Solapas principales

PlayOffs NBA: Los Splash Brothers imponen su ley para cerrar la serie (113-118)

  • Después de irse al descanso con 0 puntos, Stephen Curry anotó 33 (21 en el último cuarto) para asaltar el Toyota Center
  • Klay Thompson (27) y Andre Iguodala (17), secundarios de lujo para culminar la remontada
  • Los 35+8+5+4 de James Harden, más los 27+11+6 de Chris Paul no fueron suficientes para forzar el séptimo partido
  • Será la quinta final de Conferencia consecutiva para los de Steve Kerr

Tras el revuelo causado a raíz de la lesión de Kevin Durant, las especulaciones generadas en el entorno Rocket pronosticaban que tenían ante ellos la gran oportunidad de destronar a los Golden State Warriors en la conferencia Oeste. Unos erráticos Splash Brothers durante la serie, las ausencias de Durant y Cousins, la escasa aportación de la segunda unidad. Argumentos que animarían a cualquier aficionado de los Houston Rockets para, al menos, forzar el séptimo partido tras la batalla que se vivirá en su fortín, pero finalmente se impusieron los que cimentaron la dinastía de los de La Bahía.

HOUSTON ROCKETS 113 - 118 GOLDEN STATE WARRIORS

La mayoría de pronósticos vaticinaban una victoria de los Rockets en su cancha, para forzar así el séptimo y definitivo encuentro que dictaminará el finalista de conferencia. Los de Mike D'Antoni salieron muy concentrados al partido, sabiendo lo que se jugaban, James Harden no dudó en aparecer, y arrancó con 14 puntos en el primer cuarto. Pese a ello, los locales no lograron separarse del marcador en ningún momento, Klay Thompson no tenía intención de darle la oportunidad a su rival. El 11 de los Warriors comenzó el partido como el quinto, con la muñeca caliente. Con 10 puntos, todo parecía indicar que mantendría un pulso con "La Barba" que se mantuvo hasta los últimos coletazos de partido. 

Cada equipo se llevó un cuarto por un punto de diferencia, y las espadas están por todo lo alto. Alguien debía suplir los puntos de Durant y, por primera vez en la serie, apareció el banquillo a escena. Liderados por un gigante Kevon Looney bajo aros, y secundados por Shaun Livingston, al que muchos quieren dar por acabado, pero sigue rindiendo en los momentos necesarios, daban aire a unos Warriors que seguían la marcha impuesta por Chris Paul y los suyos. La nota negativa la encontramos en el líder de los Golden State Warriors. Stephen Curry se marchó al túnel de vestuarios con 0 puntos en su casillero, la peor marca de su carrera, segundo peor registro personal en cuanto a minutos jugados. El base estaba desconcentrado, sucumbido ante la intensa y agresiva defensa de los Rockets, y para culminar con numerosos problemas de faltas. Steve Kerr se encontraba con un partido igualado gracias a Thompson y la segunda unidad, pero con Stephen a 0 puntos y con 3 faltas en el segundo cuarto, y con Draymond Green sufriendo problemas con las faltas también, cargándose con 3 durante el segundo cuarto. Si unimos los problemas de lesiones con Durant y Cousins, y la escasa confianza del técnico en su banquillo, añadiendo otras 3 faltas de Jordan Bell, parecía que los de La Bahía estaban contra la espada y la pared. Aún así, sobrevivieron a la primera parte.

Si la primera parte vino marcada por el pulso Harden-Thompson, el tercer cuarto aviva a los guards a entrar en acción. Chris Paul estaba realizando un notable partido, pero en el comienzo de la segunda parte muestra su experiencia, la razón por la que le han dado ese gran contrato, y tira de galones para dar ventaja a los suyos y mantenerse concentrados y con grandes opciones de llevarse el sexto partido. Por la otra parte, Stephen Curry comenzó a notar el picorcito tan característico, más aún cuando se va a 0 al descanso. Se estrena con 10 puntos en el cuarto, unido a la superlativa labor de Thompson a lo largo de todo el partido, sin olvidarnos de la pegajosa defensa sobre Harden, quien tiene mayores problemas para anotar, pese a que sea prácticamente imposible frenar su capacidad anotadora. Andre Iguodala y la segunda unidad seguían realizando su labor, éste especialmente en el triple, anotando 15 de sus 17 puntos desde más allá del 6.75. Kerr plasmó una idea clara con la que quería luchar éste partido ante la ausencia de Durant: el ataque en transición. Correr, correr y correr. Ser agresivos y sacar provecho de las faltas rivales, para así impedir enredarse en el entramado defensivo de los texanos, donde se sentían más cómodos para frenar las armas de los californianos. Draymond Green realizó un gran trabajo en ese aspecto en la pintura, unido a Livingston e Iguodala, secundaron a la perfección el trabajo de unos Splash Brothers que comenzaban a tomar ritmo.

Nunca es tarde para entrar al baile, debió pensar Stephen. Los Houston Rockets se marcharon con una ventaja de 5 puntos al último cuarto. Tenían todo a favor y un único cuarto más para añadir un partido a la serie. Y tras ese mal partido que realizó durante 30 minutos Curry, tenía ganas de entrar en acción. Y vaya que si lo hizo. Tras un cuarto de toma y daca, donde el cansancio comenzaba a hacer estragos en ambos equipos, el 30 de los Warriors apareció con 21 puntos en el último y definitivo partido. Durante los primeros 8 minutos de cuarto, Thompson e Iguodala mermaban los intentos de sentencia de los Rockets a base de triples. Y el runrun comenzaba a entrar por el Toyota Center. Parecía una victoria contundente, pero el mágico base de los Warriors sentenció el partido con triples que caían como puñales en todo el pabellón. Dos triples en los últimos tres minutos, unido a otro de Klay Thompson, más los dos anotados durante el cuarto de Iguodala tumbaron a unos Houston Rockets que no supieron aprovechar la situación.

Jamás hay que subestimar a los Golden State Warriors, quienes han ganado un anillo y establecido un récord histórico (73-9), sin su lesionada estrella. Si algo han demostrado los Splash Brothers es que siempre aparecen a tiempo en los grandes bailes, no quieren perdérselo, y llevan a su equipo a la quinta final de conferencia consecutiva. Vienen tiempos de reflexión en la franquicia texana, quienes han desperdiciado, quizás, su oportunidad más clara para batir a su gran rival en el Oeste. Los de La Bahía ya esperan rival, que saldrá del séptimo partido entre Portland Trail Blazers y Denver Nuggets el domingo. 

 

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
1 año 2 meses
#contenidos: 
74
#Comentarios: 
174
Total lecturas: 
107,800

Comentarios

Pues no sé si será más tóxico aun el de Capela, contenido por Bogut, quien llega de jugar en Australia. Al fin le veo un buen partido al de los lunnies. Y mis sensaciones tras la lesión de Durant se confirman, son más equipo y Curry más Curry, a mil galaxias de la barba...

Incluso con ello, dudo que sea la solución. Personalmente, todo comienza a ir en decadencia cuando le dan ese contrato a CP3. En vez de sacrificar lucro económico por un proyecto ambicioso con el que poder luchar y hablar del anillo, prefirió lo primero, por lo que Rockets tuvo que sacrificar parte de su proyecto con ello. Además, no tienen margen salarial para moverse en verano. Se vienen turbulencias en Houston...

Siempre podrán rebuscar en el mercado europeo...Mike James, Clyburn, Dunston...estarian locos por volver a EEUU incluso cobrando algo menos que en Europa