ANDY RAUTINS Y EL ECOSISTEMA ACB.

Solapas principales

 

Parece que se confirma la llegada del escolta Andy Rautins a la liga ACB para sustituir a una estrella colegial del calibre de Kyle Singler en el sorpresivo Lucentum Alicante.

Y dos factores me animan a resucitar este algo abandonado blog, por un lado el recuerdo grato de sus días en Syracuse, cuando los Orange en la temporada 2009-2010 jugaron uno de los mejores baloncestos del panorama universitario, siendo así que no contaban a inicios de temporada para el top 25.

El equipo llegó a ocupar el nº 1 nacional y acabó 30-5, siendo campeón de liga regular en la Big East y obteniendo un nº 1 seed en el Torneo Final, donde cayeron ante la cenicienta Butler- con la letal tripleta Mack, Hayward y Howard- en los Sweet Sixteen, en un partido que se les fue de las manos en los últimos 3 minutos con varias acciones afortunadas – recuerdo varios rebotes largos y sobre todo, un triple lateral con golpeo en el aro, bola hacia arriba y caida dentro de Van Zant- de los Bulldogs, que llegarían a la final y quedarían a centímetros de destronar a la ultrafavorita Duke.

Rautins llegó al Carrier Dome como un jugador mediocre que no estaba ni entre los 150 mejores en los rankings de High School, algo habitual en los reclutajes naranjas. Su mentor fue el assistant coch Mike Hopkins, y el acierto de esta decisión seguro que pesó lo suyo- junto con otros factores recién alumbrados- a la hora de designarle sucesor de Jim Boeheim cuando este se retirara, pretiriendo al veterano Bernie Fine.

El canadiense desde el primer día puso todo su empeño en mejorar y para su año junior ya era un hombre clave en los sistemas de Jimbo, añadiendo a sus virtudes defensivas, un acierto en el tiro en momentos decisivos y una capacidad de pase que lo hacían un jugador completo, a falta de virtudes atléticas sobresalientes.

Fue hermoso ver crecer a Rautins en Cuse, seguir su carrera ascendente, encarnando todo lo bueno que tiene el baloncesto universitario en punto a la formación de los jugadores.

Ya en la temporada 2008-2009, Cuse hizo un gran baloncesto con un Rautins que, saliendo de sexto hombre, tenía tanto peso en el equipo como la estrella Johnny Flynn, y que había superado al más prestigioso Eric Devendorf.

Al año siguiente, en aquella prodigiosa temporada 2009-2010, Rautins era sin duda el líder del equipo, por encima de la estrella sobrevenida Wes Johnson o de Rich Jackson, jugadores de mayor talento natural pero de menor impacto en el juego.

Aquellos años Cuse jugaba un ataque fluido, con circulación de bola exterior a endiablada velocidad, con gente como Flynn, Devendorf, Johnson, Joseph o Triche constantemente percutiendo en la zona y Rautins casi siempre encontrando su posición en la linea de 3 para tirar con esa fracción de segundo necesaria para armar el brazo con ciertas garantías.

En la zona 3-2 de Boeheim, el canadiense destacaba arriba con sus largos brazos y su hiperactividad, desviando pases cuando no robándolos y sacando muchas faltas de ataque a los penetradores, merced a su buena velocidad de pies.

Verle jugar era un canto a la inteligencia táctica y a la ambición, a los intangibles, a ese plus inmaterial que solo algunos jugadores son capaces de dar y que a menudo hacen a sus equipos campeones.

Fue entonces cuando ya pensé que en el probable caso de que Andy no encontrara hueco en la NBA, con paciencia y confianza podría llegar a ser un gran jugador ACB.

Y esto me lleva al segundo motivo de resurrección, una pequeña reflexión sobre un factor aleatorio, el ecosistema al que llega la especie en extinción del “amigo americano”.

No cabe duda que un jugador de perfil medio como Rautins (blanco, no demasiado atlético) encontraría grandes dificultades para prosperar y asentarse si llegara un equipo con presión inmediata, ya fuera por el descenso- pongamos un Estudiantes o un Assignia- o por estar arriba en todas las competiciones- pongamos un Barça, Madrid o Baskonia-; sin embargo, su fichaje por Alicante, un club con una plantilla ya hecha y con una buena dinámica de éxitos, con el objetivo permanencia casi cumplido y la Copa al alcance de la mano, representa una magnífica oportunidad para tener continuidad y adaptarse a un basket distinto a lo previamente conocido- Cuse y NY Knicks- y así poder mostrar poco a poco los innegables talentos que su juego atesora.

Si eso ocurre, y con pasaporte lituano, no seria de extrañar ver a Rautins en un par de años en un grande de España, por no decir de Europa.

Dependerá también de si conserva aquel hambre que le llevó de las profundidades del banquillo orange a ser el líder de un equipo top 5 nacional en la exigente liga universitaria.

Comentarios

Vaya Remember, pensaba que el comentario iba a recordar más al padre que al hijo, o al menos ilustrarnos sobre la saga Rautins ,canadienses de origen lituano que continuan con varias tradiciones de padre/hijo que juegan en la NBA.
Del padre recuerdo sus portentosas actuaciones en el Mundial de Colombia, cuando jugaba en los orangemen y todavía no había sido elegido por los Sixers en primera ronda. Era un alero alto, atlético y buen reboteador, con un tiro exterior más que decente. No sé por qué, me recordó inmediatamente a su compatriota Lars Hansen(aunque este era pivot), que había maravillado en Ferrol y pasado con más pena que gloria por Barcelona. Cuando jugó en la ACB yo vivía en el extranjero y no pude hacerle el seguimiento que me habría gustado, pero creo que lo hizo bastante bien por Málaga.
Su hijo Andy es más pequeño y juega en otra posición, pero creo que ha heredado e incluso mejorado el tiro exterior del padre. Solo tengo la duda de que su devastadora lesión de rodilla esté totalmente superada. Por lo demás, y con sus antecedentes, creo que va a ser un excelente fichaje y que su futuro está más en Europa que en América. Gracias y saludos...

La verdad es que no recordaba para nada al Rautins de Colombia, pero casualmente hace unos días, ojeando unas viejas revistas vi que había salido elegido para el mejor quinteto del campeonato mundial, lo cual me sorprendió bastante desde la estima que tenía a este alero pívot, quizás fuera porque los partidos que le vi con Bancoroma o en ACB no me acabara de convencer...

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar