Mejora en madurez de Omic en una Penya necesitada de explosiones

Solapas principales

 

Alen Omic, 216 centímetros, unos más de 115 robustos kilos, correcta mano de media distancia, con varios movimientos interesantes en la pintura, buen pasador y, sobre todo, enorme facilidad para acabar los choques con grandes números. Actualmente es el máximo reboteador de la Liga Endesa con cerca de 10 rechaces por partido. También de los ofensivos con más de 4. Y en eso sí va en sintonía con su equipo que actualmente es el 4º mejor con 39,50 por choque. 

Tras jugar en la Euroleague con grandes equipos como Efes Pilsen o Milán este verano fichó por un modesto Joventut de Badalona que, eso sí, se había ganado el respeto de volver a jugar en Europa, la Eurocup, la cual también conoce Omic. ¿Cuál es el problema? La falta de intangibles, el pensar en la grada, la carencia de percusión, la falta de concentración, el jugar contra sí mismo, el perder la confianza… el no aceptar sus errores y cargarlos sobre compañeros.

Tanto Omic como Klemen Prepelic aterrizaron en Badalona con claras consignas, llegan a un club de formación donde el rol de los jugadores más experimentados es decisivo para la progresión de los jóvenes talentos. 

Si hace un mes me mostraba crítico con la actitud de Prepelic por su erróneo enfoque en el liderazgo ahora debo decir que el explosivo escolta ha reducido su ansiedad y administra mejor sus emociones por el bien de su equipo. 

Ahora es el momento de Omic. Y parece, por fin, acercarse a dar un paso adelante. Hace dos jornadas de Eurocup, durante el partido contra el Darussafaka, Carles Duran optó por dejarlo en el banquillo la mayor parte del encuentro por, en varias ocasiones, mostrar una mala actitud. Aspavientos y malas caras en más de una ocasión a compañeros cuando el que había metido la pata era él. En dos ocasiones se lo hizo, ni más ni menos que, al veterano Luke Harangody. Un jugador que no está acertado en este inicio de temporada pero que se fundamenta por su solidez, sacrificio y, conocimiento del juego atrás y adelante, virtudes de las que debería tomar nota OmicSe deduce que como consecuencia, hace dos jornadas de la Liga Endesa contra el Movistar Estudiantes, Omic empezó jugando a medio gas lo que permitió a su par anotar una y otra vez desde posiciones cómodas. Es cierto que Omic está muy sólo tras la lesión de Birgander pero lo suyo no era cansancio, era un pequeño sabotaje. Duran optó por volver a sentarlo al poco tiempo lo que causó un intercambio de regañinas y quejas, entre técnico y pívot, algo ya habitual. Tras la charla del descanso, el gigante de Tuzla, -sí nació en los trágicos balcánicos inicios de los 90 en Bosnia-, era otra.

Duran se salió con la suya por partida doble: ganaron ambos partidos y, el pívot mejoró su rendimiento y actitud en los siguientes. “Ahora me odias pero voy a conseguir que seas uno de los mejores pívots de Europa” debe repetirle el entrenador de Badalona. Y es que experiencia no les falta en la Penya por rescatar talento perdido. ¿Alguien se acuerda de que Nico Laprovittola estaba apartado del Zenit y que Marko Todorovic llevaba más de 2 años sin competir cuando fueron fichados? Ahora uno supera el millón de dólares por dos temporadas en el Real Madrid y el segundo se acerca a los 800 mil dólares por una en China.

Tras el anuncio del club, no se fichará a nadie más y la teóricamente cercana vuelta de Birgander y Dawson, los verdinegres tienen lo que tienen. El segundo entrena a cuenta gotas y el sueco aún no lo hace. Lo del israelí es más incierto, volverá a mediados de noviembre. Veamos sus puestas a punto, veamos el recorrido que necesitan y cómo reaccionan las piernas. Por lo tanto, como diría cualquier entrenador, trabajemos con lo que tenemos. Habiendo analizado ya a los dos amigos eslovenos, no hay objección a que en la plantilla atesoran unos canteranos con un potencial espectacular pero... por hacer. También jugadores con algo de experiencia pero... pendientes de explosión. Y en esto último también está la clave. Con un liderazgo ofensivo bien entendido del dúo Prepelic-Omic llega el turno del resto... ¡A defender! El equipo posee la consistencia de 2 jugadores que no brillan pero que pueden dar el equilibrio perfecto dentro y fuera de la pista: Harangody y Ventura. En mi opinión son los verdaderos líderes. Sin embargo, este curso el club, más que nunca, trabaja con el objetivo de hacer mejor a sus jugadores. Eso que llaman los norteamericanos a alcanzar “the next level”. ¿Cómo? COMPITIENDO y volviendo a COMPETIR.

La destreza del equipo técnico, director deportivo… está permitiendo que doblar competición, al menos por ahora, se haya convertido en una bendición en lugar de una maldición. El miércoles no perdieron en Rusia de paliza pero sí claramente (contra el Unics). Sin embargo, los jóvenes volvieron a disputar minutos con la mentalidad de su fortuna, la de poder disponer de minutos para competir contra buenos profesionales más allá del marcador. Y ahí está el resultado, tras casi 9.000 kilómetros de viaje, ganaron a domicilio tras volver a chuparse 2.500 más. Después de mucho tiempo y ante un gran equipo como el Gran Canaria. Como en Rusia, Omic volvió a hacer un buen partido y no hizo falta que Prepelic se tirara hasta las zapatillas para ganar el partido ante los canarios (68-79). 

Mucho camino por recorrer. Al Joventut de Badalona le sigue faltando pólvora (75,5 puntos por partido), sólo 3 equipos anotan menos puntos por partido. En una plantilla tan excepcional que se mide en unas ligas tan exigentes hace falta que este año exploten definitivamente, o alternen un considerable rendimiento, varios jugadores. Así parece que está siendo en este último mes. Las buena actuaciones de López-Aróstegui y Kanter contra el Darussafaka, las de Morgan y Zizis contra el Estu o Dimitrijevic contra el Granca le han dado a los verdinegres 3 victorias en los últimos 4 partidos. 

Esa descarga sobre los más jóvenes (Zagars, Parra, o a un falto de continuidad por las lesiones Simon Birgander…) está ayudando a destensionar el resultadismo y que este experimento no les haga involucionar. Estos chavales deben estar ‘vestidos’ con otros jugadores veteranos o de más experiencia para que, de vez en cuando, quiten un ojo en la clasificación. Para eso, como comentaba, Prepelic y Omic deben dar un paso adelante en madurez, liderazgo, lectura de juego, saber estar... como ‘Lapro’, como ‘Todo’ ¿Querrán ser mejores jugadores?

Jordi Martí, Juanan Morales y la familia Grifols se han entendido por algo admirable, el desarrollo de sus jóvenes jugadores por encima de casi todo. Los han blindado en detrimento de fichar jugadores exteriores que produzcan resultados a corto plazo. Veamos como sale aunque entiendo que si en algún momento las puertas del descenso se divisan, habrá un replanteamiento de la situación. Corríjanme si me equivoco, pero según mis apuntes Dimitrijevic tiene contrato hasta la 2020-21, López-Aróstegui hasta la 2021-22, Simon Birgander hasta la 2021-22, Artur Zagars se va un año más allá, al igual que Joel Parra. Hablamos de un bloque de enorme talento para las próximas de 2-4 temporadas. Si este año no se llega a Playoffs, no se juegan Copas del Rey ni se va muy allá de la Eurocup pero se evita el descenso, habrá valido la pena. Lo importante es que estos chicos acaben compitiendo contra los mejores ¿Os imagináis la cohesión, entendimiento, talento y conexión entre ellos y el público dentro de un par de años si se consiguiera la progresión esperada? 

Yo lo calibro así, hace varios años no me cabe duda de que hubiera merecido la pena blindar, mantener y tener paciencia con una plantilla integrada por los Vives, Todorovic, Abalde, Llovet, Bassas y Eyenga.

 

Comentarios

Prepelic y Omic ficharon por un equipo de Eurocup y tambien de ACB y nada sabian si era un equipo de jovenes o no y cual competición tenia mas importancia. Ahora lo van sabiendo y eso tambien es labor de Carles. Prepelic venia de un año en blanco y queria demostrar mucho y rápido y Omic viene de 3 temporadas con 6!! equipos distintos, mala señal. En alguno donde ha estado no sabia ni para que estaba aunque si ha cobrado bien. Este año ha bajado peso y está más rápido que antes y más centrado(como habra estado!), defiende poco(como siempre) y se cargaria de faltas. Esta claro que busca hacer numeros para venderse, y los hará, pero Carles debe hacerle ver que lo primero es ganar.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar