Solapas principales

Rubén Perelló:"Lo de Alicante fue difícil de asimilar, pero ahora estoy ilusionado y motivado"

  • Entrevistamos a Rubén Perelló, nuevo entrenador ayudante del Club Melilla Baloncesto de la Adecco Oro: "Lo de Alicante fue difícil de asimilar, pero ahora estoy ilusionado y motivado"

Dicen que hay oportunidades que sólo pasan una vez en la vida. En el caso de Rubén Perelló, éstas se van sucediendo, como resultado de una búsqueda incesante a través del esfuerzo y del trabajo, que se convierte en rutina y obsesión. Desde que debutara en la Adecco Oro de la mano de Isma Cantó con Gandia Bàsquet en la temporada 2006/2007, el técnico balear ha ido aprovechando cada una de las oportunidades que su carrera le ha brindado.

Muchas temporadas en los banquillos de la segunda liga del baloncesto español le han permitido conocer la categoría como pocos a pesar de sus prometedores 32 años. No es casualidad pues que la temporada pasada batiera récords y se convirtiera en el entrenador más joven en lograr un ascenso a ACB en las últimas 14 campañas. La casualidad no existe en la vida de Rubén Perelló.

ruben-perello-alicante.jpg

Rubén Perelló en el banquillo del Lucentum Alicante
Como tampoco es casualidad que esta reciente oportunidad se presentara en forma de llamada, mientras presenciaba en Palencia la final de la Copa de Castilla entre Palencia y Burgos. En el descanso del partido, su agente le comunicaba la posibilidad de ocupar el puesto de segundo entrenador en el banquillo del Club Melilla Baloncesto. "Estaban buscando alguien de mi perfil, un entrenador joven y con experiencia en la liga que pudiera ayudar en la gestión de vestuario y aportara su granito de arena en el crecimiento de un equipo y un club como el del Melilla Baloncesto", cuenta ilusionado.

Y desde ese instante, atrás quedaba un verano lleno de incertidumbre, de negociaciones frustradas, de promesas y sueños sin cumplir. Pronto olvidaríamos el fracaso en los despachos de un proyecto tan ambicioso a nivel deportivo como el del Lucentum Alicante. Rubén, que había logrado el ascenso a ACB como entrenador del conjunto alicantino, dejaba aparcadas para más adelante otras grandes oportunidades y apostaba por seguir en la Adecco Oro con Melilla, en la que será su octava temporada consecutiva en la categoría. Y repito, con 32 años.

Pero lo cierto es que no ha sido un verano fácil para nuestro protagonista. "Sabía que sería difícil salir en ACB pero siempre mantuve la esperanza de poder continuar con Lucentum Alicante en la Adecco Oro. Al final de temporada hablamos y planteamos la estructura del equipo de cara al próximo año, pero nunca hubo nada claro. Pasaron los días, las semanas y los meses, y llegó un momento en el que se hizo evidente el fatídico desenlace. Para mí fue complicado asimilar que de tener un trabajo seguro en Alicante entrenando, iba a ser muy difícil entrar en otro sitio por la situación del mercado y los pocos cambios en los banquillos que había en esos momentos. Fue duro mentalmente", comenta Perelló.

A pesar de ello, y precisamente gracias a una actitud que desborda optimismo y ambición, desde que se hiciera oficial el fin del primer equipo del Lucentum Alicante a nivel profesional, Rubén no ha dejado de buscar alternativas ante una situación nada sencilla. "Al plantearme qué hacer en un futuro, además de contemplar las opciones de salir fuera a entrenar, lo que más me motivaba era seguir formándome como entrenador. La opción de poder colaborar con el equipo de la Universidad de Calgary en Canadá era una opción real, como también lo fue poder ir a ver cómo trabajan algunas franquicias NBA y conocerlas de cerca". Lo cuenta con el billete de ida comprado y las maletas hechas.

Pero el hecho de no abandonar esta rueda tan caprichosa de entrenadores cuyas reglas todavía no acertamos a comprender, y continuar trabajando en una liga que domina y en la que disfruta, hizo que Rubén Perelló tomara la determinación de aceptar el reto de Melilla y posponer la aventura americana para más adelante. "El proyecto americano para mí era una gran oportunidad, pero no es que haya quedado descartado, sino simplemente atrasado, y espero retomarlo en un futuro próximo. Ahora voy a Melilla, decano por excelencia de la Adecco Oro. Es un club muy serio y profesional. Creo que esta temporada han hecho un esfuerzo por confeccionar una plantilla competitiva para los tiempos que corren. Tengo ilusión por trabajar, por aportar mi granito de arena al proyecto y por seguir vinculado a la liga", comenta.

Rubén Perelló llega a Melilla con un currículum envidiable, después de haber conseguido el máximo logro a nivel deportivo en la categoría como es el ascenso a la ACB, y de haberlo hecho a una edad récord. Pero a nadie se le escapa que pasa de estar como primer entrenador en Alicante a ocupar, a priori, un rol más secundario en Melilla. No obstante, él es plenamente consciente de que "la gente puede que lo vea como un paso atrás, pero para mí es una oportunidad de seguir creciendo como entrenador desde un rol diferente. Aunque en cuanto a la posición, de primer a segundo entrenador, haya dado un paso atrás, es un nuevo reto para coger mayor impulso y afrontar con garantías lo que pueda venir en un futuro. Trabajaremos para que el tren vuelva a pasar y estaremos preparados".

A Rubén, que nos atiende camino a Almería para coger el barco rumbo a Melilla, se le oye eufórico, emocionado. No puede evitar esconder la satisfacción de sumarse a un club histórico, a pesar de haber aparcado la suculenta oportunidad americana, para continuar escribiendo una trayectoria hasta ahora inmejorable. Hoy, una semana después de la entrevista, Rubén Perelló ya suma su primera victoria como técnico ayudante del Melilla. Debutó con victoria ante el Clínicas Rincón el pasado viernes, como no podía ser de otra manera, en una historia que está llamada a ser la historia de un grande. Solo el tiempo nos dará la razón. Mientras tanto, mucha suerte, y buen viaje.

 

 
Antiguedad: 
8 años 2 meses
#contenidos: 
98
#Comentarios: 
2,189
Total lecturas: 
780,804