EXPECTANTES CON EL EQUIPO USA

Solapas principales

Faltan horas para el inicio del Mundobasket de Japón. El Mundial de las ilusiones. Las que nos ha vendido la Selección Española. Nuestra selección. Gracias a los partidos que les hemos podido ver de preparación, sabemos que esta sensación tan esperanzadora está bien ganada. Nuestros chicos son buenos, muy buenos. Pero tampoco creamos falsas expectativas, porque como dijo "Pepu" Hernández tras la victoria del último partido de preparación, esto son tan sólo resultados, y que aún queda trabajo por hacer.

Ese es el problema: el trabajo por hacer. O mejor dicho, el poco tiempo que se tiene para realizar ese "trabajo por hacer". Porque bien es cierto que la defensa iba dando un paso más a cada partido que transcurría. Que nuestra velocidad iba subiendo y su veneno cada vez era más letal. Pero hay que seguir trabajando nuestro ataque estático (me da bastante respeto el enfrentarme a Grecia, que apenas deja correr a nadie. A propósito, ¿por qué nadie habla de Grecia como claro candidato?), y el centro, que eso sí, lo concedemos cada vez menos, rompe todos nuestros esquemas defensivos (sobre todo cuando defendemos en zona, que asfixiamos el lado-balón). El caso es que, con tan poco tiempo para trabajar, la cohesión o el conocimiento de los jugadores de las plantillas, que puedan disfrutar del mismo bloque durante años atrás, se torna fundamental. Y por eso, tras Estados Unidos y Argentina, España es la otra gran candidata a conseguir el título. Y eso lo dicen en USA, donde las apuestas allí son muy serias. Tendrán razón.

Pues ya ven, a Estados Unidos la sitúan como favorita para llevarse la medalla de oro. El aficionado medio, como es mi caso, tan sólo sabe de esta nueva y renovada selección USA, por crónicas y resultados de lo que han realizado hasta ahora. El equipo es fantástico, parece que se lo han tomado en serio, y si a decir verdad no creo que siendo los protagonistas Wade, Anthony y James, tenga eso un final feliz, sí creo en su entrenador, "coach K". Las únicas imágenes que he visto de este combinado fueron de los primeros entrenamientos, y en verdad, creaban hilaridad esas clases de cómo debían los jugadores situarse en defensa de zonas, desplazándose de forma torpe lateralmente, con la posición básica, o cómo debía posicionarse uno en  tres cuartos, para negar la línea de pase. Todo muy básico y elemental. Pero Krzyzewski lo prefiere así.

Esta sorna por el combinado "yankee" nos viene de hace unos años. Desde que por su actitud en la pista y los pocos logros en el juego, consiguieran que dejaran de enamorarnos. De aplaudir a rabiar en el Olímpico de Badalona, a intentar apoyar entre todos el "no-triple" de Jasikevicius. Desde entonces, nos lo han puesto bastante fácil, e inconscientemente, nos ha divertido el estudiar sus flaquezas y el cómo combatirles en una cruzada particular, para que no queden campeones. Casi nos alegra más el derrotarles que el pensar que puede ser un equipo de ensueño que nos maraville a todos. La pregunta es: ¿está este equipo preparado para el oro?

Como siempre ha sucedido en las selecciones que han ido confeccionando, físicamente son muy superiores a cualquier otra. Con el tiempo, esa ventaja va disminuyendo, pero sigue siendo notoria. Y si sacan partido de esa superioridad, tendrán mucho ganado. Porque no me refiero al hecho que salten más y que logren más mates que nadie. Me refiero a un sentido individual y a otro colectivo. Miren,  individualmente tienen un señor llamado Dwyane Wade, que puede robar balones que nadie puede hacer puesto que agacha el "culo" más que cualquier mortal y con sus brazos interminables, puede "birlar" balones a bases, por muy lejanos que estén de su posición. Y colectivamente, piensen que con este Wade y sus brazos abiertos, como primera línea de una zona, parece que tal zona 2-3, se puede convertir en una 3-3 (gracioso comentario que oí una vez a Aíto García Reneses cuando contaba en sus filas con Kenny Simpson). Pero al margen de comentarios con gracia, pensad que en la defensa individual, serán muy peligrosos por la sencillez del cambio de asignación automático. Los problemáticos "match-up", o sea, la desventaja de quedarse un hombre bajo defendiendo a un alto tras cambio, en ellos no les es traumático en absoluto. ¿No creen que su escolta, Lebron James, no puede aguantar en poste bajo a un pivot como Scola, Oberto o Felipe Reyes? Esto les simplifica mucho la complejidad defensiva que el temido baloncesto "FIBA" les encierra. Cuando esto mismo lo leí de Ettore Messina, realmente me pareció una reflexión muy acertada.

En este equipo se han colado jugadores que por ser especialistas en defensa o por tener conocimiento del baloncesto internacional, les ha servido para formar parte de los 12 finales. Shane Battier no tiene cualidades de super estrella. Está aquí por su gran disciplina e intensidad. ¿No es esa una actitud y aptitud de cualquier jugador de cualquier equipo competitivo en este torneo? No tengo muy claro su papel, la verdad. Y, ¿es realmente Brad Miller un pivot que marque diferencias? Es duro y pasa bien, pero no es nada del otro "Jueves". Tendrá su papel, no lo discuto, pero me crea muchas dudas, sobre todo para ser pivot. Porque aquí está "la madre del cordero": los pivots.

Desde que llevo viendo selecciones USA (y ya voy para 24 años), todas las que han tenido éxito, siempre partían con un denominador común: la superioridad de sus pivots. A veces, con muy buenos equipos, con gran disciplina y grandes fundamentos, no han logrado la cima porque enfrente tenían pivots que en potencia y calidad se les pudiera equiparar, como eran las antiguas URSS y Yugoslavia. Pero siempre fue su clave. Los Pat Ewing, David Robinson o Shaquille O\'Neal eran el eje de su juego y el elemento desequilibrante. Ellos han sabido, a lo largo de su historia, jugar mejor que nadie con sus pivots, tanto en ataque, siendo la referencia, como en defensa, auténtica argamasa que aunaba todo un colectivo defensivo. Muchos errores se pueden corregir y disculpar con un auténtico intimidador en la zona.

Dwight Howard y Elton Brand son una pareja que sí tienen la categoría de pivots dominantes como para alzar a su selección al oro. Son duros como rocas, grandísimos reboteadores, intimidadores, y polivalentes. Ambos juegan muy bien en poste bajo, sabiendo resolver, y tienen buena mano en suspensión. Además, el primero, domina la tabla como los ángeles y el segundo es grande en el poste alto. Su problema puede venir con las faltas personales. En la medida en la que sepan adaptarse a esas "faltas FIBA" que desesperaron a Duncan hace dos veranos en Atenas, dependerá en gran medida de las posibilidades de su selección.

La pareja de pivots, en mi opinión reserva, Chris Bosh y Brad Miller, perdónenme en mi atrevimiento, pero no me inspira nada. El primero es un gran atleta, con los conocimientos justitos de este deporte, que si no le das espacio para arrancarse, lo tendrá muy duro. Y el segundo, pues ya les digo: con mano y cierta facilidad de pase, pudiera hasta pasar por un pivot de estos lituanos que no recordamos su nombre. Solventar la papeleta en momentos decisivos, pues no les veo en tales lides, la verdad. A Krzyzewski más vale que utilice a Antawn Jamison como hombre interior, que este sí que sabe desiquilibrar por su sapiencia a casi cualquier defensor.

Y para terminar, le doy especial importancia al rebote. Si este equipo no es capaz de conseguir más posesiones a raiz de rechaces, no le doy más crédito que a otros. Siempre fueron superiores en esa faceta, y deberán seguir siéndolo. Pero a igualdad de posesiones, deberán ser los porcentajes de tiro los que decidan (francamente, no les veo forzando muchas más pérdidas que los rivales). Y ahí no les sumo nada.

Pues esta es, en mi opinión, el equipo USA versión 2006. Ya les dije, como un aficionado más, hice la mía. Ahora que cada uno haga su quiniela particular, a ver si pudiera acertar sus "14". Pero con la mano en el corazón: ¿a que parece más divertido que los "14 aciertos" pasen por que Estados Unidos no se lleve el oro?

Comentarios

Está claro que estamos ante un Mundial apasionante y que además tenemos muchas posibilidades de ganar. Los partidos de preparación dan un poco igual porque hemos visto a una España sólida pero a una Argentina irregular... está claro que las grandes estrellas y los buenos equipos van a salir en el Mundial, y si hay que apostar por cuatro favoritas, para mí, está muy claro: Estados Unidos, Argentina, España y Grecia. Ójala y seamos nosotros.

Por cierto, el artículo es fantástico.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar