La 80ª Copa se resuelve exprimiendo el profesionalismo con cohesión y talento

Solapas principales

 

Justamente la reciente pero pasada Copa ha sido la 80ª de la historia de nuestro baloncesto. Desde la creación de una competición nacional, en 1933, hasta el final de la Guerra Civil en 1939, solo se disputaron un par de competiciones más pero bajo la etiqueta de Campeonato de España. No obstante, sólo se medían, en su fase final, equipos tipificados como castellanos y catalanes. Fue en 1940 cuando se creó la primera edición de la Copa, a la que se le nombró con el cargo del dictador Franco: La Copa “del Generalísimo”. No sería hasta la edición de 1977, después de 2 años de la muerte del caudillo, cuando adoptaría un nuevo 'apellido': “Copa del Rey”. Palma de Mallorca la acogió.

Nunca subestimes el corazón de un equipo campeón” decía Rudy Tomjanovich. Y es que este Real Madrid de Pablo Laso guarda similitudes con las míticas selecciones españolas de la última década y media. Ese grupo que se reconoce como familia, que impone sólo por presencia por no encogerse nunca en los momentos de la verdad. Aquella mentalidad ganadora que tenían los equipos y selecciones italianas en los 80 y 90, y que tanto envidiábamos en España.

Es cierto que en Madrid siempre han estado dotados de grandes presupuestos en su sección de baloncesto y que esta disfrutan del tercero más alto de Europa, 40 millones por 40.7 el CSKA o 41 el Barça, así como a dos jugadores en el TOP10 de mejor pagados, Tavares en 3ª posición con 3 millones por curso y Llull, el octavo con 2.2.  Sin embargo, es de ley destacar que Laso, Chus Mateo, Paco Redondo, Lolo Calín, Herreros, Juan Carlos García, Angulo y largo etc han convertido su sección en una forma de vida para todos sus componentes. En el campo son un espectáculo. El impacto de su patrón fue tal en Europa que ya hace casi una década que rompieron con el estilo de juego predominante, el basket coñazo control. Ese que arrastramos desde que el Limoges, -con muchísimo mérito, sea dicho de paso-, ganara la Final Four del 93 anotando 61 puntos de media ante los Sabonis, Biriukov, Kukoc, Teagle... Los merengues han conseguido llenar el WiZink Center y, ya no tan lógico, sacar canteranos en el primer equipo. Léase el fenómeno Doncic, la puesta en escena de Garuba o ¿por qué no? Un posible retornable Santi Yusta.

Saben que la clave es conjugar el talento con el compromiso, con los sentimientos por el grupo, por el club. Se cierra el vestuario y allí sortean los obstáculos con autocrítica, discusiones, trabajo, reflexión, ambición, superación, respecto y apoyo. Fuera quedan agentes, contratos, prensa, fama, dinero, individualidades… Reyes ya suma 16 temporadas, Llull se va a las 13, Laso y Carroll llevan 9, Rudy está en 8, Taylor y Thompkins tantas como 5, Randolph lleva 4 temporadas, Causeur y Tavares suman 3 años… esto va de conjurar, en los momentos buenos y en los malos.

Las primeras 11 Copas de la historia se las repartieron entre CB Hospitalet, RC Español, CD Laietà, La Penya y, fundamentalmente, el Barcelona. Después de 1950 se marca un punto de inflexión y de los siguientes 70 años, 28 han sido de dominio del RM. Más significativo, 6 de las últimas 9 citas. En esas 9 citas se enmarca la era Laso dirigiendo desde la banda.

Aquella primera plantilla blanca ganadora formada por Rafael Deliz, “Freddy” Borrás (entrenador-jugador introductor del tiro en suspensión en el baloncesto español), “Willlo” Galíndez (primer pívot dominador en España e introductor del gancho en el baloncesto español), José Antonio Muñoz, Luis Moreno, Félix Sánchez-Lauhlé, Pedro Martínez Arroyo, Juan Manuel Becerra y Ángel Lozano. En la actual ya no está el genio de Ljubljana, ni el Chacho, ni Sergi Llull tiene las piernas de antaño pero el Real Madrid sigue siendo el equipo más dominante de España y uno de los más dominantes del viejo continente porque sigue primando un sentimiento  de pertenencia colectivo.

Comentarios

Tal vez en Europa sí pero cuando Laso aterrizó en Madrid sustituyó a Messina y... dominaba el Barça de Xavi Pascual, el Baskonia de Ivanovic... está claro que el primer entrenador influido por el último.

El Baskonia dominador de Ivanovic era uno de los equipos más anotadores tanto en Euroliga como en ACB. En las webs de ambas competiciones se pueden ver las estadísticas históricas de las últimas jornadas. Scola, si no me equivoco, llegó a ser máximo anotador histórico de la aun joven Euroliga hasta que se fue a la NBA y fue superado unos años después. Difícil ser máximo anotador si tu equipo juega a 60 puntos.

El Limoges de Boza no era el Baskonia de Ivanovic, plantillas diferentes, décadas diferentes... me refería al basket-control, al entrenador más de pizarra, táctica... estudiosos, dominantes pero que pueden llegar a 'encorsetar' el talento y a agotar, fisíca y mentalmente, a un jugador a lo largo de una temporada. ¿Ajedrecista o formador? 

El juego de Ivanovic es puro ritmo, y la mayoría de las veces verso libre. Pura pasión, intensidad brutal, defensa dura, claro... pero no encorseta, y la pizarra como todos, para jugadas puntuales. Quizás su aspecto físico y lenguaje corporal lleva a pensar lo contrario

"Reyes ya suma 16 temporadas, Llull se va a las 13, Laso y Carroll llevan 9, Rudy está en 8, Taylor y Thompkins tantas como 5, Randolph lleva 4 temporadas, Causeur y Tavares suman 3 años… esto va de conjurar, en los momentos buenos y en los malos."

También va de un presupuesto más que abultado para poder fichar y mantener a los jugadores renovación tras renovación. Cualquier equipo que no sea uno de los 5-6 gordos de Europa se arriesga a perder jugadores por un tubo a nada que haga una temporada medianamente buena.

También va de resultados, pues pocos momentos malos han habido en los últimos 10 años y cualquier jugador se quiere ir a o se quiere quedar en un club ganador.

También va de proyecto y de club, ya que pocos clubes deportivos hay en el mundo con el poderío del Real Madrid y lo que puede ofrecer a los jugadores y familias, incluida la propia ciudad.

Creo que lo de conjurar queda muy bonito pero da una idea romántica del baloncesto que no se corresponde con el negocio-espectáculo que son la EL y liga Endesa hoy en día. Quizá más propia de la época de ese "basket coñazo control" (definición con la que no estoy en absoluto de acuerdo).

Buenos días iinnffooss, qué bueno que te asomes a uno de mis escritos. Puntualicé prespuestos, es cierto que generalizo y puede entenderse que el modelo vale para cualquier club. Sí que pienso que es digno de estudio y que incluso clubes menos 'pudientes' pueden aplicar cosas. Sobre el basket coñazo... es mi opinión, nunca me saqué el título de entrenador, mi forma de ver este deporte siempre fue desde la mentalidad de un 'jugador', malo, pero jugador, ese que se divierte en la pista. ¿Tú entrenaste o entrenas?

Tengo título de entrenador de formación, hasta junior. Pero bueno, me lo saqué hace 20 años... También me gusta el baloncesto-ajedrez de la antigua escuela para ver.

¡Cierto Uriz! Rectificado. Yo era un gran seguidor y fan de aquellos Rockets de Olajuwon, Thorpe, Horry, Herrera, 'Mad' Max... No sé por qué la tenía totalmente asociada a Jackson. Thanks

Pues yo añoro mucho la época del basket ultradefensivo de los 90, que de hecho es la única solución ante este rodillo blanco, y ningún coach ha sabido aplicar hasta ahora. A las barricadas!!!

RM ha sido el mejor en calidad, competitividad y espíritu de equipo. Alguno le habrá igualado en algo pero en conjunto ha sido superior. Era una copa que se vendía como muy igualada y no lo ha sido y las audiencias de TV ,las más bajas en años, reflejan el poco interés. Si en basket en el segundo periodo ya sabes quien ganará difícil atraer. Y es un tema importante porque los ingresos de los equipos dependen de la TV, y patrocinios de ACB y particulares y si estos bajan será malo para bastantes clubs.

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar