Solapas principales

Juan Alberto Aguilar, un sevillano feliz y encantado con Burgos

  • A sus 25 años, Juan Alberto Aguilar vive su tercera temporada en Burgos. Antes, jugó en Sevilla (9 temporadas), Santiago de Compostela (1) y Tarragona (1). El jugador nos atiende para repasar su corta pero intensa trayectoria como jugador de baloncesto

Su altura y polivalencia le convertían en un central de garantías, pero su hermano Pepe le convenció para que a los diez años dejase de jugar al fútbol y empezase a practicar el baloncesto. El colegio San Agustín sevillano vio como cambiaba el albero por el cemento. Al verano siguiente, acudió al campus del Caja San Fernando, equipo que decidió apostar por él cuando todavía era alevín (11 años). Ahora, quince años después de anotar su primera canasta, está a 707 kilómetros de casa disfrutando de este deporte y compitiendo en la ADECCO Oro bajo los mandos de Andreu Casadevall en el histórico Ford Burgos.

Desde la categoría pre-infantil, hasta a debutar en el primer equipo con Pedro Martínez sentado en el banquillo de San Pablo. Diez años pasaron, diez años que según el propio jugador guarda con mucha aprecio. "Conocí a los que a día de hoy son mis mejores amigos, fueron años donde disfruté en la pista y trabajé muy duro", dice Juan Alberto Aguilar, quien ha pasado gran parte de su carrera como jugador en su Sevilla natal. Siendo alevín de segundo año empezó a jugar en el conjunto hispalense como preinfantil (una categoría más de la que le correspondería).

31696_0.jpg

Juan Alberto Aguilar en su etapa como cajista ante el Bizkaia Bilbao Basket
Su versatilidad, talento, carácter y físico le convirtieron en una de las perlas de su cantera durante su periplo como jugador de formación. En su segundo año como jugador júnior, empezó a alternar con el filial cajista que competía en liga EBA. Al finalizar su ciclo como júnior, el Caja San Fernando continuó apostando por él y le mandaba al Club Baloncesto Qalat, equipo vinculado al sevillano que competía en LEB 2. Allí coincidiría con jugadores de la talla de Marcos Suka-Umu (Club Baloncesto Valladolid) o Joaquin Bonhome (Basket Navarra) en su primera temporada. "Recuerdo mi primer año de una forma un tanto traumática. Pasé de jugar con chicos de mi edad (en los que destacas física y técnicamente), a hacerlo con jugadores profesionales con mayor experiencia y mejores dotes físicas. Tuve la suerte de compartir vestuario en mi primer año con Antonio Bustamante, quien me marcó el camino a seguir", señala el jugador. En su segundo año empezó a destacar asumiendo el rol de base titular, y en su tercero (tras realizar la pre-temporada con el ACB) jugó a caballo con el primer equipo.

Manel Comas había sido destituido y Pedro Martínez cogió el mando de los hispalenses, que coqueteaban en las últimas posiciones. No obstante, al técnico catalán (y ahora entrenador del Herbalife Gran Canaria) no le tembló el pulso e hizo debutar a un joven Juan Alberto Aguilar en el primer equipo. "La lesión de Pecile me dejó con muchas posibilidades de debutar. Jamás olvidaré aquel partido ante el FC Barcelona. Tenía tantas ganas de comerme el mundo que cometí dos faltas en mis tres primeros minutos en la máxima competición del baloncesto nacional". No obstante, se resarciría de su actuación en el partido de vuelta en el Palau donde anotaría sus primeros puntos en la ACB (4).

30736_0.jpg

J.Aguilar ante el Clínicas Rincón con el CB Tarragona
La ADECCO Plata se le quedaba pequeña y la ACB 'un poco' grande. No obstante, la vuelta del baloncesto a Santiago le abrió las puertas a Juan Alberto Aguilar, que cambió el calor de Sevilla por el frío y sobretodo la lluvia de Santiago de Compostela (abandonaba su casa por primera vez por causa del baloncesto). Fue una temporada para cometer errores y aprender de ellos. Estaba por detrás en la rotación de Maximiliano Stanic, y apenas pudo contar con una media de ocho minutos por encuentro. "Fue una experiencia dura, pero enriquecedora. Deportivamente no nos salieron las cosas y el equipo descendió a la ADECCO Oro, no obstante guardo buenos recuerdos de Santiago, allí tuve que madurar mucho en el aspecto mental y pasé buenos momentos en la pista. Fue una temporada clave en mi formación como jugador", señala el jugador. 

En el verano del 2010 el Cajasol de Sevilla decide ceder a su joven jugador al Club Bàsquet Tarragona, donde disfrutaría de más minutos. En el equipo catalán, el principal objetivo deportivo era que el equipo mantuviese la categoría, y gracias al trabajo de todo el conjunto ese objetivo se consiguió antes de lo esperado. Mi año de Tarragona lo guardo con mucho cariño porque disfruté mucho con el estilo de juego del equipo e individualmente pude plasmar sobre el parquet todo lo que había sembrado con mi trabajo durante la temporada en Obradoiro”. La lesión del estadounidense Earl Calloway hizo que el base terminase aquella temporada (2010-11) en San Pablo, donde repartió sus últimas asistencias con la elástica cajista, ya que al finalizar la temporada decidió desvincularse de la entidad sevillana para iniciar una nueva andadura como jugador profesional.

Sus buenos partidos en Tarragona bajo las órdenes de Berni Álvarez, promedió 7'9 puntos, 2'4 rebotes y 4'6 asistencias (mejor asistente de la temporada) en 28:09 minutos por partido, le permitió disponer de varias opciones para la siguiente temporada, pues tenía varias ofertas sobre la mesa. Él decidió Burgos, donde sigue jugando tres años después tras decidir firmar. El jugador nos cuenta que Burgos es una gran ciudad donde la gente te acoge de manera excepcional. Además, el Ford Burgos es un club que aspira a todo y cuenta con un gran entrenador y un muy buen cuerpo técnico, además, el tener a grandes jugadores junto a mí me ha hecho progresar año a año.

En la presente temporada, el buen nivel y la seguridad que trasmite Albert Sàbat ha sentado en el banco a Juan Alberto Aguillar, quien nos confiesa que siempre intenta aportar su granito de arena para dirigir al equipo intentando buscar siempre la mejor opción en cada momento del partido y de esta manera conseguir que los partidos del conjunto burgalés se cuenten con victoria. Tras tres temporadas, en Burgos el sevillano ya es un jugador muy querido, a pesar de no estar obteniendo grandes números esta temporada (3'2 puntos y 1'3 asistencias en 16:28 minutos) el jugador intentará devolver en la cancha todo el cariño que recibe por parte de su afición fuera de ella. 

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 3 meses
#Contenidos: 
127
#Comentarios: 
709
Total lecturas: 
998,045

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar