Solapas principales

Andorra, un paso más cerca; Burgos, un paso más lejos. Exhibición de Guillén en Riazor

  • River Andorra MoraBanc ganó al Força Lleida en un partido serio de los de Joaquín Prado, que hicieron sufrir a un equipo lanzado hacia la Liga Endesa
  • En el partido de la jornada Quesos Cerrato Palencia asaltó El Plantío por primera vez y aleja definitivamente a Burgos del liderato
  • A falta de la disputa de dos encuentros, Richi Guillén es el MVP de la jornada

RESULTADOS JORNADA 20:

Cocinas.com - Planasa Navarra70-54
Ourense Termal - Club Melilla Baloncesto74-77
Ford Burgos - Quesos Cerrato Palencia77-79
River Andorra MoraBanc - Força Lleida CE80-74
Leyma Natura Coruña - Clínicas Rincón72-77
Peñas Huesca - Breogán Lugo22/02
FC Barcelona "B" - UFA Oviedo23/02

River Andorra MoraBanc avanza sin frenos hacia la consecución del campeonato de la Adecco Oro. A falta de seis jornadas, mantiene dos victorias de margen y average con un Quesos Cerrato Palencia que consiguió una vital victoria en el derbi castellano-leonés celebrado en El Plantío. Con la mencionada derrota, Ford Burgos se queda ya muy lejos de los dos primeros clasificados y salvo sorpresa dice adiós al ascenso directo. Força Lleida no le puso las cosas fáciles a los andorranos, pero ve como se le complica el acceso al play-off ya que rivales directos como Cocinas.com y Clínicas Rincón vencieron y se marchan a dos triunfos de distancia. Los riojanos, que suman cuatro victorias seguidas, apenas dieron opción a Planasa Navarra y los malagueños protagonizaron la sorpresa de la jornada en la cancha de Coruña gracias a Richi "MVP" Guillén. El que no logra de ninguna manera salir del bache es el COB. De nuevo dilapidaron en casa una gran ventaja para dar aire a un Melilla Baloncesto en clara línea ascendente.

COCINAS.COM - PLANASA NAVARRA: 70-54

Victoria y average, permanencia lograda. Empieza el sueño del play-off

El Cocinas.com seguirá una temporada más en Adecco Oro. La victoria de anoche por 70-54 ante Planasa Navarra con el average superado supone la permanencia matemática para el equipo riojano, aún con seis jornadas por delante para acabar la liga regular. Esa es la primera gran noticia que deja la cuarta victoria consecutiva de un bloque al alza, esta vez con el mono de trabajo para sacar adelante un partido tosco y trabado, que amenazó con complicarse en algunos momentos del tercer cuarto pese a las cómodas rentas manejadas durante casi toda la noche. Al final, triunfo claro. Se materializó el objetivo, comienza el sueño.

cocinas2.jpg

Joan Tomàs intenta finalizar un contraataque (Foto: Miguel Herreros)
Fue una noche con su lado especial: principalmente por los regresos de dos históricos como Quique Suárez y David Mesa por primera vez al Palacio, aplaudidos por la afición riojana en su presentación. También fue lugar para los primeros minutos de los hermanos Úriz, Mikel y Nico, frente a frente como directores de ambos equipos. Detalles para un partido donde el Cocinas.com dejó de lado la vistosidad de anteriores citas y no pudo evitar sumirse en el ritmo lento y trabado de un partido a puntuación baja que más convenía a Planasa Navarra. El mérito estaría en mantener con autoridad la ventaja en este contexto, tirando de garra atrás y de la globalidad del grupo, con actuaciones destacadas de jugadores como Joan Tomàs, Dani Martí y Nico Arévalo.

El partido arrancó en realidad muy animado, con los triples de Úriz y Tomàs para compensar el acierto navarro inicial de Bonhome y Mesa (10-9, minuto 4). Coego anotaba sobre Mesa y le sacaba la primera personal, Navajas avanzaba a los suyos y Galarreta y Zimmy ponían de nuevo por delante a los locales en el duelo de alternativas, mientras Sala metía los centímetros de Dobos para contrarrestar la entrada del gigante croata Krolo, tremendamente influyente en ambas zonas. El Cocinas.com abría hueco (22-15, minuto 10) con los triples de Dani Martí y un tremendo Joan Tomàs (8 puntos, 4 rebotes en el Q1) para cerrar un notable primer cuarto.

Pero el partido caminaba hacia otro ritmo. Dani Martí continuó con su partidazo, cinco puntos más en el inicio del segundo cuarto para abrir la renta, mientras Planasa Navarra se atascaba sin remisión, solo un palmeo de Krolo al empezar. Una suspensión de Zimmy certificaba un parcial de 13-0 y abría aún más la brecha (32-17, minuto 16), mientras comenzaba en la pista el duelo de hermanos, Mikel Uriz ante Nico Uriz. El partido se sumía a continuación en una transición de errores e imprecisiones, hasta el parcial 0-5 navarro tras 7 minutos de sequía, que obligaba a Sala al tiempo muerto (35-22, minuto 18), sin mayores consecuencias posteriores, con una buena defensa y los tiros de Congiusta (37-22).

El partido se sumió definitivamente en un profundo tedio en el tercer cuarto, donde el Cocinas.com no estaba en el partido y permitía por inacción el acercamiento de un Planasa errático pero que avanzaba desde fuera con Bonhome, Durchev y Suárez (43-35, minuto 26). Las rotaciones riojanas no funcionaban, y un triple del búlgaro de Planasa metía a los visitantes definitivamente en la pomada (43-38). El Cocinas.com tenía hasta tres tiros abiertos en una misma jugada y no entraba ninguno, síntoma del desconcierto de un cuarto para olvidar; un tiro libre de Ott y una canasta sobre la bocina de Arévalo aliviaban la tensión (46-38) y cerraban diez malos minutos donde la mejor noticia era seguir por delante.

La charla de Sala surtía efecto: Arévalo anotaba una gran canasta y el triple de Galarreta esta vez sí entraba (51-38, minuto 32). El partido al fin se animaba y los locales recobraban las constantes: cinco puntos de un Arévalo protagonista (casi roza el doble doble, 9 puntos, 8 rebotes, y más 4 asistencias), un robo de Mikel y otro triple de Ott dejaban casi apuntalado el tosco partido (63-46, minuto 36), dejando al fin el tramo final para discutir el average que certificaba matemáticamente la permanencia: una gran asistencia mágica de Úriz para mate de Tomàs quedaba como la jugada de la noche, pero Navarra mejoraba su efectividad también. Al final, los tiros libres de Ott y Tomàs certificaban también esa permanencia, a falta de seis jornadas aún para acabar la temporada. Seis jornadas para disfrutar y mirar ya solo hacia arriba, comienza el sueño de luchar por el Play Off, el feliz nuevo objetivo prioritario.  

LA CLAVE: El Cocinas.com supo adaptarse a un encuentro tosco y travado, que no beneficia las características de sus jugadores ni el juego que propone Jesús Sala. Los riojanos demostraron que pasan por su mejor momento del curso y estas cuatro victorias seguidas pueden valer un puesto en play-off.

COCINAS.COM: Mikel Úriz (6), Alex Hall, Joan Tomàs (15), Nwogbo (6), Coego (12) -cinco inicial- Congiusta (2), Galarreta (5), Dobos (1), Arévalo (9), Alfredo Ott (6), Dani Martí (8), Gospic (0).

PLANASA NAVARRA: Christian Díaz (3), Bonhome (8), Durchev (8), Ale Navajas (7), David Mesa (13) -cinco inicial- Sebirumbi (0), Nico Úriz (0), Lorenzo (0), Savitski (6), Krolo (2), Quique Suárez (7).

Parciales: 22-15, 15-7, 9-16, 24-16.

Crónica: Dpto. de comunicación CB Clavijo

OURENSE TERMAL - CLUB MELILLA BALONCESTO: 74-77

Melilla remonta y logra su segunda victoria consecutiva ante Ourense

El Melilla Baloncesto sumó por primera vez esta temporada su segunda victoria consecutiva tras la victoria en el Pazo Paco Paz por 74-77 ante Ourense Termal. Los melillenses remontaron una diferencia de diecisiete puntos con un Héctor Manzano muy acertado desde el perímetro y que terminó con 19 puntos.

lloron.jpg

Rafa Huertas no tuvo su mejor día ante uno de sus ex-equipos (Foto: COB)
Los ourensanos salieron con gran intensidad en el comienzo del encuentro conscientes de lo que se estaban jugando. Ello hizo que Melilla Baloncesto no estuviera cómodo en ataque y anotara tan sólo cuatro puntos en los cinco primeros minutos (8-4). Los azulinos mejoraron y tras un parcial de siete puntos recortaban la diferencia a un puntos (17-16) a menos de un minuto para el final del primer cuarto. Un canasta y adicional de Frutos en los instantes finales dejaría el electrónico en 20-16 tras los primeros diez minutos.

El segundo acto a pesar de comenzar con un triple de Narros, destacó por los problemas de cara al aro de los melillenses. A la falta de acierto visitante se sumó el acierto exterior que mostraban los gallegos que marcaban máxima de partido (32-21) a cuatro minutos para el descanso. A pesar de los intentos melillenses, el festival de tres puntos por parte de los García de Vitoria continuó hasta el final del segundo cuarto. Un nuevo triple de Ourense Termal por parte de Rivero dejaba el electrónico en 41-28 tras la disputa de la primera mitad.

Tras el paso por vestuarios los interiores ourensanos tomaban el mando desde la media distancia con un acertado Morentin (47-29). Los de García de Vitoria parecían despegarse en el marcador y encauzar el encuentro. Manzano desde la línea de 6.75 aguantaba a los melillenses en el marcador. Con 59-51 terminaba el tercer cuarto y todo por decidir en los últimos diez minutos.

Con dos triples de Fuentes y Narros comenzaba el último periodo. Precisamente una canasta del navarro ponía a Melilla Baloncesto por delante 61-63 a cinco minutos del final. La alegría duró poco hasta que Morentin anotaba con cinco puntos consecutivos para poner de nuevo a su equipo por delante a poco más de tres minutos para el final (66-63). Wright con cuatro puntos completaba un parcial 0-9 que se antojaría definitivo de cara al resultado final ya que a poco más de un minuto el resultado era de 66-72 favorable a los melillenses. A pesar de los intentos locales, la compostura y fiabilidad de Manzano desde el tiro libre certificaba la victoria para la escuadra melillense por 74-77.

LA CLAVE: El parcial de 0-9 de los visitantes en los últimos minutos, que supieron esperar su momento para asestar el golpe definitivo a un rival anímicamente frágil, que finalizó el partido entre pitos de sus propios aficionados.

OURENSE TERMAL: Huertas (3), Luettgerodt (12), Rivero (10), Kale (14), Morentin (13) -cinco inicial- Zamroz (13), García (4), Frutos (3), Rutkauskas (2), Carter (0).

MELILLA BALONCESTO: Brothers (6), Wright (12), Riera (8), Pino (12), Durley (6) -cinco inicial- Fuentes (1), Manzano (19), Almazán (2), Narros (11), Busma (0).

Parciales: 20-16, 21-12, 18-23, 15-26.

Crónica: Dpto. de comunicación Melilla Baloncesto

FORD BURGOS - QUESOS CERRATO PALENCIA: 77-79

Justa victoria de Palencia ante Autocid Ford Burgos que se descuelga de la pelea por la cabeza

Autocid acumula su segunda derrota consecutiva y la segunda del año ante un Palencia que parece asentarse cómodamente en la segunda plaza de la clasificación al acecho del puesto de ascenso directo.

_dsc1888.jpg

Coppenrath intenta taponar a Fornas (Foto: María González)
Y mientras tanto, Burgos ve desvanecerse sus opciones de ascenso directo poco a poco. Y por eso duele más esta derrota. Es cierto que la estrella del equipo, Pep Ortega, llegaba con muchos problemas físicos. También es cierto que el arbitraje fue errático, malo para ambos conjuntos y sacó de sus casillas a los locales. Pero lo cierto es que el equipo burgalés no termina de encontrar su juego.

Y eso que los de Casadevall comenzaron bien el partido. A pesar del primer fallo de Xavier en ataque, Taylor Coppenrath comenzaba anotando y reboteando, si bien su magnífica actuación inicial (8 puntos y 2 rebotes) se cortó bruscamente por dos faltas personales que le sentaron en el banquillo en menos de 4 minutos. Sin embargo, los palentinos no estaban dispuestos a quedarse atrás.

Carles Bravo anotaba 5 puntos para acercar a su equipo a 10-7 con esa falta de Coppenrath mientras Autocid iba mejorando en defensa a pesar de sus apuros para defender la línea exterior. Y es que, a pesar de estar bien en ataque, dos triples (uno de Barbour y otro de Fornas) dejaban a los locales 19-20 al término del primer cuarto. Quizás el primer síntoma del partido fue precisamente ese problema defensivo. O los dolores de Pep Ortega, que descansó todo el segundo cuarto. Pero algo no iba bien en el partido para los burgaleses.

Tras la reanudación, un nuevo triple de Fornas, que fue el referente ofensivo del equipo durante toda la segunda mitad. Los bloqueos, el juego duro en la zona y la veteranía de Rejón daban resultado mientras Autocid trataba de seguir el ritmo a duras penas sin una estrategia de ataque clara.

Mejeris utilizaba su físico para tratar de acercar el marcador y Sàbat desde la personal y Bàs desde el triple llegaron a poner a Autocid a 4 puntos. Con esfuerzo y algo de suerte en defensa, conseguían cerrar el cuarto 37-44, que viendo cómo se estaba desarrollando el partido era un marcador aceptable para los locales. 12 puntos de Fornas, 8 de Garrido, 4 rebotes de Otegui y 13 asistencias (5 de Feliu, 4 de Garrido) dan una idea del gran partido que estaba realizando Palencia. Por los locales, Coppenrath con 10 puntos y 6 rebotes sostenía el marcador junto a los 8 de Sàbat. Pero era claramente insuficiente.

Autocid salió muy intenso, y recortó diferencias con un triple de Sàbat, pero el juego duro de Palencia, sus robos y contraataques comenzaban a minar la moral de los de Casadevall. Y comenzó un festival de faltas en defensa como pocas veces se ha visto en El Plantío. Muchas (la mayoría) eran falta, pero la rigurosidad de los árbitros que hasta entonces habían permitido un mayor contacto enfadó, y mucho, a la afición local. Este baile de personales acabaron en una antideportiva muy protestada a Antonio Peña que, a partir de ahí, comenzó a realizar un encuentro excelente. El intercambio de canastas que sucedió a continuación beneficin a Burgos, que espoleado por su afición cerró el cuarto en 56-57.

Llegaba vivo el conjunto local, y parecía dispuesto a calcar a Palencia en todos sus movimientos. La anotación comenzaba a subir, las zonas a hacerse más duras y el tiro exterior fundamental. Y ahí, en el triple, que Burgos había dejado en un 17% de acierto en la primera mitad, donde encontró el arma para empezar a remontar. Peña y Sàbat acercaban al equipo al empate a 64 a falta de 6:30 para el final y Maresch se encargaba de, mediante otro tiple, adelantar a los burgaleses.

Sin embargo, el acierto de Forcada, el esfuerzo de Otegui y la picaresca y trabajo de Rejón no dejaban escapar el partido. Y a falta de 2 minutos, Pep Ortega fallaba un triple que hubiera supuesto una buena ocasión de ponerse por delante. Más aún, evidenciando sus problemas físicos, volvió a fallar otro un minuto después en una acción que el catalán suele acertar siempre. 

Tras mucho lío y disputa de balón, se produce una falta sobre Sàbat. Faltan sólo 45 segundos y anota 2 tiros libres para ponerse por delante. 74 -73. Tiempo muerto de Palencia y triple de Barbour en un quinteto muy poco defensivo por parte de Casadevall. 34 segundos por jugarse. Con dos arriba Palencia, los fallos en la línea de tiros libres se suceden por parte de ambos equipos llegando a querer ambos la última bola forzando las personales y los tiros libres. A falta de 7 segundos, Burgos tenía la bola con 77-79 en el marcador. Y Xavier, tras una noche errática, se encuentra con uno de sus tiros, de los que más le gustan. Triple en movimiento desde la frontal. Pero duda. Una canasta de 2 puntos forzaría la prórroga. Y en esa duda, se le resbala el balón, firmando así la derrota de su equipo, si bien no fue suya toda la responsabilidad.

Muy buen partido de Palencia que supo mandar en todos los frentes del juego. Una derrota hubiera sido injusta, pero el final no podía ser más ajustado.

LA CLAVE: Al margen de la última jugada que pudo suponer la victoria local, el mal estado físico de Ortega y el gran partido como conjunto de Palencia (19 asistencias totales y 37 rebotes) no dejaron opción a los burgaleses.

FORD BURGOS: Pep Ortega (2), Albert Sàbat (19), Romà Bas (3), Juan Aguilar (0), Antonio Peña (14), Anton Maresch (5), Jeff Xavier (7), Taylor Coppenrath (16), Sergio Olmos (4), Mareks Mejeris (7).

QUESOS CERRATO PALENCIA: Charles Abouo (2), Nicholas Barbour (11), Carles Bravo (9), Miquel Feliú (4), Xavi Forcada (5), Roger Fornás (17), Quique Garrido (10), Albert Moncasi (2), Urko Otegui (6), Guillermo Rejón (13).

Parciales: 19-20, 18-24, 19-13, 21-22.

Crónica: Rodrigo García

RIVER ANDORRA MORABANC - FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: 80-74

Lo mejor del partido, la victoria y a sólo cuatro de cumplir el deseo

triasvuela.jpg

Jordi Trias vuela hacia la canasta (Foto: Toni Alonso)
Declaraciones sorprendentes de Joaquín Prado: “Ha sido un partido bonito para el espectador”, pues fue un partido lleno de imprecisiones. Sergio Llorente no tuvo su mejor partido desde la dirección de juego y Éric Sánchez, lesionado, jugó minutos testimoniales y Dani López, renqueante, no dio lo máximo y acabó con 14 puntos. Los dos equipos no ofrecieron ese buen espectáculo que dijo Joaquín Prado. Lo mejor de todo fue la victoria del River MoraBanc, por pura inercia, y la sensación para Força Lleida que plantó cara al mejor equipo de la Adecco LEB Oro. Poco más. Todo lo demás fueron destellos de Marc Blanch, los triples desde su casa de Shaun Green, algunas entradas de Jordi Trias y la furia debajo de los tableros de Jesús Fernández. Eso por parte andorrana. Por parte del Força Lleida los puntos hasta el segundo cuarto sólo de Àlex Llorca, los tapones de Víctor Arteaga, la fortaleza aunque con molestias de Vinson y la muñeca de Matulionis. Eso sí, un arbitraje desconcertante y un juego lleno de imprecisiones. 12 pilotas perdidas del River MoraBanc y 21 del Força Lleida. Sea como sea, los de Joan Peñarroya están a cuatro victorias de cumplir el deseo del ascenso a la ACB. Próxima parada: Clínicas Rincón. El triunfo ajustado fue de 80 a 74 con un Força Lleida voluntarioso y poco más.

El inicio de partido demostró desconcierto. Joan Peñarroya se lio con los Sánchez, Pablo y Éric, y tuvo que salir el lesionado Éric en el cinco inicial. Nada más empezar el partido, Vinson y Sergio Llorente por diversos motivos también fueron al banquillo y dejaron su sitio para Samu Domínguez y Rubín de Celis. Después de este inicio surrealista dos equipos que intercambiaron golpes. Ataques rápidos y máximo acierto con un triple de Dani López y otro de Pablo Sánchez y dos de Matulionis. El intercambio de golpes con dos equipos sin defensas intensas acabó en el 14 a 15 con un parcial de 9 a 0 que dejó un 22 a 15. En los siguientes 10 minutos, el River MoraBanc conseguia la máxima diferencia en el marcador con el 35 a 24. Las distancias por parte andorrana se mantenían hasta la técnica de Joan Peñarroya que protestaba a una pareja arbitral desconcertante en sus decisiones. Cuatro puntos consecutivos de Vinson maquillaron el marcador al descanso, pero demostraban que el partido no iba a ser recordado como los mejores aunque Joaquín Prado pensara lo contrario. Al descanso, 41 a 36 con un buen Àlex Llorca.

En el tercer cuarto, los de Joan Peñarroya tiraron de la inspiración individual de algunos de sus jugadores. Sufrían en defensa, pero tiraban del acierto de Jordi Trias, Dani López, Marc Blanch y el triple final desde 10 metros de Shaun Green al finalizar el tercer cuarto (67 a 55). Quedaba claro que si el Força Lleida veía esperanzas de remontada se iba a agarrar a ello, pero le faltó suerte y también calidad. Llegó a ponerse a siete puntos (77 a 70) pero perdonó la vida a un River MoraBanc que no falla en los momentos decisivos como así paso. Ya que a solo 39 segundos Juampi Sutina se invento un alley-hoop para Víctor Arteaga para ponerse a cinco puntos (79 a 74). Los errores imperdonables en los catalanes pasaron factura y el River MoraBanc supo vivir de sus propias rentas para sentenciar. Y no fue un buen partido. Joan Peñarroya acertó en el análisis: “Fue un partido extraño”. Lo fue, pero una más para los andorranos.

LA CLAVE: River MoraBanc siempre fue por delante, exceptuando el 3-8 y el 14-15 de los primeros compases. Força Lleida hizo la goma y supo mantenerse siempre en partido, pero al final le faltó acierto y fortuna para poder remontar un encuentro que tenía ya muy cuesta arriba. A pesar de ello, los de Prado se impusieron claramente en valoración (69-87).

RIVER ANDORRA MORABANC: Dani López (14), Éric Sánchez (2), David Navarro (5), Shaun Green (7) y Hampl (2) –cinco inicial- Jordi Trias (12), Pablo Sánchez (3), Jesús Fernández (8), Marc Blanch (15) y ‘Zengotita’ (12).

FORÇA LLEIDA: Sergio Llorente (7), Juampi Sutina (5), Matulionis (13), Vinson (16) y Arteaga (11) –cinco inicial- Rubin de Celis (0), Àlex Llorca (15), Alzamora (0), Samu Domínguez (2) y Reinholt (5).

Parciales: 22-15, 19-21, 26-19 y 13-19.

Crónica: Víctor Duaso

LEYMA NATURA CORUÑA - CLÍNICAS RINCÓN: 72-77

Richi Guillén sienta cátedra ante Básquet Coruña

El cuadro coruñés pagó caras las dudas mostradas en el encuentro de esta noche, frente a un incómodo Clínicas Rincón, comandado por un veterano que ya es leyenda de la Adecco Oro, como Richi Guillén, y que hoy dio un auténtico clínic de fundamentos baloncestísticos, en especial en el juego de ataque, y que acabó por decantar con su saber hacer la victoria del lado de los suyos.

Las alternativas se sucedieron al principio del encuentro, asumiendo Amoke y Cain por el bando local, y Todorovic y Guillén por el visitante, la responsabilidad de los ataques de sus equipos. Tras el intercambio constante de golpes, los malagueños obtuvieron las primeras ventajas significativas en el marcador (11-16), pero rápido encontraron réplica por parte de los hombres de Tito Díaz, que con un parcial de 8-0, culminaban el primer cuarto (19-16).

El segundo período comenzaba de forma favorable para los de Francis Tomé, que de nuevo se subieron a las barbas de los gallegos, con unos Todorovic y Guillén inconmensurables desde el lanzamiento a media y larga distancia. Básquet Coruña buscaba sus vías de anotación a través del juego interior, pero no acababa de meterse en el encuentro. La agresividad de la defensa andaluza subía por momentos, incomodando el ataque gallego. Tras varias alternancias en el marcador a favor de unos y otros, Clínicas Rincón abría una ligera brecha en el marcador (35-41), mitigada en parte por un tiro in extremis de Haanpää, que dejaba el marcador en 37-41 al finalizar el primer tiempo.

El jugador finlandés, con la ayuda de Cabanas y Cain, se puso al mando de las operaciones del ataque naranja, recuperando la iniciativa en el marcador. No obstante las ventajas nunca eran cómodas, y no pasaban de los 5 puntos. Cuando más parecía que el cansancio podía hacer mella en los visitantes, de nuevo resurgían de sus cenizas, en especial el incombustible Richi Guillén, que en la noche de hoy se mostró simplemente imparable para la defensa herculina. Un tiro libre de Chus Castro, cerraba el tercer acto, con una mínima ventaja para los coruñeses (57-56), y con todo por decidir.

En los momentos de mayor fragor de la batalla, suelen surgir los hombres más curtidos, y Guillén es sin duda uno de ellos. El jugador canario nunca tuvo una agilidad descomunal bajo canasta, pero es un auténtico maestro a la hora de arrastrar a su par a la posición que más le interesa. Hoy lo consiguió con los interiores del Leyma una y otra vez, llevándolos a posiciones alejadas del aro, donde es letal a la media y larga distancia. Por si fuera poco, tiene en Todorovic a un alumno aventajado, y a unos jóvenes compañeros, si acaso menos brillantes en ataque (cabe exceptuar algunos brillantes destellos de Alberto Díaz), pero con un alto compromiso defensivo, forzando constantes situaciones de 2 o incluso 3 contra un atacante. Básquet Coruña seguía creyendo pese a todo en sus opciones, pero un parcial de 0-10 en los primeros 5 minutos del decisivo cuarto final, terminó por enterrar sus opciones (57-66). Todos estos ingredientes se acabaron combinando para decantar el triunfo de lado malagueño, frente a un conjunto local que jugó un partido flojo e inconsistente, lo que acabó por condenarlo en sus posibilidades de triunfo final. Pese a las intentonas finales en pos de la remontada, Clínicas Rincón había cimentado en los minutos previos una ventaja sólida que supo administrar, y que le permitió obtener el importante triunfo final.

LA CLAVE: Básquet Coruña no pudo sobreponerse al flojo partido de sus exteriores y a las defensas de ayudas de Clínicas Rincón, pero sobre todo, al enorme partido de un Ricardo Guillén, por el cual no pasan los años (27 puntos y 28 de valoración).

LEYMA NATURA CORUÑA: Óscar Herrero (3), Jesús Castro (12), Samuel Haanpää (15), Omondi Amoke (8), Jason Cain (13) -cinco inicial- Mario Cabanas (11), Ángel Hernández (7), Sean Ogirri (3), Javi Lucas (0), Chema González (0).

CLÍNICAS RINCÓN: Alberto Díaz (11), Luis Conde (0), Dejan Todorovic (19), Ricardo Guillén (27), Kenan Karahodzic (2) –cinco inicial- Maodo Nguirane (2), Soluade (2), Tautvydas Sabonis (8), Rubén Gutiérrez (5), Víctor Ruiz (1).

Parciales: 19-16, 18-25, 20-15, 15-21.

Crónica: Santiago Suárez

 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 4 meses
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,727,346
Comentarios: 
2,384

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar