Solapas principales

Edgar Vicedo, el late bloomer, trabajando a la sombra

Abril de 2012, Mannheim, Alemania. La U18 española logra la victoria 76-65 frente a Serbia en la final del considerado mundial oficioso. En esa selección, dirigida por Juan Antonio Orenga,  jugaban algunos de los cracks que ya nos hemos acostumbrado a ver a través de la televisión. Willy Hernangómez, Ilimane Diop, Alberto Díaz... La generación de jugadores españoles nacidos en 1994 lleva unos años patruyando la élite del baloncesto europeo (y mundial). Como todo en la vida, el baloncesto es cuestión de tiempos. Mientras que los ya citados han logrado brillar a una edad muy temprana, algo no muy habitual, otros jugadores han tardado más en hacerlo, aunque llegan con mucha fuerza. Es el caso de Edgar Vicedo. Algo similar le ha ocurrido al alero madrileño en su equipo, el Movistar Estudiantes. Jugadores como Jaime Fernández, Juancho Hernangómez o Darío Brizuela han ocupado todas las conversaciones sobre el futuro del club, mientras que a Edgar le ha tocado asumir el mismo papel, siempre desde la sombra. 

Edgar Vicedo Ayala, nacido en Madrid el 24 de agosto de 1994, es hijo del conocido jugador y seleccionador de voleibol Benjamín Vicedo. Edgar inició sus andadas en el mundo del baloncesto en el CB Colmenar Viejo, aunque a penas un año después su historia con el equipo del Magariños daría comienzo. A partir de entonces, iría escalando: desde la categoría cadete hasta el equipo EBA del aquel entonces Asefa Estudiantes. En la temporada 2013-2014 hace su debut con el primer equipo, aunque a los 15 partidos es cedido al Peñas Huesca en LEB Oro, donde disputa dos temporadas. En abril de 2015 vuelve al primer equipo del Estudiantes para intentar quedarse. Dos años de trabajo duro y esfuerzo le han traido a la actualidad.

Diciembre de 2017. El Movistar Estudiantes no termina de despegar en ninguna de sus competiciones. A pesar de contar con una de las plantillas más equilibradas de los últimos años y las pilas recargadas, parece que hay algo no funciona. Vale, la situación aún no da pie al alarmismo de otros años (en Liga Endesa el equipo está situado dos partidos por encima del descenso y en la competición continental se encuentra a tan solo una victoria del primer clasificado), pero es más una cuestión de sensaciones, de la imagen que dejan en el campo. El equipo de Maldonado no acaba de encontrar el ritmo en la cancha; en defensa se producen muchos despistes, y en el aspecto ofensivo solamente algunos momentos de brillantez de jugadores como Landesberg salvan la falta de fluidez. Es en este contexto cuando se necesita del liderazgo de veteranos como Cook o Medley y del descaro y la intensidad de Brizuela, Hakkanson o Vicedo. 

Si tuvieramos que destacar un aspecto positivo de las últimas semanas en la dinámica del equipo madrileño, sería el potencial de mejora que tiene por delante. En la guía Liga Endesa 2017-18 decíamos que era una temporada clave para la consolidación de Brizuela y Vicedo en la élite, y seguimos pensando que sus minutos de juego deben servir de revulsivo para los estudiantiles.  Sin duda está siendo su temporada más completa, jugando más minutos que nunca y dejando muy buenas sensaciones. Sus medias hasta el momento están siendo de 7.8 puntos, 3.3 rebotes en 20 minutos de juego. Si bien nunca ha destacado por sus recursos en ataque, a base de trabajo duro y muchas ganas se ha situado como un pilar defensivo y un más que interesante recurso desde la línea de tres puntos. Hace unas semanas, durante los partidos clasificatorios para el mundial con la Selección Española, contribuyó a las victorias de los de Scariolo, haciendo un gran papel en la defensa de jugadores más grandes. Vicedo representa perfectamente los valores de esta selección 2.0, construida desde el trabajo defensivo y la intensidad. 

Más allá de todo esto, Vicedo representa a todos aquellos jugadores que se han forjado a base de trabajo duro y ganas por mejorar, los jugadores que si bien no proyectan el baloncesto más llamativo y espectacular hacen que este deporte sea algo maravilloso. Edgar Vicedo es un trabajador nato, una pieza fundamental para su equipo que juega cada partido desde las sombras del Palacio de los Deportes. SIn jugadadores como Edgar Vicedo el baloncesto no sería posible, y sin baloncesto, amigos,  la vida no sería igual.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
2 años 3 meses
#contenidos: 
7
#Comentarios: 
27
Total lecturas: 
22,537

Comentarios

Pues jugador muy aprovechable, como comenté aquí hace unos días: ha mejorado mucho su tiro de "3" en estático y sigue teniendo sus virtudes clásicas: la voluntad, el rebote y la defensa. Este año con muchísima competencia en el puesto, se ha asentado definitivamente en ACB, a la altura de otros jugadores con más nombre e igual rendimiento. Como "late bloomer" me recuerda a Pere Tomàs, al que también le costó explotar. De Maldonado, en fin, grandísimo entrenador que ha retrocedido enormemente en los últimos años con esa obsesión por el lanzamiento de "3" y las dificultades de gestionar los vestuarios (lleva tres años de descontrol en el Estu). Una pena, pero ahora no hay por donde cogerlo.

Cuando hablas de descontrol del vestuario a que te refieres??? Porque yo voy a ver entrenamientos del equipos y están todos felices no veo que se descontrole en ningún momento. A lo mejor haces referencia a tipos como Victor Arteaga que a pesar de haber confiado en él en un primer momento no es capaz de sacar carácter. Defiende menos que Trey Thompkins que ya es decir. Y el otro que puede estar descontento es Peña, pero teniendo en cuenta que es su primera experiencia ACB, es complicado que juegue más, teniendo además a Landesberg delante.
No quiero ser el defensor mundial de Maldonado, pero me canso de ver como se critican entrenadores en este club y el mal no empieza en ellos, si no en la directiva que ha sumido al club en un mar de deudas y tiene las tiene que pagar. Mientras tanto se tienen que hacer fichajes de un nivel bastante limitado, y en la cantera van saliendo jugadores a cuenta gotas y que no son del nivel que a todos les gustaría(Felipe Reyes, Sergio Rodriguez, Carlos Suarez, Carlos Jimenez) esos tiempos han pasado y hay que asumirlo y trabajar más en un modelo a medio-largo plazo.

El caso de Edgar me recuerda mucho al de Beiran, mira que se le dieron palos cuando estaba en el Estu, y poco a poco se a convertido en un gran jugador de equipo.Vicedo tiene físico y carácter y defiende, que ya es mucho, a poco que pule un poco su tiro llegará a ser un muy buen tres. Al tiempo... y a mí Maldonado no me gusta nada nada, pero bueno, eso me pasa con casi todos los entrenadores, no obstante creo que Cuspinera encajaría bien en el Estu.

Muy acertado el comentario. A mí tampoco me gusta nada Maldonado, ni me cae simpático, para qué nos vamos a engañar.
Sobre Vicedo, suscribo cuanto dices, aunque (perdóname Dios mío por lo que voy a decir) la idea de Scariolo de usarle como falso cuatro creo que le viene que ni pintado a sus características.

Me gusta Edgar. Tiene físico, talento y carácter. Irá para arriba ,aunque el estilo de Estu no le va mucho. No hay ningún entrenador que trabaje con los jóvenes en ACB porque no es posible. Cada uno debe salir adelante buscándose la vida. Edgar,como otros, acabará saliendo de Estu.

Muy interesante jugador que dejó, además, un excelente sabor de boca en sus dos partidos con la selección española en la Ventana FIBA de Noviembre, como has dicho. Tanto él como Estudiantes, quizá necesitan otro entrenador menos "empanado" en el banquillo. Un buen entrenador español que trabaje con los jóvenes es lo que jugador y club necesitan.

Échate un ojo a ver que entrenador le dió minutos antes de Salva. Nadie. A ver si te crees que si estuviera Doncic en el EBA no le iban a subir, pero claro el nivel que hay no da como para dar minutos tan fácilmente. Pero si necesitas información de la cantidad de jugadores que ha subido en todos tus equipo te informo.
Saludos.

Mejor te ves un partido del Estu y le escuchas en los tiempos muertos. Luego te fijas en su juego en estático cinco contra cinco. Y me lo cuentas.

Vieja costumbre culpar al entrenador de los males de un equipo con jugadores muy mediocres. Que digas que el equipo defiende poco o mal, vale, porque tiene desconexiones por falta de concentración muy graves. Pero que digas que me fije en el ataque...solo hay 6 equipos que dan mas asistencias que Estudiantes y son los 5 euroliga y Gran Canaria. Cuando un equipo da tantas asistencias acostumbra a realizar un juego vistoso o no de individualidades. Básicamente significa que encuentra buenos tiros.
Cuando la afición de estudiantes repeste a sus entrenadores, le irá mejor. Teníais a Pedro Martínez y lo dejastéis escapar. No digo más.