laia_palau_2.jpg

Laia Palau leyendo el juego, una de sus mayores virtudes. Foto: FEB