Solapas principales

Melilla fuerza el cuarto partido tras superar en la prórroga a Manresa

ODA: El tercer partido de la final estuvo marcado, al igual que los otros dos choques, por la tremenda igualdad que hay entre el Melilla Baloncesto y el ICL Manresa. La prórroga solo fue una muestra más de lo reñido que está el conseguir cada punto. Canastas imposibles, cruce de golpes…El Javier Imbroda fue testigo de la mejor entrada en el pabellón de la temporada y de un vibrante partido que en este caso se decantó para el lado del equipo local. Los dos equipos brindaron una oda al baloncesto con una segunda parte en la que se vivieron momentos de éxtasis para ambos conjuntos.  

AGUANTE: A pesar de la derrota, el equipo de Diego Ocampo demostró tener un gran aguante cuando peor se le ponían  las cosas. Fue en el tercer cuarto cuando los melillenses se pusieron ocho arriba y amenazaban con poder romper el partido. Sin embargo, el buen hacer de hombres como Muñoz, Costa, Trias o Gintvainis tomaron las riendas no solo de su equipo, sino también del partido y fueron apretando el electrónico hasta encarar los últimos 10 minutos con ventaja de cuatro puntos. Exigua, sí, pero muy importante ya que suponía un golpe anímico muy importante para los locales mientras que los catalanes veían más cerca su sueño de ascender.

KAPELAN. El auténtico corazón del Melilla Baloncesto hoy. Kapelan fue el encargado de levantar a los aficionados de sus asientos con triples que recordaban a algún que otro jugador de la NBA…Además de eso, el bosnio buscaba el balón, ser el centro de atención y forzar penetraciones con las que mantener intactas las opciones de victoria de los norteafricanos. Sus 22 puntos (8/16 en tiros) fueron claves para llevar el partido a la prórroga. Fue el jugador que más tiró del partido. Más de un aficionado se preguntaba por qué en la última jugada para evitar la prórroga no estaba en el campo el ‘5’ del Melilla Baloncesto.

PRÓRROGA. En los cinco minutos extra fue vital la aparición de Pablo Almazán, quien con un tapón ‘a lo Ginobili ante Harden’, una canasta y un triple abrió la brecha necesaria para que su equipo se llevase el primer punto de la eliminatoria. En el ICL Manresa solo destellos de Sakho o de Trias apuraban sus opciones de victoria. Los tiros libres finales solo sirvieron para finiquitar el partido para la algarabía de los melillenses.  

EL MVP: Fran Guerra.  El pívot canario fue uno de los puntales del Melilla Baloncesto en el crucial partido vivido este viernes. 17 puntos, 13 rebotes, 3 asistencias, un tapón y ocho faltas recibidas fueron los números que firmó Guerra. El único borrón que se le puede poner al jugador fueron las 7 bolas perdidas. Una vez más, vivió un bonito duelo tanto con Nacho Martín como con Jordi Trias durante todo el encuentro.

POR FRANCISCO DANIEL SOLA

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
8 años 10 meses
#Contenidos: 
1,371
#Comentarios: 
4,899
Total lecturas: 
5,757,330

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar