Solapas principales

Pedro Rivero, dos décadas de vida dedicada al baloncesto

  • Más de 25 compañeros y entrenadores nos dejan sus comentarios sobre la trayectoria del jugador segoviano
  • La próxima temporada debutará como entrenador en el HLA Alicante de LEB Plata

El pasado 15 de junio Pedro Rivero anunciaba su retirada del baloncesto profesional. El base segoviano deja atrás un extensa trayectoria de dos décadas que le ha llevado a militar hasta en 14 clubes diferentes y a ser un de los jugadores más destacados en la historia de la LEB Oro.

Rivero pasó por EBA, LEB2, ACB y la actual LEB Plata, pero fue en LEB Oro donde tuvo su máximo rendimiento y protagonismo. En sus 13 temporadas en Oro se coloca en puestos destacados en varios de los rankings históricos. Es el jugador que más minutos ha disputado en LEB Oro con 15.548 (25.6 por partido), siendo además el 4º jugador que más puntos ha anotado (4388), el segundo máximo asistente de la historia de LEB Oro con 1312, solo por detrás de Juanjo Bernabé. También es el cuarto más valorado, séptimo en faltas recibidas y quinto en partidos disputados. Historia de la competición. 

En estos hitos estadísticos y durante muchos de sus años en LEB Oro se enfrentó a otro histórico de la liga como es Juanjo Bernabé, que lo recuerda como "un jugador que te tenía activo todo el partido. Su capacidad ofensiva estaba por encima de la mía y yo lo intentaba paliar poniendo mi nivel defensivo por encima del suyo. Mi obsesión era que se sintiera incómoco cada vez que jugaba contra mi. Era muy difícil de defender y leía perfectamente el bloqueo directo, asistía bien y tenía muy buena mano".

La próxima temporada dará el salto a los banquillos tras ser ya oficial su fichaje como entrenador del HLA Alicante que militará en LEB Plata, club con el que ha disputado su última temporada como jugador.

A continuación, realizamos un repaso de dos décadas de baloncesto a través de los testimonios de compañeros y entrenadores que compartieron la trayectoria de Pedro Rivero en cada una de sus etapas:

screenshot_1.jpg

Camiseta de Rivero en su etapa en Claret Segovia (Foto: Twitter Pedro Rivero)

Tras realizar su etapa de formación en el Colegio Claret de Segovia le llegó la ocasión de dar el salto a la Liga EBA de la mano de Ponferrada en 1997. Un momento clave fue la celebración del Campus 3 en el que convivían jugadores, entrenadores y colegiados. Allí coincidió en el mismo grupo de trabajo que Luis Daniel Enríquez, entrenador ayudante de José Manuel Vázquez en aquel Ferroser Ponferrada. Enríquez recuerda que "me llamó la atención su capacidad de competir y de generar puntos fáciles. Era un jugador con mucho talento para la edad que tenía (18 años)".

ponferrada2.jpg

Plantilla de Ferroser Ponferrada 1998-99 con Pedro Rivero con el número 14

Enríquez recuerda que "estuvimos ojeándole durante todo el campus y el último día le dijimos a su padre que si podíamos tomarnos un café y estuvimos charlando". Sobre si la decisión fue difícil de tomar por Rivero, apunta que "la impresión que tuvimos fue que ni se lo pensó. Miró para sus padres y vio una ocasión de hacer baloncesto, de salir de Segovia y de ir a una Liga EBA que le brindaba una oportunidad grande para iniciar una carrera deportiva".

pedro_rivero.jpg

Pedro Rivero en Ferroser Ponferrada

Una vez en Ponferrada, Enríquez recuerda que "su adaptación fue buena. Fue capaz de aportar desde el minuto uno y coincidió con Josines González, que llegaba de ACB y que era un gran maestro para él".

En aquel primer año coincidió con Kuko Cruza, otro jugador histórico en categorías FEB, aunque Kuko recuerda que "no dispuso de muchos minutos aquel primero de los dos años que disputó en Ponferrada".

El capitán de aquel equipo era Andrés Rodríguez que recuerda que "siempre estaba atento y receptivo a las enseñanzas de los veteranos". Añade que "en pocas ocasiones vi una evolución tan rápida como la de Pedro aquel primer año. Lógicamente influyó estar al lado de dos grandes bases como "Josines" González (ex Elosúa León - ACB) y Jose Mª E. Quiñoá (ex Breogán Lugo - LEB Oro)".

Ya en su segundo año, con sólo 19 años pasó a ser pieza fundamental dentro del equipo. Siendo en muchos partidos el base titular.

A pesar de su juventud, se convirtió en uno de los jugadores más queridos por la afición en aquellas dos temporadas, que pudieron ser tres de no ser por que el club ponferradino quedase excluido de la EBA al no presentar los avales en plazo.

Tras las dos temporadas en las que compitió con Ferroser Ponferrada, Rivero se incorporaba al Real Madrid la temporada 1999-00 para formar parte del equipo EBA de la entidad madridista, a las órdenes del ya desaparecido Tirso Lorente. Fue uno de los jugadores más destacados de aquel equipo. Allí compartió vestuario con Darío Quesada que le recuerda como "un buen compañero que siempre contribuía para que existiera buen ambiente en el equipo".

complutense.jpg

Plantilla de Universidad Complutense 2000-01. Pedro Rivero, con el número 14

La temporada 2000-01 pasó a competir en LEB-2 en las filas de Universidad Complutense, equipo con el que acabaría logrando un histórico ascenso a LEB. A las órdenes de Miguel Ángel Martín firmó un buen año y el que fuera su entrenador recuerda que fue Nacho Gómez el que realizó el fichaje. "Era un jugador muy reservado. Venía todos los días a entrenar haciendo muchos kilómetros y entrenaba al máximo todos los días".

all_stars_firma_2.jpg

Equipo que participó en el All-Star LEB-LEB2 en 2002

Después del éxito del ascenso con Universidad Complutense volvió a competir en LEB2, esta vez para liderar a Gandia firmando unos fenomenales números de 19.8 puntos, 4.1 asistencias y 19.2 de valoración media, siendo uno de los mejores jugadores de la temporada.

Su entrenador en Gandía fue Isma Cantó recuerda que "cuando lo fiché llegaba de Complutense, donde era el sexto jugador del equipo y era casi más escolta que base, con mucha capacidad de hacer puntos muy difíciles. Yo pensé que podría ser un muy buen base. Su temporada con nosotros fue extraordinaria. Firmó muchos partidos anotando más de 30 puntos". Cantó recalca que "desde el principio se convirtió un jugador clave pero siguió manteniendo su manera de ser y siguió siendo el Pedro Rivero que habíamos fichado". "Creo que su primer gran salto como jugador lo dio en Gandía. A partir de ahí, Pedro se transformó y su talento era como de un jugador yugoslavo. Capaz de hacer cosas dificilísimas pero al mismo tiempo con un gran conocimiento del juego". Cantó finaliza aseverando que "fue uno de los jugadores que más he visto crecer en una temporada".

En aquel Gandía coincidió con un jovencísimo Romà Bas que recuerda que "no he disfrutado nunca tanto en un banquillo viendo jugar a un compañero. Era espectacular". El alero de Xàbia se enfrentó también en muchas ocasiones a Rivero y recuerda que "era un honor jugar contra gente como él".

Aquella temporada en Gandía también le brindó la ocasión de participar en el All Star LEB-LEB2 que se celebró en 2002 en un combinado donde coincidió con jugadores como Isaac López, Lucho Fernández o Javi Salgado, entre otros. Además Rivero se proclamó campeón del concurso de triples, donde se enfrentó a jugadores como Roberto Núñez, Hugo García o Rodríguez.

pedro_rivero.jpg

Se impuso en el concurso de triples

Tras su gran temporada en Gandía daría el salto a la LEB de la mano de Lobos Cantabria, lo que suponía el comienzo de una fructífera trayectoria en la segunda categoría nacional. Aquel año compartió vestuario con Fede Van Lacke que recuerda que "Pedro siempre estaba haciendo bromas y ayudó a formar un gran grupo. Ademas, mostraba carácter, lucha y gran calidad para hacer mejor al equipo. Mucho lanzamiento de larga distancia y decisiones importantes le caracterizaron todo el año".

En esta temporada coincidió en Torrelavega con Pablo Romero, en aquellos años delegado del club cántabro y actualmente coordinador de comunicación de la Oficina permanente de las ligas FEB. Pablo ha compartido muchos momentos en la trayectoria de Pedro Rivero y nos deja unas líneas recordando su figura:

Pedro Rivero y la retirada de un hombre normal

Viajamos hasta el Pabellón Vicente Trueba de Torrelavega con destino a una lejana y calurosa tarde de agosto del año 2002. Allí, el técnico Dani García había citado para una primera toma de contacto a los integrantes de la nueva plantilla de un Cantabria Lobos de regreso a la Liga LEB Oro. Con el vetusto parqué iluminado únicamente por los últimos rayos de sol del día y las canastas aún plegadas en uno de los fondos, sobre la pista comienza a intuirse la figura del primer jugador en llegar a la cita. Su nombre no era otro que el de un Pedro Rivero que se mudaba a la ciudad para debutar en la competición siendo consciente de que los minutos en la LEB Oro se iban a vender sumamente caros, así se presumía sobre el papel teniendo en cuenta que su principal competidor por la dirección llegaba avalado por el apellido Ginobili en su camiseta.

Acompañados únicamente por la soledad de un pabellón al que había llegado con varios minutos de adelanto pudimos intercambiar nuestras primeras palabras e incluso algún que otro consejo sobre la ciudad en la que acabaríamos -sin saberlo entonces- siendo prácticamente vecinos. Ese día regresé a casa con la sensación de haber conocido a “un hombre normal” un jugador cuya sencillez y humildad llamaba la atención en una ciudad acostumbrada a recibir a estrellas del baloncesto internacional durante los años previos en la Liga Endesa.

Los años pasaron y, aunque nuestros caminos se separaron, estos no dejaron de cruzarse una y otra vez en Cáceres, Los Barrios, Ourense, Alicante… porque ese jugador que había llegado a Cantabria con apenas 23 años terminó por convertirse en esa estrella con la que aquel día yo le comparaba en mi cabeza. Quizá no llegó a vestir la camiseta de un grande como ellos ni llegó a percibir salarios como los suyos que respaldaran esta teoría pero así lo demostró en todos y cada uno de los equipos de los que defendió su escudo a lo largo de casi dos décadas.  ¿El secreto? El no haberse movido nunca ni un ápice de aquellos valores que le habían llevado a debutar en una LEB Oro de la que hoy es ya leyenda viva.

Así llegamos al actual mes de junio de 2018, un mes que recordaré para siempre como aquel en el que le vi sobre una cancha por última vez, como aquel en el que me transmitió una vez mas que su ambición por ganar y su capacidad para ayudar a sus compañeros seguía sin tener límites pero en el que sus palabras tras cada encuentro comenzaban a anunciar una tregua en su carrera. Así se produjo mi última conversación con el Pedro jugador y esa noche, en plena final con el HLA Alicante en la lucha por el ascenso, entendí el secreto de su éxito: Pedro nunca habría dejado de ser un hombre normal.

 

caceres.jpg

Pedro Rivero en su etapa en Cáceres
Su siguiente etapa fue Cáceres, donde firmó una buena campaña en un equipo extremeño que acabaría quedando fuera de los playoff de ascenso. Allí volvió a coincidir con Darío Quesada que recuerda que "Aportaba cabeza, sentido común y buen rollo. Siempre sumaba al beneficio colectivo por encima del individual"

En 2004 se incorporaba a León Caja España, equipo con el que llegó a alcanzar las semifinales de ascenso a ACB siendo pieza destacada en aquel equipo liderado por Lamont Barnes y Maurice Jeffers.

tenerife.jpg

Rivero, con la camiseta de Tenerife Rural

En la temporada 2005-06 militó en un Tenerife Rural que firmó una temporada mediocre sin poder alcanzar el Playoff de ascenso. Esta etapa precedió a la que quizá cambió el rumbo de su trayectoria. 

En 2006 llegaba a Villa de Los Barrios de la mano de Moncho Fernández y cumpliría dos temporadas que le abrirían por primera vez las puertas de la ACB. Moncho Fernández nos comenta que "firmó dos grandes campañas con nosotros en Los Barrios. Tenía una gran capacidad para anotar en momentos importantes y le gustaba aparecer en momentos calientes. Es un jugador que manejaba perfectamente los códigos de los vestuarios. Era un poco rosmón (cascarrabias), pero cuidaba muchísimo a los compañeros dentro y fuera de la pista".

los_barrios2.jpg

Pedro Rivero tuvo dos buenas temporadas en Los Barrios
Sobre los motivos por los que Pedro no tuvo muchas oportunidades de ser ACB apunta que "si hubiera llegado en otro momento, habría tenido más años en ACB. Tenía capacidad técnica y conocimiento de sobra. A lo largo de estos años he visto jugadores peores jugar".

Fernández recuerda que "teníamos una relación de dos caracteres fuertes, pero es jugador que siempre me gustaría tener en mi equipo, por los valores que aporta". "Es un jugador que a mí me ha marcado como entrenador".

En aquel Los Barrios coincidió con Rafa Rufián, que le recuerda como "un jugador muy importante, era nuestra referencia en la pista y en el vestuario era muy buen compañero y siempre daba consejos e intentaba ayudar a sus compañeros. Fue un referente total para mí en esos momentos". También Jesús Chagoyen lo recuerda como "un líder con un carácter ganador contagioso".

cajasol.jpg

Plantilla de Cajasol 2008-09

Tras su dos sólidas temporadas en Los Barrios le llegaba la oportunidad de debutar en ACB de la mano de Cajasol, de la mano de Manel Comas y donde acabaría con Pedro Martínez como entrenador. A sus 28 años llegaba con la vitola de ser el mejor base de la LEB las dos últimas campañas. Allí coincidió con un Andrés Miso que recordaba que "me parece un gran jugador y perfecto compañero. En aquella etapa ACB no tenía el peso específico de su paso por LEB pero lo suplía aportando en todo lo que se le pedía, a pesar de no tener los minutos a los que estaba habituado". En aquel año ACB hubo mucho movimiento de jugadores en la plantilla y Miso recordaba que finalmente acabaron siendo Rivero y él mismo los que acabaron disponiendo de minutos.

cai.jpg

Con CAI Zaragoza lograría su primer ascenso a ACB en 2010

Después de su primera etapa ACB, Rivero regresaría a la LEB Oro para ser la primera incorporación del recién descendido CAI Zaragoza en su potente proyecto para regresar a la ACB con el tristemente desaparecido José Luis Abós en el banquillo. Aquel año Rivero volvería a ser pieza importante para firmar un nuevo ascenso en su palmarés. En aquel vestuario coincidió con Nacho Martín, que nos comenta que "era un buen compañero y muy contento de haber jugado a su lado por ser un jugador y por ser un tipo que vale la pena"

Después de lograr ese segundo ascenso, volvió a asumir el reto de liderar uno de los equipos más potentes en LEB Oro. Sería el Murcia de Luis Guil con el que volvería a lograr un nuevo ascenso y, esta vez sí, volvería a poder jugar en ACB. Se trata de la única vez en su trayectoria en la que tuvo la continuidad tras lograr un ascenso a ACB. Aquel CB Murcia lograría el ascenso tras imponerse en la liga regular y Rivero firmó 9 puntos, 3.3 asistencias y 12.8 de valoración media. Luis Guil fue el técnico en aquella etapa y apunta que "Pedro era la pieza fundamental. Venía de ascender con Zaragoza y llegaba a un equipo como Murcia con la presión de tener que ascender sí o sí. Fue importante a la hora de transmitir tranquilidad en los momentos malos de aquella temporada". Sobre el porqué no pudo Rivero consolidar una etapa en ACB, Guil apunta que "Pedro es un jugador muy inteligente, conoce mucho el juego y lo que le condicionó fue el físico. En aquel año nuestro en ACB además tuvo una lesión que le impidió coger el ritmo de competición"

murcia.jpg

Con Murcia logró el ascenso y regresar a jugar en ACB

Después de su segunda etapa en ACB regresaba a LEB Oro para integrar una de las plantillas más potentes de la temporada 2012-13. Aquel Lucentum Alicante contaba con Sàbat y Rivero como directores de juego de lujo además de un potente plantilla con jugadores como Huertas, Romà Bas, Coppenrath, Llorca o Middleton. El equipo estaba dirigido por un Rubén Perelló que recuerda que "Pedro era una persona muy comprometida con el equipo, respetado por sus compañeros y a la vez cercano en el trato personal. Su experiencia, su conocimiento, su liderazgo y su mentalidad son algunas de sus aportaciones más importantes al equipo y a sus compañeros".

Su compañero en la dirección de juego aquel año fue Albert Sàbat, que apunta que "Rivero era muy respetado en el vestuario y era un líder en el equipo".

También Guillermo Rejón compartió ascenso con él y recuerda que "aportaba baloncesto. Es un jugador que vive por y para el baloncesto. Sumaba mucho equilibrio a los equipos. Cuando todo el mundo se venía arriba, él bajaba la euforia. Y al revés, cuando el equipo se venía abajo, él decía unas palabras y equilibrarlo todo. Eso hace que sus compañeros fuéramos mejores en el día a día y a lo largo de un campeonato".

941869_10201730766130735_1967400703_n.jpg

Con Lucentum lograba su tercer ascenso tras vencer a Andorra (Foto: Carla Cortés)

Aquel año finalizó logrando su tercer ascenso tras una emocionante serie final que se decidiría en Andorra en el quinto partido. Tras aquel ascenso, el equipo alicantino no pudo hacer frente a sus lastres económicos y acabó compitiéndo en Primera Nacional.

A sus 34 años llegó a Ourense, un club donde firmaría su etapa más estable con tres temporadas consecutivas. En plena madurez deportiva, fue pieza clave del histórico ascenso logrado la temporada 2014-15. Una alegría deportiva que acabó en decepción después del que la entidad ourensana no pudiera hacer efectivo el ascenso ese año, ni tampoco el siguiente tras pedir una demora de un año. Aquello privó, probablemente, a Rivero de regresar a la ACB en un momento en el que podría incluso haber tenido ocasión de competir en plena madurez.

Canasta de Pedro Rivero que da la victoria: COB 83 - 81 Lleida

En su etapa en Ourense estuvo a las órdenes de un Gonzalo García de Vitoria que destaca que Rivero era "un líder que llegaba desde el convencimiento y el ejemplo. Era un jugador muy intenso, incluso en sus últimos años. Alguien que respetaba mucho el juego y que trabajaba muy duro. Era raro que Pedro se perdiera un entrenamiento y eso siendo el líder hace que nadie baje el listón. Además aporta lógicamente mucha inteligencia a todo lo que rodea al baloncesto".

2015063008512736841.jpg

Pedro Rivero tuvo en Ourense su etapa más larga con tres temporadas y un ascenso

En aquella temporada del ascenso coincidió con Salva Arco que le recuerda como "humilde, trabajador, familiar y siempre dispuesto a ayudar a sus compañeros y que tenía siempre muy claro que lo primero era el equipo y eso es una referencia idónea para un equipo ganador".

Tras su tercera temporada en Ourense y tras confirmarse que el club no iba a ascender a Liga Endesa, acabó emprendiendo la que sería su última temporada en LEB Oro y el destino le llevaría al decano de la categoría, el Melilla Baloncesto. Alejandro Alcoba fue su entrenador esa temporada y le recuerda como "una persona cercana, que se preocupa por el compañero y porque el ambiente de trabajo sea lo más cómodo para todos. Es una persona que cree que el grupo es muy importante para el rendimiento. Rivero nos aportó experiencia y eso para nosotros fue fundamental, el saber marcar el timing necesario en cada momento. Para sus compañeros es un ejemplo y todos aprendimos mucho de él el año pasado".

Pedro Rivero, pasión por el baloncesto

En Melilla estuvo acompañado en la dirección de juego por Jorge Sanz, que recuerda que "es un jugador que en un primer momento da la sensación de distante pero que cuando coges confianza es una persona divertida y simpática. Aporta muchas cosas al equipo y en el vestuario hace una labor imprescindible. Aprendí mucho de él".

img_5800.jpg

En Melilla disputó su última temporada en LEB Oro

Con Marcos Suka-Umu coincidió tanto en su ascenso con Ourense como en su última etapa LEB Oro en Melilla y nos apunta que "es un tipo tranquilo, sencillo pero divertido. Yo me lo he pasado muy bien con él. Era un gran 'socio', en el sentido de que muchas de las situaciones defensivas u ofensivas que trabajábamos en el partido luego las hablábamos para ver la forma de como llevarlas a un nivel superior. Se asociaba mucho, te hablaba mucho tanto para el ataque como para la defensa y eso al final yo lo he trasladado a los siguientes equipos en los que he estado".

El verano de 2017 decidió aceptar la propuesta que le llegó desde HLA Alicante para llegar a la LEB Plata. Se trataba de la primera vez en su trayectoria en la que regresaba a un equipo en el que ya había militado. Esta última temporada de su trayectoria como jugador finalizaba con su equipo a las puertas de un ascenso que se escapó al equipo alicantino en el quinto partido ante Real Canoe.

28723606648_2b05e267df_k.jpg

Pedro Rivero en su etapa en HLA Alicante (Foto: Carla Cortés-FEB)

Rivero volvió a tener a un joven base como compañero, en este caso fue Adrián Chapela, que destaca que "este año se tuvo que adaptar a un vestuario mucho más joven que él, pero al final parecía un chaval más. Le gusta hacer equipo. Dentro de la cancha aportó mucha veteranía y calma en momentos complicados". Chapela apunta que "poder hablar con él cada entrenamiento, después de cada partido ha sido un lujo. Me ha ayudado mucho a madurar como jugador y le estoy muy agradecido por como me trató".

Virtudes y defectos:

Una carrera larga da para sacar a relucir lo mejor y lo peor de cada uno. Ahora, con la perspectiva de una carrera larga es valioso leer las virtudes y defectos que destacaron en su carrera. Es curioso ver como coinciden y se repiten las visiones de muchos de sus entrenadores y compañeros:

Darío Quesada: "Su principal virtud era ser un buen organizador de juego sin carencias importantes, capaz de leer lo que sucedía en el campo, botar, tirar y pasar". En cuanto defectos "quizá su físico tan ligero le perjudicó a pesar de que reunía otras muchas cualidades para poder haber jugado más años en ACB".  

Juanjo Ayuso: "Pedro sabía cuando tenía que acelerar o ralentizar el ritmo del partido y eso fue clave para aquel ascenso de la Complutense. Además, siendo tan joven él, era de admirar" "En cuanto a defecto, era la impulsividad aunque luego eso lo ha pulido y ha llegado a ser un jugador completísimo"

Juanjo Bernabé: "Es un tío serio, un ganador, un competidor. Superinteligente y hace valer su inteligencia sobre bases más físicos que él. Su gran secreto era su capacidad de adaptación al rol que le encomiendan. Su defecto, quizás si hubiera tenido más físico podría haber jugador en ACB más años"

Romà Bas: "Como defecto a veces le podía perder un poco su carácter. Su virtud era el liderazgo y la de saber que era lo mejor para el equipo"

Kuko Cruza: "Su principal virtud como jugador ha sido la de elegir lo que su equipo necesita en cada momento, su capacidad de dirección y clarividencia en el juego. Quizás si hubiera tenido un mayor potencial físico…pero bueno quién sabe, igual no hubiera tenido otras cosas….Desde luego ha sabido explotar al máximo sus virtudes como jugador".

Ñete Bohigas: "Su virtud era su lectura del juego. Su defecto puede ser que si hubiera sido un poco más extrovertido podría haber ayudado a conectar mejor con algún jugador extracomunitario en aquella época"

Moncho Fernández: "Su capacidad de liderazgo, su capacidad de anteponer el equipo a lo individual. Y su principal defecto es que es un poco 'protestón' (risas), aunque quizá ese mismo carácter se acabe convirtiendo también en virtud"

Rubén Perelló: "Pedro tenía una gran capacidad de dirección y una excelente lectura del juego. Con el balón en sus manos la sensación de peligro era constante. En mi opinión siempre ha sido uno de los mejores jugadores en España jugando situaciones de Pick & Roll. Quizás su genio, en ocasiones, se convierta en su peor enemigo. Pedro es un jugador con carácter y con mentalidad ganadora. Si juegas con él lo mínimo que puedes demostrar es hambre".

Marcos Suka Umu: "Su principal virtud era su lectura del bloqueo directo. Su juego en el pick and roll era brutal. Como defecto, es difícil, porque ha sido un jugador muy completo tanto delante como detrás. Era muy inteligente en la colocación".

Andrés Rodríguez: "Su gran virtud es el control absoluto de todo lo que sucedía en el pabellón. En el juego y en el banquillo. En la cancha y en la grada. Siempre estaba muy pendiente de cualquier acontecimiento. Incluso de las Cheerleaders (risas). Como defecto, que yo considero una virtud, era su continua curiosidad por aprender".

Guillermo Rejón: "Él controlaba en todo momento el partido, y eso se sumaba a que era un anotador compulsivo cuando tenía su día. Como defecto, era su físico, porque era pequeño, pero luego con su nivel de juego lo compensaba"

Luis Guil: "Su capacidad de liderazgo, con su humildad y trabajo diario se convirtió en el lider de aquel Murcia que ascendió. Como defecto, su físico fue lo que le limitó de cara a poder tener más protagonismo en la ACB en una época en la que se buscaba otro perfil de base, más potente físicamente"

Jesús Chagoyen: "Su virtud es que ha sido y siempre será un ganador y como defecto, no sabría decir ninguno, tal vez un poco de mal genio (risas)"

Nacho Martín: "En la cancha su virtud era la serenidad que daba y el conocimiento de juego y siempre transmite esa calma que tan importante es en un base"

Albert Sàbat: "Me sorprendió su capacidad anotadora. Había momentos en los partidos que era imparable y su capacidad para anotar en momentos importantes. Como defecto, se enfadaba mucho cuando algo no salía como debía"

Salva Arco: "Su principal virtud, que sabía en cada momento lo que el equipo necesitaba, y que era capaz de dárselo. Un base director, de los que hacía jugar al equipo, pero al mismo tiempo, cuando hacía falta anotar, era un killer. Y en cuanto a los defectos, no voy a ser yo el que los descubra, no vaya a ser que le de por volver y la liamos. (risas)"

Fede Van Lacke: "Su gran virtud fue el lanzamiento de tres puntos y su alto nivel de competitividad. Un defecto puede ser el físico, la potencia" 

Gonzalo García de Vitoria: "Creo que tenía muchas como el trabajo, lo duro que era, etc ... pero por encima de todo es que era inteligentísimo y un ganador. Cuando entraba en momentos de crisis en el partido le costaba mucho reconducirse. Al final yo usaba el recuerdo de sus propias experiencias en esos momentos para intentar recuperarlo y creo que conseguimos mejorarlo, como ya te dije era un tío muy inteligente y en la mejora de tus defectos también se demuestra."

Jorge Sanz: "Una de sus principales virtudes es que le gusta tener el balón y asumir el protagonismo en los momentos calientes del partido. No suele fallar. Y un defecto puede seer que se mosquee con los árbitros y proteste mucho (risas). Aunque siempre con educación y sin faltar al respeto"

Adrián Chapela: "Su principal virtud siempre fue la inteligencia, creo que ha sido el compañero más inteligente que he tenido".

Andrés Miso: "Tiene mucha calidad y un gran tiro de tres puntos, además de la capacidad de dirección. En cuanto a defecto, fue el físico el que creo que no le permitió jugar en ACB más años".  

Alejandro Alcoba: "Su principal virtud es su gran competitividad. No sabe ir a medio gas. Es muy difícil encontrar un defecto, quizá algunas veces ese mismo espíritu ganador le generaba frustración cuando pensaba que no ayudaba al equipo lo que él creía que podía"

Anécdotas:

Dos décadas de baloncesto dan para muchas historias y para muchas anécdotas. Algunos de sus compañeros han compartido con nosotros algunas curiosidades sobre Pedro Rivero:

Darío Quesada: "Recuerdo acudir a la pista con él al acabar la temporada en Cáceres en varias ocasiones. Me estaba recuperando de una operación importante de rodilla y me ayudaba a hacer los primeros ejercicios activos en cancha".

Jesús Chagoyen: "Anécdotas muchas, pero no sé si se pueden contar todas, pero aun recuerdo las interminables noches juntos después de los partidos en mi casa viendo NBA y cuidando de mi hijo pequeño".

Andrés Rodríguez: "Hace 20 años que sucedió todo... Pero sí me acuerdo que a pesar de ser el benjamín del equipo, andaba bastante listo para evitar llevar el botiquín o la red de balones. Tuvo suerte de tener a un servidor como capitán para que se lo recordara y me consta que ha impartido cátedra en este sentido allá por donde ha pasado".

Rafa Rufián: "Cuando estábamos en Los Barrios, en una ocasión Moncho Fernández me echó una bronca espectacular cuando el que había cometido el error era Pedro. Entonces Rivero le dijo a Moncho que había sido él y le echó del entreno. En aquel momento fue tenso, pero luego lo comentamos como algo gracioso entre nosotros. Era muy buen compañero".

Luis Enríquez: "Jugamos un partido ante los Junior de Oro en León (1999) y allí Pedro Rivero no desentonaba. Era un año mayor que aquella generación pero era un jugador que precisamente en aquel partido podía haber jugado perfectamente con la camiseta de España".

Marcos Suka - Umu: "En el año que coincidimos en Melilla nos hicieron en pretemporada una 'course navette" y Pedro con sus 37 años fue el penúltimo en abandonar y eso define el tipo de deportista y profesional que ha sido"

Nacho Martín: "Le hacíamos una broma porque siempre estaba leyendo revistas de cosas del más allá y empezamos a llamarle Doctor Rivero entre Roberto Guerra y yo". "Después de lograr el ascenso con Zaragoza nos fuimos juntos a tatuarnos algo relacionado con el ascenso".

Rubén Perelló: "Tuve la suerte de estar con él la temporada 2012-2013, que fue la del ascenso del Lucentum Alicante a la ACB, y recuerdo con mucha emoción aquel triple ganador contra Andorra en el 3º partido de la final del Play-Off. Perdiendo de 2 tuvimos la última posesión para empatar o ganar. Pedro demostró tener carácter y asumió ese último lanzamiento sobre la bocina que nos dio a la postre la victoria."

Triple decisivo de Pedro Rivero para el Lucentum (narración Pasión Deportiva Radio)

Moncho Fernández: "Con Pedro tuvimos una anécdota en un entrenamiento y Pedro aún cuenta que fui el único entrenador que lo echó de un entrenamiento. Hace poco hablamos, tenemos una relación cercana y nos tenemos un aprecio mutuo"

Ñete Bohigas: "Sus compañeros lo veían como un personaje de un cuadro de El Greco por su seriedad y sus facciones"

Albert Sàbat: "Me quedo con el triple que anotó en el tercer partido de la final del playoff de ascenso ante Andorra"

Gonzalo García de Vitoria: "Tengo muchas con él porque creo que he sido el entrenador con el que más tiempo ha estado, son 4 años juntos. Te voy a contar una de su primer año en Complutense en Leb Plata. Recuerdo que jugábamos en Alcobendas y la verdad es que no había más de 70 personas en la grada. En el corro de los jugadores cuando el árbitro pita 1’ y el entrenador da las últimas instrucciones, yo estaba mirando hacia abajo mientras Miguel Ángel Martín hablaba y veo en los pies de uno de los jugadores las zapatillas de paseo que llevaba siempre el delegado de campo y que estaban muy lejos de poder ser de baloncesto. Lo siguiente que hago es girar y mirar al delegado y le veo con un pantalón corto, unos calcetines tobilleros blancos y unos zapatos negros. Entonces levanto la cabeza y veo a Pedro haciéndome gesto de sorpresa y con una cara descompuesta. Al terminar el partido pregunté que había pasado y me contó que se había dejado las botas en Segovia ... el problema además es que el delegado tenía el pie más grande que él ..."

Salva Arco: "Recuerdo que el año del ascenso en Ourense, durante la pretemporada Pedro llegó en muy buen estado de forma, pero a su edad y con su altura, nadie (que no lo conociese) imaginaba que llegase a hacer el mate. Durante esa pretemporaada no dio señales de que llegase al aro, pero cuando llegó el primer partido de liga, en la rueda de calentamiento, se pegó un mate a una mano que nos quedamos todos alucinados! ¡Fue espectacular!"

Luis Guil: "Era un jugador que siempre le ves trabajando por mejorar. Era un gran profesional que buscaba la perfección y que si el día anterior había tenido fallos en el tiro ese día se marcaba una serie de tiro antes de entrenar"

Guillermo Rejón: "Tenemos una cosa curiosa que muchas veces contamos. En un hotel de Barcelona, cuando éramos compañeros de habitación en Ourense, sonó una estruendosa alarma de incendio en el hotel en mitad de la noche y nos despertamos, él intentó salir a empujones de la cama, yo intentando apagar la alarma del móvil sin saber muy bien lo que pasaba. En eso salió al pasillo y estaba lleno de chinos porque debía de haber un evento o similar en el hotel y la cosa acabó con muchas risas al volver a la habitación tras ver lo que había sucedido"

Miguel Ángel Martín: "Recuerdo un partido en Calpe que ganó el solo. Al descanso íbamos abajo y anotó 5 o 6 triples en la segunda mitad".

Andres Miso: "El primer año en Sevilla teníamos anécdotas cuando jugábamos por Europa con aquel Cajasol y aquellos viajes eternos. Fue un año en los que hubo muchos bases por aquel equipo (Pecile, Collins...) y al final acabamos él y yo jugando de bases. En el segundo año, nos jugábamos la permanencia ante el Estu y fue un partido muy especial".

Alejandro Alcoba: "Pedro no es un jugador preocupado por sus zapatillas, codera, peinado... a eso le da poca importancia. Llegó con unas zapatillas con muchos años y desgastadas. Sus compañeros le daban caña y bromas y al final le convencieron para comprarse unas de último modelo que le duraron solo 3 partidos antes de volver a las suyas desgastadas. No hay nada que le despiste de lo importante"

Longevidad:

Llegar casi hasta los cuarenta años a un buen nivel deportivo no es fácil y algunos de sus compañeros y ex entrenadores valoran su trayectoria y las claves de la longevidad deportiva de Pedro Rivero:

Dario Quesada: "No me sorprende que haya jugado tantos años a buen nivel. Su físico y posición, unidos a la ausencia de lesiones importantes y a ser una persona consciente de que hay que cuidarse, le han mantenido arriba tanto tiempo".

Juanjo Ayuso: "Siempre que un jugador pasa de los 34-35 años, para mi es una sorpresa porque creo que el baloncesto es muy duro a nivel físico y mental. Pero conociendo a Pedro era de esperar su longevidad en las canchas".

Juanjo Bernabé: "El no tener lesiones y el ser un ganador y no ser conformista le convierte en un gran jugador durante muchos años"

Jesús Chagoyen: "Su longevidad no me ha sorprendido, es un jugador inteligentísimo y sobrado de talento, así es fácil jugar a ésto, además de su amor por lo que hace"

Rafa Rufián: "Pese a que no aparenta tener un gran físico es una persona que se cuida bastante y que ha suplido sus carencias físicas con intensidad y con saber estar en la cancha".

Nacho Martín: "No me ha sorprendido su longevidad en la cancha porque es un tipo disciplinado, come bien, se cuida y además si le han respetado las lesiones es lógico que haya podido durar tanto tiempo a buen nivel"

Kuko Cruza: "No me ha sorprendido. Al baloncesto no se juega con el DNI. Él ha demostrado talento, ambición, ganas de seguir mejorando y amor a este deporte. Por todo ello, además de ser un gran profesional y cuidarse, ha hecho que juegue a gran nivel durante tantos años".

Andrés Rodríguez: "Es muy inteligente, se ha cuidado y ha hecho lo que los entrenadores le han pedido. Sin extravagancias. Es sin duda in ejemplo para cualquier niño o niña".

Romà Bas: "Creo que ha sido un jugador que se ha cuidado mucho. Es un jugador con mucho talento y aunque a final de la carrera se pierde explosividad también se ganan otras cosas"

Gonzalo García de Vitoria: "No me ha sorprendido en absoluto, Pedro siempre se ha cuidado mucho y especialmente en verano. Ha sido un gran profesional y sabía lo que necesitaba para estar bien. Otro año le detectaron una hernia y también se perdió un partido y en otro le tuve que quitar yo porque no podía ni andar pero él no quería. Ha sido durísimo y con una tolerancia al dolor muy grande".

Rubén Perelló: "La verdad es que no me ha sorprendido. Pedro es un jugador que se cuida mucho y aunque  e inevitable que físicamente no esté al mismo nivel que hace unos años, su cabeza le ha permitido seguir disfrutando del baloncesto al más alto nivel. Es el jugador que todo entrenador queremos tener. Experiencia, conocimiento del juego, capacidad para ayudar a sus compañeros, comprometido ,... además de todas sus virtudes sobre el parquet que son muchas".

Marcos Suka-Umu: "Sorprende, pero Pedro es un jugador que no tuvo nunca lesiones graves. No todo el mundo puede conseguir alargar su carrera con buen nivel hasta el final, como ha hecho Pedro"

Guillermo Rejón: "No me sorprende porque una persona con ese talento y ese amor por lo que hace es normal que sea longevo. Él se ha cuidado muchísimo y esa procedencia que tiene... ese cochinillo y ese Pago de Carraovejas ayuda mucho a poder aguantar muchos años (risas)"

Moncho Fernández: "Mentiría si dijera que me ha sorprendido. A Pedro le gusta mucho el baloncesto, es un enamorado de todo lo que implica el baloncesto. En aquel vestuario en Los Barrios estaban Richi Guillén, Jesús Chagoyen y Rivero, y en cierta medida son parecidos porque han jugado hasta muy mayores por su amor al juego, a la vida del competidor. Son jugadores que muy jóvenes se fueron de casa a jugar y comparten un perfil parecido".

Albert Sàbat: "Se cuidaba mucho y al ser un gran conocedor del juego ha suplido cualquier limitación física con su conocimiento del juego"

Salva Arco: "La verdad que no me ha sorprendido. Siempre ha sido un referente en los equipos en los que ha estado, y siempre ha sabido adaptar su juego a sus condiciones físicas de cada temporada. Yo creo que esa ha sido la razón por la que ha podido disputar tantos años a gran nivel y ser uno de los bases top de la LEB. A parte de tener una inteligencia para el baloncesto de una categoría superior".

Luis Guil: "Es un auténtico profesional que se ha cuidado mucho en temporada, postemporada y pretemporada. Además, ha sido un jugador que ha dominado siempre gracias a su gran inteligencia, una virtud que con el tiempo se hace más patente"

Ñete Bohigas: "No me extraña porque se cuidaba y ha sabido adaptarse a los tiempos y a los equipos donde ha jugado"

Fede Van Lacke: "Pedro ha demostrado que con trabajo y constancia se obtienen resultados sin importar la edad"

Miguel Ángel Martín: "Era buena persona, muy trabajador y todo lo que ha conseguido en su carrera tiene mucho mérito y no me ha extrañado por siempre ha entrenado al máximo"

Jorge Sanz: "Tiene el baloncesto en la cabeza y tácticamente es muy bueno. Así es más fácil"

Adrián Chapela: "Es un jugador que ha estado 20 años en la élite pero que se retira porque quiere. Físicamente podría seguir jugando en LEB Oro y haciéndolo muy bien".

Andrés Miso: "Él se cuidaba bien y para destacar en LEB Oro durante tantos años no ha necesitado un físico privilegiado, porque ha tenido un talento y una calidad enorme"

Alejandro Alcoba: "Su talento le ha llevado a lograr grandísimos éxitos y su afán de competir ha superado cualquier limitación física que haya podido tener a lo largo de su carrera". 

Entrenador:

A los pocos días de anunciar su adiós a las canchas se hacía oficial su salto a los banquillos como primer entrenador el HLA Alicante para la próxima temporada en LEB Plata.

Darío Quesada:  "Seguro que será un buen entrenador porque creo que es una persona que disfruta de verdad con el baloncesto y se ha interesado por él. Ha sabido prestarle una atención global al juego durante muchos años, no sólo como jugador que ocupa una posición concreta en el campo. Además, tiene un carácter trabajador y sabe escuchar. Espero verle pronto en los banquillos".

Juanjo Ayuso: "Hay dos cosas que definen a Pedro y que pueden hacerle tener mucho éxito como entrenador. La primera es la pasión que pone en lo que hace y la segunda es que ama el baloncesto. Con estos factores y un poco de suerte, seguro que tiene éxito".

Rafa Rufián: "Creo que será un gran entrenador y que tiene el baloncesto en la cabeza. Ojalá podamos aprender mucho sobre él"

Ñete Bohigas: "Será un gran entrenador por su conocimiento del juego y también por su experiencia de haber vivido el baloncesto en muchas ciudades y ambientes diferentes"

Juanjo Bernabé: "Se le abre una nueva vida. Su entorno le ayudará. Ahora tiene que cambiar a ver el baloncesto como entrenador, tiene conocimientos, ha hecho sus pinitos con sus cursos de tecnificación en Segovia, sus Campus..."

Nacho Martín: "Me ha sorprendido su salto a los banquillos por la rapidez con la que lo ha hecho aunque está claro que será un buen entrenador porque ya como jugador ya ejercía muchas veces colocando al equipo y hablando con los compañeros en el juego".

Albert Sàbat: "Conoce muy bien el juego. Ya ordenaba mucho el equipo cuando compartí equipo con él. Estoy seguro de que está perfectamente capacitado".

Salva Arco: "Como he dicho, si de jugador ya muchas veces actuaba como entrenador en la pista, fuera de ella, seguro que va a tener una carrera muy exitosa, no tengo ninguna duda. Tiene alma de entrenador, le gusta enseñar baloncesto y su pasión por este deporte seguro que le deparará grandes momentos desde el banquillo."

Fede Van Lacke: "Conoce muy bien el juego, sabe expresarse y ve el baloncesto de manera muy clara. Es muy probable que pueda hacer un gran desempeño como entrenador".

Gonzalo García de Vitoria: "Creo que va a ser un gran entrenador porque tiene un amor y respeto muy grande por este deporte y por esta profesión. Él ya tuvo la opción de hacerlo pero no se vio preparado. Mi idea en Ourense es que se hubiera sumado al cuerpo técnico si hubiéramos jugado finalmente en ACB. Además Pedro tiene un gran conocimiento y ya ha trabajado en formación, con nosotros entrenaba tecnificación con un grupo de jugadores. El año pasado estuve entrenando dos semanas con Dani Diez en Madrid y me traje una tarde a Pedro para que trabajara con él situaciones de bloqueo directo y fue espectacular. Al terminar la sesión y cuando Pedro se fue, Dani me comentó que era increíble este ”tío”"

Jorge Sanz: "Pienso que será un gran entrenador, es una gran oportunidad para él poder empezar en Alicante con el gran reto de subir el equipo a LEB Oro. Le deseo todo lo mejor en esta nueva etapa"

Romà Bas: "Los comienzos serán complicados o inciertos, pero un jugador con su experiencia y el basket que ha vivido, va a ser un buen entrenador y un buen gestor de grupos"

Isma Cantó: "Le deseo un gran futuro como entrenador. Ha vivido mucho baloncesto y con muchos entrenadores y eso le va a ayudar a ser buen entrenador. Ha sido un jugador muy especial".

Andrés Rodríguez: "Estas últimas temporadas en Orense, Melilla y Alicante, ha demostrado ser la prolongación del entrenador en la cancha. Como nos ha pasado a todos los que hemos dado el paso de jugador a entrenador, lo difícil será verlo ahora todo desde la línea de banda".

Luis Guil: "Le faltará la experiencia, pero tiene la cabeza de entrenador. Ahora tendrá que aplicar esa experiencia al día a día. La base y la capacidad la tiene. Es importante que se rodee de buenos asistentes para que la transición de la cancha al banquillo sea lo mejor posible".

Rubén Perelló: "A Pedro le espera un gran futuro en los banquillos. Los que hemos tenido la suerte de entrenarlo no nos sorprende que haya tomado ese camino. Ya como jugador ha sido un entrenador en la pista que ha demostrado su capacidad para transmitir, comunicar y dirigir. Su carácter y su gen competitivo le ayudarán mucho en la transición de la pista al banquillo".

Adrián Chapela: "Pienso que le irá de lujo. En sus equipos no faltará trabajo, horas de entrenamientos de mejora individual y colectiva y eso será un plus para crecer muy pronto y ser un gran entrenador".

Moncho Fernández: "Si tuviéramos que hacer un casting y buscar las características ideales para ser entrenador, creo que él las tiene. Le gusta el baloncesto, tiene capacidad de liderazgo, tiene el conocimiento y la pasión por el juego. Conociéndolo, creo que lo afrontará con mucha humildad, que se seguirá formando para ser un gran entrenador"

Andrés Miso: "Tiene una gran capacidad de liderazgo que ahora tiene que trasladar al banquillo y seguro que lo podrá hacer muy bien"

Alejandro Alcoba: "Creo que es un paso natural para Pedro. Es muy inteligente y domina todo lo que rodea al baloncesto. Domina las situaciones de juego y es muy listo a la hora de leer lo que va pasando durante un partido. A poco que vaya cogiendo experiencia en la gestión de grupos será un entrenador que dará que hablar".

Kuko Cruza: "Es un jugador que ha vivido miles de experiencias en el mundo del basket y seguro que va a saber trasladarlas a sus jugadores ahora"

Guillermo Rejón: "No sé el tiempo que tardará en poderse adaptar, pero el baloncesto lo tiene, los conocimientos lo tiene, es un líder y lo ha demostrado y será un gran entrenador"

Miguel Ángel Martín: "Es un mundo muy difícil, pero creo que es un hombre serio y trabajador y eso lo va a repercutir en su faceta de entrenador".

Marcos Suka-Umu: "Es una persona que siempre tiene tiempo para hablar de baloncesto. Creo que va a hacer grandes cosas porque es uno de esos jugadores carismáticos que se convierte en líder para el grupo y va con muchas cosas ya hechas"

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
11 años 2 meses
#contenidos: 
1,426
#Comentarios: 
4,995
Total lecturas: 
7,072,991

Comentarios

Hay jugadores que dominan la LEB Oro y son imprescindibles para que futuros talentos ACB se desarrollen en un futuro. Pedro Rivero es un claro ejemplo.