Solapas principales

El rol de Sean Armand en Fuenlabrada

  • El escolta firmó una primera mitad casi perfecta: 20 puntos y 6/7 desde el triple.
  • En el momento más complicado de Fuenlabrada, Armand apenas sumó cuatro tiros.

Después de un verano de continuidad en el que los pesos pesados de la plantilla de la 20/21 dieron bastante pronto el sí a otra aventura ACB más, la dirección deportiva de Fuenlabrada decidió esperar y darse un tiempo para encontrar un sustituto de Melo Trimble. El base había sido referencia anotadora del equipo el pasado curso y, con la llegada de Raventós terminó jugando en el '2'. Teniendo la plantilla una configuración tan similar a la del pasado curso, Ferrán López quería encontrar para ese sitio a un combo, capaz de echar una mano a unos bases con solo meses de experiencia ACB y capaz de anotar y resolver por sí mismo. Sean Armand fue el que pasó todos los castings.

Su inicio en ACB, sin embargo, había sido algo frío: apenas ocho puntos y dos canastas en juego en sus dos primeros partidos, ambos saldados además con amplias participaciones (20 y 29 minutos). Una aportación ofensiva escasa que no le había impedido, sin embargo, mostrar que sabía compartir el balón (6 asistencias) y que podía aportar en defensa más de lo esperado: sumó hasta 3 recuperaciones ante Baskonia y había mostrado actitud, usando ese físico fuerte que de primeras parece algo pesado para el puesto.

rs391565_j03_urf-mba_firmar_acb_photo_-_a_pacheco-lpr.jpg

Armand y Miller-McIntyre charlaban antes del arranque del partido (ACB Photo / A. Pacheco).

Contra Andorra, con los problemas físicos de Novak y Samar, Armand arrancó de '1' y, con más posesión en sus manos, pronto entró en calor. Su primera mitad rozó la perfección: 20 puntos apenas sin fallo en el triple para un espectacular 6/7 desde más allá de los 6,75, que acompañó de 2 asistencias y un +16 con él en cancha. Fuenlabrada se marchaba al descanso 18 arriba y llegaba a ampliar esa renta a 26 mediado el tercer período. Era ya la primera gran actuación del escolta norteamericano con el conjunto madrileño en un contexto complicado, fuera de posición.

Al término del partido, sin embargo, Raventós matizaba su gran actuación, ante la que se mostraba muy contento, pero a la que añadía que Armand aún tenía margen de mejora: el partido se complicó entre el final del tercer cuarto y el inicio del último, cuando Andorra llegó a recortar la distancia en el electrónico a apenas cinco tantos (del 70-46 al 73-68) y ahí Armand se diluyó. Fuenlabrada encadenó en esos minutos positivos del equipo fronterizo hasta cinco pérdidas y un 1/9 en el tiro. Con Meindl en el banco con cuatro personal y Emegano en un mal día en el tiro, Armand era el jugador sobre el parqué con más capaz de desequilibrar a nivel individual y ahí no consiguió aparecer: sólo sumaría cuatro tiros en toda la segunda mitad.

rs391853_j03_urf-mba_firmar_acb_photo_-_a_pacheco-lpr.jpg

Meindl y Cheatham aparecieron para cerrar el partido (ACB Photo / A. Pacheco).

Finalmente sería Meindl el que entraría y resolvería el partido en los últimos cinco minutos, pero quedó patente que Fuenlabrada necesita de Armand tanto a ese escolta que pasa y toma buenas decisiones como al que puede anotar y decidir un partido en un momento caliente. Un rol de pura interpretación del juego y quizás uno de los más complejos que plantea el Fuenlabrada este curso: saber cuándo es mejor para el equipo tirar y cuando es mejor buscar al compañero.

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
7 años 1 mes
#contenidos: 
191
#Comentarios: 
367
Total lecturas: 
442,099