La ignorancia y la creatividad

Solapas principales

 

Este es un breve post que publiqué en mi blog hace unos días. Va dedicado a todos los que en algun momento nos creemos "sabios" y en posesión de LA verdad absoluta.

“¿Eres capaz de declararte ignorante en tu especialidad? Si dices NO, estás excluyendo la posibilidad de mejora.” (Esteban Pinotti)

Ya hace mucho tiempo que tengo definido mi propio modelo de crecimiento como entrenador, y os diré que inicialmente era una pirámide. Una pirámide tenía límites de crecimiento, y por eso la cambié por un trapecio. En la parte superior del trapecio esta la ignorancia. Hace unos días, en una clase del maestro Pinotti le escuché esa frase con la que encabezo el post. Me hizo re-pensar todo esto, después de la perspectiva del tiempo.

Parece lógico que para aprender, a uno le falten conocimientos. ¿Qué tiene de malo pues vivir en la pregunta? Es un tema cultural, sin duda. Nos educan para “saber” , no para ser curiosos, profundizar, investigar, en definitiva actuar desde el “no-saber”. Pero lógicamente no se trata de darle la culpa a la educación, sino de replantearse qué hacer con este aspecto. A veces se confunde, desde la prepotencia, la humildad del que no pretende imponer su opinión,  con la ignorancia. Otras veces se asocia ignorar a una falta de prestigio o de calidad. Es como una “palabra-insulto”. Una definición del diccionario Espasa dice sobre ignorancia :“que desconoce algun asunto”. Preferimos suponer a preguntar, utilizar lo que funcionó antes argumentando que como en su momento funcionó ahora también lo hará, antes que inventar, arriesgar, crear.

Hay una gran definición de un prestigioso fotógrafo del National Geographic sobre la palabra creatividad. El dice que es la búsqueda permanente de la siguiente respuesta correcta. "Es fantástico,no?" (diría Punset). No, pero es verdad, o sea, no importa si ha ido bien o mal antes, ahora se trata de buscar lo siguiente “correcto”. Vivir ahí te permite estar descubriendo, creciendo, conviviendo con la pregunta, el fallo y el acierto como algo normal y natural en todo proceso de crecimiento. El miedo a fallar, el miedo a mostrar vulnerabilidad, el miedo a que los demás sepan que no sé, nos mata un poco cada día.

“No habría creatividad sin la curiosidad que nos mueve y que nos pone pacientemente impacientes ante el mundo que no hicimos, al que acrecentamos con algo que hacemos.” (Paulo Freire)

Comentarios

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar