Un novedoso y difícil desafío en la carrera de "La Bomba" Navarro

Solapas principales

Juan Carlos Navarro es el paradigma de jugador icónico en la sección de baloncesto del Barça. Vinculado desde su más tierna infancia al club azulgrana escaló todos los peldaños posibles hacia la élite en la que hizo historia. Veinte años en el club de su vida tan solo interrumpidos por una temporada en la NBA  con los Memphis Grizzlies (2007-08). Acumuló 35 títulos como jugador y se convirtió, paralelamente, en un icono de la generación del 80 que también elevó a las más altas cota a la selección española.

En 2017 -cuando presidía el club Josep María Bartomeu- rubricó una vinculación por diez años con el Barça. para convertirse en patrimonio de la entidad una vez abandonara la práctica activa del baloncesto. Algo que tuvo que hacer efectivo -en contra de su parecer en aquellos momentos- en el verano de 2018 cuando, tras unas intrincadas negociaciones, accedió a colgar las botas.

La 'Bomba' inició una singladura desconocida para él.. En junio de 2019 fue promocionado al cargo de Secretario técnico de la cantera.La vorágine del club que culminó con la salida de Bartomeu y la convocatoria de elecciones el pasado mes de marzo propició qyue el proyecto de Joan Laporta apostara por Navarro como piedra angular para el baloncesto. Y su triunfo relanzó la figura del exjugador de Sant Feliu en los despachos.

El Barça, a partir del retorno de Laporta.a la presidencia está viviendo una vorágine de cambio de cromos. Uno de ellos supuso el nombramiento de Navarro como General Manager de la sección en sustitución de Nacho Rodríguez. Un salto hacia adelante, lleno de retos, en el que Navarro -de momento- ya ha trascendido que se acompañará por un dueto de confianza conformado por Mario del Campo como adjunto y Mario Bruno Fernández como Director Deportivo. Movimientos que, por ejemplo, llevaron también aparejados la salida de Juan Llaneza como director de scouting o a la de Juanjo Castillo, otro nombre propio vinculado a las secciones profesionales del club en la era Bartomeu. Novedades que, puede ser, no sean las últimas. Atentos.

Movimiento de fichas de envergadura que, ha venido acompañado -por lo que a influencia sobre la sección de basket se refiere- por los nombramientos de Ferran Reverter como CEO dl Barça o de Xavi Budó como responsable de Deportes profesionales de la entidad en sustitución de Albert Soler, recientemente promocionado, por cierto, al cargo de Director General del CSD.

La tarea que le espera a Navarro en su nueva responsabilidad es una carrera de obstáculos. Primero deberá lidiar con el presupuesto que le sea destinado a la sección de basket. Algo que, a día de hoy, es una incógnita, pero que -eso está claro- vendrá marcado por las restricciones económicas derivadas de los efectos de la pandemia. Unas consecuencias que no se conocerán hasta que el club disponga de la auditoría que encargó para evaluar el real momento -nada positivo sin duda- de las cuentas de la entidad.

En un escenario de más que previsible restricciones presupuestarias, Navarro y su equipo tendrán que lidiar con el momento. Pese a que la mayor parte de la plantilla actual (incluido el técnico Sarunas Jasikevicius) tiene contrato para el próximo ejercicio habrá que ver como le afecta el escenario. Y además de eso hay temas por resolver. Pau Gasol (en cuyo fichaje fue pieza clave Navarro, que aparece con él por cierto en la imagen procedente de la cuenta de twitter de Pau) acaba contrato y tiene 'in mente' retirarse tras los Juegos de Tokio,.Álex Abrines también finaliza vínculo, pero tiene una opción por una temporada más; Artem Pustovyi acaba, queda libre y no cuenta para el futuro salvo sorpresas mayúsculas. Y luego está el caso de Leandro Bolmaro (contrato hasta el 2023) pero a quien los Minnesota Timberwolves están decididos a llevárselo a la NBA el próximo verano...previo pago de su claúsula. En este contexto está claro que el club deberá incorporar -como poco- a un director de juego y a un jugador interior.

No le va a faltar, pues, trabajo al bueno de Juanqui en su nuevo desafío en los despachos, todo ello en un escenario de austeridad económica. No es fácil, sin duda, el desafío y más para alguien novel en los despachos. Pero Navarro siempre ha sido un deportista de retos en las pistas y ahora quiere salir airoso también en su nueva singladura. Veremos si lo logra en este Barça que, tras ganar la Copa del Rey y clasificarse para la Final Four de la Euroliga siete años después también tiene en el punto de mira la Liga Endesa. Retos del presente y del inmediato futuro que abrirán la puerta a otros de indudable enjundia. Tiempo para los valientes.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar