Ricky Rubio: El refugio de la esperanza

  • El trabajo y la confianza han devuelto al español a la primera plana. Ricky Rubio se ha encontrado a si mismo, el baloncesto está de enhorabuena

Ricky Rubio tuvo un brillante debut (NBA Media)
Ricky Rubio tuvo un brillante debut (NBA Media)
Rezaba Auguste Rodin, célebre escultor francés, referencial en el mundo del arte moderno, que trabajar no era suficiente. Que lo verdaderamente necesario era agotarse cada día con el trabajo. Agarrado de por vida a su obsesión, Rodin dinamitó lo tradicional para hacer emerger una nueva concepción de la escultura, su talento, su pasión. Defendía que la libertad del artista es primordial. Y la creatividad, la vía para expresar su autenticidad ante el mundo. Las cadenas, por tanto, no han de existir. Sólo son caprichosas pruebas del destino que anhelan oscurecer la luz del protagonista.

Recuperar la luz ha sido, precisamente, el gran propósito de Ricky Rubio. Ese genio precoz que aparentaba estar ahogado en su propio talento, atormentado por sus propias cadenas mentales, aquellas que le apartaban de su verdadera naturaleza.

Con ese deseo, el imberbe base que a los 21 años ya lo ganó todo en Europa, afronta la gran prueba de su fortaleza. Descubrise por completo, mostrar su auténtica esencia en Estados Unidos, la cima del mundo baloncestístico. Hacer del sueño una realidad y no tornarlo en pesadilla.

Desde que el joven de El Masnou fuese elegido en el Draft (quinta posición en 2009) ha acontecido mucho. Poco de ello deriva en sonrisa individual, crecimiento real de alguien, no olvidemos, en desarrollo. La mayor parte de la historia versa sobre el colectivo, éste sí intachable, alcanzando triunfo tras triunfo, arropado por unos compañeros de élite. Pero qué fue de aquella maravilla, se preguntaba medio mundo.

El trabajo, en el subconsciente

Después de trabajar este verano con Miquel Nolis, puliendo cualquier aspecto plausible de su juego, el pasado diez de octubre, Rubio rubricó por fin el 'sí quiero' al gran salto. Que en su caso se asemejaba más a un esperado reencuentro. Porque parecía tener claro el joven jugador que el plan en el continente americano era encontrarse con él mismo, antes de presentarse oficialmente ante el resto. En Los Angeles, al día siguiente, ya estaba trabajando. Reunido de nuevo con Jarinn Akana, el entrenador de tiro que le recomendó Dan Fegan, su agente estadounidense, el objetivo parecía claro. Derribar el creciente, y aparentemente inmenso, muro del lanzamiento. El tiro, sí, ese gran problema.

El internacional español mantiene una estrecha relación con el preparador hawaiano desde 2008. El trabajo con el lanzamiento, mecánica y repetición, es prioritario para un jugador que parecía realmente acobardado, estigmatizado por esa faceta. A su lado, un reputado experto en la materia. Akana, considerado como el mejor proyecto de jugador de Hawaii en su último año de instituto (1988), exhibió su armonía con el tiro como jugador en Brigham Young University-Hawaii y Hawaii, antes de dedicarse a la preparación y asesoramiento de jugadores y franquicias NBA, ya sea como técnico asistente NBA (Denver Nuggets y Milwaukee Bucks) o con tareas de reclutamiento y supervisión de talentos (Dallas Mavericks).

Él se encarga de aportar el método, servirle la forma y dejar volar a Rubio. A su disposición, un equipo dedicado en cuerpo y alma al entrenamiento del catalán. Sólo así podrán desaparecer las dudas, abrir paso a la sonrisa de un jugador que parece haber olvidado que su auténtico secreto reside en disfrutar. Alejado de los focos diarios, por cortesía del lockout, Rubio dedicó la totalidad de su tiempo a la preparación. Madrugón, desayuno y a la cancha. Doble sesión de tiro. Interminables rutinas de lanzamiento en estático, tras bote; de media distancia, de tres puntos; de ambos lados, de la zona central. No hay lugar de la cancha que no pise para lanzar. Especial énfasis en su lanzamiento tras bote, pues se espera que, teniendo mucho tiempo el balón en sus manos, sepa resolver situaciones de ese tipo. El tiro en estático, por tanto, adquiere menor relevancia dentro del programa.

Además, trabajo físico. Potencia, fuerza y explosividad en grandes dosis. Cuando la competición se reanudase, la exigencia para el cuerpo sería brutal y Rubio debía estar listo. Por la tarde, era turno del trabajo colectivo. Un poco de acción para que el cachorro mostrase sus avances. En la pista coincidía con multitud de jugadores NBA que pisan California con el fin de no olvidar a qué se dedican. Kevin Garnett, Paul Pierce, Shawn Marion, Tyson Chandler, Nick Young, Taj Gibson o Enes Kanter eran sólo algunos de ellos. Puro aroma a NBA, claro.

También se dejaban ver futuros compañeros de equipo como Michael Beasley, Derrick Williams, Wesley Johnson o Anthony Randolph. Además de Kevin Love, líder de la franquicia y único de entre todos ellos con el que mantenía ciertos lazos fuera del pabellón.

 

Ricky Rubio (Foto: Twitter personal del jugador).
Ricky Rubio (Foto: Twitter personal del jugador).
Recuperar la confianza: el reto de desbloquear la mente

Rubio concluía cada jornada extenuado, guardando reposo para al día siguiente volver a empezar. El intensivo trabajo técnico debía continuar. Sin embargo, el reto de la prueba mental aún se atisbaba en el horizonte. Sólo Rick Adelman, ya su técnico en Minnesota, podría ayudarle a descifrar la combinación de su agobio interno. Comprobar si un sistema volvería a engullir de nuevo a Ricky Rubio, a encadenarlo; o por el contrario el joven sería capaz de asestar el golpe sobre la mesa, convirtiéndose en parte, más o menos relevante, de ese sistema. Generar y no quedar sepultado.

Y es que el tiro no parecía el único problema, aunque quizás resultase el más visible. Aquel chico prodigio perdió frescura, dinamismo, en Barcelona, acabó siendo esclavo de sus carencias y casi desconocido de sus virtudes. Se hizo común, por momentos incluso vulgar. En contados momentos pudo ser él. Un atentado al talento que guardaba.

La idea del joven de dar el salto no respondía únicamente al guión, era verdaderamente una necesidad profesional. Una especie de búsqueda de la liberación, del camino. Porque en Los Angeles antes, y en Minnesota ahora, Ricky Rubio no sólo buscaba un tiro fiable, sino algo mucho más importante. Trata de encontrarse a si mismo. Sólo entonces sería capaz de volver a mostrar el enorme brillo que guardaba y llevarlo a su máxima expresión.

Una palabra: impacto. Las expectativas se disparan

Apenas un puñado de partidos han bastado. Ricky Rubio ha vuelto. Seguro de si mismo, notándose importante, con capacidad de mando y libertad, sin reprimir o directamente esconder su tiro. Y, lo más importante, ejerciendo una influencia en el juego impropia para un jugador que disputa sus primeros minutos en la competición más prestigiosa y exigente del planeta. Más allá de las estadísticas, el español transmite la sensación de que algo enorme puede estar naciendo. Adiós cadenas, hola libertad.

Siempre saliendo desde el banquillo. Siempre cambiando el encuentro. Su inteligencia en cancha sorprende, no parece ser un novato, no juega como tal y altera los partidos siempre que está en cancha. Es capaz de encontrar con precisión a cualquier compañero abierto, lee el ataque y genera opciones sin parar. Pases sin mirar a una mano, picados, asistencia por aquí, alley-oop por allá; Ricky sonríe, vuelve a divertirse jugando. Y en Minnesota se vuelven locos, claro. Poco, muy poco, tarda en hacerse con la grada, ávida de emociones. El español es buen reclamo. Es efectista y efectivo, así que no tardan en subir las temperaturas en la ciudad, Rubio lo está incendiando todo.

Los Wolves, además, pelean sus partidos ante rivales de entidad. Todos se resuelven al final. Y todos tienen algo en común. Ricky Rubio ha jugado todos los minutos de los últimos cuartos. En todos ellos, influyendo. Nadie se acuerda de los problemas con el tiro metiendo un triple en la cara de LeBron James o Lamar Odom, cuando el balón quema. Tutean a Thunder y Heat, vencen a Mavericks. La confianza hace de Ricky un gigante. Un coloso de apenas 21 años.

En dos de los primeros cuatro partidos disputados, el catalán consigue la 'Jugada del Día'. Aquel español del que todos hablaban hace años ya es real. Y sabe jugar, vaya si sabe. Técnicos y jugadores rivales le avalan. Los analistas, quedan impresionados.

Tácticamente: Qué, cómo y por qué

Adelman, receloso de los focos, decide que Rubio salga como suplente. Cuanta menos presión para el novato, mejor. "Tiene demasiada, aunque la asume con naturalidad", reseña. El español comanda la segunda unidad, con jugadores como Anthony Tolliver, Derrick Williams o Anthony Randolph. La misión, producir juego para ellos, hacerles ganar confianza y que sumen desde el banco.

No tarda Rubio en conectar con el también rookie Derrick Williams, eficiente en juego en transición, explosivo y de cara al aro. También lo hace con Tolliver, al que siempre encuentra abierto en el lado débil para el lanzamiento exterior tras pick&roll; y con Randolph, con poderío aéreo y cualidades técnicas de sobra. Prácticamente tantas como desidia, por otra parte.

Algo menos de feeling existe, sobre la cancha, con JJ Barea. El puertorriqueño demanda mucho balón, se genera sus propias canastas y altera el equilibrio de Rubio, abocado muchas veces a la esquina, y sin balón. Ahí la influencia del español desciende notablemente. El protagonismo de Barea produce un descenso de la influencia de Ricky. En cierto modo, se solapan. Los dos demandan balón y, aunque ambos producen, se limitan mutuamente. Además, defensivamente, pese a ser inteligentes, generan desajustes por su escasa estatura y peso.

Cuando Rubio coincide, fundamentalmente, con Kevin Love, la cosa cambia. El tiempo se detiene y sólo hay focos para ellos. Su interpretación del pick&pop causa estragos. Rubio y Love se buscan y se encuentran. Y si no, con el espacio generado, ya se encarga el español de habilitar un tiro abierto de otro compañero. Jugar con alguien del talento de Love agrada a Rubio. Y viceversa, claro.

En la parcela defensiva, Adelman no quiere, de momento, a Rubio buscando el robo, atacando las líneas de pase. Ya habrá tiempo para ello. Entre él y Terry Porter (que será importante para la asimilación de conceptos del base de El Masnou), buscan corregir que Ricky pase cada bloqueo por detrás, que lo hace. El #9 de los Wolves es inteligente defendiendo pero débil físicamente. Le atacan, sobre todo al poste y tras pick&roll. Queda mucho trabajo por hacer pero lo más destacable, de momento, es que el jugador se centra en una defensa especulativa, alejado de su capacidad de provocar pérdidas en el rival.

Rubio está mostrando una capacidad de liderazgo interesante en el juego en estático, en el que desequilibra, pero donde de verdad explota sus virtudes es en transición. Realmente, Minnesota es un equipo hecho para correr. Con Rubio, aleros capaces de finalizar y un interior tan móvil como Kevin Love, los Wolves son potencialmente dinamita en transición. Ahora bien, en un equipo donde sólo Kevin Love asegura de verdad el rebote defensivo, correr no es tan posible como le gustaría a Adelman. El propósito es jugar rápido pero la realidad es que la actitud defensiva no es la adecuada para hacerlo. De nuevo, falta trabajo. Y madurez.

Chris Paul, Deron Williams, Derrick Rose o Rajon Rondo también fueron novatos...

El peso de Ricky Rubio en sus primeros partidos NBA verdaderamente llama la atención. No es común ver a un novato comportarse así, influir de forma tan marcada en el devenir de los encuentros. Ricky Rubio ha promediado 8.8 puntos (52% en tiros de campo, 50% en triples), 6.4 asistencias y 3.8 rebotes durante sus primeros cinco encuentros en la NBA, realizando su primer 'doble-doble' en su tercer partido y ejerciendo una influencia decisiva en el cuarto. Aunque, sin duda, han sido las magníficas sensaciones transmitidas las que mayor confianza han generado.

Por eso, echaremos la vista atrás, para recuperar los primeros partidos, las primeras sensaciones, de algunos de los grandes bases de los últimos años y de los llamados a serlo algún día. Así, comparándolo con los primeros pasos de la super élite en su puesto, podremos contextualizar algo mejor al español.

En el año 1994, un tal Jason Kidd, número dos del Draft, debutaba con los Dallas Mavericks. Ya durante sus primeros partidos demostró ante qué tipo de jugador estábamos. En sus primeros cinco partidos, promedió 10 puntos, 9 asistencias y 8 rebotes, y bordeó el triple doble en su primer partido como profesional (10 puntos, 11 asistencias y 9 rebotes). Impacto, sin duda, inmediato. Acabó siendo elegido 'Rookie del Año', junto a Grant Hill, con promedios de 11.7 puntos (38% en tiros de campo), 7.7 asistencias, 5.4 rebotes y 3.1 pérdidas.

Poco después llegó a la NBA otra leyenda desde el puesto de base. Steve Nash, procedente de Santa Clara, salió del prodigioso Draft de 1996. Sin embargo, el canadiense tuvo un papel testimonial en la temporada de su debut. Apenas 10 minutos por partido, con 3 puntos y 2 asistencias por noche. Pocos esperaban que se convirtiese después en un jugador tan determinante.

Casi una década después, el Draft de 2005 deparó dos bases llamados a marcar una época. Deron Williams (número tres, de Illinois) y Chris Paul (número cuatro, de Wake Forest) tuvieron galones de inmediato. El base de los Jazz registró, de media, 10 puntos y 3 asistencias en sus primeros cinco encuentros. No realizó su primer 'doble-doble' hasta el undécimo partido. Acabó promediando 11 puntos (42% en tiros) y 5 asistencias. Influencia tibia, potencial enorme.

Mayor fue el impacto de Chris Paul, que desde el principio exhibió muestras de su potencial. 15 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes en sus cinco primeros encuentros. Precisamente el quinto, ante Dallas, fue su primer gran encuentro en la Liga. Y en el sexto, ante los Heat, llegó su primer 'doble-doble'. Curiosamente, Rubio registró sus primeras dobles figuras en puntos y asistencias también ante Miami; y su primer gran encuentro, en cuanto a influencia, también fue ante los Mavs. ¿Caprichos del destino?

Un año más tarde, Rajon Rondo, hoy en día una de las grandes superestrellas en el puesto de base, llegó a la NBA. De inmensas cualidades para la defensa, el pase y los intangibles, pero tremendamente discutido en el tiro. ¿Les suena a alguien, verdad? Rondo tuvo un primer puramente de adaptación, en el que promedió 6 puntos, 4 asistencias y 4 rebotes en apenas 20 minutos, en unos Celtics que tuvieron el segundo peor registro de la Liga (al año siguiente llegarían Ray Allen y Kevin Garnett, y ganarían el campeonato).

En las tres últimas campañas, han debutado jugadores también llamados a dominar. En 2008, Derrick Rose irrumpía en los Bulls. Con muchísimos minutos desde el inicio, el jugador formado en Memphis no dejó lugar a la duda: sería una estrella. 18 puntos y 4 asistencias en sus primeros cinco encuentros. Acabaría metiendo a los Bulls en PlayOffs y siendo Rookie del Año, con unos registros de 17 puntos (47% en tiros), 6 asistencias, 4 rebotes y 2.5 pérdidas. Ese mismo año, también debutó Russell Westbrook, que tuvo un comienzo muy discreto pero acabó firmando un buen curso (15 puntos, 5 asistencias y 5 rebotes, aunque con un 40% en tiros).

Un año más tarde (2009), Brandon Jennings tuvo uno de los mejores inicios que se recuerdan para un base novato. El base de los Bucks demostró su talento para anotar y, en su séptimo encuentro en la NBA, se fue hasta los 55 puntos. En sus cinco primeros partidos promedió 18 puntos y 4 asistencias. A final de temporada, 15 puntos (37% en tiros), 6 asistencias y 2.4 pérdidas. Inicio descomunal para globalmente una temporada ilusionante, aunque con la sombra de su selección de tiro.

Por último, el pasado curso, el número uno del Draft fue a parar a un base, de nombre John Wall, que recaló en los Wizards. El jugador formado en Kentucky también tuvo un comienzo espectacular en la Liga. Rozó el 'triple-doble' en su tercer partido como profesional y lo consiguió en el sexto (19 puntos, 13 asistencias, 10 rebotes y 6 robos, ante Houston). Impacto inmediato para un prodigio al que los problemas físicos le nublaron la temporada. Aun así, acabó promediano 16 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes, aunque con 3.8 pérdidas, un 40% en tiros y los Wizards navegando a la deriva.

Ver cómo Rubio impacta y no desentona en comparaciones directas ante algunos de los más grandes y otros llamados a dominar el juego en el futuro desde el puesto de playmaker invita, desde luego, a la esperanza. Pero lo que sobre todo incita a hacerlo es ver al español recuperarse a si mismo. Reencontrarse con ese talento que asombró al mundo no hace tanto y comprobar cómo, con más experiencia y batallas detrás, el genio se encuentra en disposición de darse verdaderamente a conocer en el mejor escaparate del planeta. La temporada sólo acaba de comenzar pero el nombre de Ricky Rubio ya resuena en Estados Unidos. Show must go on, Ricky.
 

Sobre el autor

Antiguedad: 
6 años 9 meses
#contenidos: 
82
#Comentarios: 
1,980
Total lecturas: 
502,013

Comentarios

joer. crei que había acabado..sigue diciendo lindezas. Y no miento. Lo que digo es atn cierto como que mi nicke s aitken. si te da vergüenza saber que dices esas cosas, chico, no haberlas dicho. y ya paso. con quain me ocurre que en cuanto se menta a Cabezas...el no para de hacerlo..pues se enfada. tu te has puesto frenético por opinar yo que un bote entre las piernas de un jugador es un mal gesto. y ene sto gha derivado. me llamas de tod..aún no te llamado nada... lo único que hago es desmentir todas las ocurrencias que sueltas y casi ni salgo al pasod e tus insultos. habías dicho y yo me había alegrado, que ahí quedaba todo. vale..seguimos. pero yo si que lod ejo eh. opaso..pero que te quede claro..de mentir nada. Ojalá pudiese recordar la fecha..porque una de mis primeras lecturas en este foro fué precisamente ese comentario tuyo que me sorprendió y por eso lo recuerdo..Puedes seguir llamándome las lindezas que quieras.Pero con eso no cambias como son las cosas. Y yo si que corto y cierro el asunto este que francamente, ya huele. Y como creo que eres gallego, te lo digo en lengua vernácula.xa cheira. Ah , mira tu por donde..creo que ese primer post que te leí donde te despachabas como dije, fué en uno sobre una noticia del Ourense.Por eso tengo la idea de que eres gallego. a ver si te va viniendo la memoria. pero lo dicho..xa cheira dabondo o asunto este

Yo tampoco voy a seguir con esta perdida de tiempo. Pero lo que si que voy a mantener es que mientes. A mi no me vas a colgar el sambenito de que le dije a otro forero "no tienes ni idea", ni tu ni nadie. Estaria encantado de que quedara demostrado, pero como no puedes no lo haras. Y yo no te he faltado, solo describo tu comportamiento. Que siento vergüenza? de que? que suerte poder la mente de la gente...la inefabilidad solo le corresponde al papa (teoricamente). Que me he puesto frenetico? joder, no sabia que escribiendo un comentario se veia la cara de los foreros, debe ser que muy ordenador es una reliquia...mira, deja ya de juzgar a la gente y luego hacerte la victima. Yo si que paso de perder el tiempo con quien no lo merece

En fin... menos mal que esto es blog de baloncesto y esta una entrada subre Ricky Rubio.
Pues parece que mejora el chaval, 14 asistencias este domingo contra Washington. En el debe las 5 perdidas y el mal porcentaje en el t2, pero +29 con el en pista. Alegría alegría!!

A mi me sobra con lo que a ti te hace falta aitken; si pones una sobrada como lo de la quinta dimension no esperes que estemos los demas de palmeros para reir gracias. Gilipolleces como lo de barrio sesamo o el libro de los cojones de petete sobran, al igual que todos los comentarios de listillo resabiado. Y ya te dije que me merece muy poca consideracion la opinion de alguien que para definir a un jugador se basa en como le cae (!?). Por mi parte no tengo ningun interes ni ganas de cruzar ningun post mas contigo, que te aproveche tu sabia soledad

supersivi, no me peleo..ni entro aqui a pelear. claro que si me encuentro comentarios como este, que quieres que te diga, a veces entro al trapo. Sin ir más lejos, tu defendido me llama talibán por no gustarme una acción de un jugador..se llame como se llame . Y en cuanto a ti y tu comentario, llamarme abuelete y endilgarme poca educación, me demuestra la vigencia del dicho " por la boca muere el pez", besugos incluidos

Yo prefiero pagar, siempre y cuando el precio sea justo, y el league pass, me lo parece, pero los blackouts me tocan los *******, ¿porqué no voy a poder ver algo por lo que he pagado? y por eso digo lo del recurso de rojadirecta. No fomentemos la piratería.

Se puede ver la NBA por internet en rojadirecta.me en myp2p.eu y en tvgratis.tv donde selecionas para ver el canal nba o el TNT o espn

Buen artículo :) Ayer preferí ver a Calderón contra NYK que a Ricky, y me lo pasé bien. A ver esta noche que decido , pero viendo a Ricky a uno le llega ese aire a tocata a pilas, tortilla de patatas de unos jovenes Kings corriendo y disfrutando... ahí lo dejo

Aitken, estas faltando a la verdad porque yo eso no lo he dicho, a no ser que dijera "no tienes ni idea de quien soy para calificarme asi", cosa que te espeto a ti ahora. Y tu hablas de respeto?? el que dice a los demas de mirar barrio sesamo y petete...yo tampoco trago a los que sentencian como tu, que ademas mienten para desacreditar al resto. Ademas, las primeras veces que me fije en tu nick fue cuando te enzarzabas continuamente con quain para dejar por los suelos a cabezas; quiza la especie de cosa que dices que tienes se llame soberbia.

Ricky es un buen jugador pero se le esta vendiendo como si fuese Magic Jonhson, todavia tiene muchas carencias y queda por ver si consigue pulirlas,pero vamos que ni en el Barça era tan malo, ni ahora es el megacrack que nos quieren vender

El league pass es una pasada, me parece que esta es mi despedida de digital+, que me obliga a tener un paquete con un monton de morralla, cuando yo les he dicho que a mi me interesa la NBA, que solo quiero canal+ deportes. De todos modos joden mucho los blackouts, pero siempre nos quedara rojadirecta. Y sobre Ricky, ví el partido en directo y cuando el base titular esta tan destacado no hace falta que Ricky destaque, dentro de su discrección al menos fue siempre productivo con ninguna pérdida hasta que el equipo ya tenía cierta ventaja y solo un tiro fallado, pero en el ultimo cuarto llegaron esos dos intentos de triple, que ensuciaron su carta de tiro.

pues oye checho78..resulta que ocurrió tal y como yo pensaba. repasé los apuntes de barrio sésamo..ya sabes..cerca lejos, arriba abajo..en fin..ese tipo de cosas..y resulta que no soy yo el equivocado. Fíjate que cosas. Repasa el tema. ..si con barrio Sésamo no te llega siempre puedes ir al Libro Gordo de Petete. hay una tercera posibilididad..a ver que te parece..que veas las cosas tal y como son

¿Con cuanta gente te has peleado ya Aitken? Dices que eres un abuelete pero la educación no debe perderse nunca, que ninguno te debemos nada para que contestes así.

Los que esperan que Rubio acuda al All-Star senior no tienen los pies en la tierra. Por votos Paul y Bryant le superan ampliamente y los entrenadores fijo que no le escogen por delante de Nash, Parker, Westbrook, Miller, ... De todos modos su temporada está siendo magnífica y el Partido de los Novatos lo tiene asegurado y tiene bastantes opciones de optar al Novato del Año.

Voy a decir algo pero no quiero que ningun redactor de sb o algun forero se moleste: veo desde hace tiempo una corriente de favoritismo que no habia visto hacia ningun jugador, todo lo que hace parece que es maravilloso, que no yerra nunca...con esto no quiero decir que no lo este haciendo bien, ni que tenga un enorme talento natural, pero parece que algunos ya ven sus partidos con el babero puesto, mientras que hacia otros jugadores me parece (impresion personal) que no se ha dispensado el mismo trato ni atencion. Un saludo y a seguir disfrutando del gran arranque de ricky en la enbiei

Cierto, PELLI, ayer estuvo normalito, sin demasiados alardes. Pero no pasa nada, ya que Ridnour estuvo excelente y Adelman está gestionando a la perfección el reparto de minutos entre ellos dos y JJ Barea. Fue una pena que no le entrase un triple para acabar con 9 puntos y 4/8 en tiros de campo, pero lo importante es que volvió a jugar bastante y que estos Wolves siguen demostrando que van a dar bastante guerra, sobre todo si Kevin "MVP" Love sigue (que lo hará) a semejante nivel. Creo que Ricky está siendo muy inteligente, dejando que el juego fluya y llegue su momento sin necesidad de buscarlo con ansiedad y/o precipitación. Ayer no lució, pero volvió a colaborar (+1 con él en la cancha) en la victoria y puso su granito de arena, lo que le permite estar en el nº 2 de la lista de "rookies", sólo por detrás de Irving. Y el próximo partido, Wolves-Grizzlies en Minnesota

Bueno, eso de ver los partidos por internet en sitios no oficiales puede que se nos este acabando gracias a la ley Sinde, asi que disfrutar los partidos que podais antes de marzo.

amén. ah..y de recuerdo..tengo una especie de cos que ahace que veces me acuerde de detalles sin impotancia que el tiempo sin embargo no borra. Uno de los muchos recuerdos de este tipo que tengo es eld e la primera vez que lei tu nick..intervine porque me fijé que le decías a alguien que no tenía ni idea por opinar de forma distinta a ti. Y esa es otra de esas cosas que no trago. Despachar con un No tienes ni idea..sobre todo cuando dejas en evidencia que es más probable que sea a ti a quien ocurra eso..y con muy poquito respeto pro los demás. pero lo dicho, amén a tus deseos. a
ver si es verdad