Jerome Meyinsse, la oportunidad de ser estrella

Solapas principales

“El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad.”  Víctor Hugo

Se dice siempre que las oportunidades nunca deben dejarse escapar, que los trenes sólo pasan una vez, y que de nada vale arrepentirse posteriormente. Jerome Meyinsse, es de esa opinión, no hay lugar a duda. Un futuro que le ha valido para destacarse como uno de los extranjeros más valiosos e importantes de la LNB argentina.

Aunque todo comenzó en Baton Rouge, de donde es originario. Un lugar destacado en la gestación de grandes deportistas. En el McKinley High School compartiría cancha con Tyrus Thomas, pero no sería hasta su año senior y ya sin la compañía del actual jugador de la NBA, cuando destacaría sobremanera promediando casi 20 puntos y más de 10 rebotes. Lo que le valdría para recibir la atención de algunos programas universitarios. Pero Meyinsse, no asombraba únicamente en la cancha, sino que también despuntaba en las aulas, ya entonces entre sus compañeros destacaba por lo bien que se le daban las matemáticas, además de otras actividades como la música (tocaba la trompeta).

Porque lo académico y cultural, han sido siempre referencia en la vida del chico; valores y preferencias inculcadas por sus padres. Ambos profesores universitarios en la Southern University and A&M College. De hecho, su madre no pudo evitar sorprenderse cuando recibieron una carta con el ofrecimiento de una beca deportiva por parte de la Universidad de Rice, e incluso veían con buenos ojos que su hijo recalase en dicho centro; tal y como declararían tiempo después en un artículo del Roanke Times. Pero Jerome, quería jugar para una universidad más grande y que estuviese encuadrada en una conferencia de mayor nivel. Hasta que el proceso de selección terminó en Virginia, formando parte de los Cavaliers, al mismo tiempo que cursaba Económicas.

A lo largo de su trayectoria en la NCAA, se puede decir, que lo deportivo se acercó a sus notas únicamente en su último año. Hasta entonces, su papel en el equipo era más bien marginal. El que fuera su entrenador Dave Leitao, tenía preferencia en el puesto de "5" por Pettinella y Mikalauskas; dos jugadores no demasiado talentosos, aunque con más experiencia. Pero su recorrido entre libros y apuntes rozaba la perfección. Tanto en resultados, como por su participación en diferentes programas de la propia universidad, lo que le valdría ser galardonado con premios y becas de importante cuantía.

Sería su última temporada en el equipo la que marcaría sus decisiones futuras. Porque con la llegada del coach Bennett, su presencia en la pista aumentaría notablemente, y si bien el rol era secundario, la sensación de que estábamos ante un verdadero jugador de baloncesto había aumentado considerablemente. Algo que parecía haberse olvidado pese a la privilegiada genética de nuestro protagonista.

 

¿Pero cómo se convierte en uno de los mejores extranjeros de la Liga Argentina?

Con promedios de 6,5 puntos y 4,1 rebotes como senior, y sin casi pisar la pista en las temporadas previas; quizá no se puede esperar que los agentes y equipos profesionales se peleen por hacerse con tus servicios. Tal fue así, que sus padres volvían a querer para él un futuro alejado del deporte profesional, para centrarse en sus estudios de post-grado (tenía aprobada una ayuda de 5.000$). Finalmente logró convencerlos de que no descartaba dicho camino, pero que antes quería probar suerte en los pros, porque su cuerpo tenía “fecha de caducidad”, y no así su cerebro.

Un buen día en el verano del 2010, recibió la llamada del 9 de Julio; un modesto club argentino que estaba interesado en realizarle un try-out de dos semanas, para valorar una posible incorporación. Eso sí, el billete de avión debería costearselo él mismo; con la promesa de devolución del importe si lograba quedarse en el equipo. Así lo explica el propio Meyinsse, para solobasket.com:

“Al finalizar mi último año universitario, lo primero que hice fue buscarme un agente. Una vez conseguido me pasé el resto del verano trabajando en mi juego y entrenando en Virginia. Al principio no tenía demasiadas ofertas, así que cuando me comentaron que había un club en Argentina que estaba interesado, me informé un poco, y al ver que era una buena liga, decidí probar”

Y no sólo convenció en aquella quincena en la que estuvo a prueba... Directamente se convirtió en el mejor jugador del equipo (y de los más importantes de la liga), posibilitando su participación en los playoffs por el título, gracias a unos promedios de 16,6 puntos, 6,7 rebotes y 1,3 tapones.

La explosión en su rendimiento y en su juego, era el resultado de combinar sus principales características: movilidad, capacidad atlética, juego por encima del aro, rebote... Con una notable mejora en el apartado ofensivo, donde por primera vez desde el HS, lo buscaban para crear alrededor de sus movimientos y presencia en la cancha. Algo que refrenda en sus declaraciones a este portal:

“En el college, mi rol era muy específico: defender, rebotear y realizar buenos bloqueos para mis compañeros. Cuando me convertí en profesional sabía que esto tenía que variar y tendría que anotar más o no conservaría mi trabajo por mucho tiempo. Siempre he estado trabajando en mi juego, así que utilicé las habilidades que había adquirido”

No es de extrañar por tanto, que este verano fuese objetivo prioritario de uno de los equipos importantes de la competición. Cerrando un acuerdo con Estudiantes de Bahía Blanca, para convertirse en uno de sus jugadores extranjeros. Y hasta el momento, no está defraudando, como así lo atestiguan sus 20,2 puntos y 7,9 rebotes de media. ¿Cómo ha asimilado tantos cambios en tan poco tiempo?

“Humildad y trabajo duro. La humildad para saber que puedes hacer y que no, y el trabajo para estar en la mejor situación posible para lograrlo. Fuí muy afortunado el año pasado por ser protagonista y así madurar como jugador. Hubo buenos y malos días, pero en cada momento intenté aprender y mejorar como jugador y persona”

Si bien es cierto que estamos al inicio de la temporada, y son muchos los acontecimientos que tienen que sucederse; parece claro que de mantener dicho rendimiento, el nombre de Jerome Meyinsse debería comenzar a sonar con más fuerza. Y quizá en España (especialmente clubes Adecco Oro), deberíamos ir tomando nota, porque además de todas las virtudes comentadas, podría “tener un as bajo la manga”...

Párrafos atrás, mencionábamos de pasada a sus progenitores. Joseph y Patricia Meyinsse, han nacido en Ghana y Jamaica, respectivamente. Ambos países forman parte del acuerdo cotonou, por lo que de lograr el pasaporte de uno de ellos, las puertas para entrar en nuestras ligas se abrirían de par en par.

Según se puede leer en un artículo publicado por cavalierinsider.com, el pasado mes de Septiembre, tenían esperanza de lograr dicho documento por el país africano, pero por ahora no ha fructificado. Así que solobasket.com le ha preguntado en que punto se encuentra ahora mismo dicha situación, pero su respuesta lo aplaza todo hasta el fin de la competición:

“No estoy seguro de como está este tema ahora mismo. Desde que llegué a Argentina me he centrado en jugar. Quizá al término de la temporada retomemos esa cuestión”


 

Nota: agredecimientos a Jerome Meyinsse, Bruno Altieri (Dpto. Prensa Estudiantes Bahía Blanca) y Lucas Núñez (solobasket.com)

Comentarios

Pues eso, blanco y en botella, xD. Si sigue a este nivel en Argentina y, sobre todo, si logra el pasaporte "cotonou" tendrá muchas ofertas de Europa y todo el mundo sabe que la LEB Oro es un magnífico escaparate para los jugadores que debutan en Europa, sobre todo ahora que la crisis ha provocado que muchos equipos tengan que pescar en la 2ª división del basket español. Por cierto, ¿Pettinella? ¿Ryan Pettinella? ¿Ese fortísimo, tosco y con cero talento que jugó en Vigo hace un par de añitos? Creo que la temporada pasada estaba en Islandia o por algún país nórdico, haciendo numerazos, lógicamente, a pesar de su habitual 35-40% en tiros libres, xD

OK. Estoy viendo que en Vigo hizo ¡¡¡ 16/57 !!! en tiros libres, un tremendo 28.1%. Recuerdo cuando vino a Lugo a jugar contra el Breo: el tío se pegaba hasta con su sombra y más sacrificio no se le podía pedir, pero daba grima verlo tirar a canasta o intentar algo con el balón en sus manos. Eso sí, ese Vigo hoy en día igual daba más guerra: O´Leary, Suka-Umu, Michael Williams, Tim Frost, Alejandro Alba, Galarreta,...bastante hizo Manolo Povea con la plantilla que tenía esa temporada. Un saludo, edpaz

Edgar, este para el Breo la temporada que viene, jeje. Como "cotonou" y al nivel que está jugando en Argentina, al lado de los míticos Espil y Pepe Sánchez, seguro que podría hacerlo muy bien en la LEB Oro

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar