Gracias por ser un perdedor, Aaron Gordon

Solapas principales

 

   Si escuchamos o leemos cualquier  breve de lo que fue el Dear Basketball  de la década de los 70´s, curiosamente encontraremos muchas más noticias negativas que positivas. Pues;  así como Shaquille O´Neal  y Dwight Howard  se han autoproclamados  y alternado el mote de Superman por más de dos décadas. Siempre desde los inicios de la NBA nos hemos encontrados con otros tíos,  que bien no reclaman un mote o nickname, pero han reclamado algo “mejor” (o tal vez peor)…

Se han autoproclamado con el   título de:

 “Los Especialistas”.

  Desde aquella tosca canasta que James Naismith  inventó, y desde que algún chaval perdido en la historia encestó los “2” primeros puntos;  créanme que os aseguro que desde ese mismo momento surgieron…

“Los Especialistas”.

  Y es que Los Especialistas siempre “nos” han hecho creer que por aquel tema de las peleas (y el amén del caso Kermit Washington)  en la duela;  el abuso de las sustancias prohibidas;  y la No existencia de una dinastía clara durante la década de los 70´s,  fue esta tal vez, una de las peores de la liga.

Pero hoy os diré algo:

Vosotros habéis sido engañados una vez más.

  Pues recapitulando y tomando como cosecha dónde hoy se encuentra el  Dear Basketball, brevemente podemos enumerar que de aquella   tan mal promocionada década hoy “disfrutamos” la herencia del espíritu de creatividad de la ABA (sobre-todo en los entre-tiempos); la también herencia de la línea de tres puntos (aunque realmente es una cosecha de  la American Basketball League con el genio del creador de los Harlem Globetrotters, El Sr. Abe Saperstein). Y finalmente también nos queda de aquella mal afamada década el tema que me ha hecho saltar del sillón a guindar estas líneas:

El Slam Dunk Contest.

-Honor a Chick Hearn quien tuvo el genio de colocarle a tal acción:

Slam.

  En fin. De la década que “Los Especialistas” siempre nos han vendido como una de las peores; provienen  casi que prácticamente muchos de los pilares que hoy sostienen la liga:

El Show, la línea de tres; y ese gusto inexplicable de ver a un tío levitar por encima del aro ferozmente.

-Y amén de cómo  Julius Erving consiguió que la T.V., y los sponsors se fijaran en el Dear basketball.-

  Pero como en toda década a la par de la liga se desarrollaban cualquier cantidad  de tendencias y eventos en la sociedad.

  Pero hay uno que creo nuevamente hoy es  estrictamente necesario rescatar. Para una vez más demostrar que tal vez sea nuestro Querido Baloncesto el deporte más fácil con el cual  hacer analogías y recordar parte de nuestra  historia como humanidad.

The Break Dance.

 

  No haré una retrospectiva del afamado baile porque en principio - y  aunque disfruté de algunos coletazos y rastros que dejó la impresionante, artística, atlética, y  casi que mortal danza en toda América y el resto del mundo- no soy un experto en la materia. 

  Pero os aseguro (y lo digo literalmente)  que ya existirán alguno que otro Especialista en el tema. 

-Más adelante os aclararé-

Pero como siempre digo:

  Con una simple búsqueda en la web del Break Dance os aseguro que no conseguirán mayor distancia de palabras y vocablos muy comunes en los inicios del Dear basketball. Y ojo que me refiero específicamente a aquellos inicios cuando los afrodescendientes dejaron de considerar que encestar una bola no era ya un juego para blandos.

-Os invito a revisar en la historia como los “Negros” llegaron casi que a odiar que les obligaran a  tal disciplina.- (pero ese es tema para otro post)

  Pero es allí - cuando nuestros afrodescendientes se interesaron por el Dear Basketball- cuando saltan a la palestra palabras, localidades  y expresiones como:

Guetos, Rivalidad (blanco-negros), Estilo Callejero (¿Les suena el Street Ball?), El Bronx, Brooklyn y miles de etc., más. A la par de los inicio del  mismísimo arte de bailar casi que mortalmente. 

-Pues tanto el Break Dance como el Slam Dunk se reservó para mortales pincelados  por los Dioses.-

Repito:

 Si van a la historia y evolución del Break Dance. Notarán de inmediato que  no es muy diferente a la evolución del Dear Basketball, cuando este llegó a las manos de sus mayores y mejores  exponentes:

“Los Negros”.

¿Pero a qué viene todo esto?

Esto de Los 70´s, Break Dance y Slam Dunk Contest.

Bueno. Fijaos que una vez más  vista otra de las miles injusticias que de nuevo se cometen en la NBA. 

-Créanme que en cualquier momento os guindo un video en YouTube con el tema: This Is America de Chidish Gambino;  pero con las imágenes y escenas  de fondo de todas las injusticias que transcurren día a día en la liga y todos simplemente…

…Callan.

  Pero es que lo que ha sucedido esta madrugada con  Aaron Gordon es de verdad para hacer una pausa gigante.

  Pues no hemos aun cumplido ni un  mes de la desaparición física de Kobe Bryant. De quien a cada rato y en cada homenaje nos indican y recuerdan que debes ir al gym a dar tu mejor esfuerzo para que tengas la mayor satisfacción y recompensa.

Es decir, Intentar ser el Mejor siempre.

-Y a la par de aquel comercial de Michael Jordan de fallar y fallar para regresar-.

  Pero aun así con ese mensaje de Koberiano de fondo:

La liga ha puesto la torta. Una vez más.

  Porque Gordon de quien  se nota que hizo roce –tal vez siguiendo el legado de Kobe en el gym- con la búsqueda de la excelencia. Y  de quien se nota que se ha preparado para dar uno de los mayores espectáculo..

Se ha quedado sin nada.

-La naturalidad en cada volcada de Gordon es de otro planeta. Ni Nique, Ni MJ23, ni Carter creo que alcanzaron tal seguidilla de 50.-

  Y ¡Ojo! Que no me refiero a los 50 otorgados por los jueces.

  Sino a los 50´s que vosotros mismos otorgaron cuando saltaron del sillón de incredulidad. 

  O cuando tu mejor amigo te llamó y te dijo.

¿Has visto tal bestialidad?

Y con una frialdad y seguridad  de locos de parte de Gordon.

Y es que hasta la única volcada  que falló en su primer intento. Nos dejó preparado para saltar de asombro cuando la completó en el segundo. 

¿Podéis creerlo?

¡Cuando un segundo  intentó se disfrazó con el asombro del primero!

  Fijaos que no soy mucho de guindar imágenes y videos en los  post, pero si mi memoria cuarentona no me falla; la única vez que he visto a un tío brincar  a otro que mida más de 7-5; fue aquella escena donde Jeremy Evans saltó sobre Mark Eaton.

Pero con una pequeña diferencia.

Jeremy Evans fue a lo seguro y no se arriesgó:

¡Pues sentó a Eaton en un sofá!

Es decir, Evans  realmente no lo saltó completo. -De pies pues.-

  Y ¡OJO! Que Mark Eaton mide 7-4, vs.  los 7-5 de estatura de Tacko  Fall que fue lo que  brincó (erguido, parado, de pie, etc.) Aaron Gordon.

  La verdad que aun cuando la desilusión de ver a alguien como Gordon,  quien “tácitamente” (pues nunca ha ganado el Slam Dunk Contest) tal vez ha sido unos de los players que más ha contribuido al renacer de tal competición, nos embarga. 

-Creo que el mismo Dominique Wilkins y también The  Dr. J deben ser unos de los miles de desilusionados (pues en cada volcada sus caras eran un poema -de total asombro- no creían a donde el chico ha llevado la competición)-

Debemos seguir. Es hora de mirar hacia el futuro. 

Y claro agradecerle.

  Pues aun perdiendo Aaron Gordon créanme que nuevamente ha contribuido grandemente y gratamente en la evolución del Slam Dunk Contest.

-Pues las críticas lloverán-

Y este amigo Adam Silver no es David Stern (afortunadamente) a la hora de intentar corregir lo que haya que corregir. –valga-

-Pues más allá que nos venden que Stern salvó la liga. También dejó mucha homework por hacer.-

-Bueno que vayan y revisen la teoría de George Gervin quien expone que fue la fusión con la ABA lo que salvó la liga- (Tema para otro post).

  Pero es que para entender que lo  sucedido con Gordon este 2020. Es una contribución a largo plazo.  Debemos una vez más retomar y analizar la evolución, rechazos, paradigmas y tabúes en el recorrido del: 

Break Dance

Porque aunque repito:

No soy un Especialista.

Una simple lectura del tema sobre tal baile nos lleva a hipnotizarnos y deleitarnos en su fantástico “final” (o más bien… Comienzo).

Pues logró ser nada más y nada menos que:

 

 Deporte Olímpico.

 

  Como miles de diarios y páginas lo reseñaron (algunos con algo de pesar):

 

“De las calles a las Olimpiadas”.

 

  Y es que aunque soy un simple mortal y nunca mi intención ha sido reclamar un título de Especialista. Os diré una cosa que vosotros algún día recordarán:

El Slam Dunk Contest ya es una disciplina aparte.

Y algún día formará parte de los Juegos Olímpicos.

-Solo que ni  la NBA aún lo ha  notado.-

-Tal cual como el Break Dance salió de lo urbano para el mundo (con mucho sudor y lágrimas)

–Vaya que hubo miles de prejuicios en su historia-

 Lo hará el Slam Dunk Contest algún día. 

 Y digo que la NBA ni siquiera lo ha notado porque es la realidad.

 Pues ya existen miles de tíos que hacen vida en las redes sociales guindando cualquier cantidad de mates o volcadas descabelladas. Volcadas que incluso muchos players NBA soñarían con lograr. 

Y el dato crucial es que para ello no necesitas:

Ni saber botar (driblar) la bola y ni siquiera saber encestar.

-Es que ni necesitas saber las reglas NBA o FIBA del baloncesto-

Simplemente con un poder de salto, control de tus sentidos y mucha creatividad puedes hacer vida levitando. 

-Y claro mucha suerte.-

  Pero en fin ya el Slam Dunk se ha salido del Dear Basketball. Y creo que ni siquiera se puede decir que es una extensión de este. Pues es una disciplina global que poco a poco se desprende y va transformándose.

  Callejera,  urbana, y también con prejuicios; tal cual como alguna vez lo fue el Break Dance quien tendrá un cupo en las Olimpiadas del 2024.

  Y ya quedará de parte de Adam Silver, nosotros y el resto de la liga darnos cuenta que sus practicantes son atletas elites, artistas del Slam Dunk o poetas del aire. Es decir:

Los griegos de la levitación.

  Y lo ocurrido este 2020 en el Contest se seguirá repitiendo si seguimos dejando de jueces y  en manos de personajes famosos, como el ganador a Mejor Actor de Reparto en los Oscars. O en manos de un tío que, -aunque-   sí es verdad dio mucho por la ciudad donde se lleva a cabo el All-Star, no tiene idea de que separa un 50 de un 47 en la ejecución de una buena volcada. 

  Es decir, es hora que la liga haga lo mismo que hizo con los tres Oficiales que pitan y corren en la duela por 48 minutos con los 5 tíos de cada equipo en los 82  juegos de liga…

Es hora que los profesionalice.

Es hora de comenzar a formar verdaderos jueces, de edificar  la utópica universidad del Slam Dunk.

De que verdaderamente alguien se dedique a formarse como:

Especialista (y esta vez sin las comillas)  de la disciplina.

  Así como el Skate, el Surf e incluso el Ballet cuentan con  sus especialistas profesionalizados para decidir quién tuvo el mejor rendimiento o el mejor performance. También lo tengan los artistas del Slam Dunk.

Y evitemos errores como los del 2020.

-Donde Dwayne Wade sacó su corazón Miamero-

-Necesitamos especialistas imparciales-.

 

¿Quiénes?

 ¿Dónde buscarlos?

¿Jugadores, ex-players,  oficiales, periodistas, comentaristas, etc.? 

Tal vez sí, tal vez no.

Lo que sea pero que se dediquen a tal disciplina. Y que se preparen para ello. 

Tal vez incluso un combinado. Pues palabras de verdaderos expertos como Nique, Dr. J. Vince, MJ23 siempre son bienvenidas. 

¿Pero el día que ya no estén?

¿Parte con ellos una buena decisión?

-A eso también me refiero.-

-Entonces  ya es hora de comenzar a buscar la fórmula.-

  Y ojo que hay mucho trecho por recorrer porque desde aquella vez que Dr. J falló una descomunal volcada ante Larry Nance padre (quien fue el primer ganador con una simple volcada para asegurar), hemos escuchado miles de veces que la competición ha decaído.

¿Pero en qué la hemos ayudado?

Solo prueba y error. Con más errores que prueba.

  Es decir, es hora de tomar el testigo que agriamente nos han dejado en este 2020 Aaron Gordon y Jones jr.  Y comenzar a pensar en que  algún día un tío que hoy tal vez ni siquiera haya nacido. Escuchará el himno de su país por ganar una medalla olímpica por ser el mejor Dunker del mundo.

¿Impensable verdad?

  Igual como aquel día en que el primer chaval hizo un primer mortal o hizo su  primera parada de manos bailando Break Dance en las calles en pro de dejar el nombre de  su banda, barrio o vecindario en alto. 

 

PD: Para aquellos seguidores de Aaron Gordon (quien sin duda muy difícilmente vuelva a un Contest) os dejaré una gran verdad:

Uno de los mayores contribuidores del Slam Dunk Contest jamás ganó la competición en la NBA.

The Dr. J.

Y otro Dr. Jamás recibió trofeo aquellos días. 

The Dr. Dunk -Darnell Hillman (pero esa es otra historia)

 

                                                                                

                                                                                 “Los locos abren los  caminos que más tarde  recorren los sabios”

                                                                                                                                      Carlo Dossi.





 

Comentarios

Exactamente un excelente perdedor este Aaron Gordon que cada día es peor jugador de baloncesto, con su porcentaje en el tiro de 3 puntos con suerte podrá ganarse la vida como dunker en los Juegos Olímpicos y así no recibir mofas a lo Ricky Rubio.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar