Obradovic no permitirá que el Baskonia sueñe

Solapas principales

Perdimos porque tuvimos miedo”. Nos remontamos a los tiempos FIBA, en el 93, Arvydas Sabonis expresaba así su frustración después de que su todopoderoso Real Madrid se quedara en la cuneta de las semifinales ante el limitado Limoges de Boza Maljkovic y un omnipresente Michael Young. Aquello fue y será una de las mayores sorpresas que se hayan dado en una Final Four. Los blancos eran tan superiores a los franceses que se relajaron para luego colapsarse ante lo que les venía encima. Un buen puñado de años después fue el CSKA de Moscú y, de nuevo, el Real Madrid, quienes pasaban por igual proceso ante Olympiacos y Maccabi respectivamente, otros equipos rocosos y muy duros. Duros de músculo, duros de materia gris. Liberados de presión, alimentados de motivación.

Perasovic fue discípulo de Boza en la Jugoplastika de Split. Seguro que, entonces, él fue uno de los menos sorprendidos. Clifford Luyk, entonces entrenador de aquel fantástico equipo capitalino noventero, no supo generarles esa tensión y/o viceversa, sus jugadores se concienciaron tarde de dónde estaban… una Final Four. Un cuadrangular del KO que, por momentos, puede hacer que el profesional piense poco o demasiado, así de esperpéntico. “Les ganamos de mucho, en la liga regular. No suele anotar desde su izquierda. Soy superior físicamente y ya se lo demostré”. Pero amigo, las ganas y el escenario pueden hacer que un jugador mida 20 centímetros más y meta esos tiros que no suele meter. A lo Jekyll y Hyde, tus sensaciones cambian en segundos: “Qué larga ha sido la temporada, qué agotador fue ganar a tan buenos equipos. No puedo fallar. Me ha costado mucho llegar hasta aquí”.

Bien, todo el mundo encumbra a Zeljko Obradovic, pero donde realmente se ha demostrado que le dan su apoyo incondicional es en Grecia y Turquía. Allí le permiten, y no seré yo quién ponga en duda que no se lo haya ganado, entrenar a equipos en clave de trayectoria. Siguen a muerte con el coach aunque se haya asumido un presupuesto millonario y no caigan títulos en algún curso. Principal razón por la que, allá por el 97, Obradovic dejó el Real Madrid y el Real Madrid le dejó a él. Si por algo se estila Obradovic es por ser un entrenador con sentido común y excelente dinamizador de grupos. Tras esos malos modos entre gritos, aspavientos y demás hay un continuo de gestos paternalistas en los que, como un (buen) familiar, no deja que el jugador se sienta solo fuera de la pista. Sus jugadores no le oyen, le escuchan y eso en profesionales vale más que un centenar de sistemas.

El próximo viernes 10, Obradovic no podrá evitar el grado de inspiración de Darius Adams o Mike James pero sí tendrá a cada uno de sus jugadores preparados para jugar cada segundo del partido como si fuera el último. Baskonia dispone de un pívot que distribuye y anota desde el poste como sólo lo han podido hacer o lo hacen ilustres como el propio Sabonis, Marc y Pau, Kristic o Nikola Vujčić. Ioannis Bourousis tendrá que pegarse con todos los hombres grandes del Fenerbahce por intentar generar el máximo juego posible.


Suerte a los baskonistas que, como buenos ‘galos’ (entiéndase en términos asterixialianos), venderán cara su victoria, a pesar de que estar en la Final Four certifica la gran temporada que los vascos están haciendo así como su casi mágica capacidad de reinvención.

 

Comentarios

Mis más sinceras felicitaciones al Baskonia... Estoy seguro de que este partido nunca lo va a olvidar Obradovic como aquel que nunca pudo controlar por mucho que apretara a sus chicos porque... delante tuvo a un equipo que igualó su nivel de intensidad con una rotación (años luz) más corta. Lástima la inexperiencia, no haber gastado en los últimos instantes del partido dos faltas en las defensas cuando aún estaban alejados del bonus de faltas que impidieran aquellas dos bandejas fáciles de Sloukas (jugador clave en la sombra para cualquier equipo que quiera ganar competiciones), habría sido la fácil solución táctica para 'matar' definitivamente a un Fenerbahçe  inseguro y atemorizado ante la frescular vasca. Es lo que tiene jugar con tanto corazón...

A pesar de no ser favoritos y llegar probablemente con el equipo más inexperto de todos, pero con mucha calidad, lo más importante es que el equipo tiene alma y mucha. Después de todo lo que nos ha costado llegar hasta aquí.....ellos lo saben más que nadie, dudo mucho que nos vayan a ganar en el tercer cuarto. Obradovic es quién es, eso no lo puede negar nadie y tiene un equipazo, pero hace diez años ya le ganó Peras en el OAKAZO. Así que yo tengo muchas esperanzas puestas en está, tantas cómo tuve en la que eliminamos a CSKA. Yo me veo el domingo jugando la final contra el Lokomotiv ;P

Me da que Fenerbache se lleva la Euroliga este año, creo que en el 3er cuarto ya habrán decidido las semifinales ya que tienen mucho más fondo de banquillo que el Baskonia

Bueno, no quiero ser tiquismiquis pero el titular no es del todo acertado...Baskonia lleva todo el año soñando con su juego y resultados. Estar en la f4 ya es como ganar un título...y mañana a seguir soñando despiertos por mucho Obradovic y altro presupuesto que tenga enfrente

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar