Solapas principales

Keith Bogans, el jugador que se convirtió en su contrato

  • La historia de cómo Keith Bogans se forró cuando menos lo esperaba

El límite salarial que rige la NBA provoca, entre otras cosas, que el valor de un jugador sea en realidad una compleja mezcla entre su valor "real" como jugador y su tipo de contrato. Esta circunstancia es secundaria en muchos casos, pero a veces genera situaciones extremas hasta el punto de que un jugador puede acabar siendo más valioso si está sobrepagado que si no.

Pero empecemos por el principio.

El de la foto de abajo es Keith Bogans, un jugador de baloncesto que lleva 11 años como jornalero por la NBA.

Bogans ha pasado por 8 equipos, y nunca ha durado 3 temporadas seguidas en el mismo. Siendo escolta, nunca ha sido capaz de promediar en una temporada 10 puntos, ni 2 asistencias, ni siquiera de pasar del 41% en tiros de campo. Desde 2008-09, Bogans no es capaz de llegar a los 5 puntos de media por partido.

En resumen, Bogans es desde cualquier perspectiva estadística un jugador del montón, pero sin embargo ha seguido teniendo trabajo en la NBA debido a su valor como especialista defensivo, y su relativa efectividad en el lanzamiento de tres puntos. Básicamente, Bogans se dedica a realizar el trabajo sucio en defensa, y a esconderse en una esquina en ataque con la doble finalidad de abrir el campo a sus compañeros y evitar estorbarles. Quizás la estadística más sorprendente de su carrera es que, pese a todas sus limitaciones ofensivas, Bogans ha sido titular en casi la mitad de los partidos que ha jugado en la NBA.
 
Retrocedamos por un momento al verano de 2013. Bogans acaba de terminar su contrato con los Brooklyn Nets, y el futuro está negrísimo. Sus 33 años marcan la cuesta abajo de sus habilidades, y su valoración estadística es la peor de su carrera (su Player Efficiency Rating es un pírrico 6.7, siendo 15 la media NBA). Llegados a este punto Bogans sólo puede soñar con que algún equipo NBA que valore su experiencia y profesionalidad le ofrezca un contrato mínimo en vez de dárselo a un joven con mejores capacidades físicas y técnicas.
 
Pero mientras Bogans espera ofertas, su equipo anda en otro negocio. Mikhail Prokhorov, el propietario ruso de los Brooklyn Nets, quiere convertir a su franquicia en aspirante instantáneo al anillo y decide marcarse un particular All-in: intentar obtener de los Celtics a los veteranos Paul Pierce y Kevin Garnett. Esto es, a los dos mejores jugadores Celtics de la época post Larry Bird. Los Celtics ponen un precio altísimo a la salida de Pierce y Garnett en lo que se refiere a rondas futuras de draft a recibir, pero los Nets aceptan. Sólo queda un pequeño detalle: Boston quiere deshacerse del contrato de Jason Terry, pero a los Nets les faltan herramientas para hacer esto posible.
 
Es necesario entender aquí un aspecto concreto del complicadísimo sistema salarial que rige la NBA. Cuando dos equipos acuerdan un traspaso por encima del tope salarial, el sueldo total de los jugadores involucrados tiene que ser más o menos igual en ambas direcciones. Así, para que los Celtics puedan deshacerse de Terry, los Nets tienen que enviar hacia Boston algún jugador (o jugadores) que vayan a cobrar alrededor de 5 millones en la temporada 2013-14. ¿El problema? No hay ningún jugador de Brooklyn bajo contrato que cumpla esas características.
 
Ahora bien, hay un agujero por el que escurrirse. Y es que cuando un jugador NBA termina contrato, y en el caso de que lleve al menos 2 temporadas seguidas con el mismo equipo, la franquicia puede ofrecerle una renovación medianamente sustanciosa aunque el equipo esté por encima del límite salarial (es lo que se suele llamar early-Bird rights).

Por este resquicio Nets y Celtics ven el cielo abierto, pues Keith Bogans está justamente en esta situación. Así, todo el mega-traspaso de Pierce y Garnett a Brooklyn acaba colando a nivel salarial del siguiente modo: los Nets dan a Bogans un contrato de casi 16 millones por 3 años, e inmediatamente mandan dicho contrato a Boston. La suma es disparatada. Bogans había cobrado 850.000 dólares en 2012-13, andaba buscando un contrato mínimo para 2013-14 y nunca había llegado a ganar 3 millones de dólares en una temporada en toda su carrera.

No obstante, el contrato tiene truco: sólo el primero de los 3 años está garantizado. Esto quiere decir que los Celtics se tendrán que comer su sueldo de 5 millones el primer año, pero después podrán cortarlo y ahorrarse los casi 11 kilos restantes a lo largo de los dos años siguientes. Así, a efectos prácticos, Bogans está firmando en realidad un contrato por un año y 5 kilos, y luego lo que surja.
 

nets.png

Pierce, Garnett llegan a Brooklyn
Una vez llegados a este punto, Bogans deja de ser jugador de baloncesto y se convierte en su contrato. Los Celtics le tienen en nómina como mal necesario para cuadrar el traspaso, pero no están especialmente interesados en ponerle a jugar. Tienen en su posición a jugadores mejores y más jóvenes a los que quieren dar minutos. Bogans espera pacientemente durante meses, pero al final su malestar se hace manifiesto. Para evitar complicaciones mayores, el 16 de enero de 2014 los Celtics apartan a Bogans del equipo.
 
Ha jugado un total de 55 minutos en toda la temporada.
 
Saltemos ahora al verano de 2014. De repente, el nombre de Keith Bogans se revaloriza en el mercado de traspasos. Pero ojo, no por el jugador, que bien podría ser a estas alturas un octogenario en silla de ruedas sin que la situación variase un ápice. Lo que se revaloriza es el contrato no garantizado de 5,3 millones que Bogans tiene para la temporada 2014-15.
 
¿La razón? De nuevo, la regla NBA que obliga a que los salarios que se muevan en un traspaso sean aproximadamente iguales en ambas direcciones. Por ejemplo, si un equipo necesita recortar unos cuantos millones de los sueldos que paga a sus jugadores, tiene una solución fácil: mandar uno o varios jugadores que cobren unos 5 millones totales a Boston a cambio de Bogans, y acto seguido rescindir el contrato no garantizado del bueno de Keith. Por supuesto, el equipo en cuestión tendrá que "endulzar" el traspaso para Boston ofreciéndole alguna elección futura de draft o similar, y esa elección es justo el premio que los Celtics esperan sacar del contrato de Bogans.
 
Un traspaso así se confirmaba el 25 de septiembre. Los Celtics mandaban a Bogans en dirección a Cleveland junto con 2 elecciones "condicionales" de segunda ronda de Sacramento que probablemente nunca verían, a cambio de algunos jugadores con contratos no garantizados, el rookie Dwight Powell, y dos elecciones "reales" de segunda ronda de Cleveland. Al hacer esto, los Celtics obtenían además una "excepción de traspaso". Básicamente, esta excepción significa que durante 1 año los Celtics tienen un "jugador ficticio" (llamémosle No-Bogans) que cobra 5,3 millones de dólares también ficticios. En cualquier momento a lo largo de ese año los Celtics podrían traspasar a No-Bogans y su sueldo ficticio a otro equipo a cambio de un jugador NBA real que gana dólares reales. Esto les da una gran libertad a la hora de reforzar la plantilla, o incluso de recibir algún contrato que otro equipo no quiera, previo pago de dicho equipo de alguna otra elección de draft adicional.

Pero el affair Bogans no acaba ahí.

Dos días más tarde, el 27 de septiembre, los Cavs mandaban a Bogans junto con una elección de segunda ronda a Philadelphia. Esta operación era posible porque los Sixers están muy por debajo del tope salarial, y así la regla general de mandar salarios equivalentes en dirección a Cleveland no se aplica en este caso. Además, los Cavs conseguían una excepción de traspaso de 5,3 kilos. Esto es, tendrán durante un año a otro No-Bogans fantasma cobrando 5,3 millones de dólares fantasmas, y que llegado el momento (¿febrero?) podrán traspasar a cambio de un jugador real que les pueda ayudar a dar un salto de calidad.

La operación era un chollo para Cleveland, pero también para los Sixers.

Y es que, de hecho, los Sixers están por debajo del mínimo salarial NBA, con lo que en realidad firmar jugadores les sale "gratis" hasta que lleguen a este mínimo. Así, los Sixers son quizás el único equipo NBA al que no le importa pagar 5,3 kilos a Bogans este año. A fin de cuentas, llevan meses dejando claro que tampoco les importa si ganan o pierden los partidos, y el Bogans-contrato lo podrán traspasar a cambio de alguna elección futura o algún jugador interesante no sólo en 2014-15, sino también en 2015-16. Todo ventajas, oiga.

Pero por encima de todo, para quien la operación podría realmente resultar un chollo es para el propio Keith Bogans. Cuando firmó su contrato, su esperanza de cobrar el segundo año era mínima. Cobrar el tercero, directamente ciencia ficción. No obstante, la situación tan estrambótica de los actuales Sixers hace que no solo sea probable que acabe por cobrar este segundo año entero, sino quizás incluso parte del tercero (sobre el papel, Philadelphia tiene motivos estratégicos para retrasar su traspaso). Más aún, a lo mejor hasta se le pueda ver sobre la pista. Los Sixers son un equipo tan rematadamente joven que una presencia como la de Bogans tanto en el vestuario como sobre la pista les puede dar un contrapunto de estabilidad que ayude a crecer a sus jugadores.

En resumen. El día que Bogans accedió a irse a los Celtics cobrando cerca de 16 millones en 3 años fue el día en que "Keith Bogans, jugador" se convirtió en "Keith Bogans, 11 millones no garantizados entre 2014-15 y 2015-16". Un ejemplo más de la crudeza del mercado NBA, aunque en este caso Bogans pueda secarse las lágrimas con billetes de cien dólares. A fin de cuentas, él sabía perfectamente qué estaba firmando allá por el verano de 2013.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 3 meses
#contenidos: 
31
#Comentarios: 
244
Total lecturas: 
283,796

Comentarios

Madre mía jajajajaja que marrulero es la forma del mercado NBA a veces... y los equipos también. Una pregunta, ¿esto se ha dado otras veces con otros jugadores?

Recuerda que un contrato sigue siendo contrato mientras alguien no demuestre lo contrario. Quiero decir, que salvo buy ot , todo contrato tiene una fecha de fin, aún en el caso de jugador que haya declarado no estar en activo, su contrato se traspasa de igual manera (caso de un "no jugador" que apuntaba Pablo). Y alguno tengo en mente pero ahora no recuerdo.

Buenísmo el artículo! Felicidades. Cosas muy curiosas que no tenía ni idea. Lo del contrato choca, pero lo de la titularidad en los partidos lo es más. Gracias por todo ;)

Lo que reclamé un día se hace realidad con Pablo Mira. Otra lección pedagógica del CBA y sus recovecos.

Vale que los 76ers están obligados a llegar a un mínimo salarial, pero algo huele a podrido en Dinamarca...Por qué este favor a Cleveland? Dian Waiters en sonido Philadelphia, próximamente en sus pantallas.

Lo había puesto como se pronuncía, pero sí es Dion, veremos...
Por cierto al billete le hubiera quedado bien un photoshop con el careto de Bogans en lugar del de Pierce, puestos...

Gracias Uriz :) Lo de "photoshopear" el billete lo pensé, pero en realidad no soy muy bueno con esos temas. Yo creo que para Sixers era un traspaso súper bueno, no estaban haciendo un favor. Reciben rondas por pillar a Bogans, recibirán rondas por soltarlo, y en el camino ni siquiera les importa pagar su contrato ni ocupar un hueco de plantilla con él. Pero en muchos traspasos NBA hay rollos de agentes y "guiños de ojo" que no salen en general a la superficie. Quizás tengas razón.

Las rondas que recibe de Cleveland no dan para mucho. Tampoco creo que busquen una trade exception de 5 millones por el tercer año no garantizado de Bogans; primero porque van a tener espacio salarial, y segundo porque supondría deshacerse de alguna de sus rondas (altas) que en su modo "construcción pa largo" resulta asaz complicado. Dejarán que expire y ya. Así que rellenar con bultos pues sí a lo mejor anda por ahí todavía el contrato de Camby...pero por qué a Cleveland? Esa es la pregunta, Pablo.

Los Sixers pillan una 2ª ronda de Cavs, y buscarán recibir otra segunda ronda por traspasar a Bogans a un equipo que quiera cortarlo, tipo lo que Boston acaba de hacer. El chollo para ellos era que Cavs les pagaba para que se llevasen a Bogans, no les cobraba. Si lo piensas, los Cavs han pagado por un lado a Boston para pillar a Bogans, y por otro a Philly para que se lo lleve. Todo en tan solo 2 días. No hay muchas opciones de donde Sixers pudiesen sacar 2 segundas rondas "gratis". Y en 2018 la 2ª ronda de Cavs puede ser buena, quien sabe. A mí me parece un movimiento estupendo.

Pues ni han esperado a que expire...No lo quieren ni como bulto a sumar para el cap. Éstos acaban pagando multa por no llegar al minimum.