Memphis sueña con unas Finales del Oeste. Sus vacaciones tendrán que esperar... como las de Doc Rivers

  • Los Grizzlies forzaron el séptimo partido contra Oklahoma. Los zarpazos de Zach Randolph hacen a Memphis creer en los imposibles

Habrá séptimo partido. Si algo se han merecido los Grizzlies en estos playoffs, como poco, ha sido tener una oportunidad para asaltar las Finales de Conferencia (95-83). En la postemporada del cambio de las sorpresas, del cambio de ciclo, ellos se han ganado su cuota de protagonismo. Mayo es el mes de los jóvenes, de las revoluciones, y como detalle Memphis y Oklahoma City Thunder nos regalarán el próximo domingo el primer séptimo partido de lo que llevamos en esta carrera por el título.

Lo mejor que le pudo ocurrir a unos Grizzlies que estaban obligados a ganar era jugarse esa responsabilidad en casa, frente a esos mismos aficionados que agotaron las entradas para este sexto partido en apenas 5 minutos. Tal ha sido la metamorfosis de Memphis que se ha convertido en un equipo casi inabordable en casa. De los seis partidos que ha disputado hasta el momento como local, sólo ha caído en uno y fue después de tres prórrogas. Aquel pánico a los playoff ha desaparecido gracias a una magnífica defensa y un enorme espíritu de lucha. ¿Quién pensó alguna vez que Zach Randolph sería el líder de un equipo así?

Una vez más, y empiezan a ser difíciles de contar a este paso, Z-Bo sacó a pasear toda la calidad que guardaen su mano izquierda. Siniestra, nunca mejor dicho para las intenciones de los Thunder. Durante los tres primeros cuartos navegó con el piloto automático, pero fue llegar el momento caliente, cuando los Grizzlies se enfrentaban por primera vez cara a cara con la eliminación en los Playoffs, cuando inició el despegue. No pidió nunca el balón porque no hizo falta: todos saben a quién deben acudir.

Más cuando es Nick Collison quien tiene que frenarle, aunque no hubo variante que no intentara sin éxito Scott Brooks. Randolph entró a 9 minutos para el final y en ese corto espacio de tiempo firmó 12 puntos y 6 rebotes (acabó con 30-13). La variedad cromática fue inagotable. Metiendo a Ibaka debajo del aro a base de embestidas con el trasero; desde media distancia con la manaza de Kendrick Perkins delante; apartando con el hombro derecho al pegajoso Collison para anotar con un gancho de izquierdas. Se puede decir que fue el caudillo que no tuvieron los Thunder.

Volvimos a asistir a un show de Russell Westbrook en los minutos finales, aunque salió cruz. Sin embargo, no deben cargarse sobre él todas las culpas. Nadie debe tener dudas sobre a quién deben llegar los balones en los momentos finales, pero por una vez las culpas no deben recaer sobre el producto de UCLA. El “culpable” fue la defensa de Memphis. A falta de 15 minutos, Kevin Durant presentaba un 2 de 8 en tiros. De ahí hasta el pitido final, sumó un 1 de 6. Un 0 de 4 en el último periodo. Tony Allen, Battier y Young hicieron un gran trabajo sobre el mejor anotador de la liga, que apenas tocó balón y cuando lo hizo rara vez fue en buena posición. Otro dato: Sólo 5 tiros fueron dentro de la línea de 3 puntos.

Le salió bien por tanto la apuesta a Lionel Hollins, que arriesgó desde el inicio metiendo a OJ Mayo como titular y dejando que Tony Allen se emparejara con Durant. Los Grizzlies salieron mordiendo, pero Westbrook se hizo con el mando a base de penetraciones imparables. Ni Conley ni Mayo podían aguantar enfrente y la salida de Harden desde el banquillo parecía poner la puntilla: dos triples suyos colocaron un peligrosísimo +13 (52-39) en el marcador. Peligroso el resultado y peligrosas las sensaciones, que mejoraron tímidamente con un triple de Battier sobre la bocina.

La timidez se esfumó en la reanudación. Memphis sacó su mejor defensa y secó a los Thunder, que vieron cómo un parcial de 11-2 hacía que el partido comenzara de nuevo. A la misma velocidad que subía un equipo se caía el otro. Oklahoma pasó de anotar 31 puntos en el segundo cuarto a anotar sólo 21 en los 19 minutos siguientes. Marc Gasol, de nuevo gigantesco en la pintura, fue clave en ese frenazo.

Y desde ahí se sumaron todos. Conley, Mayo, Arthur y cualquier actor secundario se sumó a una reacción en tromba que culminó Zach Randolph con la misma sangre fría con la que ejecutó a los Spurs. El domingo tocará un séptimo partido que, de entrada, sobrepasa la juventud de estos dos equipos. Los Thunder están obligados a ganar. Los Grizzlies hace tiempo que disfrutan sin obligaciones.

Nadie quiere irse de vacaciones. Ni siquiera Doc Rivers, que llevaba un año pidiéndolas. El entrenador de los Celtics avisó hace mucho tiempo que quería tomarse un año sabático (coincidiendo, casualmente, con la puerta que se le cerraba a su equipo). Pero llegó Danny Ainge, chequera mediante, y despejó las dudas: el técnico cobrará 35 millones de dólares por las 5 próximas temporadas, en las que deberá afrontar el difícil exilio de su equipo desde el grupo de los candidatos al anillo.
 

Sobre el autor

Antiguedad: 
6 años 8 meses
#Contenidos: 
45
Visitas: 
243,410
Comentarios: 
436

Comentarios

Pelli: Pierce no es exactamente un gordito y de joven era de la "división 305", es la edad lo que le está afectando. Howard y talento como que son dos conceptos que chirrían si se asocian!!

lo de estos grizzlies tiene mucho mérito, son los más peleones de todos y la gente está con ellos, ojalá que pasen esta eliminatoria y que ganen ya de paso la NBA, sería una auténtica bomba

Creo que es el séptimo partido más merecido para el equipo teóricamente inferior que he visto nunca. Nose si ganarán o no, pero de lo que estoy seguro es de que son un equipo que cada año va a dar más miedo al llegar los PlayOff. Magistral Hollins.

Lo de éstos tios es increíble, con qué espíritu juegan cada partido y luchan cada bola. Sobretodo hay que recordar que juegan sin Rudy Gay, que es el mejor anotador que tienen y la supuesta "estrella".

Que rendimiento el de los Grizzlies. Aunque me temo que si Durantula está fino en el 7º se acabó. Para el recuerdo el clinic de recursos ofensivos de Randolph, da gusto ver un tipo así jugando con clase. Como me gustaría ver al amigo Zacarías en la final contra Christopher, ya veríamos quién es el crack. ¿Quién es Rudy Gay, por cierto? Me suena de algo...

Desde luego Memphis despues de estos playoff que se estan cascando van a ganar muchos seguidores, todos tenemos debilidad por el patito feo, aunque poco tenga como tal, desde luego da gustos verlos jugar y es lo mas parecido a un equipo europeo jugando que hay en la NBA. Suerte para el septimo partido.

en esta segundo ronda OJ Mayo esta actundo con la inteligencia que se le presuponia después del año "rookie". Que buena pinta tienen los grizzlies; si Haddadi aportara algo para 15-18 minutos... serian increibles!!! Los Thunder me encantan, pero creo que voy con los grizzlies!!! que emoción!!

El principal problema se lo encontrarán en verano, porque con las renovaciones hechas seguramente no tendrán suficiente margen para renovar a Marc. ¿Lo dejarán escapar? ¿Optarán por un trade para hacerle hueco a su renovación? Obviamente es imposible saberlo, pero si quieren seguir con éste modelo puede que tengan que ir en la segunda dirección. Si traspasan (por ejemplo) a Rudy Gay (15M) y reciben a un pivot fuerte para la segunda unidad que cobre poco (Evans, Ryan Hollins, McGee...) tendrían suficiente espacio salarial para renovar tanto a Marc como a Battier (para mi el alma de la franquicia).

Z-Bo dijo cuando renovó hace pocas semanas que le prometieron que iban a renovar a Marc. El problema es que nadie va a querer el contrato de Gay.

No me refería a él como una carga, puede que me haya explicado mal. Si pudiera me quedaría con Marc, Randolph, Gay, Conley y el resto del equipo, puesto que tienen mucho futuro. Si consiguen renovar a Marc y a Battier serán muy dufíciles de batir, con Conley manejando, Gay y Randolph anotando y con una segunda unidad de las mejores de la liga (Mayo, Battier, Arthur, Henry, Vasquez...)

Que gordito con más clase!! Es un gustazo verle mover esos kilos con tanta soltura, es todo calidad. Y viendo el partido se me ha venido a la cabeza el que podría ser el quinteto de gorditos con más calidad de la liga: Deron Williams, Paul Pierce, Carmelo Anthony, Zach Randolph y DeMarcus Cousins; y enfrentandolos al equipo más fuerte y atlético: Derrick Rose, Dwayne Wade, Lebron James, Blake Griffin y Dwight Howard. Talento vs. Talento, pero a los segundos les gusta mucho más el gimnasio.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar