New York Knicks, año de transición hacia un futuro exitoso

El 2016 ha sido un año de luces y sombras para los New York Knicks, con un comienzo oscuro, pero con un final esperanzador lleno de destellos que auguran un futuro más que prometedor para la franquicia de la Gran Manzana.

Las sombras fueron protagonistas en la primera parte del 2016, terminando de manera aciaga una de las 15 peores temporadas de toda la historia de la franquicia aunque, eso sí, mejorando el lamentable papel de la 2014-2015.

Fueron tres los entrenadores que convivieron durante el año natural que ha terminado: Derek Fisher, de quien se pretendía que fuese la extensión de Phil Jackson en el banquillo a través de la puesta en práctica del triángulo ofensivo, Kurt Rambis, que hizo lo más difícil todavía empeorando los datos del ex base de Los Angeles Lakers al frente del equipo de la capital del mundo, y Jeff Hornacek, quien con sus métodos está demostrando el potencial real de un equipo que parecía avocado al fracaso con el sistema de juego que tantos éxitos dio a Tex Winter y Phil Jackson.

Los dos primeros convivieron en la aciaga temporada 15-16, siendo Fisher más protagonista por temas extradeportivos y líos con parejas de jugadores de la NBA, incluso algunos que se encontraban a sus órdenes, que por los resultados. De hecho, estos fueron malos, muy malos. Hace dos cursos, ya destacó por ser el entrenador que guiara a la franquicia de La Meca del baloncesto al peor récord de su extensa historia, y en el comienzo de 2016 fueron esos mismos resultados junto a la nefasta adaptación del equipo al triángulo ofensivo, los que le relegaron de su puesto en favor de Kurt Rambis, quien era entrenador asociado del propio Derek Fisher.

Aunque pareciera imposible, Rambis empeoró los números de Fisher de 2016 (8-13 del primero de récord por 9-19 del segundo), siendo incapaz al igual que su predecesor, de pulsar la tecla que hiciese funcionar al equipo de la Gran Manzana con el triángulo ofensivo, y zanjando una temporada para el olvido.

La nota positiva del año fue sin duda la irrupción del Ala-Pívot letón Kristaps Porzingis, quien a medida que avanzaban los partidos, se iba mostrando más solvente e importante en la NBA, lo que daba pie a ilusionarse con el gran futuro del jugador en la dinastía neoyorquina, pudiéndose convertir en la joya de la franquicia de la capital del mundo.

El gran punto de inflexión en el año de los Knicks llegó en verano, cuando harto de los malos resultados y del no funcionamiento del triángulo que tantos éxitos le dio, Phil Jackson decidió firmar a un entrenador con poca experiencia pero con aval suficiente tras su etapa en Phoenix Suns como Jeff Hornacek, quien renunciaría al estilo de juego creado por Tex Winter de la mano de un Rambis que sería, al igual que en su etapa con Fisher, el entrenador asociado.

Pese al aterrizaje del ex escolta de los Utah Jazz al banquillo, lo que emocionó realmente a todos los fans del equipo de New York fueron las llegadas de Derrick Rose, Joakim Noah, Brandon Jennings y Courtney Lee, así como la firma de los rookies Willy Hernangomez y Mindaugas Kuzminskas, con el consiguiente mantenimiento de la columna vertebral del equipo (la pareja formada Carmelo Anthony y Kristaps Porzingis). Abandonaban los Knicks Arron Afflalo, José Calderón Langston Galloway o Derrick Williams, entre otros, piezas más que sustituibles con todo lo fichado en verano.

El cambio del equipo y las sensaciones que deja una vez acabado el año son muy buenas, gracias, en parte, al liderazgo de Carmelo Anthony, al nuevo salto de calidad de Kristaps Porzingis tras su año de rookie, o las sensaciones de Derrick Rose tras no acabar de lograr su mejor nivel en Chicago después de todos los problemas de lesiones que ha tenido. A ellos se les une un buen acoplamiento y entendimiento de lo que Hornacek quiere para el equipo, y el buen trabajo de las nuevas piezas como Courtney Lee, Joakim Noah o Brandon Jennings, además del buen rendimiento de Kyle O’Quinn en su segunda temporada en los Knicks.

A pesar del 16-17 que atesora en su haber Hornacek al frente del equipo de La Gran Manzana, las sensaciones son muy diferentes a temporadas anteriores. Los Knicks terminan 2016 con un récord de 33-49 con mucho margen de mejora (sobre todo en el aspecto defensivo) y con serias aspiraciones de alcanzar unos Playoffs que están más cerca que nunca desde la llegada de Phil Jackson a los despachos, con la ilusión desbordada en Nueva York ante la posibilidad de colocar dos jugadores en el All Star Game y seguir progresando en la búsqueda de, al menos, dar en este primer año de transición, guerra en la postemporada a los mejores equipos de la Conferencia Este.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 8 meses
#contenidos: 
12
#Comentarios: 
47
Total lecturas: 
17,932

Comentarios

El problema que tienen los Knicks es el problema que se ha generado en la última década en la NBA, ya que se han configurado plantillas con nombres, en lugar de con jugadores. La NBA tiene más dificultad para mover piezas hasta conseguir la plantilla adecuada para un estilo de juego, todo tienen que hacerlo a medio plazo, y no todos los equipos pueden o quieren hacerlo, y New York ha seguido el ejemplo de equipos como Boston con el big three, como Miami, o como Lakers, intentando emular sus éxitos, pero ha obviado los fracasos de los Lakers de Malone y Payton, de Bryant y Howard, de los Rockets de Harden y Howard, o de los Nets rusos.
Ahora parece que se trata de hacer un equipo, habrá piezas que sobren, y otras que mejoren (como O'Quinn), y de la conjunción de piezas saldrá un equipo mejor o peor, pero al menos parecerá un equipo.
Ojalá lleguen a playoffs, y den guerra, yo sigo pensando que este equipo en playoff puede ser mucho más peligroso que en liga regular.

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que los Knicks (con la adquisición de Porzingis en el Draft) presentan otra cara para el futuro, pero el problema es que Carmelo nunca ha demostrado ser hombre franquicia de un equipo ganador (solo ha alcanzado una vez las finales de Conferencia con gente como Billups, Iverson, Kenyon Martin o JR Smith), y mientras siga en el equipo su salario y todo lo que acapara en la cancha limitará mucho a los Knicks.

Resumen de la historia de éxitos del triángulo ofensivo: Michael Jordan (y aquellos fantásticos Bulls) y Kobe Bryant (y aquellos extraordinarios Lakers). El famoso triángulo aplicado a los mediocres Knicks sin ningún jugador de nivel divino al frente es sinónimo de fracaso. Es un mal sistema que no funciona sin un mega jugador rodeado de excelentes escuderos, y punto. Y cualquier equipo de las características de los mencionados (por ejemplo, los Cavs con James al frente de hoy en día, o los Warriors con Durant al mando -más que Curry-), también funcionarían de maravilla con el triángulo ofensivo. Pero no el ICL Manresa. No hay que buscarle más pies al gato.
Hornacek ha hecho lo que cualquier ENTRENADOR haría: Buscar el mejor sistema para el equipo que tiene. Triángulo, redondo o cuadrado.