Lo nunca visto (Wyoming)

Solapas principales

Tras un año sabático en el que, como buenos seguidores de las frases de Boza, nos limitamos a desarrollar una exhaustiva labor de scout sobre “estadísticas y bikinis round the world: lo que no tapan, marea mediante” cuyo resultado sin fotos no vale nada y con ellas este blog aspiraría a competir con el marca, hemos decidido retomar esta Llanura que siempre se ha caracterizado por la intermitencia y la precognición. Como no se nos ocurría cómo empezar y considerando que por esta página se han deslizado contribuciones de Groucho Marx, Les Luthiers, Faemino y Cansado, Cruz y Raya y muchos otros, qué mejor recurso que de nuevo contar con artista invitado, y dado que Rajoy nos dijo que más tarde – él ese más de bici, quizá por eso- y Rubalcaba está muy liado con el congreso, les traemos aquí la grabación anticipada de un conocido programa de televisión que, en febrero, con ocasión de la Copa, emitirá este penoso sketch dedicado al basket…

 

El Gran Wyoming arquea solemnemente una ceja

Qué tal, amigos! Bienvenidos a esta edición especial de El Interpredio que en esta ocasión, y sin que sirva de precedente ni de consecuente, dedicaremos al baloncesto. ¡Al basket! Sí, señor, eso es, pero me pongan esa cara, hombre: ¡ni que les hubiera aumentado el Irpf! Aún no ha subido el Iva tres veces. Y además al basket de por aquí, nada de enbiei ni otras chorradas, ¡al basket patrio! Después de la pantomima del lock out me niego a hablar de la nba. ¿Pero cómo es que no querían jugar? ¿Acaso saben los jugadores hacer otra cosa que no sea meterla?

Resulta que miramos la clasificación y tenemos cinco equipos empatados en el primer puesto!! Pero esto qué es! ¡Cinco equipos empatados en el primer lugar a estas alturas! Noten que ha sido hablar de basket e irremisiblemente citar la altura…ay –suspiro prolongado- estos bajitos que tan solo aspiramos a tocar el aro en la minicanasta de plástico de la habitación del sobrino de cuatro años y a un cross-over in your face on-the-rocks, y esta última alusión nada tiene que ver con mi capacidad para el tiro lejano, para el cinco pardillo que ha salido a desactivar el pick and roll a ocho metros ignorando que nuestra peligrosidad es directamente proporcional a la distancia a que se encuentre el banquillo, preferiblemente ajeno para que el lanzamiento pueda tener cierta efectividad de puro herir a alguien, tal es nuestra fiabilidad con la bola. Pero siempre nos quedará el tiro libre decisivo a cuchara en las mismas narices del gran Gene Hackman. O que sea carnaval y transmutarse y aullar y dar pases por la espalda y empalar mates, algo que apellidándose Jota Fox tiene mérito pero no tanto en la más estrictia tipología mamífera. Ya lo dijo Darwin, queridos amigos, que no era un base de la Universidad de Connecticut (Massachutes) como todo el que tenga un mínimo de cultura NCAA bien sabrá: o te serenas o siempre parecerás Sergio Llull.

No se si se han dado cuenta de que he perdido el hilo. ¡Pues se equivocan: nunca lo hubo! Es lo que tiene ser un creador de talento innato, un improvisador sine qua non. Hay cinco equipos en cabeza –sí, sí, el singular del base del Cai- y todos nos preguntamos cómo es esto posible. ¡¿Qué está pasando?! En la jornada 14 el todopoderoso Barcelona debería ser líder con no menos de 15 matches de ventaja sobre el segundo. Pero no se preocupen: no es nada que pueda arreglar el prodigioso scout del gran Creus; un par de pinceladas de complemento y ya está. Me informan que para enero ya ha echado el ojo a un prometedor alero del equipo del trueno a cuyo apellido solo habría que añadir una ciutat catalana para que sea hermano del mismísimo portavoz de Convergencia, a un ruso polivalente que ahora mismo está lesionado en el Cska y a Diamantidis, que el Pana necesita dinero para no desaparecer este año sino el próximo en Leb.

Jaja, ¿qué se han creído los demás? ¡Cómo puede estar ahí el peor Baskonia de los últimos siglos! La culpa, por descontado, es de Dusko y del que fichó a Joey Dorsey: no se puede tener en el banquillo a un jugador que ocupa su silla y la del de al lado. Al menos en tanto no esté ya ampliado el Buesa Arena. El problema del Baskonia es que juega con siete: ¡pero qué rotación es esa! Las cosas se solucionarán en cuanto jueguen con tres. Ahora que solo disputarán un partido a la semana no habrá cansancio. Prigioni-SanEme-Teletovic. Con los tres jugando a ocho metros del aro al rival le sobran los pivots bajo canasta y el tema se iguala. La jugada uno será un bloqueo directo en el lado derecho. La dos en el izquierdo. La tres en el derecho después de amagar por el izquierdo. La cuatro por el centro. La cinco por el centro ligeramente hacia el cuadrante izquierdo después de marcar un dos reiteradamente para confundir la defensa. Complejidad táctica, claro que sí, innovaciones. Con cojones y con carácter, joder (los niños que supriman esta última frase y los más niños que la lean dos veces y la repitan a gritos cuando coincidan en el ascensor con dos vecinas del quinto). En defensa se puede optar por una zona 1-1-1. Ocasionalmente puede comparecer Nemanja Bjelica, jugador franquicia del Tau2020 (sí, he dicho Tau, no se me asombren: para esa época no hay por qué pensar que no pueda volver el antiguo patrocinador, las Cajas ya serán historia o serán una sola, y entonces en Vitoria, Málaga, Zaragoza y Sevilla tendrán un equipo que siempre se llamará Unicailabosol BBVABSCHBPBSBANKIACAIXABANK, SPM para abreviar y entendernos)

Al Lucentum no hay quien lo pare, al menos hasta que a partir de la jornada próxima pierda cuatro partidos seguidos. Cuando estaba Singler perdían algún que otro partido (silencio esclarecedor) .Sin él ganan siempre (silencio trémulo). Pues esto creo yo que canta bastante, jajaj. Aaaaai, ai , ai, ai… caaaallla y no canteeees. Vale, ya sé qué el chiste se estropea por culpa de la ele, pero nunca dejes que la realidad te estropee un mal chiste. Singler evoca algo así como una máquina de coser, pero también Larry evocaba un ave y no precisamente por la velocidad del ferrocarril, que esa época áun no existía. Menos mal que los nombres de los americanos no se traducen. Si se hiciere a muchos no los respetaría ni Araña.

Pero está empezando a degenerar este programa -ay, la audiencia- y esto solo lo salva hablar del Madrid. ¡Hala Madrid! Haaaaalaaaaa Madrid. ¿Ven? Quien no se siente tenor después de un plácido domingo en la cancha del Fuenla. No faltará nunca la percusión ni la música de viento, sobre todo si concurre Arteaga. Y cuerda hay allí para rato. ¡Pero cuidado! No se les ocurra comprar merchandising: estos son capaces de ir al Rastro, comprar una camiseta de Gasol ya desteñida –y en descuento por si acaso hay trade a la vista, maldita desactualización-, pintarle un ocho y venderla como la original que usó Carroll cuando metió aquel tercer triple a Maccabi, al fin y al cabo coinciden tres letras y la primera es muy parecida y nadie suele notar que falta una ele. Operación que puede repetirse n veces, cambiando el número de triple certificado y de rival de Jaycee. Mucho más realista que vender la de Saer Sené talla L. Y si el pedido es superior a 100 euros –siempre lo es, la camiseta citada se vende por 120- se obsequia con un casette de salmos mormones de cuando el interfecto estuvo por Chile (no se preocupen, no se nota realmente que es Carroll) . El casette o cinta contenía originalmente un directo en playback de Juan Pardo, pero se grabó encima. Si se superpone el sorbito de champán con el Eclesiastés, llame al 902 y aplauda el retorno de Saúl Blanco.

El Madrid, queridos amigos, es una caja de sorpresas. Resulta que ahora es divertido verlos jugar. ¡Pero esto qué es, a quién se le ocurre! ¡A ver si ahora va a ser entretenido esto del basket! Es lo que pasa por tener a un entrenador sin experiencia, ya pasó con Plaza en el primer año. Jugando así no van a ganar nada, dicen. Lo más apropiado, claro está, es que aprenda un poquito, les haga bajar el culo en defensa, posesiones a 23 segundos con 5 y el rival que no pase de 50. Tampoco ganarán nada pero a nadie le importará, porque nadie verá sus partidos. Lo del Madrid, en cualquier caso , no tiene mérito alguno: con el Gasol del Este, el nuevo Kukoc, el nuevo Nowitzki, el nuevo Larry y la magia del Chacho (y no lo digo por su capacidad de esfumarse y desaparecer en defensa) hasta yo conseguiría plantar cara al Drink Team.

No como el Estu (se lleva las manos a la cabeza). La variedad atacante del Estu de esta temporada se estudiará muchos años en las Universidades americanas y será materia de coloquio y de clinics. Menos mal que como el ba-lon-ces-to es un deporte de equipo los compañeros deben cuando menos mirar al que se la chupa. La bola, digo. La pelota de basket, vaya. Joer, qué mal pensados. Si quien la tiene es Wright, ahora suspendido de empleo, sueldo y lanzamientos -no crean que escribimos esto en octubre- lo más apropiado sería organizar ya la defensa, así siempre se evitaría el contraataque. En la pizarra de los tiempos muertos Pepu dibuja primero cuatro puntitos y así acota el punto desde el que los demás han de mirar la jugada, no vayan a interferir o ponerse en medio. Wright por aquí, Wright por allá, boto, amago, avanzo, freno, lanzo, piedra. Pero eso no es todo, amigos, también cabe una variación, cómo tú tah, mi amol, boto la bola, amaso, qué eh que tú mirah, man, boto la bola, amaso, dame tu bum, bum, perrea, perrea, amol, ay ya tu sabeh, boto, amaso, mía vah a ssser, miro, voy, para dentro, sí, pero no, dudo, paro, amago, avanzo, freno, lanzo, piedra. Esta jugada aspira a lo mismo que la anterior pero requiere más tiempo y no cualquier puede ejecutarla con la maestría que denota el dominicano primaveral…

Ahora es cuando los del Unicajajajajaja se sienten discriminados porque no pienso dedicar ni una línea a su equipo. Pues tienen razón, jajaja, no lo haré. ¿Qué creen, que esto es un programa a la carta? ¡Menú y de un solo plato! Amigos, recuerden que Messina, después de su entrevista célebre en esta Llanura, acusó al entorno de desestabilización y se dio el piro. No queremos entorpecer la buena marcha malagueña ahora que por fin, después de unos años de sopor y de mediocridad, juegan a algo. Tampoco diremos nada del Valencia ni de otros equipos: no han pagado lo suficiente como para aparecer y con la excusa de la crisis y de que en 2011 no hubo blog se han escaqueado de las viandas y, lo que es más relevantes a efectos creativos, de la botella de Gin –Ete, por descontado- (jojojo… dos ocurrencias más así y pensarán que no es cierto y que me la he bebido, ejem, no). El Valencia está actuando acorde con la cultura del esfuerzo: qué mejor manera de subrayar sus bondades que acreditar que sin él no se logra nada. Lo que no se entiende es por qué, de una vez, no pasa a denominarse Mercadona Valencia. El pabellón más erótico de la Acebé coreando Meeeerca-do-na, para para pa pa, y los rivales, en los suyos, incapaces de proferir siquiera un tímido Fuera Mercadona, con lo baratos que son ahí los precios. Otro primer tiempo como el de ayer y vuelve Pesic –no es mal sistema, caro no resulta si cada año solo se le contrata unos meses-. Olmos en el descanso les dijo: limpiad la basura, no quito a los 11 de golpe porque a esto juegan 5, las vacaciones no son para viajar, comer, beber, sino para hacer la cama, perdón, dormir en ella. Solos. Moncho Fernández, en el descanso del mismo partido, les leyó cuatro capítulos del Ayurveda avanzado, en hindú original, y así volvieron.


Camaradas, amigos, esto ya es todo por hoy. Sean buenos y no se lo gasten todo en la escuela de apuestas, sobre todo si fallan. Por favor, los piropos de uno en uno, a cobro revertido y con lazo. Y si también hay algún comentario faltón, no se fíen, probablemente sea yo mismo con algún clon. Hay días que aborrezco hasta de mi mismo. Pero no este necesariamente. Salve.
 

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar