43800_0.jpg

Esencia Drazen Petrovic, en pleno júbilo tras anotar una canasta decisiva ante, en este caso, la malhumorada mirada de Arvydas Sabonis