LEE

 

Esta columna también podría haberse titulado: “Cuando decidas fichar para reconstruir mira bien a quién desechas”.

Sí, porque en este tiempo en el que la locura de los fichajes de los agentes libres que estos días nos trastorna a todos –qué bien hace mi colega Antoni Daimiel cuando dice que le avisen “cuando se acabe todo esto”- me gustaría escribir sobre un jugador de los Knicks, que además de jugar en los Knicks “es” de los Knicks. Y que, muy probablemente, se va a marchar para dejar hueco salarial a esas (reales y supuestas) máximas superestrellas del baloncesto mundial que el Nueva York está vivamente empeñado en fichar.

No se puede discutir que los Knicks de Nueva York acaban de comprar a una estrella legítima de la NBA. Por una vez, y espero que sirva de precedente, los Knickerbockers han fichado a un jugador que no es un “has been”, o sea ese tipo de jugador que solía ser grande pero que ya no lo es. No; esta vez los Knicks han fichado a un jugador que está situado entre los 15 mejores de la Liga. Esto es un dato objetivo.

Se trata de Amaré Stoudemire, la antigua estrella de los Phoenix Suns, quien acaba de firmar un suculento contrato de 100 millones de dólares para vestir de azul y naranja durante las cinco próximas temporadas. Un lujo un poco caro para el New York, sin duda, pero un indicativo de que, por lo menos, la nave se mueve. Y, aparentemente, esta vez parece que sí, zarpa con un rumbo coherente por primera vez en muchos años.

Vaya por delante que tengo un enorme respeto por el actual presidente de los Knicks, el veterano Donnie Walsh. Y hablando de Amaré, hay que decir que su fichaje parece indicar que el comienzo de la reconstrucción ha comenzado ya. Así que, por lo tanto, el reino -de terror- que se vivió bajo el mandato de Isiah Thomas, siempre consentido por el propietario/niño de papá James Dolan, claro, parece estar llegando a su fin.

No es ningún secreto que los Knicks pretenden fichar a otra estrella de la NBA en situación de agente libre. Especialmente a uno de entre estos dos: LeBron James o D-Wade. Como todo el mundo sabe, los Knicks preferirían fichar especialmente al primero. Lo cual es muy lógico desde la perspectiva del Nueva York.

Por cierto, Stoudemire, ha dicho, incluso antes de firmar su contrato, que va a hacer proselitismo con sus amigos James y Wade para que al menos uno de los dos recale en la Gran Manzana y juegue junto a él en estos nuevos Knicks. Pronto comprobaremos su capacidad de persuasión.

El amigo lector sabe que nunca me gusta afirmar nada con rotundidad. Pero creo que no me pasaré de la raya si comento que dudo mucho que LeBron o Wade recalen en el Nueva York en la hora final. De hecho, James ya dijo hace unos días que le pareció bastante mejor el proyecto de los Nets que el de los Knicks. Y que si tuviera que elegir únicamente entre las dos franquicias ubicadas a ambas orillas del Hudson, iría encantado a Jersey, y luego a Brooklyn, con el nuevo dueño ruso del club, Mr. Mijail Prokhorov.

D-Wade, por su parte, tiene “Miami” en su mente desde el principio. Y a su buen amigo Chris Bosh junto a ese “Miami” en el otro hemisferio de su cerebro. En realidad, si ha de haber una sorpresa en la decisión final de Wade -que no creo que la vaya a haber- de no quedarse en la Florida esa sorpresa será seguramente Chicago; dudo mucho que sea Nueva York o cualquier otro club de la NBA.

Así que el Plan B –que en realidad suena más a Plan C- de los Knicks ya les lleva a hablar de, y con, jugadores como Raymond Felton (de Charlotte) o Jordan Farmar (de los Lakers): ciertamente muy buenos profesionales ambos, pero creo que bastante lejos del nivel que necesita a su lado el bueno de Amaré para sacar a los Knicks del fango de una buena vez.
Pero hay otra derivada en toda historia de fichajes finalmente conseguidos, de transacciones que no llegan a buen puerto, y de francos desamores que jamás vestirán la camiseta de los Knicks de Nueva York.

Esa derivada es: ¿Qué se van a dejar –o qué se pueden dejar- los Knicks de Nueva York en el camino hacia esa Arcadia del pasado victorioso y glorioso de otros tiempos?.

Pues, básicamente, su propia historia.

Es bien sabido que los aficionados de los Knicks tienen en sus oraciones a un equipo cuyos nombres son recitados casi en forma de letanía por los fans más veteranos: y por muchos nuevos fans también. Se trata del equipo de los años 70: el mítico conjunto que consiguió dos títulos de campeón de la NBA, pero que, sobre todo, demostró algo muy difícil de demostrar: que la suma de las partes puede llegar a ser más que el todo.

En otras palabras: que en la Liga NBA nunca se ha visto jugar a un equipo tan en equipo como a aquel equipo de los años 70 de los Knickerbockers. Willis Reed, Russell, Monroe, Frazier, Bradley, DeBuscchere, Phil Jackson, el Coach Red Holzman. Ellos son santos entre los santos para los sufridos e irreductibles aficionados de los Knicks.

Pero los fans más jóvenes del Nueva York ya no recuerdan el tiempo –en realidad fueron varios años- que les llevó a aquellos Knicks, capitaneados por el incomparable Willis Reed, llegar a ser un equipo verdaderamente competitivo en la Liga NBA.

Eso produce un enorme contraste con lo que la gerencia del club ha hecho en los últimos años y con lo que esta nueva gerencia está intentando hacer ahora: construir un equipo ganador por la vía rápida. Es algo así como la diferencia entre cocinar una pizza al estilo de la “mamma napolitana” o meter una pizza precocinada en el microondas.

Los NY Knicks de hoy tienen un jugador en su plantilla, David Lee, cuyo estilo de juego y cuya personalidad son más propias del Nueva York de ayer que del de hoy. Su carácter, su entrega y su dedicación le unen mucho más al espíritu de aquellos Knicks de los 70 que a estos Knicks precocinados y pasados por el microondas del Siglo 21.

Los datos son incontestables: David Lee ha sido el mejor jugador del equipo durante los dos últimos años, además de haberse convertido en el primer All-Star que han tenido los Knicks en las nueve últimas temporadas. Pero, sobre todo, Lee es un jugador al que los contables de los Knicks no necesitarían pagarle su nómina para que sintiera de verdad los colores de los Knicks. El chico es, además, un firme creyente en que la luz que se ve al final de ese largo túnel por el que lleva circulando el Nueva York desde hace ya demasiados años, es el final de la oscuridad; no es un tren que viene de frente.

El chaval nunca ha ocultado su deseo de crecer con el Nueva York y de poder vivir tiempos mejores con su equipo. Pero Donnie Walsh, su jefe, tampoco ha ocultado su deseo de hacer limpieza en la plantilla y tener así dinero suficiente para fichar a dos estrellas de la agencia libre este verano. Y en esa ecuación implacable de números y de salarios, David Lee parece ser siempre la incógnita que se despeja hacia afuera; “the expendable”, el jugador prescindible de la plantilla.

La voz más razonable e inteligente de aquellos Knicks de leyenda de los años 70, el ex Senador por el Estado de Nueva Jersey Bill Bradley, lo ha dicho con total claridad: “gastarse el dinero, incluso en los grandes nombres, no trae, necesariamente, la armonía a un club”. Amén.
Pero tampoco se puede hacer mucho al respecto. La mayoría de los clubes, sobre todo los que son más grandes, siempre manejan la idea de que un jugador, y no digamos dos, les arreglarán todos los males. Craso error.

Willis Reed, menos erudito que su ex compañero Bill Bradley, lo ha expresado de una forma mucho más contundente: “Entiendo lo que [Donnie] Walsh quiere hacer. Esta es la era de la agencia libre. Pero espero que [David] Lee se quede en el equipo”.

No puede haber mejor avalista para un jugador de los Knicks, y particularmente para un hombre alto de los Knicks, que el gran Willis. Aunque lejos de su clase y de su carisma, David Lee es la versión más cercana que tienen los Knicks modernos de ese Willis Reed que siempre daba el 110 por ciento en cada partido. Lee es ese tipo de jugador al que incluso en una mala noche -de las cuales los Knicks han tenido decenas en los últimos tiempos, como es bien sabido- los fans del Nueva York nunca pueden dejar de apreciar.

Willis Reed, y con él los jugadores de aquella su generación maravillosa de Knickerbockers, siempre ha creído que una parte importante del legado de aquel mítico equipo de los años 70 fue la increíble unión que había en aquel vestuario.

Los Knicks de aquel tiempo pasaron también sus penurias, y no pocas, hasta que finalmente explotaron como un equipo verdaderamente campeón. Un conjunto que asombró al mundo por su cohesión y por su entrega total a la causa y que todavía hoy sigue siendo un referente ineludible para explicar que este juego del baloncesto sigue siendo un juego de equipo no de estrellas.

Amaré Stoudemire es un gran jugador, un jugador enorme. Pero dejo al amigo lector –que además es entendido- el veredicto sobre si el ex jugador de los Suns es mejor defensor y mejor reboteador que David Lee. O sobre si será un líder en el vestuario de los Knicks.

Mr. Walsh sueña con la gloria. Lo cual es muy legítimo. Al fin y al cabo ese es el deseo de todo ejecutivo que fichar por un club deportivo. Es lógico aspirar a la grandeza. Pero ese camino hacia la gloria total está lleno de minas muy peligrosas que pueden explotar en cualquier momento y que pueden hacer saltar, otra vez, el edificio de los Knicks.

Así que antes de que determine si David Lee es un jugador realmente prescindible para estos Knicks, tal vez el señor Walsh debería visionar algunos videos de aquel legendario conjunto de los Knickerbockers de los años 70.

Y entonces decidir si David Lee encaja o no en estos Knicks de ahora.

Comentarios

Dice que es un dato objetivo que amare es uno de los 15 mejores de la liga,como lo es en mi opinion que tanto lebron,wade o bosh son mejores que stoudamire.Para mi esta operacion seria un rotundo fracaso si no son capaces de atraer ademas a lebron o wade .Stoudamire no puede ser la piedra angular del tan cacareado megaproyecto por el cual han dilapidado al menos dos temporadas.Si la franquicia que cuenta con la mejor proyeccion de mercado y esta en la ciudad mas atractiva del mundo solo es capaz de fichar a un diamante que ,aunque de gran pureza, es de una calidad inferior a la de otros agentes libres.Ademas lo que no se menciona en la entrada son los problemas que pueden surgir de su maltrecha rodilla,las dudas de que pueda mostrar el mismo nivel sin nash o el malestar que puede generar en el vestuario(recordemos que se comento en su dia que sus malas relaciones con joe johnson o marion motivaron en parte las salidas de estos).En definitiva ,gran fichaje que deja un regusto agrio por esa frustración de la que hablan los conductistas para referir el efecto producido de recibir menos de lo que esperabas.Los seguidores de los knicks esperaban mas,esperaban a Lebron,o en su defecto a Wade.Esto esta bien,pero no es lo mismo

Señor Paniagua, siempre he sido un fiel seguidor suyo y me temo que mucho más a partir de ahora con el post que ha escrito usted hoy. Lo de David Lee debería considerarse pecado no renovarle. Yo como fan knickerbocker que me he tragado partidos pésimos en estos últimos 6 años, si destaco a alguien es a Lee. Hay muchos más, pero me quedo con el de los Gators. Su casta, su empeño y sus ganas de trabajar ha ganado muchos corazones en el MSG. Lo digo porque en marzo pude presenciar varios partidos en directo y la camiseta de David Lee con el 42 se veía multiplicada entre el público. Caso error no renovar a jugadores trabajadores. Lo malo es que Lebron no llegará y traerán a parches insuficientes y a Lee lo traspasarán con un sing & trade. Lástima.

Un abrazo

Cierto es que estamos hablando de la tan habitual forma de vida, del "beneficio ya y ahora", y la tan comoda via rapida (que en mi opinion es uno de los germenes de compartamiento ciclico de crisis economicas que sufrimos una y otra vez). Pero ironicamente, en los Knick llevan trabajando mas de 2 años en base a esta "via rapida" jajaja. Un bridis por todos los "lee", que tanto pueden y desean aportar, y que tan poco se valora! (Miguel Angel, aun recuerdo tu articulo sobre principio de peter, "en toda empresa cada empleado tiende a alcanzar su nivel de incompetencia" muy muy interesante e util)Gran articulo

Los gerentes de los Knicks no son conocidos por tener las cosas claras, y dar tiempo a realizar proyectos...NY ha tenido jugadores de 1º nivel, y los ha fichado después de hacer tremendas campañas con sus anteriores equipos (E.Curry, J.Crawford,...)y han firmado contratos multimillonarios q les ha servido como jubilaciones anticipadas (bueno, en algunos no les ha dado ni para pipas). Pero un equipo ganador, no se consigue si no existe esa armonía dentro del vestuario. ¿O pensáis q Kobe y Pau habrían conseguido el anillo, si no hubieran tenido compañeros como Odom o Mbenga? Jugadores q ante todo, saben asimilar las funciones q les corresponden, y q hacen una piña...Yo a James (si va) y Stoudemire, no les veo dentro del vestuario haciendo piña; cada uno irá x su lado, y les importará poco o nada lo q les pase al resto...Como bien dice Headup, una reestructuración se debe hacer a partir de un Draft, y de gente joven, para q en 2-3 años, puedan rendir al máximo y aspirar al título (futuros Blazers, Warriors, Oklahoma Hunter,...). En resumen, veo q el descalabro de los Knicks esta temporada volverá a ser el mismo q en las anteriores, y q sus esfuerzos de intentar conseguir ese "supermegaequipo", quedará en balde...

Para mi lo de los Knicks es ya un error de planteamiento, le forma adecuada de reconstruir es via draft y esta franquicia ha tirado a la basura sistemáticamente (traspasando jugadores validos o eligiendo penosamente) todas sus elecciones de 1ª Ronda en los últimos años, salvo un par de excepciones como el propio Lee o el prometedor Gallinari, sus elecciones están plagadas de gente como Sweetney (nº9 en el espectacular draft de 2003), Nene (traspasado por un renqueante McDyess), Renaldo Balkman, Frye y Jordan Hill (ambos nº8 y traspasados antes de poder demostrar su validez o no)... ademas de mercadear absurdamente con futuras elecciones. Quieren hacer las cosas por la vía rápida, cuando la propia mecánica de autocorrección de la NBA demuestra que la forma correcta de hacerlo es con paciencia.

Muy difícil que ambos puedan jugar juntos. Ocupan la misma posición en la cancha y no creo que encajasen demasiado en el sistema de run and gun que D'Antoni implanta en sus equipos. Lee es mejor reboteador, y muchos de sus puntos vienen por su continua brega bajo los aros. Amaré es más explosivo y más intimidador, aunque haya perdido potencia tras sus lesiones de rodilla. Ambos necesitan un pivot al lado como el comer, no otro "4" que quiera jugarse 15 tiros por noche. Me recuerda al caso Felipe Reyes/Papadopoulos, que se solapaban en la cancha...

En un escenario ideal y si los Knicks fueran listos, Amare jugaría junto a Lee y además deben de fichar otro jugador de primera linea.Coincido con bud64; si este fichaje no llega acompañado de otro y ademas no se queda Lee los Knicks mejoraran pero no mucho. Seguiran mas o menos igual. Soberbio articulo como es habitual.

En un escenario ideal y si los Knicks fueran listos, Amare jugaría junto a Lee y además deben de fichar otro jugador de primera linea.Coincido con bud64; si este fichaje no llega acompañado de otro y ademas no se queda Lee los Knicks mejoraran pero no mucho. Seguiran mas o menos igual. Soberbio articulo como es habitual.

Dice que es un dato objetivo que amare es uno de los 15 mejores de la liga,como lo es en mi opinion que tanto lebron,wade o bosh son mejores que stoudamire.Para mi esta operacion seria un rotundo fracaso si no son capaces de atraer ademas a lebron o wade .Stoudamire no puede ser la piedra angular del tan cacareado megaproyecto por el cual han dilapidado al menos dos temporadas.Si la franquicia que cuenta con la mejor proyeccion de mercado y esta en la ciudad mas atractiva del mundo solo es capaz de fichar a un diamante que ,aunque de gran pureza, es de una calidad inferior a la de otros agentes libres.Ademas lo que no se menciona en la entrada son los problemas que pueden surgir de su maltrecha rodilla,las dudas de que pueda mostrar el mismo nivel sin nash o el malestar que puede generar en el vestuario(recordemos que se comento en su dia que sus malas relaciones con joe johnson o marion motivaron en parte las salidas de estos).En definitiva ,gran fichaje que deja un regusto agrio por esa frustración de la que hablan los conductistas para referir el efecto producido de recibir menos de lo que esperabas.Los seguidores de los knicks esperaban mas,esperaban a Lebron,o en su defecto a Wade.Esto esta bien,pero no es lo mismo

Muy acertado todo lo que comentas. Soy fan de Lee desde sus tiempos en Florida. Un jugador de equipo con números de All-Star, como siempre le he llamado en mi blog. Sólo contemplo que se quede si los Knicks buscan un juego con dos pívots rápidos, pero lo cierto es que a Lee lo acabarán dejando ir y estos Knicks volverán a andar a la deriva. No es cuestión de sumar nombres, si no hombres, como se suele decir. Una lástima, porque en la Agencia Libres hay muy buenos jugadores de equipo y muy útiles para aspirar a ser campeones.

Saludos desde A Place in South

Bueno yo creo que la cuestion es lo que tu dices, todo por la via rapida a veces, muchas veces, no es sinonimo de armar un gran equipo. Si podras ganar partidos, pero no se, esos equipos basados en el talonario, suelen tener tanto talento como ego y eso al final yo creo que no redunda en campeonatos, no se me da la sensacion que quieren montar equipos para ganar en el NBA LIVE de la play no en la liga de verdad, a bote pronto me acuerdo de los miticod blazers, pipen, sheed, sabas, steve smith, stuodemire... o los lakers de los payton, malone, etc... ejemplos de equipos que rondaron las 50-60 victorias en regular season, pero luego no se comieron un colin. Como demuestran los grandes como Phil, Popovich,... hay que hacer equipos, y no plantillas, es la diferencia.
Y si Lee, es un tio implicado estoy seguro que se hara mejor equipo con el, que con otra mega-estralla que necesite sus 20 tiros para ser feliz.
No obstante a tenor del fichaje de Amare, esta claro que Dantoni, debe estar dando su opinion, asi que quiza Lee pueda seguir

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar