Saras Jasikevicius llega al Barça para que “no pasen cosas muy raras”

Solapas principales

 

Dicen que más vale tarde que nunca pero lo cierto es que el fichaje de Saras Jasikevicius al F.C. Barcelona ha llegado tarde. Nos remontamos al verano de 2016 cuando Xavi Pascual fue destituido después de un productivo periplo orquestado por él y Joan Creus. La culpa de las lágrimas de Pascual fueron por el ya legendario Real Madrid de Pablo Laso al que no se le ha podido discutir su dominio en la Liga Endesa hasta el momento. Si embargo, de 2016 al actual 2020 sólo se han ganado dos títulos 'medianos', dos Copas. Proyectos de cantera afianzados en la primera plantilla... cero.

Es cierto que Saras, por aquel entonces, no tenía casi experiencia como primer entrenador, tan poca que no cumplía con el mínimo de dos temporadas en Euroleague como homologación a la titulación requerida para ser primero en la Liga Endesa. Saras insistió en que ese trámite administrativo era salvable y su ‘no fichaje’ nunca se debió a ese obstáculo. La opción fue Georgios Bartzokas por 3 temporadas, tal cual Saras ahora. El atractivo del griego era, fundamentalmente, haber revolucionado la Euroleague con el 'Loko'y (precisamente, eliminación del Barça a las puertas de la Final Four) facilitar el fichaje de Víctor Claver, rentable a su lado. Antes de aterrizar en Barcelona, Bartzokas ya había perdido, en bloque, a dos piezas muy valiosas, Abrines y Satoransky. Ambos dejaban la ciudad condal para marcharse a la NBA. Se le tiene que reconocer la desventaja por muchos Tyrese Rice o Koponen que fiches. El ejercicio 2016-17 acabó peor que el rosario de la Aurora. Una vez finalizado, Bartzokas sería cortado. Verano de 2017. De nuevo Saras en boca de todos, de nuevo no se llega a ningún acuerdo. Ahora sí tocaba ¿No? Esta vez, el inconveniente principal era el tema económico. “Sé que suena raro pero la oferta de Zalgiris era mucho mejor" que la del Barça, de hecho "la oferta de Barça era la peor de todas las que tenía” explicó en Mundo Deportivo. La indemnización a Bartzokas fue alta y se buscaba un entrenador más económico pero coach Sarunas ya se sentía un escalón más arriba y, porqué no decirlo, entrar con poco margen de maniobra en un Barça que era una jaula de grillos y con novedades a encajar no era el contexto ideal para no salir mal parado frente a un Madrid dominante. El lituano decidió seguir creciendo en su casa, Kaunas. En el club catalán se apostó por el producto nacional. Sito Alonso fue el elegido aunque Joan Plaza también estuvo en agenda. La cosa fue peor, Sito dura medio curso. Es sustituido en febrero por Svetislav Pesic. ‘El abuelo’ aguantaría dos veranos mientras José Ignacio Huguet volvía, por segunda vez, a recoger las impresiones (2018) de Saras con pregunta obligada y repetida sobre su regreso:  “el Barça es un club muy difícil porque realmente no sabemos quién manda en la sección y quién toma las decisiones. Tienes que convencer a mucha gente y supongo que no todos estaban convencidos conmigo”. En verano de 2019,  el mismo periodista recogía en su diario las palabras del lituano “no es cuestión solo de mí, es cuestión de con quién voy a trabajar, hasta qué puntos voy a poder influir en el proyecto, fichar, traer a mi gente de confianza, trabajar en una manera tranquila. Por eso en los últimos años no llegamos a un acuerdo”. Cada verano que pasaba, más subía el caché del de Kaunas y en él entraba la demanda de un  mayor control de la sección.

Bien, estamos en el actual periodo estival y Jasikevicius por fin es entrenador del Barça. Todo el mundo lo ansiaba, sobre todo el aficionado. Entre tanta euforia, ese mismo aficionado debería compartir el amargo recuerdo de Pesic de su errática dirección en la pasada final de Liga (excepcional) con que el serbio logró imprimir carácter a un grupo que no lo tenía, como demuestra haber rascado 2 Copas del Rey en sus dos años y medio como entrenador blaugrana. 

Saras, como cuando estaba en pista, tomó la mejor decisión. Llega a un Barça que tiene una de las mejores plantillas de su historia y que no ha ganado ni un título esta pasada temporada. Con sus condiciones y un contrato de 3 años de muchas cifras. Bartomeu no está escatimando en esfuerzos ecónomicos, hace un año fichó a Mirotic y éste, a Saras. En el fútbol, la renovación de Leo Messi está al caer por lo que… Pero ¿Qué hay del nuevo pabellón blaugrana? Se alargará aún más su construcción y puesta a punto. La inversión económica desde 2016 ha sido bestial y poco fructífera.  ¿Es posible que el 'efecto Saras' no sea aprovechado para, por fin, ver a cerca de 10.000 personas animando a su equipo? Es posible. 

El caso es que el lituano ya está aquí. Este tío no sólo sabe sacar rendimiento de los equipos de forma grupal, paralelamente, sabe hacer mejores a sus jugadores. Fácil decirlo. Micic, Pangos, Davies, Nate Wolters o White… son sólo algunos ejemplos (¿podrá, por fin también, explotar los canteranos blaugranas?). Estamos ante el sustituto natural del más laureado,  Zeljko Obradovic. Es un  hecho que Saras tendrá la influencia que quiere en la sección. Privilegio demandado de forma usual por entrenadores contrastados y con mucha hambre. A los hombres de confianza del ‘president’ Bartomeu, Joan Bladé (directivo responsable de la sección de baloncesto) y Albert Soler (director de deportes profesionales) no les ha quedado otra que claudicar, -nadie duda que Saras no tenga un carácter ganador pero difícil-, para acabar bien el mandato y fichar al técnico que decía que “en el Barça pasan cosas muy raras”. Veamos qué caja se encuentra cuando llegue el nuevo ejecutivo en 2021.

Muchos pensamos, que el rival del Barça que quiera disputarle títulos, tanto en la Liga Endesa como en Euroleague, se tendrá que poner más en guardia ante el fichaje de Sarunas Jasikevicius como coach que el de Nikola Mirotic como jugador. Y que conste que considero al de Podgorica TOP de TOPs en Europa.

 

Comentarios

O, con las competencias necesarias para potenciar la competitividad y rendimiento del equipo y cantera, habría hecho menos traumática la trayectoria blaugrana.

 

Nunca lo sabremos. Ahora lo que importa es el futuro y la ilusión está por las nubes, pero ahora toca trabajar y plasmarlo en la cancha.

 

Muy buen repaso de lo que ha sido el Barcelona desde la salida de Pascual. Volviendo a pensar sobre ello, yo creo que Saras no llega del todo tarde o como mucho una temporada. De haber venido antes quizás se hubiera quemado y ahora tiene más entidad y espero que más mando.

Se me plantea la siguiente duda: qué pasará con Kevin Pangos? Todos sabemos que no era muy del agrado de Pesic, pero fue con Saras cuando sacó su máximo potencial. O el fichaje de Calathes echa 100% seguro a Pangos del Barça?

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar