Solapas principales

Jornada de sorpresas: ¡Andorra y Burgos caen en casa! Jason Cain, MVP

  • Breogán y Cocinas.com hicieron saltar la banca al derrotar a los dos grandes favoritos de la competición, Andorra y Burgos, a domicilio
  • Peñas Huesca se apuntó a la noche de sorpresas con una victoria de prestigio en el Pazo Paco Paz de Ourense

RESULTADOS JORNADA 4:

Instituto Fertilidad Clínicas Rincón - Planasa Navarra76-66
Leyma Natura Coruña - Club Melilla Baloncesto80-79
B.C. River Andorra Morabanc - C.B. Breogán Lugo65-69
Ford Burgos - Cocinas.com75-80
Ourense Termal - Peñas Huesca63-67
Unión Financiera Oviedo - Força Lleida CE26/10
FC Barcelona "B" - Quesos Cerrato Palencia27/10

 

Noche de Adecco Oro en estado puro, con sorpresas inimaginables y finales taquicárdicos en prácticamente todas las canchas. No ha pasado ni una semana de la apabullante victoria por 53 puntos del River Andorra Morabanc en Logroño, pero esta competición siempre te da la oportunidad de girar las tornas y revertir la situación. El Cocinas.com, ante el otro gran favorito del torneo, Ford Burgos, ha dado un golpe en la mesa demostrando que aquello no fue más que un tropiezo aislado. Y nada más y nada menos que en el Plantío. En cambio, a los del Principado esta vez les ha tocado la cruz tras desaprovechar una ventaja de 16 puntos ante su afición. El Breogán de Lugo es candidato a todo y, liderado por Dani Rodríguez, no ha dejado pasar la oportunidad de tumbar a los andorranos.

Las derrotas en casa de Andorra y Burgos no han sido las únicas sorpresas de lo que llevamos de cuarta jornada, pues el Peñas Huesca ha conquistado el Pazo Paco Paz, propiciando la tercera derrota de un Ourense Termal que nunca ha terminado de encontrarse cómodo en el partido. Melilla, por su parte, nuevamente ha demostrado su fragilidad en los encuentros a domicilio al dejar escapar un choque que dominó ampliamente en la primera mitad. Basquet Coruña, con un gran Jason Cain que es MVP provisional, ha sabido esperar su oportunidad para imponerse en un final agónico. Un poco más tranquila ha sido la victoria del Clínicas Rincón, que ya lleva dos, ante un Planasa Navarra que seguirá una semana más sin saborear las mieles del éxito. Y ya van cuatro.

INSTITUTO FERTILIDAD CLÍNICAS RINCÓN - PLANASA NAVARRA: 76-66

Un intenso Clínicas Rincón se impone a Navarra

Nueva victoria del Instituto de Fertilidad Clínicas Rincón, primera en casa, 76-66, frente a un Planasa Navarra que sigue sin estrenarse esta temporada. Los malagueños se mostraron mucho más intensos en su juego y con más aportación en la rotación de banquillo ante un conjunto el navarro que pese a mantenerse siempre en el partido, careció de esas cualidades de su oponente de cara a hacerse con el partido.

victoria_clinicas.jpg

Los jugadores del Clínicas celebran la victoria (Foto: Antonio J. Reyes)
El encuentro se inició con 20 minutos de retraso debido a deficiencias en el marcador electrónico que terminó por no usarse. Sólo funcionaron los relojes de 24 segundos que llevan incorporado el tiempo de juego, pero el público tuvo que seguir el tanteo por su propia cuenta o por las indicaciones esporádicas desde la megafonía.

De esta manera se iniciaba el partido con un conjunto local un tanto frío ante estas contrariedades previas al encuentro. Enfrente mientras, el Planasa salía enchufado con un Miguel Lorenzo que hacía mucho daño bajo el aro. En menos de cuatro minutos el parcial era de 2-13 de salida, lo que provocó el tiempo muerto de Francis Tomé. Tras este primer parón en el juego, y con los primeros cambios en los quintetos, el partido cambiaba radicalmente de cara, y entre Todorovic, que asumía doblete en la tarde con su convocatoria además para Euroliga, y sobre todo Richi Guillén, comienzan a imprimir carácter en el Clínicas Rincón ante la pobre aportación de los hombres de refresco del Planasa Navarra. Debutaba en los visitantes el lituano Robertas Bitinas que con un triple logra frenar el avance local. Pero Guillén contesta en la otra zona de nuevo de tres y enlaza nueve puntos consecutivos para los suyos, completando un parcial de 0-7 que iguala el partido (20-20) a 1:22 del final del periodo. Tiene que pedir ahora el tiempo muerto Ángel Jareño. Al final del primer periodo, una canasta de Pepe Pozas desde el perímetro sobre la bocina deja el tanteo en tablas (22-22).

El segundo cuarto comienza con el triple de Pozas que da la primera ventaja al Clínicas Rincón en lo que iba de partido. Entramos entonces en una fase en la que las ventajas son mínimas por una y otra parte, con Urtasun y Mesa asumiendo la responsabilidad en su equipo frente al potencial de la rotación local en la que esta noche incluso el júnior Kenan Karahodzic gozaba de minutos de intensidad para controlar el juego interior visitante e incluso enchufaba un triple que ponía una máxima ventaja local hasta entonces de seis puntos (38-32). En la pintura, Álex Navajas sacaba faltas personales y se las veía con Guillén. Pero la primera parte la cerraba Pepe Pozas con un triple que ponía el 41-34 al descanso.

La segunda parte comenzaba con un mate de Nguirane, contestado por el triple de Navajas, muy activo en el enfrentamiento con el que fue su equipo. El de Churriana logra en este periodo enchufar tres triples y se hace fuerte también en la zona aportando su experiencia, sobre todo una vez que Durchev comete la cuarta falta que lo lleva al banco a 6:14 del final del periodo. La defensa zonal impuesta por Navarra es afrontada con el acierto exterior local de Todorovic o el buen juego de pies en la pintura de Guillén. Además, si llegaba el triple de Bitinas, automáticamente en la jugada siguiente anotaba de tres Pozas en el otro aro, sin dejar ya que nunca Navarra se pusiese por encima en el marcador. De todas maneras, la distancia entre ambos equipos en el marcador era más corta de lo que hacía suponer lo que se estaba viendo en la cancha, quizás porque por momentos parecía que el Clínicas Rincón levantaba el pie del acelerador. Con 58-53 finaliza el tercer periodo.

En los últimos diez minutos, el equipo de Francis Tomé, a base de una fuerte presión defensiva y seguridad en ataque, lograron mantener la ventaja que les dio finalmente la victoria. Sólo en el inicio de cuarto, se vio a un Planasa Navarra más cómodo en pista con su quinteto bueno que llevó a que el marcador se apretara de nuevo 61-60 con dos tiros libres de Christian Díaz. Pero aprieta entonces en defensa Clínicas Rincón, con un Alberto Díaz espectacular a la hora de robar balones, un Todorovic pura sangre que contagiaba a sus compañeros y que con una acción a aro pasado que sacaba la jugada de 2+1, completaba un parcial de 9-0 que despega definitivamente a los locales en el marcador a seis minutos del final (70-60). Navarra parece perder el fuelle en el partido ante un Clínicas muy intenso con un Nguirane, dueño del rebote, y que sacaba tapones que levantaban a la afición malagueña. Los navarros apenas anotaban ya sólo con tiros libres para mantener distancias. Al final, el marcador reflejaba la que volvía a ser máxima ventaja del encuentro para los locales con el definitivo 76-66.

LA CLAVE: La mayor aportación de los hombres del banquillo local, con 34 puntos, frente a los 21 de los visitantes. Y sobre todo, la intensidad mostrada por los jóvenes jugadores del Clínicas Rincón, capaz de contagiar incluso al mismo Richi Guillén a la hora de tirarse al parquet a por una bola, y que nunca se vio en su rival a lo largo del partido. 

CLÍNICAS RINCÓN: A. Díaz (4), Soluade (7), Todorovic (21), T. Sabonis (4), Nguirane (6) -cinco inicial- Guillén (17), Conde (0), Pozas (14), Karahodzic (3), V. Ruiz (0) y Guti (0).

PLANASA NAVARRA: C. Díaz (2), A. Urtasun (11), Durchev (7), Navajas (19), M. Lorenzo (6) -cinco inicial- Mesa (11), Bitinas (9), Suarez (1), Savitski (0), Sebirumbi (0) y Bonhome (0) 

Parciales: 22-22, 19-12, 17-19, 18-13.

Crónica: Antonio J. Reyes

LEYMA NATURA CORUÑA - CLUB MELILLA BALONCESTO: 80-79

La fe coruñesa conduce a la victoria sobre Melilla

El equipo de Tito Díaz prosigue con su racha de victorias tras conquistar esta noche un meritorio triunfo ante un conjunto como Melilla, con una de las plantillas más potentes de la competición, y que tras llevar la iniciativa del choque en la mayor parte del encuentro, vio como se le escapaba de las manos en la recta final

23.jpg

Omondi Amoke vuela hacia el aro ante Durley (Foto: Alberto Prado)
El duelo comenzó con muchas imprecisiones por parte de ambos equipos. Tras el intercambio de golpes imprecisos, los melillenses comenzaron a establecer las primeras diferencias a su favor, gracias a su defensa zonal, y un dominio apabullante del rebote. El 2-11 reinante en el marcador a falta de 4:33 obligó al banquillo local a solicitar un tiempo muerto que apenas surgió efecto, ya que los hombres de Alejandro Alcoba siguieron dominando el juego interior gracias a un Wright imperial, y a sus alternancias en defensa. El 9-23 que reflejaba el marcador al final del cuarto, evidenciaba claramente lo acontecido en este primer tramo de partido.

En el comienzo del segundo cuarto, Sean Ogirri se encargó de enchufar dos triples consecutivos que permitieron recuperar la fe a los suyos (15-23). Las fuerzas se comenzaban a equilibrar paulatinamente en el marcador, gracias al aumento de la agresividad defensiva local, que les permitió acercarse a 6 puntos en el marcador (23-29), a falta de 5 minutos para el descanso, obligando al banquillo melillense a pedir tiempo muerto. Pero Jesús Castro parecía empeñado en acercar a los suyos en el marcador, y un triple suyo permitía a los locales acercarse a tan solo 3 puntos (29-32). Melilla, lejos de sentirse agobiado por la nueva situación del partido, volvió a estirar las diferencias a su favor, gracias a su altísimo porcentaje en el tiro exterior y a un inspiradísimo Almazán, que coronó su actuación con un estratosférico triple desde el mediocampo sobre la bocina, que ponía un cómodo 36-47 a favor de los norteafricanos en el camino a los vestuarios.

El partido retomó el intercambio de canastas al comienzo del tercer periodo, con Jason Cain ejerciendo de estilete local, pero los visitantes seguían encontrándose cómodos en esta situación de partido, consiguiendo que apenas cambiase el guión del encuentro (40-53). En este preciso momento del choque, los coruñeses decidieron dar un contundente golpe sobre la mesa con un demoledor parcial de 13 a 0 a su favor, que ponía las tablas en el marcador y dibujaba un escenario completamente nuevo. Por fin existía un equilibrio entre el juego interior y exterior de los gallegos, y esto permitía a los naranjas conseguir el equilibrio perdido en el marcador, al finalizar el tercer cuarto (56-56).

El último y decisivo cuarto resultó ser un constante intercambio anotador entre ambos equipos, que en ningún momento parecían dispuestos a dar su brazo a torcer. El carrusel de triples fue constante, con Herrero por parte local, y Pino y Manzano por los visitantes, asumiendo el protagonismo de la anotación, siendo la alternancia en el mando del marcador la tónica de los últimos minutos. A falta de poco más de un minuto, Cain anotaba el 80 a 78, que ponía en ventaja a los suyos, pero en la siguiente jugada cometía una inoportuna falta antideportiva sobre Wright, que sólo aprovechaba uno de los tiros libres (80-79). Como era de esperar, los nervios se apoderaron de ambos equipos, que se vieron incapaces de anotar en las dos siguientes posesiones. Los melillenses dispusieron de los últimos 15 segundos del encuentro para decantar la balanza a su favor, pero Básquet Coruña supo gestionar muy bien el hecho de que sólo tenía 2 faltas de equipo cometidas hasta ese momento, cometiendo otras 2 más administrando a la perfección el tiempo del partido. Melilla tuvo una última oportunidad, con una última posesión de 1 segundo, pero el intento de Brothers resultó fallido, quedando el triunfo en tierras coruñesas, en un disputadísimo encuentro. 

LA CLAVE: La constancia y la fe inquebrantable en sus posibilidades terminó por decantar la balanza a favor del Básquet Coruña en un partido que se le había puesto muy cuesta arriba, destacando el oficio de Jesús Castro y Jason Cain. 

LEYMA NATURA CORUÑA: Ángel Hernández (5), Jesús Castro (16), Samuel Haanpää (6), Omondi Amoke (6), Jason Cain (15) -cinco inicial- Óscar Herrero (11), Sean Ogirri (8), Javi Lucas (7), Mario Cabanas (6) 

CLUB MELILLA BALONCESTO: Joan Riera (10), Darien Brothers (8), Eloy Almazán (11), Devin Wright (12), Jonathan Durley (5) -cinco inicial- Héctor Manzano (10), Iñaki Narros (9), Sergi Pino (12), Adrián Fuentes (0), Deividas Busma (2).

Parciales: 9-23, 27-24, 20-9, 24-23.

Crónica: Santiago Suárez

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC - C.B. BREOGÁN LUGO: 65-69

El Breogán Lugo borra al River MoraBanc y provoca la primera derrota del líder

Joan Peñarroya lo llevaba avisando desde hace días. La experiencia del entrenador del River MoraBanc es notable y el Breogán de Lugo le dio la razón. Los gallegos, dirigidos magistralmente desde el banquillo por Lisardo Gómez, infringieron la primera derrota a los andorranos y se impusieron en el Principado por 65 a 69. La defensa del Breogán Lugo fue de manual y borró a un River MoraBanc que cayó en la trampa de los gallegos. Ya se veía venir.

mcgee.jpg

McGee lanza desde la esquina (Foto: River Andorra)
Los de Lisardo Gómez plantearon un partido físico y duro a los de Joan Peñarroya, pero el inicio de los andorranos marcó el primer cuarto. Todo empezó con un parcial de 10 a 0. A falta de tres minutos llegaron los primeros puntos del Breogán, gracias a Schaftenaar. A partir de entonces, poco a poco, los gallegos entraron dentro del partido. Michel Diouf se comió a Hampl y también a Jordi Trias. El físico de Diouf marcó diferencias y de su trabajo sucio para el equipo se aprovechó a las mil maravillas Roland Schaftenaar. Un triple de Marc Blanch al final del primer cuarto dejó un 19 a 8. Eso sí, el River MoraBanc no se fiaba para nada porque había jugadores que no encontraban su sitio en la pista como Shaun Green o Tomas Hampl. En el segundo cuarto se empezó a vislumbrar lo que pasaría más adelante pero de manera tímida porque el acierto de los andorranos fue notable. Con un triple de Marc Blanch a sólo un minuto para el descanso, los de Joan Peñarroya consiguieron la máxima diferencia con +16 (39 a 23). Al descanso, 39 a 25 con una bandeja de McGee después de una perdida de David Navarro. Las situaciones de bloqueo directo de Dani Rodríguez estuvieron más que controladas. El máximo anotador fue Marc Blanch con diez puntos.

En la reanudación, los de Lisardo Gómez apretaron los dientes en defensa. Llegaron a defender al límite y Diouf se acabó de comer a Jordi Trias. El catalán estuvo desconocido o recordó, utilizando un poco el oportunismo, al del FIATC Joventut. Un parcial de 0 a 9 situó al Breogán a siete puntos (46 a 39). Los gallegos se lo creían. La defensa de Pablo Almazán, Álex López o Diouf fue asfixiante. Mientras, Dani Rodríguez se empezaba a sentir cómodo. Los andorranos encontraron a faltar una buena dirección de juego, Éric Sánchez continua lesionado y Schreiner tiene espíritu de escolta en muchas ocasiones. Al final del tercer cuarto, los de Lisardo Gómez se acercaban con un 55 a 43 gracias a que el River MoraBanc estuvo acertado desde la línea de 6,75 con los triples de Asier Zengotitabengoa y Gerbert Martí.

En el último cuarto, todo cambió y a falta de 2’32”, los gallegos se pusieron por primera vez delante en el marcador (57 a 58). A partir de ahí apareció Dani Rodríguez. El catalán empezó a generar y a anotar y clavó 9 puntos seguidos cuando el partido empezaba a entrar en los minutos calientes. El River MoraBanc empezó a mostrar la bandera blanca de rendición con un Shaun Green que se precipitó con un 62 a 63 a 41 segundos del final y David Navarro sólo anoto un tiro libre de los que lanzó. Dani Rodríguez no perdonó y el Breogán tuvo premio final con una victoria sorprendendente, gracias, sobretodo a una defensa de manual.

LA CLAVE: La defensa magnífica del Breogán de Lugo y la superioridad interior de Michel Diouf que borró de un plumazo a Tomas Hampl y Jordi Trias. Los minutos finales, los más importantes, con un Dani Rodríguez en plan de líder.

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC: Schreiner (11), David Navarro (7), Pablo Sánchez (5), Shaun Green (5) y Pablo Sánchez (5) –cinco inicial- Jordi Trias (2), Gerbert Martí (8), Marc Blanch (12) y Zengotitabengoa (9).

C.B. BREOGÁN LUGO: Dani Rodríguez (19), McGee (4), Pablo Almazán (2), Schaftenaar (15) y Diouf (11) –cinco inicial- Chapela (2), Bortolussi (4), Palsson (8) y Álex López (4).

Parciales: 19-8, 20-17, 16-18, 10-26.

Crónica: Víctor Duaso 

FORD BURGOS - COCINAS.COM: 75-80

CB Clavijo recupera sensaciones a base de intensidad

Autocid Ford Burgos recoge su primera derrota de la temporada ante su público en un partido que podía haber sido para cualquiera y que los riojanos merecieron ganar desde el principio.

la_foto_3.jpg

Jeff Xavier intenta zafarse de Nwogbo (Foto: Jorge Velasco)
Desde la primera jugada quedó muy claro que Clavijo quería sacudirse los miedos después del partido contra Andorra, y por 3 veces negó la primera canasta a Autocid, hasta que un tapón sobre Antonio Peña dejó muy clara la intensidad que iban a imprimir al partido. Y comenzó el intercambio de canastas que todos habíamos previsto en el guión. Olmos y Ortega comenzaron mandando en la pintura y llevando a los locales a ponerse 19-10 después de 6 minutos de partido, mientras Clavijo probaba suerte desde la línea exterior.

Con la salida de Úriz a la cancha, su equipo cambió completamente. Tanto cambió que, a pesar de que Olmos y Ortega mantuvieron el nivel, el resto del equipo se vino abajo para terminar el cuarto con unos discretos 2 puntos de ventaja y una sensación de igualdad absoluta tras el primer asalto.

Con el segundo cuarto, los riojanos tomaron el mando en ambas pinturas, y no lo dejarían ya hasta concluir el partido. Con Úriz llevando la manija y Coego dominando (6 puntos y 5 rebotes al descanso), Clavijo puso un nivel de intensidad defensiva bestial (9 faltas en el 2º cuarto, 14 en la primera mitad) que Burgos no fue capaz de seguir. Entre bloqueos y defensas en zona impusieron su ritmo al partido a pesar de una mínima ventaja al descanso para los locales (41-40). 

Por los visitantes, Galarreta y Úriz anotaban 9 puntos cada uno, mientras Coego sujetaba a los interiores de Burgos. A pesar de conceder numerosos rechaces que Burgos recogió en ataque, la batalla de la zona cayó del lado de los de Logroño. Entre los locales, tan solo Xavier respondía en ataque (8 puntos, aunque algo errático en sus decisiones) mientras Jorge García firmaba -4 de valoración.

Tras la reanudación, El Plantío esperaba un bajón físico de Clavijo que permitiera cambiar el rumbo del partido, pero no fue así. 3 triples seguidos de sus rivales dejaban a los riojanos 6 arriba, situación que Olmos subsanó recibiendo una antideportiva y anotando el tiro con algo de suerte. El buen partido del interior burgalés sirvió para mantener a Clavijo bajo control, aunque en ataque Autocid no terminaba de encontrar sus sensaciones. Con un tanteo muy alto y Autocid muy gastado físicamente, el cuarto terminaba con 58-59 y todo aún por decidir.

El Cocinas.com decidió volver a lo que mejor les había funcionado y comenzó a aumentar el contacto físico en la pintura. Y la apuesta salió realmente bien para los de Jesús Sala, ya que durante todo el partido Autocid había estado errático en el tiro libre (y lo estuvo más aún en el último cuarto). Aún quedaban esperanzas para los locales y el público respondió como siempre. Con un robo de Xavier, Autocid reducía distancias hasta quedar 4 abajo a falta de 6:45 para el final, aunque con muchos nervios y jugando muy acelerados.

Los robos y una ligera mejora defensiva local mantenían el partido en el aire mientras Úriz abría en dos la defensa de Autocid. Los fallos en ataque, en cambio, empezaban a pasar factura a un equipo muy cansado.

Xavier y Sabat parecían decididos a llevarse el partido desde la línea de 3 puntos, pero Clavijo no se dejó escapar el partido desde la línea de tiros libres (donde Burgos probablemente lo perdió) y a pesar de los arreones finales, Clavijo se lo llevó con esfuerzo de forma muy merecida.

LA CLAVE: La intensidad defensiva de Clavijo y su contacto físico, que Burgos no supo materializar desde la línea de tiros libres.

FORD BURGOS: Pep Ortega (15), Albert Sàbat (9), Antonio Peña (1) Juan Aguilar (4), Anton Maresch (6), Jorge García (0), Jeff Xavier (17), Taylor Coppenrath (9), Sergio Olmos (14).

COCINAS.COM: Álvaro Lobo (0), A. Ruiz de Galarreta (17), Dinko Marshavelski (4), José Manuel Coego (10), Borja Arévalo (3), Alfredo Ott (6), Mikel Úriz (16), Zimmy Nwogbo (6), Alex Hall (10), Dani Martí (6), Ante Gospic (2).  

Parciales: 24-24, 17-16, 17-19, 17-21.

Crónica: Rodrigo García

OURENSE TERMAL - PEÑAS HUESCA: 63-67

El COB se suicida en la segunda parte 

Tras un partido igualado, el Club Ourense Baloncesto cae derrotado ante un Huesca que supo acertar en los momentos clave del partido.

Empezaron los oscenses mandando un aviso a navegantes con un parcial de 3-10 marcando claramente cual es el estilo de juego del equipo aragonés. Defensa intensa a toda cancha y correr al contraataque. Ourense se enmendó al juego interior (olvidado en los últimos minutos del partido) para igualar las fuerzas de la mano de Kale.

Carter cogería el relevo del marfileño en el segundo cuarto mientras Huesca se mantenía en partido gracias en parte al gran trabajo en el aspecto reboteador. Hasta 14 segundas oportunidades tuvieron los oscenses en todo el partido debido a la mala defensa del rebote por parte del COB. El segundo base local, Álvaro Frutos, tuvo que abandonar el partido tras recaer en sus molestias de los días previos tras realizar grandes minutos en ataque.

El trabajo de Johnson y Washburn daba las primeras ventajas a Huesca mientras Grigonis castigaba en el perímetro. A Ourense se le apagaba la luz en ataque y no era capaz de buscar soluciones ni de meter balones a su potente juego interior. Las posesiones se alargaban para los cobistas y buena parte de ellas acababan con Rafa Huertas (el mejor de los ourensanos), jugándose un uno contra uno y sumando desde el tiro libre. Mucho echaron de menos los cobistas la aportación de jugadores clave como Riley, Iván García o Morentin.

De ocho llegó a mandar Huesca a falta de 3 minutos tras un triple de un muy inspirado Pierre Oriola. La casta local y el buen trabajo de Huertas permitieron al COB llegar a tiro de canasta al último minuto pero un canastón de Johnson y otras dos canastas de talento individual de Costa sentenciaron el partido para Huesca.

LA CLAVE: El rebote ofensivo de Huesca (14) y la mala selección de ataque por parte del COB.

OURENSE TERMAL: Rivero (3), Huertas (15), Julio González (6), Kale (14), García (0) -cinco inicial- Frutos (4), Edu Martínez (5), Riley (3), Carter (6), Morentin (3).

PEÑAS HUESCA: Costa (7), Grigonis (9), Johnson (10), Oriola (13), Washburn (8) -cinco inicial- Cobos (6), Lafuente (2), Gatell (4), Múgica (6), Romero (2).

Parciales: 18-17, 18-15, 11-14, 16-21.

Crónica: Iago Estévez

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 1 semana
#Contenidos: 
501
Visitas: 
2,998,549
Comentarios: 
2,383

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar