Solapas principales

Àlex Llorca: "La Adecco Oro es el trampolín idóneo para jugar en la Liga Endesa"

  • Repasamos toda su trayectoria como jugador con declaraciones del protagonista
  • A sus 24 años está pasando por su mejor momento de forma. Tras jugar en la Liga Endesa a los servicios del Manresa, el escolta catalán espera volver a la máxima competición pronto.

Tras haberse disputado ya un tercio de temporada en la liga Adecco Oro podemos decir con toda seguridad que estamos delante de la mejor temporada en lo individual de Àlex Llorca, quién hasta el momento está siendo uno de los protagonistas de la competición. Formado en las categorías inferiores del Centre Catòlic de l'Hospitalet, Club Bàsquet Cornellà y FC Barcelona éste base-escolta nacido en Esplugues de Llobregat hace 24 años nos atiende para repasar su amplia (pese a su juventud) trayectoria como jugador de baloncesto. Desde que empezó a los cinco años, puede presumir de haberse recorrido toda Catalunya por el baloncesto, pues el ahora jugador del Força Lleida ha jugado en Cornellà (una temporada), Barcelona (3), l'Hospitalet (9), Vic (cinco meses), Manresa (2 años y dos meses) y Tarragona (medio año). Además, también jugó en Alicante durante la temporada 2012-13.

10867_0.jpg

Álex Llorca en su etapa como jugador del CB Hospitalet
En el mítico club catalán Centre Catòlic de L'Hospitalet (fundado en 1928) empezó todo. En el equipo hospitalense se le enseñó a botar un balón y pudo empezar a destacar para más tarde fichar por el FC Barcelona, tras un previo paso por el Club Bàsquet Cornellà. De su etapa como culé, Àlex Llorca recuerda buenos momentos. "Jugar de azulgrana era un sueño. La experiencia fue muy bonita. Conforme iban pasando los años te hacías a la idea de que triunfar en el FC Barcelona y llegar a la élite a través de ellos era muy complicado. No obstante, ha sido un club que me ha ayudado a llegar a donde estoy en la actualidad. En la ciudad condal aprendí a convivir y crecí como jugador y persona. El FC Barcelona es un equipo que trabaja muy bien la cantera y siempre está disponible para atender a sus jugadores de formación".

Una vez terminada su etapa como cadete, el FC Barcelona le comunicó al jugador que ya no contaba con él de cara al futuro. Una noticia que, como el propio jugador reconoce, le hizo más fuerte. Cinco años después y tras jugar en el considerado mejor equipo (o club más grande) de Catalunya, volvió a L'Hospitalet. "Volví con la intención y las ganas de demostrar mi valía para jugar al baloncesto". Así lo hizo. Allí, además, pudo disfrutar al lado de Serge Ibaka, ex-compañero con el que mantiene una bonita amistad desde entonces. Sus dos buenos años como jugador júnior en el conjunto hospitalense le sirvieron para que, en su primer año como jugador senior, tuviese sitio en la primera plantilla que competía en la Adecco Oro. Esa temporada jugó 17:20 minutos por encuentro y pudo aprender mucho al jugar en un equipo formado por jóvenes jugadores y que siguen en activo como Alberto Corbacho (Blusens Monbus Obradoiro), Javier Vega (Baloncesto Fuenlabrada), José Ángel Antelo (UCAM Murcia), Quino Colom (Tuenti Móvil Estudiantes) o el propio Serge Ibaka (Oklahoma City Thunder). El 2008 fue un año inolvidable. Tras transmitir buenas sensaciones en L'Hospitalet fichó por el Ricoh Manresa en verano justo antes de viajar a Riga (Letonia) para jugar el Europeo U-20 y posteriormente colgarse la medalla de bronce.

fv.jpg

Álex Llorca penetra y supera a Fran Vázquez en el derbi catalán
En su segundo año como senior y primero en el conjunto del Bages, Llorca no tenía sitio ni estaba aún preparado para competir en la máxima competición del baloncesto nacional, así que estuvo durante cinco meses jugando en Vic (Adecco Oro) en calidad de cedido. Con Xavi García sentado y dirigiendo desde el banquillo, un joven Álex Llorca no pudo disfrutar de demasiados minutos en su estancia como jugador del equipo de Osona. Finalizada su cesión, regresó a Manresa siendo consciente de que tendría muy complicado jugar minutos. Aún así, el jugador confiesa que cuando regresó a la capital del Bages empezaba un sueño por el que llevaba años peleando. Allí estuvo dos años, de los cuales declara que fueron bonitos y estuvo rodeado de grandes jugadores como Sergii Gladyr, con los que pese a la distancia sigue estando en contacto y según el jugador, es uno de sus mejores amigos. "Durante mi estancia en Manresa pude demostrar que podía jugar en la ACB, aunque tenía margen de mejora".

Cambió el Bages por el Tarragonés y la Liga Endesa por la Adecco Oro. Ya iniciada la temporada 2011-12 el escolta catalán llegó al sur de Catalunya, donde estuvo jugando bajo las órdenes de Berni Álvarez en el Club Bàsquet Tarragona. 7'8 puntos, 3'8 rebotes y 9'2 créditos de valoración en algo más de 22 minutos por partido. Una temporada perfecta en Tarragona y que le sirvió para el verano siguiente (2012) despertar el interés del Lucentum Alicante. Cabe destacar que él se marchó de Tarragona debido a que el mítico club catalán tuvo que renunciar a la categoría y descendió hasta liga EBA por problemas económicos. En Alicante volvió a cuajar una buena temporada, fue de menos a más y resultó ser la gran revelación en los Play-Offs por el ascenso al promediar 8'3 puntos, 4'6 rebotes, 1'1 asistencias y 11 créditos de valoración en los 12 encuentros disputados. Pese a contar con menos protagonismo (19:21 minutos), allí vivió lo que el titula como un sueño, ascender a la Liga Endesa, pero como ya sabemos todos, finalmente el equipo terminó desapareciendo. "Jamás olvidaré Alicante ni a su afición. Fue una temporada perfecta donde en la pista conseguimos nuestro propósito, pero que finalmente se quedó en el olvido al no superar los problemas económicos que tenía la entidad que han conducido a un mítico como el Lucentum Alicante hacía la primera división autonómica del baloncesto valenciano".

Alex Llorca

Alex Llorca en acción con el Lucentum

En sus dos últimos años había cuajado dos buenas temporadas, pero sus dos equipos (que habían conseguido lo que se propusieron a principio de temporada) desaparecieron por problemas económicos, y es que en las competiciones FEB sí se ha notado la crisis por la que está pasando el país. "Bajo mi punto de vista, la LEB es el trampolín perfecto para jugar en la Liga Endesa. A pesar de los problemas económicos que han conducido a varios clubes hasta su desaparición (desgraciadamente), creo que es una de las ligas más competitivas. El ser tan competitiva hace que el jugador joven pueda aprender. Me explico, si juegas minutos puedes cometer errores y vivir nuevas y buenas experiencias que te servirán en un futuro", comenta Llorca, que tras fichar el pasado verano por el Força Lleida nos confiesa que está entrenando más y mejor que nunca para volver a poder tener la oportunidad de competir en la Liga Endesa.

Esta campaña anota más que nunca, rebotea más que nunca y asiste más que nunca. Sin lugar a duda alguna, Álex Llorca está mejor que nunca. Aunque su equipo no ha empezado la competición de la mejor manera posible (2 victorias y 6 derrotas), el jugador asegura sentirse muy cómodo y feliz en un Força Lleida que crece jornada a jornada. Su año en Tarragona y Alicante le sirvió para coger experiencia en la Adecco Oro, y actualmente con 12'1 puntos, 3'5 rebotes y 2'6 asistencias está siendo uno de los protagonistas en lo poco que llevamos de temporada.

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 11 meses
#Contenidos: 
127
#Comentarios: 
709
Total lecturas: 
978,264

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar