LAS SENSACIONES EN EL TRABAJO TECNICO

Solapas principales

 

Las sensaciones no son parte de ningún conocimiento, bueno o malo, superior o inferior. Son, más bien, provocaciones incitantes, ocasiones para un acto de indagación que ha de terminar en conocimiento. (John Dewey)

Hace unas 5 temporadas, estando de segundo entrenador del Manresa en la ACB, me hicieron una entrevista en la revista del club. En una de las preguntas debía responder cuál era mi jugador preferido. Recuerdo perfectamente que contesté que había tres. El del pasado era Kevin McHale, el del entonces presente era Sharunas Jasikevicius, y el del futuro… Rafa Martínez. Ese año apenas jugaba, era el último jugador del equipo… cómo han cambiado las cosas!
Ahora, recordando los tres personajes, intento encontrar los valores que representan. McHale representaba un estilo poco espectacular físicamente, pero era un recital de juego de pies y semiganchos cortos, fintas, uff!!! Qué bueno era! Lo asimilaría , si solo pudiera utilizar una palabra, a “habilidad”. Sacaba lo máximo que sus capacidades le permitían. Qué decir de Jasikevicius! Del de hace 5 años en el Barça… qué lujo. Gran talento, descarado, asesino, creativo … y en una palabra “ganador”.

¿Y Rafa? Está clarísimo: “trabajo”. De ninguna otra forma se puede crecer tanto. Hoy recuerdo un entreno de tecnificación con él, ese primer año,donde apenas jugaba, en el que hizo un recital de acierto en triples y le dije “un día serás crack de la ACB”, él se rió pero creo que recuerda aquel día.

Lo que me conecta y relaciona a los tres es la admiración que despierta en mí la calidad de sus gestos técnicos… esta es una de mis pasiones como entrenador. He compartido cientos , sí ,sí… cientos de horas (sigo sumando por suerte) de tecnificación con distintos jugadores en distintas etapas, los más intensos han sido tres: Rafa Martínez, Miquel Feliu e Ionut Dragusín. He tenido la suerte de notar el impacto del vínculo y de lo agradecido que es ese proceso por ambas partes

“Las personas olvidarán lo que hiciste, pero nunca olvidarán cómo hiciste que se sintieran”

El motivo del artículo es hablar de las sensaciones del entrenador y el jugador que están en un proceso de tecnificación, de esa complicidad que se establece y que es el motor del progreso del jugador.
Ese proceso consiste en una hora aproximadamente de dedicación exclusiva de un entrenador para un jugador, una o dos veces por semana, es el momento donde se hace “magia” … o no.
Buscamos un entorno relajado, tranquilo, donde el jugador pueda conectar con las sensaciones de su cuerpo, para poder darle “órdenes” y cambiar gestos y hábitos. Es muy importante el concepto de sensaciones! La principal debe ser notar comodidad, por encima de la pureza del gesto técnico, está la comodidad.
En segundo lugar, la coordinación, entendida como ahorro de movimientos innecesarios, solamente mover las partes del cuerpo que necesita para ejecutar determinado gesto
En tercer lugar, la continuidad, la fluidez del movimiento
Esas tres sensaciones no son correcciones sino algo que el jugador debe notar a partir de nuestra interacción. Luego estan principios metodológicos universales, como la progresión, individualización, repetición, etc… y obviamente la asimilación del gesto técnico pero sin las sensaciones, sin la interacción cómplice entrenador-jugador, se entrena, pero no se hace “magia”, porque el gesto técnico definitivo es una fusión entre el concepto teórico del gesto y la interptetación que hace el jugador a partir de sus características.

Ay! Perdón , ya me estaba precipitando! Lo más importante de todo, realmente es que el jugador desee, quiera de verdad, mejorar algo…

Y esto último me recuerda que el admirado del futuro ya ha llegado al presente, y ahora toca decir un “admirado” del futuro… mmmhhh me parece que lo tengo! De momento queda entre él y yo, es demasiado joven todavía y tiene muchos entrenadores por delante que van a incidir sobre él positiva o negativamente. Peeeero en una sesión de tecnificación , el lunes, en una pista de un colegio, donde estoy ahora entrenando, tuve esa misma sensación que con Rafa hace unos años, y le dije algo parecido. Todo vino después de un mal entreno de tiro de tres puntos.. tuvimos una conversación y el chaval llegó a la conclusión de que sí quería aprender a tirar triples!

Son nuestras decisiones las que muestran lo que podemos llegar a ser. Mucho más que nuestras propias habilidades. (J K Rowling)
 

Comentarios

Soy habitual lector del blog y me parece muy interesante. Con los medios de comunicación, hoy día es mucho más fácil saber de baloncesto. Son en estos aspectos de manejo de "sensaciones" y de grupos, donde se encuentran las grandes diferencias entre entrenadores. Enhorabuena por el blog, el primero que aporta continuamente cosas sobre estos matices dentro del baloncesto.

interesante, una vez más. también está la sensación opuesta, la del jugador con potencial, que podría mejorar y no pone el empeño necesario para hacerlo...es algo que me da mucha rabia.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar