Solapas principales

Valencia Basket: Revolución interna para asaltar el trono

  • Sólo 4 jugadoras de la plantilla 19-20 seguirán la próxima temporada, en la que buscarán ponerse a la altura de Girona y Avenida
  • La crisis delrivada del coronavirus puede golpear con fuerza la liga, pero Valencia Basket tiene un entorno económicamente estable

La sección femenina de Valencia Basket sólo lleva un año y medio en la máxima categoría del basket español, que serán dos cuando vaya a dar comienzo el curso 2020-21. Pero a estas alturas, únicamente dos jugadoras de aquel equipo debutante que sorprendió a todas y que alcanzó las semifinales de la Liga Femenina, continuará vistiendo el naranja tan característico cuando la bola eche a botar tras este verano que ya tenemos encima.

Desde que iniciara la temporada 18-19, allá por octubre del 18, con un equipo en el que convivían varias de las heroínas del ascenso (Meiya Tirera, Irene Garí, Esther Díaz, Rebeca Cotano y Maria Bettencourt) junto a fichajes de experimentadas jugadoras de la Liga (Anna Gómez, María Pina, Tamara Abalde), el equipo dirigido por Rubén Burgos ha ido quemando etapas y retos a una velocidad de vértigo: primero alcanzaron la clasificación de la Copa de la Reina de Vitoria’19, en la que cayeron en los últimos segundos de la primera ronda frente a Girona. Poco después aseguraron los Playoff de la liga, en los que superaron la ronda de cuartos eliminando a Gernika, con dos victorias de mucho mérito en Maloste. Se habían metido en semifinales (cayeron contra Perfumerías Avenida) y por tanto aseguraban en el año de su debut la competición europea para la siguiente temporada. Todo ello en aproximadamente medio año que duró el calendario femenino pre-Eurobasket (en el que, por cierto, dos integrantes del equipo -Pina y Abalde- fueron campeonas de Europa junto a la recién fichada Queralt Casas).

_jmc0431.jpg

Tamara Abalde con la izquierda (Valencia Basket / JM Casares)

Poco más de un mes después, 17 de Octubre de 2019, se plantaban en Cegled (Hungria), para debutar en la EuroCup Women, haciéndolo además con una victoria aplastante por 51-77, e iniciando una racha seis victorias consecutivas (toda la primera fase) y un total de 9 triunfos en 10 partidos hasta el momento del parón (ya en la Ronda de Cuartos), y a punto de medirse a un ex Euroliga como el Castors Braine belga por el pase a semis. Mientras, en su segunda temporada en la LFEndesa, marchaban cuartas hasta el parón de la Copa, clasificadas ya para los Playoff. En Salamanca dieron un pasito más en el torneo copero, superando a Clarinos Tenerife en la ronda de cuartos, y cayendo (de nuevo contra Girona) en las semifinales. Ese fue, a la postre, el último partido de la temporada para las de Rubén Burgos.

aprovechar la tesitura

Pero vivir es evolucionar, y al éxito generalmente se llega con ambición, arriesgando, apostando por lo que uno cree en búsqueda del objetivo. La entidad valenciana no ha llegado hasta aquí para ser una más, sino para liderar, ser pionera, y hacer historia. Y en esas está la secretaría técnica de Valencia Basket, con Esteban Albert a la cabeza, y con el respaldo y las garantías que da tener detrás un mecenas como Juan Roig, cuyo instinto para los negocios le hace ver que “aquí hay futuro”.

Probablemente en los planes de Roig estaba ir creciendo poco a poco, año a año. Ir ascendiendo hacia la élite de la liga para estar, en 4-5 años, compitiendo cara a cara con las más potentes del lugar, unas en Salamanca y otras en Girona. Pero el maldito covid-19 ha traído y va a traer muchos cambios, empezando por una nueva crisis económica de la que todavía no se conoce la magnitud, pero no será pequeña. Y volverá a azotar con fuerza al basket femenino, como sucederá con categorías como EBA, LEB etc. Menos patrocinadores, menos inversión, ¿fuga de talentos? (esta crisis llegará de forma similar por toda Europa, por lo que es más complicado saber dónde habrá más dinero para invertir en fichas). Algunos clubes, como el propio Spar Citylift Girona, ya han anunciado un recorte en el presupuesto y esta parece que será la tónica general, siendo ésta la oportunidad que ya están oliendo los mandamases de Valencia Basket. Conviene recordar que Juan Roig es el dueño también de Mercadona, y la cadena de supermercados no ha salido precisamente mal parada de esta complicada época que hemos pasado/estamos pasando. Eso sí, hay que dejar claro que Valencia Basket no vive del presupuesto ni patrocinio de Mercadona, pero se presupone un entorno estable y saneado económicamente, lo cual refuerza su posición.

_jmc0426.jpg

Queralt Casas frente a Gernika (Valencia Basket / JM Casares)

En un escenario de recortes, donde muchos equipos tendrán que decidirse por, bien reducir el número de efectivos en la plantilla, o bien por que éstos sean de menor valor y coste, Valencia Basket parece estar en otra liga, en otra realidad: el club ha apostado por una revolución interna que modificará su plantilla en al menos dos tercios de la misma. Únicamente seguirán cuatro de las jugadoras que han terminado la temporada de forma tan abrupta como extraña. No habrá despedidas, ni un adiós a la afición. No habrá una última canasta en la vieja Fonteta. Pero el tiempo avanza intratable, y los anuncios del club con las salidas de jugadoras han ido cayendo hasta dejar temblando la plantilla: Resingerovà, Garí y Tirera, Adams y Abalde, Rebeca Cotano, y por último Raman, Rosó Buch y Robyn Parks, de una tacada. Nueve jugadoras haciendo las maletas, mientras se anunciaba la renovación de María Pina y Leticia Romero, en pleno proceso de recuperación de sus rodillas, y de la base y capitana Anna Gómez. Junto al regreso de la cesión de Raquel Carrera, y a la única jugadora con contrato (Queralt Casas), son cinco las integrantes de la plantilla taronja a expensas de los fichajes, cuyo goteo de anuncios empezó el domingo: Laura Gil (28 años) deja Perfumerías Avenida para cimentar la estructura valenciana con un pilar sólido para el juego interior. La murciana aportará su amplia experiencia internacional, además de su calidad e indudable entrega, aumentando el caché el plantel valencianista.

49631179336_9b66f73ec2_k_1.jpg

Valencia Basket (MA Polo)

Subir el listón, aumentar el nivel

Pero una vez conocidas todas las salidas, ahora sólo cabe seguir esperando llegadas. Y lo que viene sonando vuelve a elevar el nivel de una plantilla, que se ha ido superando hasta situarse a a un escalón de la cima. No hay que ser ningún adivino para pensar que aspira a entrar con todo en la mesa de las elegidas de nuestro baloncesto.

La próxima que puede llegar a Valencia viene sonando desde hace meses: Cristina Ouviña. La base internacional (29 años), podría estar a punto de cerrar su aventura checa y regresar a España, siguiendo el camino de otras internacionales como Queralt Casas o Marta Xargay, quienes tras abandonar su país en busca de mejores oportunidades profesionales, volvieron para intentar ser profetas en su tierra. Junto a la zaragozana, otra que parece muy cercana a la capital del Turia es Celeste Trahan-Davis (34), veterana pívot norteamericana del Castors Braine y referencia ofensiva del equipo belga, que vendría a cubrir las ausencias en el juego interior taronja, que quedó completamente vacío tras las salidas de estas dos últimas semanas. Junto a Carrera y Gil, estarían a expensas de la guinda del pastel. Anoten este nombre: Marie Gülich.

maria_pina_y_ouvina.jpg

Pina y Ouviña (fiba.basketball)

Por seguir con la rumorología de altos vuelos, también han sonado nombres como los de Anna Cruz, Jewell Loyd o incluso Tiffany Hayes. Estos sin embargo no parecen tener mucho fundamento a día de hoy, pero hay otros con bastantes más posibilidades de formar parte del grupo valenciano de cara a una temporada 20-21 que promete ser de altura: Rebecca Allen (27), Laura Juskaite (22) o Stefani Dolson.

Sea como fuere, se trata de grandísimos nombres que van a subir el nivel del equipo taronja, y por ende, de nuestra liga. Y ello, unido a los teóricos problemas económicos que puedan afectar a sus rivales, hacen de Valencia Basket un valor seguro de cara al futuro cercano. No se lo piensen, en caso de duda, apuesten al naranja.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 años 2 meses
#contenidos: 
225
#Comentarios: 
740
Total lecturas: 
715,399

Comentarios

Es curiosa la historia que hay por detrás, como partiendo de Godella y pasando por Ros Casares los proyectos han sido capaces de empezar de 0, llegar a lo más alto y sin embargo sufrir la cara más amarga del deporte femenino en España.

Gracias por el artículo, Rubén. Como seguidor taronja se agradecen estas noticias, teniendo en cuenta la revolución que ha dado el equipo especialmente en juego interior. Juskaite está ya confirmada. Sobre los nombres que citas, son ilusionantes, pero sabemos que nombres no hacen equipo, por muy buenas individualmente que sean, hay que conjuntar y eso siempre lleva su tiempo. Un comentario sobre el tema de mercadona. Me parece que todos los equipos tienen o intentan tener un patrocinador, o mecenas o institución detrás que les apoye. Pero últimamente resulta un poco cargante escuchar lo de Juan Roig sobre el VBC: este pone pasta, igual que el resto de patrocinadores en los otros clubes, en la medida de sus posibilidades (que son muchísimas), objetivos e interés. Pero nadie llama al Joventut "el Grifols basket" o se ve tan normal que el club de Salamanca se llame "Perfumerías Avenida" o el "Maquinaria Ensino" de Lugo. Tanto énfasis da la sensación de que el club está dopado, como que tiene menos mérito lo que se hace, y me parece injusto poner tanto foco en este aspecto. Todos los clubes pasan por épocas de vacas gordas y flacas y cuando el VBC se hizo con los restos del Ros Casares (otra empresa) la sección era una ruina.
Edito: acabo de ver en el zoco lo de Juskaite