Solapas principales

Navarra sorprende a Coruña. Ortega, Romero y Otegi conducen sus equipos al triunfo

  • Una canasta de Bitinas en los últimos segundos hizo saltar la sorpresa en A Coruña y dio el triunfo a un Planasa Navarra que abandona las posiciones de descenso por vez primera
  • Andorra y Burgos ganaron en casa con autoridad, al igual que Peñas Huesca. Palencia sufrió más, pero venció y sigue colíder

RESULTADOS JORNADA 10:

Leyma Natura Coruña - Planasa Navarra65-66
River Andorra MoraBanc - FC Barcelona "B"80-61
Ford Burgos - UFA Oviedo99-73
Ourense Termal - Inst. Fertilidad Clínicas Rincón61-68
Peñas Huesca - Força Lleida Club Esportiu78-59
Cocinas.com - Quesos Cerrato Palencia69-72
C.B. Breogán Lugo - Club Melilla Baloncesto07/12

 

A falta del Breogán-Melilla que tendrá lugar este sábado, ya son diez las jornadas de Adecco Oro disputadas. River Andorra MoraBanc y Quesos Cerrato Palencia aguantan una semana más su particular tira y afloja en lo más alto de la clasificación, aunque los segundos con bastante más sufrimiento. No así un Leyma Natura Coruña que ha perdido en su propia cancha ante un Planasa Navarra que ha protagonizado la sorpresa de la jornada gracias a una canasta del lituano Bitinas, que a pesar de ello terminó con -6 de valoración. Ford Burgos mejoró sensaciones, con un Pep Ortega espectacular (MVP con 34 de valoración), a costa de un Oviedo que fuera no es el mismo que en Pumarín y Peñas Huesca siguió encandilando a su afición ante un Força Lleida que cuajó una de sus peores actuaciones del curso, inoperante en la faceta ofensiva. Por último, Ourense Termal sigue en crisis tras no ser capaz de ganar en casa, donde aún no han podido celebrar nada, al Clínicas Rincón.

LEYMA NATURA CORUÑA - PLANASA NAVARRA: 65-66

A Básquet Coruña esta vez le salió cruz

Parece claro que los choques que disputa esta temporada el Básquet Coruña no son aptos para personas con problemas cardíacos, ya que 9 de los 10 partidos disputados hasta ahora por el equipo gallego se han dirimido por 5 o menos puntos para el equipo ganador. Esta vez le tocó la de arena a los de Tito Díaz frente a un Planasa Navarra que obtiene una victoria que lo llena de moral.

2_2.jpg

Suspensión de David Mesa (Foto: Santiago Suárez)
Desde los primeros instantes del partido, los hombres de Jareño fueron poniendo el marcador a su favor (8-13 a los 5 minutos), básicamente porque salieron más enchufados y concentrados que su rival en el encuentro. Bien guiados por un acertado Durchev, los navarros fueron paulatinamente incrementando las diferencias a su favor, ante un Básquet Coruña que sólo encontraba vías de anotación a través de Mario Cabanas. Al final del cuarto, el 16-24 reflejaba la superioridad visitante en el inicio del encuentro.

El segundo período fue un monólogo de los pamplonicas durante los 8 primeros minutos, ya que su rival simplemente desapareció de la pista, con un carrusel constante de pérdidas de balón, malas decisiones en ataque y escasa intensidad defensiva, bien aprovechada por los interiores de Planasa. Mesa dentro de la zona y Navajas desde la línea de 3 se hicieron los absolutos dueños del partido, hasta establecer una diferencia máxima de 21 puntos a su favor (24-45). Tito Díaz probaba una y otra vez con diversas variantes tácticas, con las que al menos consiguió que su equipo obtuviera un parcial de 6-0 en las postrimerías del primer tiempo, para mantener a los locales en el encuentro (30-45).

Era previsible que el cuadro coruñés saliese a morder después del descanso, con el fin de volver a entrar en el choque, y para ello tiró de los galones en ataque de Cain y Castro, que sin embargo se encontraron con la respuesta recurrente de un David Mesa que se erigió en el líder de su equipo, y que amortiguaba los intentos locales de equilibrar el partido. Según fueron pasando los minutos el juego se embarulló cada vez más, espesándose en exceso el ataque en ambas canastas, circunstancia que favoreció a Planasa, que mantuvo prácticamente intacta su ventaja al finalizar el cuarto (42-55).

Pero una vez más el conjunto naranja volvió a apelar a la épica en el último período, y con poca calidad pero mucho coraje consiguió reducir las diferencias. Con un parcial a su favor de 12-2, y con Jesús Castro apelando a la heroica, consiguió ponerse tan sólo a 3 puntos (54-57) y meter el miedo en el cuerpo a su rival. A falta de poco más de 5 minutos para la finalización, el encuentro entraba en un nuevo escenario, en el que los locales intentaron una y otra vez darle la vuelta al partido con escasa fortuna, mientras que los navarros, muy desacertados en ataque, seguían encomendándose al liderazgo de Mesa para mantenerse con vida. Una canasta de Durchev a falta de 1:50 minutos parecía aclarar el panorama a los suyos (59-64). Pero en poco más de un minuto, 4 puntos de Jason Cain y otra canasta de coraje de Jesús Castro, hacían el milagro, y ponían el 65-64 a falta de 31 segundos, quedando en la recámara la posibilidad del último ataque. Navarra como era de esperar apuró su ataque, que resultó fallido y en el que estuvo a punto de perder la posesión, pero tuvieron la suerte de cara y recuperaron la posesión. Robertas Bitinas ejerció de brazo ejecutor con una suspensión a falta de 5 segundos que devolvía la ventaja en el marcador a los suyos. El banco local solicitó tiempo muerto para diseñar la última jugada, asumiendo Jesús Castro la responsabilidad de nuevo, pero en esta ocasión fue incapaz de encontrar la vía hacia el aro. Esta vez salió cruz, y la victoria se va para tierras pamplonicas.

LA CLAVE: Básquet Coruña en el segundo tiempo logró ajustar su defensa y gracias a su coraje logró meterse en el partido, pero acabó pagando la pésima primera parte que disputó, frente a un Planasa Navarra que fue de menos a más en el partido pero que sobrevivió gracias a las rentas obtenidas durante la primera mitad.

LEYMA NATURA CORUÑA: Ángel Hernández (0), Jesús Castro (26), Samuel Haanpää (2), Jason Cain (12), Mario Cabanas (11) -cinco inicial- Sean Ogirri (11), Óscar Herrero (3), Omondi Amoke (0), Carlos Noguerol (0), Javi Lucas (0).

PLANASA NAVARRA: Robertas Bitinas (5), Martin Durchev (17), Joaquín Bonhome (1), David Mesa (22), Brandon Sebirumbi (4) –cinco inicial- Alejandro Navajas (12), Cristian Díaz (1), Enrique Suárez (3), Miguel Lorenzo (1).

Parciales: 16-24, 14-21, 12-10, 23-11.

Crónica: Santiago Suárez

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC - FC BARCELONA "B": 80-61

El River MoraBanc gana, pero deja mal sabor de boca en el último cuarto

Se sienten tan superiores que se relajan. Parece que no lo pueden evitar y Joan Peñarroya se cabrea con razón. Él trabaja para que esto no pase, pero si la victoria va llegando como hasta ahora será difícil quitar estos puntos negativos. El River MoraBanc no perdonó a un FC Barcelona B que llegó a 15 minutos de empezar el partido. Pagó cara la cola que había en el Principado para entrar al país y eso que el delegado del River MoraBanc, Txetxu Bermudo, los avisó. Esa fue la primera novatada que tuvieron que pagar los jóvenes jugadores blaugranas –sin contar al veterano Ferran Laviña-, después fue verlos vestidos con la camiseta de la ‘senyera’ –esa que no da nada de suerte, sobretodo al equipo de futbol- y para acabar se encontraron con un arbitraje que les apretó y los condicionó. Aunque la clave de la derrota fue la bisoñez de los jugadores de Aleix Durán y la gran calidad que atesoran los jugadores de Joan Peñarroya. El River MoraBanc continua como colíder después de la victoria de Quesos Cerrato y la derrota de Leyma Coruña. Los de Peñarroya vencieron por 80 a 61, pero al final liquidaron el partido como si fuera hasta molesto.

El segundo equipo del FC Barcelona empezó concentrado y dominó de inicio al River MoraBanc con cuatro puntos consecutivos de Oriol Paulí que situaron un 4 a 6, pero los andorranos empezaron a carburar liderados por Jordi Trias. El ala-pivot de Girona anotó cinco puntos y dio la asistencia a Tomas Hampl. Un triple de Shaun Green situó al River MoraBanc por delante en el marcador (10 a 6). El de Utah parece tener la muñeca a tono. Dos triples y luego uno de Marc Blanch clavaron un parcial de 8 a 0 que dejó un 24 a 12. Aquí se acabó la resistencia blaugrana y los de Joan Peñarroya lo aprovecharon para utilizar el rodillo. Fue un segundo cuarto dónde los árbitros pitaban constantes faltas a los catalanes –cuatro faltas en cuatro minutos- y un parcial de 12 a 0 dejó un 33 a 12. Aquí el FC Barcelona B se fue del partido y volvió cuando se estaba a punto de llegar al descanso con la inspiración de Marc García y Josep ‘Chuso’ Pérez. Al descanso, 49 a 31 pero el partido estaba más que cómodo para los de Joan Peñarroya. Hasta hicieron que la afición disfrutará con un alley-hoop espectacular de Jordi Trias. Un mate de mucho nivel como el ala-pivot que jugó en el FC Barcelona. Si fuera más agresivo en defensa sería hasta más completo de lo que es.

En la reanudación, el partido entró en una fase de ida y vuelta y intercambio de golpes. La desesperación estaba en los mismos banquillos ya que los dos entrenadores no estaban convencidos de lo que veian. La misma inercia dejó el partido casi sentenciado con un 69 a 46, gracias a un triple final de Marc García. Este triple animó al ex jugador del Manresa y él fue el líder del parcial de 0 a 9 a favor de los blaugrana. Además, el capitán Pablo Sánchez recibió una técnica por protestar. El triple de Gerbert Martí cortó la hemorragia, pero los andorranos recibieron el toque de atención. Si te relajas te conviertes en un equipo vulgar. Los últimos cinco minutos fueron un suplicio. Lo mejor la actuación final del equipo de gimnasia artística andorrano. Un final que nadie merecía y que hasta Joan Peñarroya pidió disculpas. Ganar, a veces, no lo es todo.

LA CLAVE: La calidad individual y la experiencia de los jugadores del River MoraBanc contra la bisoñez de los jóvenes del FC Barcelona. Se impuso lo primero pero sin brillantez.

B.C. RIVER ANDORRA MORABANC: Schreiner (12), David Navarro (8), Zengotitabengoa (6), Jordi Trias (10) y Hampl (5) –cinco inicial-; Éric Sánchez (2), Gerbert Martí (9), Pablo Sánchez (3), Shaun Green (17) y Marc Blanch (8).

QUESOS CERRATO PALENCIA: Hakanson (4), Marc García (19), Oriol Paulí (11), Spires (2) y Sulejmanovic (8) –cinco inicial-; Xavi Moix (2), Ferran Laviña (0), Cantenys (2), Mbaye (6), Josep Pérez (4) y Zhigulin (3).

Parciales: 24-12, 25-19, 20-15, 11-15.

Crónica: Víctor Duaso

FORD BURGOS - UFA OVIEDO: 99-73

Victoria plácida de Autocid Ford Burgos ante Oviedo

Los burgaleses se reencuentran con su juego en un partido que dominaron desde el inicio. Además, los locales vieron debutar a Nemanja Milosevic, nuevo jugador de Burgos y que dejó unas buenas sensaciones en una cancha que aplaudió a rabiar a sus jugadores.

_dsc4721.jpg

Andreu Casadevall en su área técnica (Foto: Jorge Velasco)
Y es que por fin el equipo local dio con la tecla después de algunos malos resultados, y lo hacía además contra un Oviedo pletórico tras su victoria contra Andorra. Sin embargo, desde el primer momento Autocid impuso sus reglas en el partido. Desplegó un estilo muy rápido, jugando muy fácil y con un extraordinario acierto ofensivo al mismo tiempo que lograba mantener la intensidad defensiva. 

Y eso que el físico podía ser un problema. La plaga de lesiones que arrastra el club y que obligó al fichaje de Milosevic dejaba muy tocada la rotación en la pintura de los burgaleses y ahí trató de hacer daño Oviedo. Sin embargo, el gran trabajo de Pep Ortega y de Antonio Peña lograba frenar a los interiores del Unión Financiera Oviedo.

La ventaja de los locales al término de la primera parte era de 22-15 y Autocid transmitía seguridad sobre la cancha, algo que su afición venía reclamando desde principios de temporada. Y así, con el aporte físico extraordinario de Peña en ambos lados de la cancha (12 puntos y 5 rebotes al descanso sin haber fallado ni un solo tiro) y con Jeff Xavier recuperando su acierto desde la línea exterior, el partido parecía estar visto para sentencia al final del segundo cuarto con 51-31 en el marcador.

Por parte de los ovetenses, Álvaro Muñoz firmaba 7 puntos mientras Ferrán Bassas se apuntaba 4 rebotes y 3 asistencias que contrastaban con el mal partido de Juan José García que falló sus 3 lanzamientos y perdió 2 balones para llevarse un -7 de valoración al descanso. Además, el público vio a Milosevic entrar en acción a falta de 40 segundos para la conclusión de la primera mitad y recibió a su nuevo jugador con una fuerte ovación que dice mucho de las expectativas depositadas en el montenegrino. 

Si el partido parecía ya sentenciado, la reanudación no hizo sino confirmar sensaciones. Con Milosevic dejando buenas sensaciones y jugando con mucha intensidad, la defensa mantuvo su nivel y el equipo continuó jugando a sus anchas dando oportunidad en los últimos 2 minutos del encuentro a lo canteranos Bartolomé, Barriuso y Arnáiz, llegando el último a anotar una canasta tras la que tuvo que retirarse con una lesión en el tobillo. 

LA CLAVE: La recuperación de sensaciones de Autocid Ford Burgos y, en especial, de Jeff Xavier del que se echaba en falta su acierto desde el 6,75. También hay que destacar al capitán Pep Ortega que vuelve a mostrar su mejor cara y demuestra que está en el mejor momento de su carrera. 23 puntos 10 rebotes y 3 asistencias que le hacen tener 34 de valoración. Un líder en la pista y el jugador más en forma del equipo.

FORD BURGOS: Pep Ortega (23), Albert Sàbat (0), Romà Bas (10), Juan Aguilar (6), Antonio Peña (14), Anton Maresch (17), Jeff Xavier (18), Taylor Coppenrath (7), José M. Bartolomé (0), Víctor Arnáiz (2), José M. Bartolomé (0), Dani Barriuso (0), Nemanja Milosevic (4).

UNIÓN FINANCIERA OVIEDO: Francisco Javier Cárdenas (5), Diego Sánchez (10), Álvaro Muñóz (9), Agustin Prieto (0), Víctor Pérez (5), Ferran Bassas (9), Brandon Garrett (6), Juanjo García (0), Kevin Van Wijk (12), Adrián Macia (8).

Parciales: 22-15, 29-16, 22-18, 26-24.

Crónica: Rodrigo García (@Rodri_Garcia)

OURENSE TERMAL - INST. FERTILIDAD CLÍNICAS RINCÓN: 61-68

El COB entra en depresión

El conjunto gallego cae de nuevo en casa contra un Clínicas que ganó con lo justo. Los cobistas fueron de más a menos en el partido como ya viene siendo tónica habitual y confirman su entrada en depresión. Este equipo necesita tratamiento de choque.

Bien es cierto que los locales no contaban con su base titular, Pedro Rivero, y que esta fue una de las claves ya de antemano y más teniendo en cuenta que su segundo acabó el partido con nada más y nada menos que 10 pérdidas. Entre el mal rendimiento de Frutos y que Gonzalo se decantó por Julio para darle descanso en el puesto de base, el COB jugó sin dirección y así ganar es muy difícil. El jugador con más partidos en la historia de la Adecco Oro es una sombra de lo que fue y ya hace tiempo que no tiene físico para competir en esta categoría.

La primera parte fue de color local, con Clínicas atenazado en ataque gracias al buen hacer del Ourense Termal en defensa, con Carter haciéndose grande en la zona y con la dupla Huertas-Riley rindiendo muy bien en la línea exterior tanto en defensa como en ataque, en especial en el caso de Riley.

Tuvo momentos de lucidez Ourense e incluso amenazó con romper el partido. La grada cruzaba los dedos convencida de que al fin vería ganar a su equipo en lo que antaño era un “fortín” temido por los rivales. Pero no. El Pazo se ha convertido en una pesadilla que se repite cada dos semanas con el mismo final. Canastas que se salen de dentro, pérdidas propias de un equipo juvenil, jugadores contrastados en la categoría que parecen novatos y un largo etc.

Guillén tiró de galones de la mano de un excelso Soluade. Todorovic hacía sufrir mucho en defensa a Iván García con su velocidad y con esto, suficiente para ganar. Al COB le tiemblan las piernas cuando cree que puede perder y los rivales lo saben. Clínicas olió ese miedo y se envalentonó. Dureza defensiva, correr en ataque y por delante en el marcador. En estos últimos instantes cabe destacar una canasta de Soluade para matar el partido mas propia de Kevin Durant que de un jugador de Adecco Oro. Huertas (siempre Huertas) lo intentó pero hoy no era el día. El Ourense Termal vuelve a perder, la gente se vuelve a enfadar y, lo peor, es que esto no parece que vaya a cambiar.

LA CLAVE: Las 22 pérdidas locales, 10 de ellas de Álvaro Frutos.

OURENSE TERMAL: Frutos (5), Riley (13), Huertas (6), Kale (11), Carter (6) -cinco inicial- Julio González (0), Martínez (3), Ivan García (9), Morentin (8).

CLÍNICAS RINCÓN: Díaz (0), Soluade (17), Todorovic (14), Guillén (14), Nguirane (6) -cinco inicial- Pozas (11), Conde (2), Fall (4), Sabonis (0).

Parciales: 20-18, 21-15, 11-17, 9-18. 

Crónica: Iago Estévez

PEÑAS HUESCA - FORÇA LLEIDA CLUB ESPORTIU: 78-59

Peñas se mantiene fuerte en su pista

Se podría decir que se jugaba un mini derbi en Huesca entre dos ciudades cercanas y con buena relación baloncestística desde hace años. Famosas han sido las “marchas verdes” a la ciudad del Segre y nunca falta el grupo de aficionados ilerdense en el pabellón oscense. En esta ocasión se sumaba el intercambio de cromos. Sergio Llorente volvía a Huesca tras dos temporadas y Oriola se enfrentaba a sus ex compañeros de la temporada pasada. Posiblemente a los dos les pudo la voluntad y no tuvieron su mejor día, sobre todo el base madrileño.

oriola_2.jpg

Oriola, directo hacia el aro (Foto: Kike Casanovas)
Dos equipos que les gusta correr y así comenzó el partido, aunque la precipitación provocaba malas selecciones de tiro y errores en los primeros minutos. Tan solo un 7-6 en los primeros cinco minutos de partido. Con nulo acierto de los exteriores de ambos equipos, para entonces Lluís Costa ya había errado 2 triples. La primera ventaja clara ya fue para los oscenses y aprovechando dos pérdidas de los catalanes llevaron el resultado al 13-6 en menos de dos minutos. En esos 7 puntos de diferencia se quedó el marcador al finalizar el cuarto señalando el electrónico 17-10 a favor de los verdes. Para entonces Huesca ya había rotado a todo su equipo y ya estaba la segunda unidad en pista antes de terminar este primer cuarto, algo que apenas notó su juego. Una de las virtudes de este equipo esta temporada es que sus diez jugadores aportan al juego cuando están en pista.

Apenas había trascurrido el primer minuto del segundo cuarto y Prado solicitaba el tiempo muerto. Huesca solo había anotado una canasta, pero las sensaciones en el juego de los de Lleida no eran buenas y había que intentar cambiar algo. Llevaban los visitantes varios minutos sin conseguir anotar hasta que Arteaga lo hizo para romper el maleficio. Tras la canasta del pivot, llegó la respuesta de Romero que anotaba el primer triple del partido y la diferencia superaba la barrera de los diez por primera vez en el encuentro en el minuto 3 del cuarto. Seguía Lleida sin anotar en juego, tan solo los tiros libres le permitían ir sumando en su marcador. Romero que había entrado enrachado anotaba dos triples más casi consecutivos, pero Força Lleida, haciendo honor a su nombre, sacaba fuerzas y a cada intento de escapada de los locales respondía para volver a reducir las distancias en el marcador. Aun así, la ventaja oscense estaba entre los 10 o 12 puntos por entonces, y con un 38-26 se fueron a vestuarios los equipos. El partido era frío con muchas faltas (23 se pitaron antes del descanso), lo que no permitía un juego vistoso. El juego interior de Lleida lo mejor de los visitantes y Romero, con 21 de valoración, el mejor local en los primeros 20 minutos.

Salió fuerte el Peñas tras el descanso, anotando, corriendo y aumentando rápido la diferencia a 47-30 en los mejores minutos hasta entonces de los locales. El primer triple de Lleida, obra de Milutinovic, cortaba la sangría oscense. El triple fue el inicio de un parcial de 0-7 a favor de Lleida que pronto alertó a Costa que no dudaba en pedir su primer tiempo muerto y hacer reaccionar a los suyos. Se había colocado Força Lleida en una defensa mixta sobre Grigonis para parar a la perla lituana que había salido enchufado en el inicio de la segunda parte. Le costaba a Huesca superarla y tener ideas en ataque. Entonces cinco puntos consecutivos de Llorente sumando el segundo y último triple de su equipo llegaba a colocar a Lleida cerca en el marcador, 49-44. Hacía minutos que Lleida no estaba tan cerca e incluso llegó a colocarse a 4 puntos, por lo que estaban muy vivos los visitantes y no entregaban la toalla. Costa decidía quitar a Grigonis asfixiado por la mixta y dar entrada de nuevo a Romero. Joaquín Prado cambiaba entonces a la zona 2-3, pero el cuarto triple sin error del escolta canario daba aire a los locales. Tras unos minutos de apuros tomaba aire nuevamente el Peñas y cerraba el cuarto de nuevo con una cómoda ventaja, 59-48, aunque había partido ya que Lleida no parecía rendirse a pesar de ir siempre por detrás.

Transcurrían los minutos y la ventaja era favorable a Huesca con un +13. De nuevo la reacción visitante y otra vez por debajo de los 10 a falta de 5 minutos. Se sumaba Cobos al acierto exterior oscense, cada vez que Lleida se acercaba llegaba un triple para los locales. Grigonis también se apuntaba a la línea de 6,75, lo que ya prácticamente sentenciaba y dejaba contra las cuerdas a los ilerdenses. En los últimos minutos Huesca aprovechó para engordar el marcador ante un Prado desesperado que agotó los dos tiempos muertos que le quedaban en el último minuto con un marcador desfavorable de 20 puntos. De poco le sirvió y Huesca se llevó su sexta victoria de la temporada por un marcador de 78-59 gracias a la última canasta de Lleida sobre la bocina, en la que los árbitros tardaron en decidir en dar validez, de poco servía ya. Partido dominado de principio a fin por los oscenses a pesar de que Força Lleida en ningún momento se vino abajo, pero con su 2/14 en triples no le permitió sembrar dudas al equipo de Huesca.

LA CLAVE: Jorge Romero, 24 puntos (4/4 en T3 y 6/6 en TL) y 30 de valoración. Anoto más el escolta canario del Peñas que los aleros de Lleida que apenas sumaron 21 puntos.

PEÑAS HUESCA: Grigonis (16), Costa (0), Washburn (2), Johnson (8), Oriola (12) -cinco inicial- Lafuente (0), Cobos (7), Gatell (3), Múgica (6), Romero (24).

FORÇA LLEIDA: Llorca (6), Arteaga (4), Vinson (10), Milutinovic (11), Llorente (8) -cinco inicial– Simeón (4), Sutina (0), Alzamora (8), Matulionis (4), Dominguez (4).

Parciales: 17-10, 21-16, 21-22, 19-11. 

Crónica: Kike Casanovas

COCINAS.COM - QUESOS CERRATO PALENCIA: 69-72

Orgullo, coraje y gran juego no son suficientes ante el colíder

Amarga derrota que tapa el sabor muy agradable que deja un equipo, el Cocinas.com, que cada semana sigue escalando peldaños en juego, compromiso y sensaciones. Los de Sala lucharon, dominaron y tuvieron la opción muy clara de tumbar al colíder Quesos Cerrato Palencia, uno de esos equipos que asustan con solo ver la hilera de nombres, y que se acabó llevando in extremis del Palacio un peleadísimo triunfo, marcado para los riojanos también por las ‘circunstancias atenuantes’, como decía Jesús Sala en la rueda de prensa posterior. Los suyos, con todo y pese a todo, lograron entrar en el partido destrozando la mejor defensa de la liga, aguantar luego el estirón palentino, dar la vuelta y dominar en el tercer cuarto y, lo más complicado aún, no bajar los brazos en el desenlace cuando esas ‘circunstancias’ parecían haber roto toda esperanza, y revivir hasta la bocina un partido que parecía muerto. Hasta tres triples tuvo el Cocinas.com para mandar el partido a la prórroga. Esta vez no entraron, pero ello no esconde todo el inmenso mérito anterior.

j10rejon.jpg

Rejón intenta controlar un balón ante Coego (Foto: CB Clavijo)
Irrumpió el Cocinas.com como un ciclón en el Palacio, impecable en ataque y firme en defensa. Alex Hall, dos triples nada más empezar, y Coego (6 puntos en el arranque), lideraron un parcial de 9-0 para el 14-4 inicial (minuto 3). Las rotaciones no bajaban el nivel riojano, ahora con Gospic, Tomàs y un Ott que forzaba y lo intentaba sin poder tras lesionarse en el calentamiento. Palencia no encontraba el acierto, salvo la brega interior de Rejón y el ingreso de Bravo desde el banco (23-14, minuto 7). En el desenlace del cuarto, Dani Martí y Mikel Úriz consolidaban la proyección anotadora riojana, antes de los dos triples de Fornàs y Bravo (25-21, minuto 10).

Quesos Cerrato Palencia respondía a la llamada a la anotación del Cocinas.com: un triple de Dani Martí traía por réplica 5 puntos seguidos de un Bravo imparable (11 puntos en 6 minutos), y las primeras grandes acciones de Otegui para dar la vuelta al tanteo con un parcial de 0-10 (28-31, minuto 14). Anotaba Lobo, pero dos triples del inesperado Abouo llevaban a Sala al tiempo muerto (30-37). Se templaba el ritmo pero el factor diferencial pasaba a ser otro: los visitantes gozaban de infinidad de segundas acciones gracias un gran dominio del rebote ofensivo (35-41, minuto 17). La tercera falta de Abouo, que había anulado a Hall con una defensa espectacular, sería otro factor importante, aunque no suficiente. La presencia de Marshavelski y Nwogbo paliaba el problema anterior y Borja Arévalo (gran partido el suyo) y Zimmy mantenían el partido abierto al descanso (39-43).

La vuelta de vestuarios llegaba con buenas acciones de Nwogbo en ambas pinturas, y una canasta de Coego para empatar momentáneamente, antes del 2+1 de Otegui y otro del americano del Clavijo (46-46, minuto 23). El partido cambiaba, las transiciones se alargaban y pasaron 3 minutos de sequía hasta las canastas de Garrido y Rejón y el triple de Galarreta (49-50). Los visitantes parecían haber llevado el ritmo a sus intereses, pero se atascarían ahí, ante las canastas de Gospic y el de nuevo el gran capitán riojano, que daban aire a un Cocinas.com muy meritorio, que llegaba por delante al último cuarto ante el líder (56-52).

Pero todo se recrudecería en el final, con la buena puesta en escena visitante, y especialmente con la polémica acción donde se juntaban la quinta falta a Zimmy y una técnica al banquillo local, que sacaba del partido a un Cocinas.com muy lastrado por las faltas toda la noche (21-11 a mediados del último cuarto), y lanzaba a Quesos Cerrato Palencia (58-67, minuto 35). Cuando todo parecía sentenciado, llegaba la trepidante reacción, la muestra de que este equipo crece en su coraje y ya no es el de hace solo unas semanas. Mikel Úriz anotaba una suspensión añadida a falta de Rejón, anotaba Hall un gran triple, y en la siguiente acción Coego (tremendo partido el suyo, 17 puntos y 7 rebotes) metía a los riojanos en la pomada (65-67, minuto 37). Empezaba un nuevo partido, y de nuevo con dos acciones polémicas, muy similares, tras sendos robos: una entrada de Hall solo a la contra que se llevaba un duro golpe desde atrás sin sanción, y una entrada de Tomàs sacada de debajo del aro por un defensor palentino. Por medio, un rebote ofensivo clave de Otegui que casi mataba el partido; pero aún habría una última opción del Cocinas.com tras anotar Barbour solo un tiro libre. Galarreta por dos veces y Úriz lo intentaron desde el 6,75 para llevar la noche a la prórroga, pero esta vez no entró.

LA CLAVE: Falló el acierto exterior (5/22 en triples), se cedieron demasiadas opciones de rebote ofensivo a Palencia, y sobre todo se sobrevivió a la losa de doblar el volumen de faltas señaladas (la mejor defensa de la liga a pleno rendimiento cometió en toda la noche solo 15 faltas -cuatro de ellas en los dos últimos minutos-, por 24 riojanas) y la correspondiente traducción en la línea de personal: 13 tiros lanzados desde el 4,60 por 27 lanzados por Palencia.

COCINAS.COM: Arévalo (5), Alex Hall (12), Galarreta (9), Nwogbo (9), Coego (17) -cinco inicial- Lobo (2), Joan Tomàs, Marshavelski, Ott, Mikel Úriz (4), Dani Martí (5), Gospic (6).

QUESOS CERRATO PALENCIA: Garrido (2), Nick Barbour (3), Feliù (1), Rejón (15), Otegui (13) -cinco inicial- Abouo (8), Carles Bravo (13), Forcada (4), Fornás (13), Moncasi.

Parciales: 25-21, 14-22, 17-9, 13-20. 

Crónica: Dpto. de comunicación del CB Clavijo

Etiquetas

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
9 años 4 meses
#Contenidos: 
501
#Comentarios: 
2,384
Total lecturas: 
2,725,708

Deja tu comentario

Inicie sesión o regístrese para comentar