Derrick Caracter - Xavier Henry: no sin mi contrato

Solapas principales

Este verano, el complejo mundo salarial que rodea a la NBA nos ha dejado un par muestras lo suficientemente siginificativas como para creer que las tendencias y pensamientos con los que se redactan los nuevos acuerdos en la liga, siguen cambiando. Y el hecho de que estemos a las puertas de una nueva negociación del convenio colectivo, quizá refuerce el interés que puedan suscitar cierto tipo de contratos o claúsulas. Analicemos algunos ejemplos.


1) Derrick Caracter: dólares y básculas

En el pasado draft, Los Angeles Lakers, decidían utilizar una de las últimas elecciones de segunda ronda para apostar por el talentoso jugador formado en UTEP (previo paso por Louisville). Conocedores de sus constantes problemas de actitud en el pasado, y pese a la buena imagen dada por el chico en las Summer Leagues, no han dudado en marcar qué camino exigirle y cúales son las pautas a seguir si realmente está dispuesto a pertencer al equipo. De ahí que incluyesen una cláusula en su contrato que iría intimamente ligada a los quilos que diese en la báscula poco antes del comienzo del training camp.

Caracter, firmaba un contrato con los Lakers, por el cual en la temporada 2010/11 percibiría 473.000$. Sin embargo, sólo estarían garantizados 250.000$. Para obtener la cantidad completa totalmente garantizada y por tanto doblar el sueldo, debía presentarse el pasado 10 de Septiembre con un peso inferior a 125Kg. Una motivación más, sobre todo si tenemos en cuenta, que estamos hablando del primer contrato profesional que firma este jugador.

Sin embargo, ya existía un precedente muy reciente en la liga. No en un contexto similar, pero que nos va a servir para seguir comprobando que un jugador puede embolsarse "extra money" si es capaz de mantenerse en forma. Estamos hablando de Glen Davis, al que los Celtics renovaron por un montante total de 5$ millones garantizados por dos temporadas; pero quién podría llevarse al bolsillo 1$ millón (500.000$ en cada uno de los dos años firmados) más si es capaz de cumplir ciertas claúsulas relacionadas con su peso.

 

2) Xavier Henry: ¿y mis incrementos?

Quizá muchos recuerden la figura de Glenn Robinson y sus exigencias como número uno del draft, allá por el año 1994. Para quienes no lo hagan y de manera muy resumida, "Big Dog" se descolgó con unas exigencias económicas astronómicas para estampar su firma con los Bucks. En un principio se llegaron a mencionar cifras cercanas a los 100$ millones, para finalmente cerrarse un acuerdo de 68$ millones a cobrar en diez temporadas. Esta situación, fue la que provocó la aparición, un año más tarde, de lo que ahora se conoce como "rookie scale", la cual estipula los salarios a cobrar por los novatos seleccionados en primera ronda.

Si durante los últimos 15 años, apenas hemos tenido noticias en relación a esta normativa. Este verano ha sido diferente, teniendo como protagonistas a los Grizzlies y sus novatos, especialmente el ex-Kansas Jayhawks, Xavier Henry. Gracias al mayor revuelo que su agente propició entre los diferentes medios de comunicación y porqué no decirlo, al ser una elección superior al venezolano Greivis Vásquez y existir interés de otras franquicias en hacerse con sus derechos vía traspaso.

Analicemos lo ocurrido.

El CBA vigente, permite a las franquicias firmar a sus rookies seleccionados en la primera ronda, por un montante mínimo del 80% de la cantidad que "rookie scale" dictamine, o un incremento máximo total del 120%; es decir, aumentar o disminuir en un 20% como máximo y por cada año la cantidad base establecida por convenio. La práctica habitual es que las franquicias firmen a sus novatos esa subida a partir del dinero que el convenio estipula, en algo que podríamos llamar "ejercicio de respeto". Pero que sea lo habitual, no significa que se esté obligado a hacerlo.

Y así, llegamos a la situación vivida en Memphis, por la cual ni Greivis Vásquez ni Xavier Henry habían llegado a un acuerdo con la franquicia al incio de las ligas de verano. El jugador venezolano participó en esos partidos firmando un seguro específico para el evento, y Henry ni se enfundó el chándal. ¿Qué había sucecido?. Vamos a tratar de explicarlo lo más sencillo posible, y espero dado lo complejo del tema, sin errores.

Según las informaciones aparecidas en el Commercial Appeal, los Grizzlies habían ofrecido el 100% de la cantidad vigente en el CBA, "escondiendo" el incremento tope del 20% en una serie de bonus tales como:

- Participar en las SL
- Participar en un programa específico de dos semanas con el staff técnico
- Conseguir uno de estos dos objetivos: participar en el partido de rookies/sophomores del All-Star, o promediar 15 minutos por choque en al menos 70 encuentros.

(Nota: su agente, menciona también que se incluía el formar parte de alguno de los rookie teams elegidos por la liga)

Arn Tellem, representante de Xavier, no tardó en mostrar su descontento en los medios (que tendría su respuesta pública por parte del propietario Hesley, defendiendo su derecho a "complicar" los incentivos y por tanto ese incremento extra en el contrato), especialmente con el último de los puntos. Entrando en un juego de conceptos, buscando diferenciar, los llamados "performance bonus" (los dos primeros puntos numerados en el párrafo anterior) de lo que él consideraba "performance incentive". Así, reconocía que los primeros eran habituales entre los nuevos contratos; de hecho algunos de "sus" chicos los habían firmado en el pasado, por ejemplo Danilo Gallinari. Los cuales serían aceptados por su representado, pero que ningún otro equipo en la liga había incluido los segundos, no al menos, entre los "lottery pick". De este modo, no tardó en ofrecerse a pagar de su bolsillo el salario de su jugador mientras no se llegase a un acuerdo.

Sin embargo, tal y como nos explican en la fantástica web Shamsports.com, este mismo año, jugadores como Greg Monroe o Wesley Johnson entre otros y ambos elecciones de lotería, han aceptado diferentes tipo de los habituales performance bonus para conseguir ese 20% de incremento. E incluso, van más allá, y nos acercan que ha habido cuatro casos de jugadores que hayan firmado por menos de ese tope del 120% sobre lo que el CBA marca desde la aparición del rookie scale en el año 1995: George Hill (120% en sus dos primeros años, pero 80% en los dos siguientes), Sergio Rodríguez (100%), Ian Mahinmi y Donte Greene. Hasta este verano, no habían suscitado importancia alguna.

Pero quizá, la clave de todo esto, esté en lo firmado por Ty Lawson el verano pasado. Pues su contrato incluía los típicos bonus relacionados con su aparición en las SL o en programas específicos; pero también con un mínimo de minutos totales disputados (900). Así que ya estamos ante el precedente que Arn Tellem quería evitar...

La lucha establecida era clara, por un lado tenemos a un agente que busca presionar lo máximo posible para conseguir el mejor acuerdo. Y por otro tenemos a una organización poco boyante en lo económico, conocedora de situaciones similares que reforzarían su argumento e intentando recortar todo lo posible los gastos garantizados; por pocos dólares que sean, ya que estamos hablando de una diferencia de poco más de 2.5$ millones en los próximos cuatro años, si sumamos los contratos de Vásquez y Henry, con o sin el incremento máximo. Pero que decide entrar en una batalla dialéctica pública y expone sus intenciones bruscamente.

Finalmente, esas presiones públicas ejercidas por el agente surtieron efecto, y el propietario Michael Hesley acabó cediendo pese a su enroque inicial. Quizá por la exposición diaria en los medios de lo sucedido, quizá por el miedo a perder una elección de lotería (y un total de dos primeras rondas) o quizá porque el beneficio que en el futuro generen para los Grizzlies estos chicos con su rendimiento, sea superior al escaso ahorro económico que se pretendía conseguir en el corto plazo.

Pero, de todo, lo más curioso y tomando de nuevo a Shamsports.com como fuente. Es que este mismo año los San Antonio Spurs, consiguieron que su elección James Anderson firmase el contrato aceptando las condiciones propuestas por la franquicia:

"San Antonio eventually signed Anderson to a contract that pays a maximum of 120% of the scale in the first year, but only 115% in the second year, and 117% in the third (fourth year salaries are calculated as a percentage of the third), all years of which contained more significant performance incentives than usual"

Supongo que sigue habiendo formas y formas de hacer las cosas. Y no debe ser igual de fácil el proceso para las primeras rondas bajas que para las elecciones algo más altas.

 

Texto extraído del blog: All Around The Basket

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar