"PERITA, PERITA"

Solapas principales


Pues si lo dice Fernando Romay, será verdad. Esa expresión, que mi buen amigo el “Chori” acuñaba como muy malagueña, sirve para definir las grandes sensaciones del torneo masculino de baloncesto –el femenino, con algunas sorpresas, parece que le cuesta arrancar algo más-. “La competición del baloncesto es perita, la perita de estos Juegos” Romay comentaba. Todos coincidíamos previo al torneo, que en estos Juegos iba a ser algo excepcional.


Tras la primera jornada, lo corroboramos. Al margen de no haber visto el Australia-Croacia, hay que decir que ha habido 2 grandes partidos, de esos que uno se deja embaucar por el deporte de la canasta. Y el primero, lógicamente fue el de España.


Porque antes, se disputó el Rusia-Irán. Y oye, que los iraníes saben darle a esto, y de verdad. No me parecieron para nada la nota exótica típica. El problema que sus triples no entraban, y sus porcentajes de tiro fueron bajos. Pero conceptos buenos, sabiendo jugar con su pivot, el 2,18 Hamed Ehadadi balones dentro, aunque al no tener muchos movimientos, básicamente sacaba el balón fuera tras amenazar, pero sus compañeros no apoyaban. Algo bajitos, pero de verdad, su defensa tampoco era mala. Su rémora fue comenzar con una ventaja rondando la veintena ya en el primer cuarto. Pero fuera nervios y viendo la placidez de los rusos jugando, recortaron diferencias y jugando con gracia. Espero que no se vengan abajo a lo largo del torneo, y que sigan mostrándose combativos.


Algo parecido le sucedió a Angola en el segundo choque de la jornada. Los africanos ya mostraron en el pasado Mundobasket de Japón que podían dar guerra. No les tocaba frente a Alemania. Son muy agresivos jugando, presionan a toda cancha, y son atléticos. Pero extremadamente bajitos. Alemania también quiso sentenciar en el primer cuarto. Demasiado “panzer” alemán para pivots que raramente llegaban a los 2 metros: Nowitzki, Kaman, Jagla y Femerling. Eduardo Mingas, desde su 1,95 y Joaquim Gomes, con 2 metros pelados, miraban allí arriba, donde unos brazos siempre les sobresalían.


Y llegó el primer gran choque: España – Grecia. Aíto se queja que en los 3 últimos minutos se dejó de correr y defender. Se pudo pasar de la veintena a ¡Grecia!, que Dios sabe que les tengo devoción y que sigo creyendo que pueden ganar una vez más, a Estados Unidos –puede que en semifinales-.
Todos vimos la intensidad, las rotaciones, las amenazas dentro, las amenazas desde el triple, nuestras defensas presionantes, el ritmo frenético, y ese Carlos Jiménez que hace que todo cuaje y funcione. Extraordinario debut, todos con muchas ganas y deseos de hacerlo bien. Da igual hasta dónde. De hacerlo bien. A Grecia les machacamos en un rebote, que es su punto más débil. Ellos tuvieron a sus exteriores muy brillantes, y eso tiene más mérito. Ganamos bien a un equipo que jugó bastante bien. Spanoulis, Diamantidis, Vasilopoulos estuvieron acertados…hasta este tercer cuarto que les mató. Las faltas de “Sofo” les mermó mucho su poderío interior. Sin embargo, hubo un momento en que no vieron nada, en aquel tercer cuarto, su sentencia. En Estados Unidos se planteaban si España es capaz de ganarles, tras mostrar su poderío en el debut. Y eso que me preocupan los arbitrajes. Fue horroroso. Se permitieron todo tipo de cargas ilícitas, sobre todo a los griegos, sin señalizarse nada. Y tan mediocres ellos, que señalan antideportiva el manotazo de Calderón en la cara a Papaloukas. Sí, ya recuerdo que el dominicano fue una de las causas en los pasados Juegos de Atenas, para que Tim Duncan no quisiera oír ni hablar del baloncesto FIBA, golpeado constantemente ante el beneplácito del tal árbitro. Y sí me preocupa, porque en estos Juegos, no hay árbitros “castigados” y ausentes como sucedió en Atenas, por aquel pulso FIBA-Euroliga. Se supone que están los mejores, pero lo del España-Grecia y el Estados Unidos-China, es para que se lo hagan ver.


Argentina-Lituania fue otro de esos partidos grandes, que tienen de todo. Y cuando no había puntos, había lucha enconada por superar grandísimas defensas. Los lituanos están en su momento, otra vez. Un equipo que siempre ha llegado a semifinales desde su creación como país en unos Juegos Olímpicos, no descarto en absoluto que vuelvan a hacerlo. El conocimiento de todos los sistemas, de todos los gestos técnicos individuales de los argentinos fue tan evidente, que les maniataron y les dejaron sin opciones gran parte del partido. Hasta que llegó el arranque de casta en los últimos minutos, que casi les hace ganar el choque -11 puntos abajo a falta de 5 minutos-. Lituania cuenta con buena capacidad atlética, y la ambigüedad de jugar con esos Siskauskas, Kleiza, Lavrinovic y Kaukenas, que saben jugar de todo, unidos a los pivots Petravicius y Javtokas, dirigidos por Saras, les puede dar mucha gloria en este torneo.


Argentina depende mucho de su base, casi el único con el que cuentan: Prigioni. Y por extensión, de su quinteto titular. No admiten muchos cambios los Ginobili, Nocioni, Scola y Oberto. El equipo baja una barbaridad. Si a eso se une que su momento llegó en Atenas, y que ahora, a duras penas mantienen ese listón –aunque por momentos, tuvieron jugadas de oro puro-, veremos a dónde pueden llegar. No descarto algún tropiezo más en el grupo. Por otro lado, extremadamente abierto.


Y para acabar, el USA-China. ¿Qué quieren que les diga? Creo que China tiene un material humano envidiable. Pero también creo deben pasar aún algunas generaciones para que sean competitivos a primer nivel. Les falta arrestos, picardía y mucha determinación. Que siguen siendo unas hermanitas de la caridad, vamos. Que son buenos tiradores, tienen a Yao Ming (el único con genio) y tipos muy altos. Pero Kazlauskas también es otro cordero que se suicida en el segundo cuarto sacando al chavalín ese de 19 años que juega de base, Jianghua Chen, que haga lo que se le antoje. Hace 2 acciones de mucho mérito a cambio de dos decenas de errores. Alucinante. Creo que pasarán de 15 a 20 años para que sean una amenaza. Nunca antes.


Y ante tal inocencia, Estados Unidos gana sin brillar. Al “tran-tran”. Estando ya inmersos en la competición olímpica, veo más descoordinación, peor defensa, y un ataque sin pizca de eficacia, excepto cuando robaban balones a sus bondadosos rivales, que en la preparación. En verdad, otro que debiera hacérselo ver es Lebron James. No se puede estar botando 7 segundos el balón, intentando irte de tu defensor, cuando están esperando en ¡zona! Siguen sin haber aprendido nada. Jugadorazos tienen, pero que de verdad lo demuestren en esta competición, tan sólo Chris Paul, Carmelo Anthony y Deron Williams. Sobre todo éste último, que me encandila. ¡Cómo defiende! De momento, nadie más. “Coach K” le ha gustado esa obligación que tuvo en Duke de jugar sin un cinco nato. Porque Dwight Howard sigue tan perdido como en Japón. Y lo suple Chris Bosh. No digo nada, pero con Lituania y sobre todo con España, lo van a “flipar” en la zona. No van a saber ni por dónde les vienen. En fin, que muy, pero que muy por debajo su juego de lo mostrado por Argentina, Lituania, Grecia o España. Creo que deberán reaccionar. Pero a veces me cuesta tener fé en ello. Miren cómo China no anotó ningún triple forzado. En todos estaban solos. La defensa del dos contra dos, sobre todo cuando el grande se abría, era de bochorno. Siempre solo. Ellos sabrán. Pero que no me digan más que este es el segundo mejor equipo olímpico USA. Desde que se formó el “Dream Team”, creo que los de Atlanta, aún sin dar gran imagen, eran mejores. Pero ampliando, éstos ni se aproximan, ni les divisan en el horizonte, a aquella máquina tan perfecta de Los Angeles 84, aún con su juventud y falta de experiencia. Ese equipo, hoy día, sería tremendamente competitivo. No lo dudo.


Y mañana, más. Grecia-Alemania explicará muchas cosas, como el Croacia-Rusia. ¿Los nuestros? Como no bajen el pistón durante los 40 minutos, pueden ganar a China por más puntos que los encajados ante USA. Así lo creo.

Comentarios

Esto es lo de siempre, y no hago más que repetirme, lo que denota falta de imaginación, pero es que este equipo USA, ni imaginando me gusta lo más mínimo. Veamos: El juego interior, como desde el principio, parece diseñado por un mono "enfarlopado" ... Dwight Howard, el único cinco (que siendo "la leche" no es supermán como se piensan) se las va a tener que ver con los muchos de los mejores pívots del resto del mundo, que además, en sus equipos, irán como la Guardia Civil (de dos en dos) o como las parejas liberales (de tres en tres). El Coach K (sobra el anglicismo del inicio y falta una segunda K, como también ya dije antes) lo ha diseñado de lujo: Reservas
en el puesto de 5, Chris Bosh (muy bueno, pero un cuatro claro claro, sin kilos y sin cuerpo), y Carlos Boozer (un dos metritos pelado que también es otro cuatro de libro, con más volumen y fuerza que Bosh, pero bajito bajito) ... ¿y para el puesto de cuatro?, pues fácil para el de apellido impronunciable: Anthony, Prince o incluso James que son ... ¡tachán!, treses más o menos puros, y que de ello juegan todo el año. Ya puestos, podía haberse llevado a Marcus Camby de base, que para a desconcertar sería más efectivo ... Cuando alguien lo tiene mal, en mi pueblo le suelen decir "te va a dar el Sol" ... pues a estos más bien "les van a dar los Ga-Soles".

Grande Antonio, me parece que hay por lo menos 4 equipos que podrían amargar un partido a los USA. Tácticamente deleznables y sin el beneplácito de los árbitros pueden pasarlo muy mal con España, Argentina, Lituania y Grecia. Aún más si Rusia, Alemania y Australia les atacan con las cuatro cositas que hizo bien por momentos China, los americanos van a tener que apretar los dientes mucho más de lo que esperaban en casa.

Sensacional post. Creo que justamente esa no defensa del 2x2 es bochornosa. Australia si que la supo explotar el otro día... No había manera de que los yankis hiciesen segundas ayudas, el hombre grande se quedaba siempre solo solo solo... y no ya si se abría, sino que incluso yéndose hacia el aro

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar