Solapas principales

El éxito de la humildad y la sencillez: entrevista a Miquel Salvó

  • El jugador catalán afronta su sexta temporada en ACB, su segunda con el conjunto isleño del Gran Canaria
  • Hablamos con él sobre su ascenso a la élite del baloncesto pasando por todas las categorías nacionales
  • "Fue un orgullo recibir la llamada de la selección y poder rodearme de tantos jugones que años atrás veía en la tele"

Miquel Salvó (Vilanova i la Geltrú, 3/11/1994) milita actualmente en las filas del conjunto isleño del Gran Canaria. Hace unos días pasó por el campus Winners que se celebra en Tarragona, ciudad que le vió jugar durante la temporada 2015/16, en la que defendió los colores del Club Bàsquet Tarragona. Desde Solobasket hemos aprovechado la ocasión para hablar con Miquel acerca de su meteórica carrera, que empezó en el conjunto de su Vilanova natal, el CB Samà, y que le llevó hacia la ACB pasando por todas las categorías semiprofesionales del baloncesto español (EBA, LEB Plata y Oro) e incluso una breve incursión por el baloncesto belga.

Ahora, el jugador catalán afronta su sexta temporada en ACB, la segunda en las islas canarias tras su paso por Gipuzkoa y Burgos, lugar en el que consiguió 2 Basketball Champions League y 1 Copa Intercontinental de la FIBA, además de ser convocado con la selección nacional para disputar los últimos compromisos internacionales.

Desde Solobasket queremos agradecer a Miquel por su amabilidad y su tiempo y al campus Winners por facilitarnos la posibilidad de charlar con él.


Pregunta: Empecemos por tus inicios. Eres el pequeño de la familia y comienzas a jugar a baloncesto en el club de tu ciudad, el CB Samà. ¿Por qué elegiste este deporte?

Miquel Salvó: "Me apuntaron mis padres como actividad extraescolar, sin más. De pequeño me gustaba mucho el fútbol, de hecho siempre lo miraba en el patio del colegio, pero como apuntaron a mi hermana a baloncesto pues yo acabé jugando también."

P: Unos años más tarde, en tu etapa como infantil, te llaman del FC Barcelona. ¿Cómo fue esa experiencia?

MS: "Que te llame el Barça es como un premio o una sorpresa y es muy difícil decir que no, y más después de pasar mil pruebas que crean en ti un poco de adrenalina y al final se convierte en algo espectacular cuando te cogen para el equipo”.

P: Allí en Barcelona lo ganas prácticamente todo durante los años de infantil y cadete…

MS: "En infantil ganamos el campeonato de Cataluña, el de España y la Minicopa. En cadete mi equipo también ganó el campeonato de España, pero ese año me rompí el quinto metatarsiano y estuve con el equipo “B” para intentar recuperarme”.

P: Además allí conoces a uno de tus grandes amigos como es Oriol Paulí.

MS: "Así es, a Oriol lo conocí en la selección catalana poco antes de empezar en el Barça y allí empezó una amistad inseparable que dura hasta el día de hoy.”

P: Después de tu etapa en el club blaugrana vuelves a casa, donde disputas tu año como junior antes de subir al primer equipo y conseguir el ascenso a Primera Catalana. Entonces te marchas a Bélgica, ¿cómo se te abre la puerta a marcharte fuera del país siendo tan joven?

MS: “En mi último año en Vilanova mis entrenadores me ayudaron a hablar con otros clubes, haciendo el papel de “representantes”. Incluso me decían que tenía prohibido seguir en el Samà el año siguiente porque tenía potencial para dar el salto. Entonces estuve viniendo casi todo el año a entrenar con el EBA del CBT de Tarragona, que iba primero y tenía todos los números para ascender. Su entrenador, Berni Alvarez, le comentó a mis entrenadores que le gusté, pero tenía el equipo completo para la temporada siguiente.

Fue entonces cuando apareció la opción de Bélgica. Hay un hombre en Vilanova que tiene mucha reputación en el país porque había entrenado varios años allí y viendo mi situación me propuso ir una semana de gira por Bélgica para entrenar con diferentes equipos y tener otras opciones de cara a la siguiente temporada. Y así fue, los entrenamientos fueron bien y me llegó una oferta del Essoir Charleroi de 2a belga, filial del Spirou que juega Eurocup. Para tomar la decisión le pedí consejo a Berni, y me dijo que la opción de EBA en Catalunya siempre estaría ahí para mí, pero que esa oportunidad era única y me podía servir para aprender mucho, así que acabé aceptandola.”

P: En Bélgica jugaste en el filial del Spirou, pero entrenaste prácticamente todo el año en el primer equipo, que contaba con jugadores como Desmond Mallet o Rodrigue Beaubois en sus filas. 

MS: "Sí, jugaba en el filial aunque estaba en dinámica con el primer equipo, pero apenas podía jugar porque en aquel entonces había una norma en la que tenían que estar inscritos 6 jugadores belgas en acta y como había mucho dinero los 6 restantes eran americanos, por lo que solo pude jugar un partido en el que teníamos un lesionado y me dejaron salir unos segundos, pero fue algo anecdótico”.

P: A nivel personal, ¿cómo fue la experiencia de irte de casa con apenas 19 años?

MS: "La experiencia fue muy buena a nível baloncestístico, pero lo fue aún mejor a nivel personal. El inglés lo llevaba fatal, apenas sabía decir “hello” y “bye”, pero en unos meses fui capaz de hablarlo perfectamente. Era mi primera vez fuera de casa y tuve que acostumbrarme a todo lo que conlleva: cocinar, llevar una rutina… Me costó mucho al principio y lo pasé mal entre comillas pero una vez me adapté, sin realmente ser consciente, me fue muy bien.”

P: La siguiente temporada vuelves a Cataluña. ¿Fue un retorno buscado o te hubieras quedado allí?

MS: "Estuve a punto de quedarme, tenía alguna oferta de algún club de la primera división belga, pero al no tener agente en aquel momento iba un poco a ciegas. Además, aunque me tomaba el baloncesto en serio todavía no era mi prioridad convertirme en profesional, así que decidí volver para casa. Llegué a Cornellá un poco de rebote porque nuevamente acudí a Berni para jugar con el CBT, pero como seguía teniendo el equipo lleno acabé marchándome a Cornellá.”

P: Después de esa temporada en liga EBA con el Cornellá por fin viniste a Tarragona, al pabellón donde nos encontramos hoy. ¿Qué recuerdos tienes de tu paso por el CBT?

MS: ”Lo hablaba antes con Dani (Martínez, exjugador del club tarraconense) y le comentaba que probablemente sea la primera o segunda vez que piso el parquet del pabellón del Serrallo desde aquella temporada en LEB Plata. Tengo muy buen recuerdo de aquel año, donde conseguimos el objetivo, que no era salvarnos ni ascender, sino llenar el pabellón e ilusionar de nuevo a la ciudad de Tarragona. Además conseguimos meternos en aquellos playoffs en los que pudimos disfrutarlos con el calor de toda la gente.”

P: Tu siguiente parada fue Oviedo, esta vez en LEB Oro, siguiendo tu ascensión peldaño a peldaño hacia la élite del baloncesto español. Allí en Asturias lograsteis una temporada espectacular…

MS: "Sí, en ese verano hice la postemporada con el Manresa y ellos me ofrecieron un contrato de cara a la temporada siguiente, no la que estaba a punto de empezar, así que pude decidir irme a Oviedo. Pero al terminar la campaña, Manresa descendió, lo que provocó que el contrato no siguiera en vigor.

Volviendo a Oviedo, creo que fue una de las mejores temporadas para mi a nivel individual y colectivo. Reconozco que he tenido mucha suerte con los entrenadores: Berni en Tarragona, Carles Marco y Javi Rodríguez en Oviedo… personas que me han hecho crecer mucho como jugador.”

P: Allí en Oviedo conociste a jugadores con experiencia ACB de la talla de Dani Pérez, Eduardo Hernández Sonseca… ¿Te impactó de alguna manera coincidir con gente que ha jugado a tal alto nivel?

MS: "Sí, aunque yo aún no era plenamente consciente de lo que estaba haciendo porqué nunca había sido un apasionado del baloncesto, siempre he normalizado mucho esas cosas, pero quizás después de una charla con Berni entendí que podía llegar lejos y dedicarme a esto. Para mí fue un cambio de mentalidad y llegué a Oviedo con otra filosofía, intentando valorar más todo lo que estaba haciendo y allí pude conocer a gente como Dani o Edu que ya habían pasado por ACB y pude tener un contacto más cercano con el profesionalismo, ya que por aquel entonces las categorías LEB tampoco se podían denominar como profesionales.

P: Para cerrar tu etapa en Oviedo, allí conseguiste la Copa de la Princesa en una final en la que fuiste nombrado MVP. ¿Cómo recuerdas aquel partido?

MS: “Fue un partido muy bonito, yo tenía a mi familia allí y nos salió todo a medida porqué sabíamos que ellos eran claros favoritos, así que necesitábamos hacer un partido perfecto y que la gente nos ayudará para lograr el trofeo. Lograr el MVP creo que sirvió para dar a conocer mi nombre dentro del baloncesto español y eso me abrió algunas puertas de cara a los siguientes años. ”

P: Llegó el momento de dar el salto a ACB, a la que llegaste al Gipuzkoa Basket de la mano de Porfi Fisac. ¿Cómo te sentiste al llegar a la máxima categoría del baloncesto español, era algo nuevo o lo viste como un paso más en tu progresión?

MS: "Sí, lo vi como un paso más. Obviamente me alegré de poder jugar en ACB, era como cumplir un sueño, pero seguía con los pies en el suelo y me lo intentaba tomar como un paso más para seguir mejorando y disfrutando de lo que fuera viniendo.”

P: Tu siguiente etapa y seguramente la más laureada fue en Burgos, donde tuviste a Joan Peñarroya como entrenador. ¿Qué tal fueron esos años?

MS: “Joan ha sido si no el mejor uno de los mejores entrenadores que he tenido. A nivel personal es una persona muy sincera, clara y simple. En mi primer año allí yo no jugaba demasiado porqué había un americano en mi posición y aún así te diría que es un gran entrenador, por algo está donde está ahora y sus jugadores van a muerte con él.”

P: En Burgos coincidiste con Ferran Bassas, con quien te reencontrarás este año en Gran Canaria. ¿Qué recuerdos tienes de él?

MS: "Ferran es un tipo excelente tanto personal como profesionalmente. Lo conocía desde hacía un tiempo de haber coincidido en la pista como rivales pero cuando lo conocí más en profundidad conectamos en seguida, nuestras parejas también se hicieron muy amigas y ahora veraneamos juntos muchos años, así que cuando me enteré de que venía a Gran Canaria fue una grata sorpresa, no me lo esperaba.”

P: En esas 2 temporadas en la capital burgalesa ganáis ambos campeonatos europeos de la Basketball Champions League y además ganáis el trofeo intercontinental en Buenos Aires ante el Quilmes. ¿Cómo fue esa experiencia?

MS: "Fue una pena que la gran mayoría de esas competiciones se disputaron sin público, en una ciudad como Burgos que tiene a más de 10.000 “locos” que vibran y animan como los que más y eso fue una gran lástima. Fueron dos años espectaculares que desgraciadamente no se pudieron alargar un poco más, pero el baloncesto también tiene su parte de negocio y me llevo un grandísimo recuerdo de los años allí, más allá de lo deportivo.”

P: Durante esos dos años llegó tu primera convocatoria con la selección nacional. ¿Cómo te enteraste y cuál fue tu reacción?

MS: "Me enteré porque la federación suele avisar a los clubes con una lista de unos 20 jugadores que están en la preselección, aunque la primera vez que me lo dijeron no acabé entrando en los convocados. Pero mi buen momento en Burgos, donde empecé a disponer de más minutos hizo que finalmente pudiera acabar entrando en las convocatorias. Fue un orgullo recibir la llamada de la selección y poder rodearme de tantos jugones que años atrás veía en la tele, así que disfrutaba como un niño pequeño cada vez que iba con la selección.”

P: Finalmente, esta última temporada te has reunido nuevamente con Porfi Fisac en las filas del Gran Canaria, equipo en el que continuarás el año que viene pero esta vez te entrenará Jaka Lakovic. ¿Has tenido la oportunidad de conocerle?

MS: "Personalmente aún no lo conozco pero me han hablado muy bien de él. De hecho este año jugamos en Eurocup contra su equipo, el Ulm alemán, que nos ganó cómodamente en su casa. Su equipo estaba muy bien entrenado, era muy ordenado y se notaba que los jugadores sabían lo que tenían que hacer, así que tengo muchas ganas de ponerme bajo sus órdenes.”

P: ¿Cómo son 24 horas en la vida de un jugador de baloncesto profesional?

MS: "Por lo que he visto en estos años, hay 2 tipos de entrenadores en cuanto a la filosofía de entrenamientos, según si se entrena solo por la mañana o también por la tarde. Por ejemplo, con Peñarroya hacíamos gimnasio y sesión de tiro por la mañana mientras que el entrenamiento táctico por la tarde, pero otros entrenadores prefieren comprimir todas las sesiones de 9 a 13/14 de la tarde y así tener el resto del día para recuperar.”

P: A nivel personal, ¿cómo gestionas la preparación de cara a un partido? ¿Tienes alguna rutina o superstición?

MS: "Mi rutina más fija es el tema de la comida: suelo comer pasta y carne. Para lo demás, intento no hacer nada que no haría un día normal. Creo que soy de esas personas que prefieren no tener unos hábitos marcados por qué creo que me va mejor así, aunque respeto que a otros les sirva. Así que si necesito hacer algo como dormir la siesta duermo, no me privo de hacer ciertas cosas por tener una rutina establecida.”

P: ¿Cuál ha sido el punto más álgido en tu carrera y el momento más duro?

MS: "El momento más duro habrá sido algún año sobretodo al inicio de mi carrera en el que no acabé de conectar con el entrenador e incluso llegué a plantearme dejarlo todo. 

En cuanto a mi mejor momento pues te diría 2: la etapa en Burgos, con los 3 títulos, y la final de la Copa Princesa en Oviedo, con mi familia presente en las gradas.”

P: ¿Algún deseo de cara al futuro? 

MS: "Pues yo diría ganar algún título más. Aún no soy plenamente consciente de la suerte que he tenido de lograr esos 3 títulos en Burgos porque hay jugadores veteranos con los que coincidí en esa etapa como Omar Cook que me dijo: “Si le preguntas a la gente, te dirá que mi carrera ha sido excelente, pero este es el primer título que gano en mis 40 años de vida”. Por cosas como está entiendo lo complicado que es conseguir levantar títulos y por eso me gustaría ganar alguno más, a parte de tener buena salud y no lesionarme, algo muy importante también.”

P: Para terminar, me gustaría mostrarte algunas fotos que me gustaría que describieras que suponen para ti en pocas palabras.

MS: “Esta foto es de la Minicopa, la cual no pude jugar porque tenía roto el 5o metatarsiano, pero tengo un bonito recuerdo de estar con el equipo y sentirme partícipe de aquel título”.

MS: “Aquí estaba en Bélgica, la semana que estuve de gira por el país entrenando con diversos equipos. Lo recuerdo como una experiencia nueva y muy grata personalmente”.

MS: “Aquí en Tarragona pasé un año espectacular, conocí a grandes personas y ya se me ve en la foto lo feliz que era. Venía a un lugar donde no se esperaba para nada todo lo que conseguimos y me llevo no solamente el llegar a semifinales de playoff sino ver al pabellón lleno vibrando con nosotros”.

MS: “Esta imagen me trae un recuerdo muy feliz porque era la primera vez que ganaba un MVP, y hacerlo en un partido tan importante como la final de la Copa Princesa y teniendo a tu familia delante fue brutal.”

MS: “Un sueño no buscado, no era algo que tuviera entre ceja y ceja pero cada vez que te convocan para ir con la selección es un orgullo”.

Para terminar, queremos desearle mucha suerte a Miquel en su próxima temporada y agradecerle de nuevo a él y al campus Winners la posibilidad de realizar esta entrevista.

 

Sobre el autor

 
Antiguedad: 
3 meses 3 semanas
#contenidos: 
32
#Comentarios: 
6
Total lecturas: 
17,702