El 70º curso de la NBA ya llegó

 

Empieza la NBA, empieza el espectáculo y llega con motivo de celebración, hace 70 años que dio sus primeros pasos cuando los Warriors de... Filadelfia consiguieron ser los primeros campeones con Joe Fulks como máximo estilete (23,2 puntos) de la liga. Los otro heroes eran Jerry Rullo, Angelo Musi, Petey Rosenberg, Jerry Fleishman, el entrenador ayudante Cy Kaselman, George Senesky, Raphlp Kaplowitz, Howie Dallmar, ARt Hillhouse, Matt Guokas y el entrenador jefe Ed Gottieb. Todos blancos, eran tiempos de fuerte discrimanción racial.
El máximo asistente de la liga fue Ernie Calverley de los Providence Steamrollers con 3.4 asistencias, guarismos que evidencian las importante diferencias técnicas con lo que se masca hoy en día. Sin embargo, en porcentaje en tiros libres Fred Scolari de los Washington Capitols fue el líder con un 81,1%. La liga estuvo compuesta por 11 equipos, a los ya anotados se les unían los Boston Celtics, Cleveland Rebels, Detroit Falcons, New York Knickerbockers, Pittsburgh Ironmen, St. Louis Bombers y Toronto Huskies.

Esta temporda, estamos ante una liga más material y rica con una importación creciente (sí, aún más) desde una Europa que no puede competir, por lógica; en dinero, estabilidad, profesionalidad y por el sueño que le supone a cualquier jugador formar parte de la competición. Teodosic y Llull son dos excepciones que esquivan a la mejor liga del mundo por mucho que les haya tentado. Antaño, las casi extintas calabazas fueron de Bodiroga, Papaloukas

En el caso de la Liga Endesa se nos fueron los Rodríguez, los hermanos Hernangómez, Kuzminskas, Abrines, Satoransky, Bertans, Hamilton y Laprovittola, aunque el último podría ser descartado por Popovic en breve. ¡Qué poco hemos disfrutado de la mayoría!

Todos los años, por ley de vida, el gran circo de Adam Silver dice adiós a algunas de sus superestrellas pero este año se ha despedido de tres fenómenos sin igual. Los tres más que diversos. El discreto Tim Duncan por ser el último gran pívot que dominara desde el poste con su exquisito repertorio de recursos que aplicaba en el momento adecuado amén a su IQ. El ególatra Kobe Bryant, por su símil estilístico y, por qué no decirlo, de talentazo con el mejor jugador de todos los tiempos: Michael Jordan. Y por último, el irascible Kevin Garnett que, como ‘La Mamba negra’, a pesar de saltar desde el instituto, tuvo suficiente tesón y fortaleza para no volverse loco en medio del profesionalismo y coronarse con algún que otro campeonato.

Karl-Anthony Towns, Kristaps Porzingis o Giannis Antetokounmpo podrían ser los jugadores que podrían acercarse a ese Olimpo de la historia de superestrellas NBA para seguir haciendo rentable que los propietarios de la liga norteamericana mantengan tantos millones de dólares en sus presupuestos. Curioso que dos de ellos no hayan nacido en los EE.UU. La franquicia de Cleveland es el máximo exponente con un ‘budget’ de 131,7 millones de dólares, lo que también les coloca como la escuadra con el jugador mejor pagado de la liga, Lebron James que este curso se va hasta los 30,9 millones de salario. En Filadelfia es donde menos han invertido con un montante total de 68,8 millones, sin embargo, los equipos más potentes de Europa, que son muy pocos, rozan la mitad de ese presupuesto. Sergio Rodríguez, que se comprometió por un año con la ‘pobretona’ franquicia a razón de 6,8 millones, nunca habría podido ser tan bien pagado por ningún club del viejo continente.

Récord, la NBA tendrá hasta 10 jugadores españoles, a los ya nombrados se les une Pau Gasol en su nueva experiencia en San Antonio, Calderón en los Lakers, Ibaka en Orlando y; Ricky, Mirotic y Marc Gasol en sus equipos de siempre, Minnesota, Chicago y Grizzlies respectivamente. Lejos queda aquel debut de Fernando Martín con la elástica de los Portland Trail Blazers en el 86.

Se abre el telón y vuelve la incerteza sobre quién se llevará el título este curso. El golpe sobre la mesa de los CAVS crea un mar de dudas. Incluso el sonado y odiado (por muchos) fichaje de Kevin Durant no certifica que los Warriors tengan asegurado nada y deberán encontrar el equilibrio necesario para que, entre tanta muñeca caliente, no falten balones para que todo el mundo adquiera un rol aceptado.


 

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar