Solapas principales

Gernika no resiste la intensidad de Valencia, que se mete en su primera gran final (57-46)

LA CRÓNICA

Valencia Basket se metió en la primera final de su historia al superar en la semifinal a Gernika KESB tras un partido que tuvo vida hasta el descanso, pero que se rompió en el tercer acto gracias a la enorme defensa valenciana y a la pillería de Cristina Ouviña.

Ambos equipos llegaban al encuentro con sensaciones extrañas; las vizcaínas tras superar claramente a Clarinos Tenerife, que apenas compareció en el partido de Cuartos, lo cual pudo camuflar en parte la precaria situación física de las vascas (recién recuperadas de un brote de covid). Mientras, Valencia superó con claridad a IDK Euskotren, pero en un partido entre suficiente bien, en el que sólo fueron superiores en el último cuarto.

Al contrario de lo habitual, Valencia esta vez sí salió enchufado desde el principio, especialmente con un parcial 10-0 que les situaba cerca de la decena de ventaja, concretamente +9 tras un triple de Leti Romero acabando el primer acto (19-10). Ya en el segundo, Gernika hizo una aproximación con dos triples seguidos de Roundtree y Bjorklund, pero poco más pasó hasta el descanso salvo la tercera personal de Marie Gulich, una vez más lastrada por este factor. 31-24 a mitad del choque y la sensación en el ambiente de que el partido estaba insulso y necesitaba más condimento para la segunda parte.

Cuatro puntos seguidos de Belén Arrojo parecían despertar a Gernika, pero duró poco esa llama, porque tras la tercera personal de Nogaye Lo, llegaron los triples de Ouviña y Allen que, junto a una contra de Celeste, abrían la brecha que a la postre sería definitiva. Y especialmente tras las travesuras de Leti Romero y la propia Ouviña, que lo acabaron de romper en un minuto poniendo el +19. De ahí al final, pese a los intentos desde el triple del conjunto vasco, no había nada que hacer, así que Valencia confirmó que ya está aquí y que ha llegado para pelear por títulos. Como el de mañana, la gran final, en la que se medirá a Girona, a quien ya ha ganado dos veces este año.

LAS CLAVES

Entre pillas anda el juego:

Que el baloncesto es para listas lo sabe todo el mundo. Que Cristina es más lista que el hambre se sabe desde Zaragoza hasta a Praga. Y esta tarde, entre ella y Leti, entre zipi y zape, montaron un buen quilombo cuando se esfumaba el tercer cuarto y Gernika peleaba por agarrarse a un hilo de vida. En tres jugadas consecutivas destrozaron el partido: primero un saque de banda que las vascas no se enteraron y Leti sirvió a Cristi totalmente sola. Acto seguido, Ouviña se tiró como un perro de presa al suelo para recuperar a bola y desde el parqué, sin mirar, asistir de Leti que volaba libre. Y la siguiente, triple de la canaria para firmar un 7-0 en menos de un minuto que prácticamente finiquitaba el partido. Las más listas de la clase se comieron la merienda mientras las “inocentes” gernikesas lloraban su hambre.

Pólvora mojada:

Un equipo de tiradoras necesita buena munición. Pero en esta ocasión, Lointek Gernika no pudo disfrutar de su habitual acierto exterior por parte de ninguna de sus (normalmente) fiables lanzadoras. Ni Cornelius (0/4 en TC), ni Bjorklund (3/13), ni Ivanovic (1/4) ni Roundtree (1/5) ni Rosó Buch (1/6) tuvieron el día, y su equipo se fue desangrando necesitado de esos puntos que suelen aportar pero que, por una cosa o por otra (sobre todo por la intensidad defensiva de Valencia y el poco rodaje de Gernika tras el covid) esta vez no llegó, y así era misión imposible.

Sembrar intensidad y recoger éxito:

La clásica fórmula de Rubén Burgos es tan vieja como eficaz. Un buen ataque puede salir de la nada, pero un ataque sólido y regular depende en gran parte de cómo defiendas. Y desde hace ya tiempo, la primera premisa de Valencia Basket es defender bien. Lo demás llegará solo (o acompañado), pero lo innegociable es apretar atrás. Y a fe que lo hizo en esta semifinal. Ahogaron a las exteriores y asfixiaron a las interiores. Cristina, Laura Gil, Queralt, Rebecca... son todas tan buenas defensoras que a veces no necesitan ni ser buenas atacantes.

MVP: laura gil

La murciana “invisible”. Probablemente, hasta que te fijas en las estadísticas, es complicado reparar en el partidazo que ha hecho la internacional española. Pero los números no engañan, y Gil hizo la actuación más completa y regular del partido con 10 puntos, 9 rebotes, 3 asistencias y 3 robos, para ser de largo la jugadora más valorada del choque. La reina de los intangibles, aporta atrás y adelante por igual y es un pilar fun-da-men-tal en el esquema de Burgos. 

ESTADÍSTICAS

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
4 años 7 meses
#contenidos: 
270
#Comentarios: 
837
Total lecturas: 
1,036,109

Comentarios

La de "tortas" que va a haber para el puesto de base para los JJOO. Cristina Ouviña, Laia Palau y Silvia Domínguez forman un terceto de lujo. Pero hay más (para "desplazarlas" al puesto de escolta?).