Giannis Antetokoumpo: el MVP de la Emigración

Solapas principales

 

Escribí este texto para publicar solo en Twitter a título personal, pero mis compañeros de Solobasket me han recordado varias cosas: que, a pesar de la contradicción, Solobasket siempre ha sido algo más que basket; que los valores del baloncesto coinciden con la solidaridad y con el respeto a todos los habitantes del Mundo y por eso coinciden con lo expresado en el texto sobre Giannis Antetokoumpo. Y me han dicho una frase que me ha gustado mucho y que yo suscribo, aunque se que no lo hará todo el mundo, y que es: "si a través del vínculo del baloncesto podemos transmitir valores que hay mejor que eso".

Así que, como yo creo en los valores del deporte en general y del baloncesto en particular, me estreno como bloguero con:

Giannis Antetokoumpo: el MVP de la emigración

“En inmensas caravanas, marchan los fugitivos de la vida imposible. Viajan desde el sur hacia el norte y desde el sol naciente hacia el poniente.” Parte del poema “Los emigrantes, ahora” de Eduardo Galeano.

 

 

Giannis Antetokoumpo ha ganado el MVP de la NBA. Como siempre en todos los premios hay más que solo basket, hay una historia detrás y en este caso es una gran historia. Y en esta caso se podría decir que es una fábula con una gran enseñanza en ella. Pero como en todas las fábulas habrá quien no las entienda, comparta o, simplemente, diga, eso tan común en estos tiempos, que sacar un aprendizaje de este hecho aislado es pura demagogia.

Uno de los  argumentos de los defensores de abrir las puertas por completo a la inmigración, de los de “ningún ser humano sin papeles” es el de que entre los “fugitivos de la vida imposible” puede haber un Einstein, una Marie Curie, una Frida Kahlo  o un Picasso. Personalmente no me gusta argumentar esa postura con esa justificación, ya que la vida de cualquiera ya debería ser un argumento válido.

Pero el MVP ganado por Antetokoumpo es la demostración real y palpable de que el argumento es cierto: entre esos inmigrantes vino una estrella de la NBA o, más bien, vino la madre y el padre. Hijo de emigrantes nigerianos, vendedor en la calle en su juventud, vilipendiado por una organización de extrema derecha como Amanecer Dorado y alabado por los fans del baloncesto griego y europeo que presumen ahora de este MVP como  totalmente suyo. Y más que presumirán en tierras helenas cuando vuelva a defender a su selección en el Mundial de este verano.

No es el primer africano que triunfa ni será el último. Por decir algunos nombres famosos los de Hakeem Olajuwon, Manute Bol, Joel Embiid, Pascal Siakam o nuestro Serge Ibaka también están ahí, agradecidos a los países que los recibieron, mientras no olvidan su pasado, su tierra natal y a los que allí viven.

Ver el discurso de Giannis  provoca lágrimas hasta a los que seguramente desprecian a los manteros que ven por sus calles o hablan de cerrar fronteras y levantar murso. Fue un discurso emotivo, agradecido,  con su familia recibiendo sus mayores alabanzas y especialmente su padre Charles, fallecido en 2017, quien junto a Verónica huyó de la vida imposible de Nigeria para buscar un futuro mejor para ellos y sus hijos en Europa.

saex.jpg

Giannis con sus padres (foto: http://www.nbatseba.com)

Antetokoumpo ha conseguido el sueño americano, otro concepto que no me gusta nada, ya que es la posibilidad de algunos de conseguir una gran vida pero no la de todos de conseguir una vida digna. Ha pasado de ser vendedor ambulante a ganar 100 millones de dólares en cuatro años

Como también lo ha conseguido Pascal Siakam, premio al jugador más mejorado y cuya gran historia de superación nos contaba Martín Santana ya antes de culminarla con el título de la NBA. El camerunés aún fue más directo en su mensaje, lleno de todas las buenas intenciones para llenar de esperanza los corazones de los niños africanos. La esperanza es un gran legado que dejar, aunque la realidad nos muestre que no todos lo conseguirán, ya que da motivos por los que luchar.

 

 

Yo, al ver sus discursos, he llorado, pero no solo de felicidad porque ellos han hecho realidad el sueño, si no de tristeza al recordar todos los que no lo consiguen, tanto por los cadáveres que flotan en el Mediterráneo, como los que siguen atrapados en el hambre y la guerra, como los que atraviesan el mar pero siguen viviendo en condiciones indignas.

Y puede que sea demagogia pura y dura, pero no entiendo a los que aplauden a Giannis, Pascal o Serge mientras miran con desdén al mantero de su ciudad o al que recoge las fresas de su campo.

 

Comentarios

Demasiado flower power, me va a dar azúcar. El tema inmigración y geopolítico es mucho más complicado que esto, queda muy bien proclamar a los cuatro vientos "Fronteras abiertas" y no hacerse cargo de lo que esto provoca. En cuanto a la hipocresía... muchos de los que aplauden a Harden, Durant, Curry los despreciarían si fueran camellos en las esquinas de Baltimore, en cuanto a los que aplauden a Doncic, Porzingis y Llull muchos los despreciarían si fueran vagabundos.... Ya que no tenemos ni idea de nada pero sabemos más que los gobiernos más avanzados del mundo, después de acabar con los problemas de inmigración, vamos a por las drogas y la pobreza.

Es que los gobiernos más avanzados, realmente no quieren a acabar con eso, y las personas normales si...no es que sepamos más o menos, es cuestión de voluntad

¿Entonces que queréis? gobiernos intervencionistas que revoquen a los líderes de repúblicas bananeras e instalen una democracia que tardan dos días en echar abajo, todos sabemos que la verdadera solución a este tema es la evolución de estos países, no que todo el mundo salga de allí pitando, y eso lleva guerras, revoluciones, educación... etc, y esto requiere sobre todo tiempo, tanto que no veremos nosotros.

No opines en mi lugar, por favor...como va a querer alguien eso que dices al principio...Y sí, la solución es la que dices, que se podía haber hecho hace decenas de años, pero insisto, no quieren, el porqué ya es debate de otra web

Han sido esos gobiernoz avanzaos quienes a lo largo de la historia han expoliado esos paises y a su gente. Ahí si que había fronteras abiertas.

"Antetokoumpo ha conseguido el sueño americano, otro concepto que no me gusta nada, ya que es la posibilidad de algunos de conseguir una gran vida pero no la de todos de conseguir una vida digna." Me identifico con esta frase.

No sé si será Giannis de fácil emotividad, y que ya la haya expresado en múltiples ocasiones a la conclusión de un partido, pero lo que sí se me escapa son esas lagrimas por obtener un titulo individual en lo que viene a ser un deporte grupal. Toda esa reivindicación de un colectivo y su pertinente analogía al mundo del deporte se va al garete. Con todos los respetos.

Enhorabuena por el artículo y por todos sus matices porque coincido al 100 por 100. Muchos de los que aplauden a Giannis, Pascal o Serge los despreciarían si fuesen manteros. Contradicciones e hipocresías de esta vida.
Felicidades de verdad.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar