics, go. Son un gran bloque y Stevens dió una lección de estrategia digna de un campeón

Sin haber visto aún el séptimo apuesto a que la que apuntas ha sido la diferencia entre "aisea" y el "muro". No suele dar tantas asistencias como hoy, aunque en el Game 5 las pocas que dio -que parecieron más- llegaron cuando más quemaba el sol y en salto -eso que dicen está prohibido- dejando solo y a placer al dinamitero exterior de turno. También apuesto a que Beal se dejó los cuernos atrás mientras Wall metía la mano de cuando en vez - a lo Ricky - a ver si pescaba algo. Y apuesto a que Horford volvió a pasearse por la zona - ¡sí por la zona ! - ante el que según los "expertos" era al inicio de la temporada uno de los mejores juegos interiores de la liga (junto al de Pacers, sic).

Lastima lo de Oubree la que lió después del upgrade en play offs mostrado, reactivando de paso a su tocayo, ese que se mueve como un pato pero efectivo un rato.

Tahur y poeta Uriz, diste en el clavo. Ahora, esperar mayor pragonismo de Crowder vs Lebron, y Stevens a lucirse en la pizarra. Biorritmos prestos para verlo en directo

Los Celtics tienen algo que deberán exprimir al máximo si quieren hacer frente a los Cavs, y es una rotación muy larga que les permite mantener el nivel ofensivo y defensivo todo el partido.
Tendrán que poner al TD Garden al rojo vivo para que los Cavs sientan su presión, y luego castigar y castigar y castigar la defensa de Irving, para mí un Irving cansado es lo que puede desequilibrar la balanza en finales de partido, igual que le ha pasado a Wall, me parece el menos preparado físicamente, él y Deron Williams.

100 puntos de 105, menudo dato más devastador. Al menos los Wizards tienen fácil el análisis para mejorar. Tienen que conseguir fondo de armario si o si, si quieren dar un paso más.

Lo tienen, de hecho el escalón subido desde el all star ha sido precisamente eso, la incorporación de Bogdanovic, dando minutos de cálidad y asumiendo responsabilidad cuando los titulares descansan. El problema está en que el señor del banquillo ha hecho exactamente lo mismo que hizo en su día en Oklahoma, rotación mínima, banquillo infrautilizado y exprimir a los titulares hasta la extenuación, y Wall no es Westbrook físicamente hablando.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar