LA ANSIEDAD DEL HUMANO

Solapas principales

Porque nuestros chicos son humanos, porque aunque son muy buenos, tienen estos días en los que no sale nada, sobre todo cuando no salen al 100% desde el principio. Tuvieron esa sensación que en muy pocas ocasiones les hemos visto: ansiedad.
Ricky Rubio, en posteriores declaraciones, afirmó tener la sensación de no salir a tope desde el inicio. Y más cuando con un mate de Rudy Fernández, nos colocábamos 6 puntos arriba. Pero, como habréis visto todos, el resto fue otro cantar. Miren, cuando ví a Calderón en sus primeros minutos tomar malas decisiones, dar malos pases, no seleccionar los tiros como él habitualmente hace, empecé a tener claro que este no era nuestro día. “Screen” es una palabra que a mí me gusta. Los estadounidenses la utilizan para hablar de bloqueos o pantallas. Ellos no hacen distinción, puesto que el gesto técnico es el mismo. Pues “screen”, pero del tamaño de un autocine típicamente “yankee” (aquí en España, tuvieron una intentona de instalarlos hace 3 décadas, pero fracasaron por completo) los que colocaba Yao Ming a sus compañeros, sobre todo a ese nº 8 Zhu Fangyu, que nos martilleó con 5 triples en pleno éxtasis. Y no supimos solucionarlo. Mates fallados, pases a los pies, balones en los que iban hasta 3 jugadores españoles, para acabar siendo campo atrás. Y sobre todo, balones doblados, uno tras otro, al hombre interior. Balones por arriba, bombeados; por abajo, picados. Daba igual. Casi siempre caían en manos chinas. Muy bien sabían cómo repartimos los pases a los que continúan bloqueos.
La maldita ansiedad que no nos dejaba pensar. Pero que sí nos hacía mirar el marcador y ver que teníamos 15 puntos de desventaja.Ya no tirábamos triples. El miedo atenazaba. Fintamos y para dentro…a doblar un balón. Tocaba lotería una vez más. Arreón defensivo, nos colocamos a 10, pero de forma inútil. Nos vamos con 14 puntos en el zurrón al último cuarto.
Pues todo eso hubo, sí: ansiedad y miedo. Ante una adversidad. Daba igual que fuera China o la República del Congo. Eso, Wang Zhizhi, y el arbitraje. Dije ayer que me preocupaba. Y me preocupa. Y ya no hablo tomando parte diciendo que nos perjudicaron, puesto que eso fue evidente. Otro día, nos pueden beneficiar. Es que el nivel sigue siendo bastante bajo. Pero aún más me crispa, que no están donde tienen que estar. Una cosa es que pudieran ser caseros, algo que no creo, porque siempre creí en su honestidad a priori, y otra cosa es que no estén concentrados a la altura que el evento exige. Porque si un jugador no sale concentrado, se nota. Pero cuando un árbitro está pensando en las “batuecas”, es tan cruel la evidencia, que son objeto de todo tipo de críticas. ¿Ejemplificamos? Me parece correcto el que no vean falta en la última canasta de Marc Gasol ante Yao Ming. Ellos no lo ven; me parece correcto. Casi todos vimos falta. Pero me parece correcto. Sin embargo, lo que no me parece de recibo, es que haya que sacar de medio campo tras tiempo muerto, en los últimos segundos, y se van a la línea de fondo, que hasta el narrador Arsenio Cañadas, árbitro a años luz en los menesteres que él arbitró, comparado con este torneo, reclamaba como algo evidente. La falta que señalaron a Rudy por supuesto empujón al base chino en últimos segundos, cuando el escolta estaba a un metro del defendido, y el árbitro a dos. Y ese incordio, con punzadas que da la conciencia, de no estar donde se tiene que estar, que oyendo las protestas del banquillo español de 5 segundos sin sacar de fondo, se transforma en técnica, porque bastante tiene el señor de gris con el mal papel que está haciendo –muy consciente de ello-, para que vengan otros a reclamar sus errores. Técnica. Faltaría más.
Esa adversidad, que aunaba tantos factores, nos hizo pensar a los aficionados que frente a la tele maldecíamos el sofá incómodo en el que estábamos, que hoy perdíamos. En mi caso, un tipo que ayer dijo que a China le endosaríamos más puntos de diferencia que los chicos USA.
Pero en una cosa, al menos, no me equivoqué: China no es competitiva. Un aficionado chino, desenterraría la katana viendo el último cuarto. Increíble qué sucesión de errores, aunque mucha culpa la tuvo nuestra agresiva defensa. Lo del pequeñito base chino de 19 años, sacándole en esos momentos, me sigue pareciendo increíble. Si ellos tienen el día estelar, si al rival no les sale nada, 14 puntos para afrontar los últimos 10 minutos, y se pierde, no sé qué más pueden pedir. Gran contraste con nuestra fé. Porque hay que tener fé para anotar en uno contra uno, delante de Yao Ming. ¿Verdad, Rudy? ¿Verdad, Marc? ¿Verdad, Pau? Y anotar el triple decisivo, cuando ese día no tocan triples. Navarro, y la estrategia de Aíto.
¿Hay que olvidar esto? Creo que sí. He oído de todo: que esto nos vendrá bien, que hay que salir más mentalizados, que bajamos del cielo… Estamos en unos Juegos, y no creo que exista tal prepotencia, o tal relajación como la gente de la calle con la que he hablado, supone. Fue un mal día. Pero ganamos. Alemania es otra cosa. Aunque tienen en común los grandes, grandísimos que esperan en la zona. ¿Seguiremos teniendo los mismos problemas para doblar balones? Pues matizo: olvidemos todo menos los apuntes de la libreta de Aíto.
Ayer creí conveniente hablar de todas las selecciones. Hoy no. Entre otras cosas, porque me quedan tres partidos aún por ver. Pero en lo que me queda de post, quisiera matizar mi opinión sobre el equipo de Estados Unidos, que ayer no les puse tan mal como me da la sensación algunos han querido ver.
Vaya por delante, que “Coach K” me parece sensacional. Lo de este señor tiene un mérito terrible. Creo que era de las mejores opciones que podían tener los estadounidenses para tal cargo. De ahí la confianza de Jerry Colangelo, por mantenerlo todo un ciclo olímpico. Y él tiene una idea muy particular, con la que cree poder triunfar y curiosamente, semejante a la europea -no me atrevería a decir que copiado de la europea, porque en la NCAA hay tantas fuentes donde emanan todo tipo de juego, que bien estudiada, puede encerrar toda la Biblia baloncestística moderna-. Su idea principal es jugar con un solo pivot, y que el supuesto “4”, sea un tipo muy polivalente, con capacidad para abrirse. Y es que, echad un ojo las plantillas europeas más importantes en tal posición: Jorge Garbajosa, Matjaz Smodis, Marcus Haislip, Terence Morris, James Singleton, Antonis Fotsis o Michael Batiste. Krzyzewski cuenta con una ventaja: la capacidad atlética de sus jugadores. Gran ventaja, que le hace suponer, y de forma correcta, que Carmelo Anthony, o incluso Lebron James, escolta en su liga, puede ser capaz de mantener a un “4” rival. No le falta razón. Cuerpo a cuerpo, en poste bajo, son capaces de hacerlo. Además, estos tipos, en cambios de marcaje automáticos, no tienen el más mínimo problema. Defienden a un base, sin que parezca una situación de “match-up”. Bien.
El problema viene cuando el jugador europeo, el incordiante jugador europeo, no para de moverse: y corta –como David Blatt implantó en su selección rusa, copiando de uno de sus maestros, Pete Carrill y Princeton-, y corta, y corta. O si no, se abre tras el bloqueo, y busca el espacio. Y aquí es donde se ve el mal del jugador NBA. Esa constante movilidad, a estos jugadores les despista, les pierde, les desquicia. No sé cuanto hay de culpa del entrenador, o del jugador, que por falta de base inicial, es incapaz de asimilar estos conceptos en meses. Y por eso, veíamos a los chinos tirando solos. Si no tienen pivots mastodónticos, al menos que bloqueen el rebote. Un tipo como Javtokas, también salta mucho. Tiro de historia, para comparar. De la que a mí me gusta. Y hablo de la segunda figura, del segundo “bestia” bajo tableros, saliendo desde el banquillo. Y menciono equipos USA hechos desde la NCAA: En Los Angeles, estaba Pat Ewing. Pero desde el banquillo salía aquel “animal” llamado Wayman Tisdale. En el Mundial de España, a David Robinson le sustituía Armon Gilliam. Otro para echarle de comer aparte. Y en Seúl 88, eran David Robinson, y desde el banco, J.R. Reid, aunque estos con suerte dispar. Pero ¿entienden el concepto? Esa segunda figura, dominadora de las zonas en defensa, les falta a Estados Unidos. Porque Boozer apenas juega.
En el programa “Conexión Pekin” se hizo un musical con las mejores repeticiones de los “chicos USA” ante Angola, con los acordes de una orquesta. Estos no son –aún- ninguna orquesta. Son Kobe, Lebron, Dwyane, que deslumbran. Pero no son una orquesta. Lituania, Argentina, España o Grecia, sí son una orquesta.
Y con estas premisas, seguiremos viendo la evolución del torneo. Excitante torneo. Sigamos disfrutándolo.

Comentarios

Estoy plenamente de acuerdo en lo de la ansiedad de nuestros chicos, así como en cuanto a la tendencia de todo el basket europeo actual de jugar con un cuatro que pueda jugar de cara sin problemas abriendose. Pero siento discrepar en cuanto a la supuesta calidad del Coach K ... Los USA juegan como siempre: Individualismo, aprovechamiento del factor físico (cada vez con menos diferencia con el resto, dicho sea de paso), nulo su juego por conceptos (alguien les ha dicho alguna vez eso de "lado débil, hombre balón"? ... A mí me lo repetían desde el paritorio). El Sr. Krzyzewski (toma ya, escrito de un tirón) con un equipo como el Baloncesto León ACB del año pasado, hubiera ganado menos partidos que el Sr. Aranzana, pero bastantes menos. A mi juicio, el mejor entrenador que, hoy por hoy, el comité USA podría haber elegido para competiciones internacionales es Mike D´Antoni, que ya demostró que conoce nuestro baloncesto de forma sobrada. Y el baloncesto universitario de Estados Unidos, sin conocerlo como Vd. en modo alguno, y en mi opinión, no forma jugadores en absoluto.

Perfecto el artículo, toca todo lo que llevo diciendo en tertulias, comentarios o post en este mismo foro. Plas Plas Deseando estoy que desmenuces los entresijos de la 3ª jornada, para mi, muy muy definitoria...Una pega por cierto, katanas katanas...los chinos poco jeje

Antonio; ¿se atreve a hacer dos selecciones USA: una íntegramente universitaria (sin OJ Mayo pero con Hainsbrough y Love) y otra con jugadores con base en Europa?.
Ambas también hubieran dado espectáculo. Coach "K" -no me atrevo a escribirlo de carrerilla- desde hace tiempo se le acusa de "prepotente" incluso en el círculo interior de la NCAA -Dean Smith estuvo varios años sin hablarle...-, España hoy por hoy sigue siendo la alternativa al Redemption Team... Añadir que la gente sigue sin contar como grandísimo equipo el USA de Los Angeles 84 donde a una defensa espectacular, acompañaba un gran despliegue de recursos con Sam Perkins, Chris Mullin, Michael Jordan y Steve Alford; dos grandísimos gregarios como Koncak y Kleine; en fin que Dream Team hubo uno (1992) pero antes hubo otro, ¿verdad Fernando Romay?

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar