Solapas principales

El All Star Game recupera la magia y la competitividad

  • El #TeamLeBron se impone 148-145 al #TeamStephen
  • Decisiva defensa de James (MVP) a Curry en la última posesión

Muchas expectativas puestas en el Partido de las Estrellas que cerraba el All Star Weekend de Los Angeles, principalmente por ver cómo funcionarían las novedades para esta edición, que aparcaba el legendario duelo Este-Oeste para ofrecer un mix de estrellas de ambas conferencias en dos equipos liderados por los dos jugadores más votados y más mediáticos de la liga, LeBron y Curry.

Tras una especie de draft no televisado (se especula que pueda hacerse a partir de la próxima temporada), los capitanes escogieron “a pies” a los que serían sus compañeros de equipo para el partido de los partidos de la NBA, y además de jugarse el orgullo, la liga había ofrecido suculentos premios a los vencedores (como si sus contratos fueran escasos) con el objetivo de dar un espectáculo más real y acorde al prestigio de la competición, tratando de evitar el despiporre en que se había convertido últimamente este partido  (el resultado de 2017 fue 192-182 en una show dantesco sin defensas ni emoción).

Otra de las novedades más comentadas fue la de las equipaciones preparadas por Nike para la ocasión, con su línea Jordan y el logo jumpman. Particularmente me han parecido un gran acierto por estética, tanto el equipo blanco (Team LeBron) como el negro (Curry), con el logo de cada equipo al que pertenece cada jugador centrado en la parte delantera. Se nota la clara apuesta de la marca norteamericana por crear impacto en su llegada a la Liga.

team_curry.jpg

team Curry (@NBA)

Antes de ir al grano con el partido en sí, cabe recordar que el equipo de King James venía perseguido por una especie de mal fario que había obligado a sustituir a cuatro de las elecciones de LeBron debido a diferentes lesiones. Fueron cayendo Cousins, Kevin Love, John Wall y Porzingis, sustituidos por Paul George, Drummond, Dragic y Kemba Walker. El equipo parecía pues, a priori, algo inferior ya que cuatro de sus integrantes no habían sido escogidos inicialmente entre las 24 estrellas.

Y centrándonos ya en el partido, parece que la NBA, al menos por ahora, ha encontrado una buena fórmula para hallar el equilibrio entre el espectáculo y la seriedad. Aunque más que la Liga en sí, quizá los propios jugadores se hayan dado cuenta de que la dinámica que había tomado este partido ya no tenía éxito. Los espectadores y aficionados llenaron el año pasado las redes de críticas al espectáculo ofrecido, y a la larga puede haber afectado a los protagonistas, que han comprobado que un show como el que se vio en Nueva Orleans no gusta a nadie, y que para ver bromas sobre la pista, mejor van a ver a los Globetrotters. Así pues, este año quizá haya habido menos mates espectaculares, menos intentos de alley-oops más propios de Space Jam, y menos pedradas al cristal para ver quién cazaba el rechace… pero en cambio ha recuperado la emoción del resultado, las ganas de vencer, y las buenas defensas que evitan muchas canastas, pero a la vez dan más mérito a las que sí se consiguen. Con todo ello, el espectáculo y las jugadas brutales no podía faltar en la cita anual con las estrellas más brillantes del universo de la canasta:

Top 10 Plays From the NBA All-Star Game: February 18, 2018

Varios jugadores encarnaron esa competitividad: el primero LeBron, que se tomó el partido como algo personal y que celebró por todo lo alto la victoria, casi como si se tratara de un anillo, más aún porque que él tuvo mucho que ver (al margen de los números) con una gran defensa en la última jugada del partido, en la que Curry trataba de buscar el triple que los llevara a la prórroga, pero entre él y Kevin Durant ahogaron en un lateral a Don Stephen, que tuvo que apoyarse en DeRozan en la esquina y ya sin tiempo para armar un tiro en condiciones. Otro de los más serios fue Joel Embiid, muy dado al espectáculo y la fanfarria en algunas situaciones de los partidos de verdad y en las redes sociales, pero que entendió que este año el partido de las estrellas debía jugarse con la profesionalidad de un encuentro de playoff. Antetokounmpo, el propio Durant, Westbrook (yendo a por todos los rebotes ofensivos), o un Damian Lillard motivado y acertado desde lejos, también dejaron detalles de tomarse muy en serio el partido y de querer ofrecer un espectáculo digno a todos los aficionados al baloncesto.

De hecho, en un mini-discurso inicial por parte de los capitanes, ambos se comprometieron a llevar a cabo un partido serio para corresponder a los aficionados que llenaban el Staples Center, y a una ciudad como Los Angeles con tantísima historia e importancia en la liga y en este deporte. No en vano, unos espectadores de excepción observaban desde muy cerca de la pista el partido: Julius Erving, Jerry West, Bill Russell, Kareem Abdul-Jabbar, Magic Johnson y Shaquille O’Neal, homenajeados en uno de los descansos. A ellos se sumaba la presencia de Michael Jordan como propietario del próximo anfitrión (Charlotte Hornets). Ante tales leyendas, lo único que podían hacer los actuales jugadores era tomarse el partido con toda la seriedad y el compromiso del mundo, y finalmente así lo hicieron. Bienvenido sea el nuevo All Star, y que dure mucho tiempo.

Algunas curiosidades:

LeBron fue MVP con un partidazo y unos números sensacionales: 29 puntos, 10 rebotes y 8 asistencias, rozando el triple-doble. Es la tercera vez que El Monstruo recibe tal premio en las 14 participaciones que ha disputado del Partido de las Estrellas. Veremos si el próximo curso lo hace con la C de Cleveland en el pecho o con las iniciales de un nuevo equipo…

Anthony Davies quiso rendir homenaje a su compañero y “hermano” DeMarcus Cousins, lesionado de muy larga duración hace unas semanas, y vistió durante parte del partido la camiseta que debió haber portado el ala-pívot de los Pelicans, que sí se hizo la foto oficial con el que era su equipo (el Team LeBron). Bonito gesto de La Ceja.

davis_cousins.jpg

Davies (@NBA)

Jimmy Butler no disputó el encuentro pese a estar en el banquillo con sus compañeros del Team Stephen, al parecer por unos problemas estomacales que le impedían estar en condiciones, por lo que se reservó y vivió el show a pie de pista.

Team LeBron vs Team Stephen - Full Game Highlights | February 18, 2018 | 2018 NBA All-Star Game

Sobre el autor

Antiguedad: 
1 año 7 meses
#contenidos: 
149
#Comentarios: 
581
Total lecturas: 
338,724

Comentarios

La bandeja de Russ W. a falta de 10" es de risa...mientras no vuelvan los pivots puros a intimidar bajo los aros esto seguirá siendo un cachondeo.
Una extrema defensa final del team Lebron, no justifica la supuesta mejoría

Antes todo esto era campo, por aquí no pasaban los coches y se podía jugar en las calles y dormir con las puertas de las casas abiertas. #puretostime

Muy exagerado hablar de competitividad, salvo en esos últimos segundos, cuando se meten casi 300 puntos entre los dos equipos. Ha sido un pelín menos pachanga que los últimos años, pero sigue estando muy lejos de ser un verdadero partido de basket.

Por fin, hacía tiempo que no disfrutaba del All Star, de verdad que fue un gran partido, la última defensa me recordó a la que hizo Estados Unidos a España en un amistoso que estuvimos a punto de ganar, creo que fue un partidazo de Ricky y que al igual que en este partido nos encerraron en la esquina con los brazacos de Durant tapando el sol, imposible levantarse.

No me falta verlo para saber que es una patraña, a la que solo le faltó un 200-198 en el marcador final. Hablar de defensas decisivas en un show encantaniños me parece demasiado pueril. Por mucho que ´LeBron se haga pasar por su majestad Baltasar.