Los retos de Jaume, Sito y Pascual

Solapas principales

Vaya por delante mi respeto y admiración a estos cracks de los banquillos.

Sito, Jaume y Pascual son tres entrenadores de una generación que han irrumpido con fuerza hace años en el panorama baloncestístico. Son muy distintos pero tienen en común un perfil de mucho conocimiento del juego, corrección en las formas, crédito acumulado y muchos años por delante para “estar ahí”. Los tres han empezado con 0-2 la liga, pero por encima de eso, con sensaciones muy malas de sus equipos. Los tres han perdido en desplazamientos donde se puede perder pero ofreciendo un pobre rendimiento y han perdido partidos en casa de manera estrepitosa (especialmente Barça y Manresa). Los tres tienen equipos “nuevos”, muchos jugadores que conjuntar y desde mi punto de vista, unos retos muy concretos:


Jaume Ponsarnau es, como siempre, el que lo tiene más difícil. Cada año tiene más dificultad, con más jugadores debutantes en la competición y el agravante de la diversa procedencia. No es lo mismo incorporar a un talento extranjero joven y con proyección rodeado de nacionales identificados con el equipo, que tener una tribu de “JASP” europeos y de los cuatro nacionales, dos debutantes también. Jaume tiene el doble reto de conseguir que esa tribu adquiera el nivel de madurez mental y de ritmo para competir en ACB, y además que entiendan lo que es Manresa y que adquieran su espíritu, y que vean la importancia del equipo y de jugar como tal. Empezando por la comunicación en el campo. Además, en Jaume puede existir una normal fatiga de hacer el mismo trabajo (aunque cada vez más difícil). Y por último, parte de la  afición de Manresa, todavía no le considera como el gran entrenador que es. SI este año lo consigue, habrá hecho sin duda el mejor trabajo de su carrera.

Xavi Pascual está siendo víctima de una tendencia en los grandes que no logro entender. El overbooking de jugadores. Hay un lío grande. Jóvenes espectaculares, veteranos con galones, nuevos jugadores llamados a ser importantes, jugadores como Ingles que está siendo el mejor lo cual “complica” todo más todavía . Hay un balón y demasiados jugadores? Qué filosofía va a tener? Apostar por los jóvenes? Cuando entre Navarro al 100% qué va a pasar? Es Jasikevicius un jugador de 10 minutos? Y Marcelinho y Sada? El único “4 tirador” es normal que esté descartado? Qué vamos a hacer con Ingles? Rabasseda estaba despuntando, pero llega Abrines… El de la cantera o el de fuera? Jugar con 12 o jugar con 9-10? Para qué tener 13 si además el filial está en Leb Oro, con lo que muchos jugadores podrian ser el 13, 14 y 15?
Muchos interrogantes (entre otros) que deberán resolverse. Xavi está fuera de su zona de confort y ahí es donde realmente se aprende y mejora. Está abocado a tomar decisiones nuevas, a arriesgar y ser coherente. Ver al Madrid con la filosofía y las ideas tan claras es un agravante sin duda. Pascual tiene potencial, es un gran trabajador y muy inteligente. Pero el reto es grande. Además, no es suficiente con ganar partidos, algo que por potencial se le supone. Además debe buscar un estilo atractivo para el aficionado. Su liderazgo, y salir de los esquemas con naturalidad y flexibilidad van a ser más necesario que nunca. Ese es su reto.


Por último, Sito. Ya el año pasado remontó para acabar siendo referente. Su reto más importante es construir un equipo competitivo con poca calidad. Ha perdido dos referentes como Baron y Panko. Y no hablo solamente de números sino de liderazgo e instinto de dos jugadores identificados además con el equipo (Panko especialmente). Es el caso que conozco menos. Pero el reto es volver a empezar, volver a ganarse a un equipo nuevo, volver a hacer que el equipo crea. En verano ha estado apunto de dar un salto hacia un equipo grande. Inevitablemente eso genera expectativas, que luego no se ven satisfechas. Verte en una lancha y de pronto otra vez en un barco de remos no es sencillo. Su reto es volver a remar para acercarse a su destino: un grande.
 

Los tres están sobradamente preparados. El enfoque mental será clave. Resumiendo hay tres retos mentales determinantes en común en su estilo de liderazgo: flexibilidad, creatividad e ilusión. Y hay tres actitudes que no pueden estar presentes: rigidez, comparar con el pasado y conservadurismo.
Mi admiración por ellos, compañeros de generación que llegaron después de mí, aunque ellos lo hicieron “para quedarse”. Tienen una oportunidad de dar otra vuelta de tuerca en su progresión. Ellos sabrán encontrar la manera. Estaremos atentos.
 

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar