14468_0.jpg

Llull y Blanco, padrinos del juego