Solapas principales

Antonio Díaz Miguel: El mito del baloncesto español, un adelantado a su época

No podía abrir este serial sobre entrenadores de baloncesto si no hablaba de Él, del visionario de nuestro baloncesto. El mejor seleccionador español que hemos tenido hasta el momento. Porque si no hubiera sido gracias a Antonio muchos no hubieramos conocido este deporte como tal. Innovación sería una de las palabras que definen a este genio e impulsor del baloncesto en España. Era un vehículo transmisor de conocimientos ya que poseía una gran cantidad de amigos entrenadores al otro lado del Atlántico.

Díaz Miguel nació en Alcázar de San Juan un seis de julio de 1933. El deporte corría por sus venas ya desde pequeño. Así perteneció al equipo de fútbol del Ramiro de Maeztu, pasando después al baloncesto. Transportes Cave fue su primer equipo de basket en el que ya jugaba en el año 1950. Posteriormente fue jugador de Estudiantes (1956-1958), participando en la Primera División Nacional. Tres temporadas más pasó en la capital de España jugando en el eterno rival, en el Real Madrid para retirarse en el Águilas de Bilbao un año más tarde. Y es que como dice la fábula clásica “hay que ser cocinero antes que fraile”.

32 años tenía. Había dirigido ya a equipos en el colegio de Chamberí. En la temporada 1962-63 se convierte en entrenador del Águilas de Bilbao tras el ofrecimiento de Paco Díez, permaneciendo en el cargo hasta 1966. Por aquel entonces Pedro Ferrándiz había dejado la selección absoluta masculina y el entonces presidente de la selección española Anselmo López, mientras buscaba al sustituto idóneo de Ferrándiz dejó en el cargo casi por casualidad y como solución de emergencia (corría noviembre de 1965) para dirigir a la selección en el Torneo de Holanda a disputarse en Amsterdam y después ocuparía el cargo de segundo entrenador. El propio directivo le aseguró: “No te preocupes. No será mucho tiempo”. Quién le iba a decir que iba a permanecer en el equipo nacional, como a él le gustaba llamarlo, 27 años. El elegido para el cargo era Ed Jucker apalabrado por la selección para dirigirla a partir del año 1967. Pero este fue contratado por los Cincinnati Royals de la NBA que contaban en sus filas con el mismísimo Oscar Robertson.

Antonio tuvo una nueva oportunidad en el Mundial de Chile de 1966 que con la gran actuación del equipo nacional, en gran parte gracias al recién nacionalizado Clifford Luyk que venía a cubrir la posición más débil del equipo, se disiparon todas las dudas sobre su puesto y se desestimó definitivamente la incorporación de Ed Jucker. Al final España quedó sexta consiguiendo la mejor clasificación hasta la fecha en toda su historia y practicando un juego especialmente brillante y veloz.

Pero los problemas volvieron al año siguiente con un traspiés en los Juegos del Mediterráneo de Túnez y posteriormente en el Eurobasket de Helsinki en 1967, alcanzando la décima posición. Al volver a España, ya sonaba el posible sustituto: Ignacio Pinedo. Pero el que fuera tan destacado en Estudiantes renunció al cargo. En este momento Díaz Miguel ya era considerado como “el seleccionador”. La identificación entre Él y su puesto siempre fue creciendo pese a desastres como el del Europeo de Lieja. Raimundo Saporta hacía caso omiso a las críticas y ratificaba a Antonio Diaz Miguel. Este hecho tuvo sus frutos.

Con Díaz Miguel la selección vivió grandes momentos: mágicos e históricos. Tres medallas de plata: en el Eurobasket de Barcelona’73, en el de Nantes’83 y en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles’84, momento cumbre en su carrera, en aquéllas madrugadas y la final contra Estados Unidos que nunca olvidaremos. Tras la medalla de bronce del Eurobasket de Roma’91 llegó la decepción de los Juegos Olímpicos de Barcelona (Angolazo incluido) en los que sólo alcanzamos el noveno puesto. El 16 de septiembre de 1992 la Federación Española de Baloncesto le comunicaba su cese como seleccionador nacional. 431 partidos al frente de la Selección. Seis Juegos Olímpicos, cuatro Mundiales y trece Europeos son los números de este ilustre de nuestro baloncesto. Antonio no veía el momento de retirarse hasta que muchas voces se alzaron en su contra y decidieron retirarle.

Tras tomar un año sabático fue fichado por el Clear Cantú en el que las cosas no le fueron muy bien y tras acumular una serie consecutiva de partidos perdidos fue destituido. En la temporada 96/97 dirigió al Pool de Getafe de Liga Femenina, logrando la Liga y la Copa de la Reina. Estados Unidos pronto reconoció su importancia y contribución al deporte de la canasta, incluyéndole en el Hall of Fame en 1997.

Murió el 21 de febrero del año 2000 a causa de un cáncer sin haber hecho realidad el sueño que tenía: entrenar al Real Madrid. El carisma, sus conocimientos y sus logros siempre quedaran entre nosotros.


Sobre el autor

Antiguedad: 
15 años 3 meses
#contenidos: 
3,261
#Comentarios: 
18,893
Total lecturas: 
20,040,123